/ sábado 21 de septiembre de 2019

"Gaby", el hijo del Garmendia

"El Gaby" padece de síndrome de Down y su vida tiene tantas tragedias como victorias,

Culiacán, Sin.- Él es Gabriel Chávez Martínez como se rumora que se llama pero es más conocido como "el Gaby". Algunos dicen que llegó hace 40 años, él dice que llegó hace 60 y otros más que nació junto con el mercado, lo que es cierto es que la vieja generación envejeció y murió viéndolo correr entre los pasillos, la siguiente lo ayudó en sus momentos difíciles y la generación actual lo ve como el tío desconocido que han visto todos los días y no saben mucho de él.

"El Gaby" padece de síndrome de Down y su vida tiene tantas tragedias como victorias, con sincero dolor la recuerda vividamente pues pareciera que la rememora todas las noches antes de dormir. Nacido en un México que ya no existe fue regalado por sus padres biológicos a una pareja inestable que lo crió hasta los 8 años cuando la madre falleció y el padre desapareció; sus dos hermanastras quedaron a cargo de él por un corto tiempo hasta que fueron a dejarlo al mercado Garmendia como si fuera un animal, olvidado a su suerte.

Los locatarios lo veían esconderse en la oscuridad de los puestos, buscando comida en la basura y durmiendo sobre cartones. Comenzaron a darle comida y acogerlo en su soledad, aprendió que tenía que ganarse la comida trabajando y comenzó a vender mazapanes en las esquinas del mercado, nunca más lejos.

María Refugio Valles, una locataria que vendía comida corrida en aquellos años, comenzó a cuidarlo y alimentarlo, creció junto con sus hijos y se fue ganando la confianza de la familia, que lo veía como una responsabilidad, una forma de hacer buena obra sobre un pequeño desamparado. María del Carmen, su hija, continuó con la responsabilidad de apoyarlo y cuidarlo. Actualmente lo acoge en su hogar durante las noches, pues ya no está en condiciones de dormir en la calle.

Este personaje es conocido por todos los trabajadores del mercado, al lugar donde se pregunte por "el Gaby" la respuesta vendrá acompañada de una sonrisa contradictoria de nostalgia y alegría pues también saben las dificultades por las que ha pasado desde niño y aún así sigue de pie, haciendo del Garmendia su ambiente y hogar.

AQUÍ SIGUE ESE CABRÓN

Don Manuel Sánchez, otro dueño de una cocina económica dentro del mercado cuenta que él no calcula los años que tiene "el Gaby" viviendo ahí.

"Yo digo que más de 45 o 50 porque nadie sabe cuándo llegó exactamente pero ha visto cómo se van varios y aquí sigue el cabrón", dice entre bromas don Manuel.

Este locatario cuidó de él durante dos años cuando cayó en una alcantarilla y se fracturó el pie. Don Manuel lo llevó al médico para cumplir su tratamiento y recuperación y fue ahí donde le diagnosticaron diabetes, haciendo más difícil su recuperación.

Otro problema más era que "el Gaby" bebía alcohol en exceso, en su soledad nocturna se bebía hasta un litro de licor de caña, conocido por sus potentes efectos y daño al organismo. Con ayuda de don Manuel y los tratamientos médicos dejó de beber y recuperó la movilidad de su pie.

"Este Gaby es afortunado dentro de todo, libró la diabetes, libró lo de su pie y se ve mejor que todos, según un médico me dijo que las personas con síndrome de Down no viven muchos años y este cabrón ya va para 70", dice riendo don Manuel Sánchez.

Gabriel Chávez Martínez baja su cabeza en clara muestra de tristeza cuando hace memoria de su niñez previa al mercado, nunca tuvo una familia funcional y el abandono de sus hermanastras lo tiene aún clavado en el pecho como la mayor maldad que puede existir en una familia. Aún así cuando ella falleció hace un año, le pidió a María del Carmen que lo llevara al sepelio, pues de alguna forma el rencor en su corazón no tiene lugar.

"El Gaby" es un personaje icónico del Mercado Garmendia, es el reflejo del olvido, la tragedia y la superación. Envuelto en un mito sobre su tiempo de vida y cómo sigue alegrando las mañanas apresuradas de la zona comercial más importante del centro de Culiacán.

Te puede interesar: Un Capitán de mil batallas: Montaño

Con sus sesenta y tantos años, sigue luchando y disfrutando la vida que le tocó, rodeado de gente buena que nunca dudó en ayudarlo y hacerlo sentir en una gran familia de más de 250 miembros que es el Mercado Garmendia.

40 años dicen comerciantes que tiene el "Gaby", viviendo de la buena voluntad de los locatarios del Mercado Garmendia.



Lee Mas Aqui:




Culiacán, Sin.- Él es Gabriel Chávez Martínez como se rumora que se llama pero es más conocido como "el Gaby". Algunos dicen que llegó hace 40 años, él dice que llegó hace 60 y otros más que nació junto con el mercado, lo que es cierto es que la vieja generación envejeció y murió viéndolo correr entre los pasillos, la siguiente lo ayudó en sus momentos difíciles y la generación actual lo ve como el tío desconocido que han visto todos los días y no saben mucho de él.

"El Gaby" padece de síndrome de Down y su vida tiene tantas tragedias como victorias, con sincero dolor la recuerda vividamente pues pareciera que la rememora todas las noches antes de dormir. Nacido en un México que ya no existe fue regalado por sus padres biológicos a una pareja inestable que lo crió hasta los 8 años cuando la madre falleció y el padre desapareció; sus dos hermanastras quedaron a cargo de él por un corto tiempo hasta que fueron a dejarlo al mercado Garmendia como si fuera un animal, olvidado a su suerte.

Los locatarios lo veían esconderse en la oscuridad de los puestos, buscando comida en la basura y durmiendo sobre cartones. Comenzaron a darle comida y acogerlo en su soledad, aprendió que tenía que ganarse la comida trabajando y comenzó a vender mazapanes en las esquinas del mercado, nunca más lejos.

María Refugio Valles, una locataria que vendía comida corrida en aquellos años, comenzó a cuidarlo y alimentarlo, creció junto con sus hijos y se fue ganando la confianza de la familia, que lo veía como una responsabilidad, una forma de hacer buena obra sobre un pequeño desamparado. María del Carmen, su hija, continuó con la responsabilidad de apoyarlo y cuidarlo. Actualmente lo acoge en su hogar durante las noches, pues ya no está en condiciones de dormir en la calle.

Este personaje es conocido por todos los trabajadores del mercado, al lugar donde se pregunte por "el Gaby" la respuesta vendrá acompañada de una sonrisa contradictoria de nostalgia y alegría pues también saben las dificultades por las que ha pasado desde niño y aún así sigue de pie, haciendo del Garmendia su ambiente y hogar.

AQUÍ SIGUE ESE CABRÓN

Don Manuel Sánchez, otro dueño de una cocina económica dentro del mercado cuenta que él no calcula los años que tiene "el Gaby" viviendo ahí.

"Yo digo que más de 45 o 50 porque nadie sabe cuándo llegó exactamente pero ha visto cómo se van varios y aquí sigue el cabrón", dice entre bromas don Manuel.

Este locatario cuidó de él durante dos años cuando cayó en una alcantarilla y se fracturó el pie. Don Manuel lo llevó al médico para cumplir su tratamiento y recuperación y fue ahí donde le diagnosticaron diabetes, haciendo más difícil su recuperación.

Otro problema más era que "el Gaby" bebía alcohol en exceso, en su soledad nocturna se bebía hasta un litro de licor de caña, conocido por sus potentes efectos y daño al organismo. Con ayuda de don Manuel y los tratamientos médicos dejó de beber y recuperó la movilidad de su pie.

"Este Gaby es afortunado dentro de todo, libró la diabetes, libró lo de su pie y se ve mejor que todos, según un médico me dijo que las personas con síndrome de Down no viven muchos años y este cabrón ya va para 70", dice riendo don Manuel Sánchez.

Gabriel Chávez Martínez baja su cabeza en clara muestra de tristeza cuando hace memoria de su niñez previa al mercado, nunca tuvo una familia funcional y el abandono de sus hermanastras lo tiene aún clavado en el pecho como la mayor maldad que puede existir en una familia. Aún así cuando ella falleció hace un año, le pidió a María del Carmen que lo llevara al sepelio, pues de alguna forma el rencor en su corazón no tiene lugar.

"El Gaby" es un personaje icónico del Mercado Garmendia, es el reflejo del olvido, la tragedia y la superación. Envuelto en un mito sobre su tiempo de vida y cómo sigue alegrando las mañanas apresuradas de la zona comercial más importante del centro de Culiacán.

Te puede interesar: Un Capitán de mil batallas: Montaño

Con sus sesenta y tantos años, sigue luchando y disfrutando la vida que le tocó, rodeado de gente buena que nunca dudó en ayudarlo y hacerlo sentir en una gran familia de más de 250 miembros que es el Mercado Garmendia.

40 años dicen comerciantes que tiene el "Gaby", viviendo de la buena voluntad de los locatarios del Mercado Garmendia.



Lee Mas Aqui:




Local

Convivencia, estudio y deporte…en familia

En el confinamiento las hermanas Clarisa y Melissa se las ingenian para practicar su deporte

Local

Los pequeños Camila y Alonso no saben de pandemias

Los pequeños viven en una invasión en la colonia 21 de Marzo, en donde pese a las carencias, se dicen felices

Local

Habrá cuerpos policíacos en todas las playas: PC

En vados, arroyos, ríos y playas; estará presente la policía e incluso Guardia Nacional, vigilando que nadie acceda

Local

Habrá cuerpos policíacos en todas las playas: PC

En vados, arroyos, ríos y playas; estará presente la policía e incluso Guardia Nacional, vigilando que nadie acceda

Policiaca

A la orilla del canal encuentran a dos hombres ejecutados

Dos hombres son asesinados esta mañana en Costa Rica

Mundo

Se ralentiza aumento de casos de coronavirus en España

El presidente de España aseguró que las medidas de confinamiento están empezando a dar resultados

Local

Trabajan peritos con medidas de prevención por COVID-19

Todas las áreas de Servicios periciales de la Fiscalía de Sinaloa reciben equipamiento suficiente proyectado para todo un año

Local

COEPRISS y agricultores fortalecen prácticas ante Covid-19

Las instalaciones agrícolas estarán protegidas por la salud de los trabajadores del campo, destacó la Asociación de Agricultores del Río Culiacán

Mundo

Mapa de sonidos muestra cómo el Covid-19 está cambiando a las ciudades

En las grandes capitales del mundo el ruido del tránsito es sustituido por el silencio o el trino de algunas aves