/ viernes 4 de octubre de 2019

Sinaloa… Las cartas de la  baraja.

Las cartas de la baraja política de Sinaloa han empezado a moverse. Algunos de prisa, otros con prudencia… Y otros más de manera estratégica.

Pero asoman todos sus rostros, como tratando de medir no solo el terreno político que pisan, sino de paso a sus posibles adversarios que pululan en el escenario.

Eso sí, la mayoría tratando de ser discretos y buscando ser cuidadosos de las formas que dictan los cánones de la ortodoxia político partidista.

Ser cuidadosos de las reglas y los tiempos que marcan los calendarios es la ruta a seguir.

Sin embargo, es evidente que en sus inocultables deseos de ser evaluados y considerados como viables para encabezar una lucha electoral, sus emociones los delatan.

Son cartas con rostro humano, y todos se mueven al vaivén de los acontecimientos y actividades que se suscitan en el entorno político, económico y social de nuestro Estado.

EL OBJETIVO, de unos y otras, es irse acomodando para el momento en que el Crupier (Repartidor de las cartas de la baraja en una partida de póquer), deba hacer su reparto para el juego electoral del año 2021, de cuyo proceso resultara electo el nuevo gobernador o gobernadora de nuestra entidad.

Es entendible que cada uno de los partidos políticos tiene su propio Crupier, quien al final de cuentas habrá de influir en gran medida en la entrega de las cartas de acreditación de las candidaturas.

En el contexto de éste cometario, nos resulta innecesario especular respecto a los hombres o mujeres con posibilidades de ser tomados en cuenta para el cargo de gobernador.

Y es que la mayoría de los analistas y politólogos los han repetido hasta el cansancio, dejando incluso constancia de sus preferencias personales, lo que me parece tedioso.

En el caso de ésta columna, nos parece más interesante referirnos a los hombres o mujeres que en base a su poder político tendrán en sus manos la decisión del destino de las candidaturas.

Para ello, habría entonces que ver el grado de influencia que cada uno de los “Crupier” tendrá para tomar la decisión final respecto a la entrega de las estafetas de competencia electoral.

EN EL PRI, por ejemplo, sobran los que piensan que el actual gobernador Quirino Ordaz Coppel llevaría mano al momento de elegir a quien desde sus siglas partidistas vendría a sustituirlo en los mandos de Sinaloa.

Pero no faltan los que aseguran que el nuevo líder del CEN del PRI Alejandro Moreno Cárdenas mejor conocido como “Alito” no es de aquellos que les gusta servir de florero y fungir como un simple adorno decorativo del Partido, de ahí la suposición de que Quirino Ordaz no las tendrá todas consigo al momento de querer imponer a su relevo.

Y es precisamente bajo ésta premisa, que los aspirantes a las Diputaciones y alcaldías, no se confían por el simple hecho de saberse favorecidos con la simpatía del gobernador del Estado, ya que entienden que para el reparto de candidaturas, habrá fuerza compartida.

Buscan los “suspirantes”, la manera de fortalecer sus anhelos políticos, con otros apoyos o padrinazgos que desde el centro de la República pudieran influir y ofrecerles mayor garantía de alcanzar la gracia de las candidaturas.

Aunque nos queda claro que, para que ocurra un posible encontronazo de poderes entre el gobernador y el Líder nacional del tricolor, tendría que surgir un aspirante a la gubernatura ajeno a las simpatías de Quirino, pero con merecimientos suficientes para que “ALITO” se viera en la necesidad política de respaldar desde su investidura de líder nacional del partido.

Sería seguramente, una lucha titánica entre dos poderosos “Crupier”, tratando cada uno desde su trinchera de guerra de imponer el As que quizá desde estos momentos guarden bajo su manga... Aunque faltan varios meses para las definiciones, lo cierto es que el ambiente político ha empezado a calentarse… Mientras tanto, el tiempo pasa y nos va mostrando nuevas señales… Cosas pues de la vida.

Las cartas de la baraja política de Sinaloa han empezado a moverse. Algunos de prisa, otros con prudencia… Y otros más de manera estratégica.

Pero asoman todos sus rostros, como tratando de medir no solo el terreno político que pisan, sino de paso a sus posibles adversarios que pululan en el escenario.

Eso sí, la mayoría tratando de ser discretos y buscando ser cuidadosos de las formas que dictan los cánones de la ortodoxia político partidista.

Ser cuidadosos de las reglas y los tiempos que marcan los calendarios es la ruta a seguir.

Sin embargo, es evidente que en sus inocultables deseos de ser evaluados y considerados como viables para encabezar una lucha electoral, sus emociones los delatan.

Son cartas con rostro humano, y todos se mueven al vaivén de los acontecimientos y actividades que se suscitan en el entorno político, económico y social de nuestro Estado.

EL OBJETIVO, de unos y otras, es irse acomodando para el momento en que el Crupier (Repartidor de las cartas de la baraja en una partida de póquer), deba hacer su reparto para el juego electoral del año 2021, de cuyo proceso resultara electo el nuevo gobernador o gobernadora de nuestra entidad.

Es entendible que cada uno de los partidos políticos tiene su propio Crupier, quien al final de cuentas habrá de influir en gran medida en la entrega de las cartas de acreditación de las candidaturas.

En el contexto de éste cometario, nos resulta innecesario especular respecto a los hombres o mujeres con posibilidades de ser tomados en cuenta para el cargo de gobernador.

Y es que la mayoría de los analistas y politólogos los han repetido hasta el cansancio, dejando incluso constancia de sus preferencias personales, lo que me parece tedioso.

En el caso de ésta columna, nos parece más interesante referirnos a los hombres o mujeres que en base a su poder político tendrán en sus manos la decisión del destino de las candidaturas.

Para ello, habría entonces que ver el grado de influencia que cada uno de los “Crupier” tendrá para tomar la decisión final respecto a la entrega de las estafetas de competencia electoral.

EN EL PRI, por ejemplo, sobran los que piensan que el actual gobernador Quirino Ordaz Coppel llevaría mano al momento de elegir a quien desde sus siglas partidistas vendría a sustituirlo en los mandos de Sinaloa.

Pero no faltan los que aseguran que el nuevo líder del CEN del PRI Alejandro Moreno Cárdenas mejor conocido como “Alito” no es de aquellos que les gusta servir de florero y fungir como un simple adorno decorativo del Partido, de ahí la suposición de que Quirino Ordaz no las tendrá todas consigo al momento de querer imponer a su relevo.

Y es precisamente bajo ésta premisa, que los aspirantes a las Diputaciones y alcaldías, no se confían por el simple hecho de saberse favorecidos con la simpatía del gobernador del Estado, ya que entienden que para el reparto de candidaturas, habrá fuerza compartida.

Buscan los “suspirantes”, la manera de fortalecer sus anhelos políticos, con otros apoyos o padrinazgos que desde el centro de la República pudieran influir y ofrecerles mayor garantía de alcanzar la gracia de las candidaturas.

Aunque nos queda claro que, para que ocurra un posible encontronazo de poderes entre el gobernador y el Líder nacional del tricolor, tendría que surgir un aspirante a la gubernatura ajeno a las simpatías de Quirino, pero con merecimientos suficientes para que “ALITO” se viera en la necesidad política de respaldar desde su investidura de líder nacional del partido.

Sería seguramente, una lucha titánica entre dos poderosos “Crupier”, tratando cada uno desde su trinchera de guerra de imponer el As que quizá desde estos momentos guarden bajo su manga... Aunque faltan varios meses para las definiciones, lo cierto es que el ambiente político ha empezado a calentarse… Mientras tanto, el tiempo pasa y nos va mostrando nuevas señales… Cosas pues de la vida.

miércoles 01 de abril de 2020

Coronavirus… Rehén político

viernes 27 de marzo de 2020

AMLO… Un baile sin ton ni Son

viernes 13 de marzo de 2020

El viejo y el peluquero

jueves 05 de marzo de 2020

PRI…El refugio de los reencuentros

miércoles 26 de febrero de 2020

Mujeres… Un Movimiento sin movimiento.

viernes 24 de enero de 2020

El reto… ¿Me tomas o me dejas?.

lunes 23 de diciembre de 2019

Una carta a Santa Claus

Cargar Más