/ sábado 12 de diciembre de 2020

Crónicas de Ambulancia: La decisión de Krystian

Cuando la responsabilidad cae sobre una persona, cada decisión se torna más dura

Culiacán, Sin.- Temporada de lluvias en Culiacán. En Cruz Roja estaban estrenando nueva camioneta de rescate urbano, una adquisición muy necesaria y oportuna en los inicios del nuevo milenio, pero pocos socorros estaban capacitados para operarla.

En ese tiempo, Krystian era capacitadora de las nuevas generaciones de paramédicos y su lugar de trabajo estaba en la estación de Ciudades Hermanas, pero esa tarde, por circunstancias que ya olvidó, estaba en Leyva Solano, y fue ahí donde todo empezó.

Un llamado de emergencia venía desde la frontera entre Sinaloa y Tamazula, Durango. Un auto se había accidentado tras un deslave y el acceso a la zona era difícil o imposible.

Avisaron a Culiacán y para antes del ocaso ya estaba en camino la nueva camioneta de rescate con dos operadores; paramédicos de gran experiencia que eran los más calificados para la difícil misión.

Toda la estación estaba atenta al rescate; era la oportunidad de ver la nueva herramienta en acción y Krystian quedó expectante en la estación, además de que esos dos socorristas eran muy buenos amigos.

Los rescatistas iban monitoreados por GPS y desde su salida, sabían que la zona a donde iban era de alto riesgo y la comunicación era importante. Eran las 18:00 horas y la señal se perdió, las alertas se prendieron en la institución y se activaron los protocolos.


Foto: Cortesía │ Cruz Roja

LLAMADAS Y RADIOS

Llamadas sin respuesta, radios muertos y la noche caía junto con más lluvia. Krystian estaba preocupada por sus amigos que podrían o no estar a salvo, pero era obvio que algo ocurría.

Ya entrada la noche Krystian recibió una llamada de uno de los operadores desaparecidos; "estamos bien, tenemos a dos heridos pero no podemos cruzar..." y se cortó la comunicación. Los intentos de llamarle otra vez fueron en vano.

La lluvia no cesaba, pero era esa lluvia que parece no tener inicio ni fin; como si siempre estuviera allí y aunque te moje, olvidas que sigue lloviendo. Con esa atmósfera iba la caravana de rescate con Krystian al mando.

Un camino rodeado de cerros que amenazaban con deslavarse a su paso y la incertidumbre de poder llegar hasta sus amigos. La paramédico estaba en constante comunicación con su superior, quien le daba indicaciones y aliento.

Eran las 22:00 horas cuando toparon con un deslave que obstruía la carretera. La oscuridad era tan profunda que los faros de las camionetas apenas penetraban unos metros adelante. Y el sordo golpeteo de la lluvia ya cansaba y mareaba.

De la penumbra emergieron dos jóvenes en motocicletas, sin protección ni abrigo. Ojos incandescentes y fusiles colgando de sus hombros; "¿Que andan haciendo? ¿Qué quieren?" Cuestionaron en tono frío.

Uno de los rescatistas le platicó la situación y le aseguró al joven armado que no estarían más tiempo del necesario ahí. El muchacho hizo pitar un radio e intercambio claves. Y así como llegaron, se fueron y perdieron en las penumbras.

Krystian tenía miedo, cuenta que entre la oscuridad solo brillaban las armas y en su cabeza temía que esa noche iba morir. Después del encuentro con dos adolescentes, ella tenía que tomar una decisión.

Llamó a su superior y se ofreció a acampar allí hasta al amanecer, pero no quería dejar a sus compañeros y los heridos. La voz al otro lado del radio se tornó meditabunda y aconsejó que se retiraran de allí; era mucho el riesgo y estaban convencidos de que los operadores tenían la suficiente experiencia para salir adelante hasta que el día llegara.

Krystian dejó el radio y se acercó a sus compañeros para anunciarles el retiro. Ellos estaban listos y dispuestos a acampar en la zona y esperar, pero la paramédico fue clara y salieron de allí rumbo a Culiacán.

Foto: Cortesía │ Cruz Roja

PROBAR LA DERROTA

La socorrista describe la sensación como derrota, como una forma de abandono. Además de tener al teléfono llamadas de la madre de un operador que le pedía traerlo de vuelta. Era media noche cuando volvió a su casa con la cabeza revuelta y las entrañas apretadas.

Las instrucciones fueron dadas y desde las 04:00 horas salió un nuevo equipo de rescate con maquinaria hacia el punto donde estaba el primer deslave que detuvo a Krystian. Un aviso por radio anunciaba que la zona estaba completamente inundada de lodo y piedra, obligando la reflexión de que hubiera pasado si se quedaban a acampar.

Krystian seguía pendiente, con ojeras y más preocupación estaba esperando noticias del rescate. A media mañana llegaron a la estación; todos estaban bien, los heridos en el hospital y los operadores abrazando a su familia. La socorrista rompió en llanto al ver a sus amigos a salvo y seguía disculpándose por haber dejado la zona.

Foto: Cortesía │Cruz Roja

Los operadores cuentan que en medio de la sierra encontraron una tienda de ultramarinos que los recibió y dio asilo durante la noche. Ahí atendieron a los heridos y entraron en calor, a la espera del rescate que sabían venía en camino.

Te puede interesar: Crónicas de Ambulancia: La doble muerte en campo Chapo

Krystian Delgado sigue contando es anécdota con cierto remordimiento por la sensación que le dejó, pero también celebra la valentía y capacidad de sus amigos que lograron salir adelante en tan difíciles circunstancias, y en tono de broma concluye diciendo que esa historia, ellos la tienen que contar.





Lee más aquí↓


Culiacán, Sin.- Temporada de lluvias en Culiacán. En Cruz Roja estaban estrenando nueva camioneta de rescate urbano, una adquisición muy necesaria y oportuna en los inicios del nuevo milenio, pero pocos socorros estaban capacitados para operarla.

En ese tiempo, Krystian era capacitadora de las nuevas generaciones de paramédicos y su lugar de trabajo estaba en la estación de Ciudades Hermanas, pero esa tarde, por circunstancias que ya olvidó, estaba en Leyva Solano, y fue ahí donde todo empezó.

Un llamado de emergencia venía desde la frontera entre Sinaloa y Tamazula, Durango. Un auto se había accidentado tras un deslave y el acceso a la zona era difícil o imposible.

Avisaron a Culiacán y para antes del ocaso ya estaba en camino la nueva camioneta de rescate con dos operadores; paramédicos de gran experiencia que eran los más calificados para la difícil misión.

Toda la estación estaba atenta al rescate; era la oportunidad de ver la nueva herramienta en acción y Krystian quedó expectante en la estación, además de que esos dos socorristas eran muy buenos amigos.

Los rescatistas iban monitoreados por GPS y desde su salida, sabían que la zona a donde iban era de alto riesgo y la comunicación era importante. Eran las 18:00 horas y la señal se perdió, las alertas se prendieron en la institución y se activaron los protocolos.


Foto: Cortesía │ Cruz Roja

LLAMADAS Y RADIOS

Llamadas sin respuesta, radios muertos y la noche caía junto con más lluvia. Krystian estaba preocupada por sus amigos que podrían o no estar a salvo, pero era obvio que algo ocurría.

Ya entrada la noche Krystian recibió una llamada de uno de los operadores desaparecidos; "estamos bien, tenemos a dos heridos pero no podemos cruzar..." y se cortó la comunicación. Los intentos de llamarle otra vez fueron en vano.

La lluvia no cesaba, pero era esa lluvia que parece no tener inicio ni fin; como si siempre estuviera allí y aunque te moje, olvidas que sigue lloviendo. Con esa atmósfera iba la caravana de rescate con Krystian al mando.

Un camino rodeado de cerros que amenazaban con deslavarse a su paso y la incertidumbre de poder llegar hasta sus amigos. La paramédico estaba en constante comunicación con su superior, quien le daba indicaciones y aliento.

Eran las 22:00 horas cuando toparon con un deslave que obstruía la carretera. La oscuridad era tan profunda que los faros de las camionetas apenas penetraban unos metros adelante. Y el sordo golpeteo de la lluvia ya cansaba y mareaba.

De la penumbra emergieron dos jóvenes en motocicletas, sin protección ni abrigo. Ojos incandescentes y fusiles colgando de sus hombros; "¿Que andan haciendo? ¿Qué quieren?" Cuestionaron en tono frío.

Uno de los rescatistas le platicó la situación y le aseguró al joven armado que no estarían más tiempo del necesario ahí. El muchacho hizo pitar un radio e intercambio claves. Y así como llegaron, se fueron y perdieron en las penumbras.

Krystian tenía miedo, cuenta que entre la oscuridad solo brillaban las armas y en su cabeza temía que esa noche iba morir. Después del encuentro con dos adolescentes, ella tenía que tomar una decisión.

Llamó a su superior y se ofreció a acampar allí hasta al amanecer, pero no quería dejar a sus compañeros y los heridos. La voz al otro lado del radio se tornó meditabunda y aconsejó que se retiraran de allí; era mucho el riesgo y estaban convencidos de que los operadores tenían la suficiente experiencia para salir adelante hasta que el día llegara.

Krystian dejó el radio y se acercó a sus compañeros para anunciarles el retiro. Ellos estaban listos y dispuestos a acampar en la zona y esperar, pero la paramédico fue clara y salieron de allí rumbo a Culiacán.

Foto: Cortesía │ Cruz Roja

PROBAR LA DERROTA

La socorrista describe la sensación como derrota, como una forma de abandono. Además de tener al teléfono llamadas de la madre de un operador que le pedía traerlo de vuelta. Era media noche cuando volvió a su casa con la cabeza revuelta y las entrañas apretadas.

Las instrucciones fueron dadas y desde las 04:00 horas salió un nuevo equipo de rescate con maquinaria hacia el punto donde estaba el primer deslave que detuvo a Krystian. Un aviso por radio anunciaba que la zona estaba completamente inundada de lodo y piedra, obligando la reflexión de que hubiera pasado si se quedaban a acampar.

Krystian seguía pendiente, con ojeras y más preocupación estaba esperando noticias del rescate. A media mañana llegaron a la estación; todos estaban bien, los heridos en el hospital y los operadores abrazando a su familia. La socorrista rompió en llanto al ver a sus amigos a salvo y seguía disculpándose por haber dejado la zona.

Foto: Cortesía │Cruz Roja

Los operadores cuentan que en medio de la sierra encontraron una tienda de ultramarinos que los recibió y dio asilo durante la noche. Ahí atendieron a los heridos y entraron en calor, a la espera del rescate que sabían venía en camino.

Te puede interesar: Crónicas de Ambulancia: La doble muerte en campo Chapo

Krystian Delgado sigue contando es anécdota con cierto remordimiento por la sensación que le dejó, pero también celebra la valentía y capacidad de sus amigos que lograron salir adelante en tan difíciles circunstancias, y en tono de broma concluye diciendo que esa historia, ellos la tienen que contar.





Lee más aquí↓


Local

Se compromete la UAS para pagar prestaciones a tiempo

El rector señaló que siempre se dificulta cumplir con los compromisos de la universidad, por lo que, desde ya, se está buscando una solución a este problema

Local

Llegan los 35 reptiles más peligrosos del mundo a Culiacán

Se trata de una exposición que llegará al Zoológico de Culiacán el próximo 6 de julio y estará en la ciudad por tiempo limitado

Local

Pese a alza en casos Covid-19 MIA reinicia actividades

Este lugar funcionará con grupos de 25 personas y se sanitizará constantemente

Finanzas

Cae 0.2% actividad económica en abril

Los rubros más afectados fueron las actividades primarias, como la pesca o ganadería, que cayeron 2.9 por ciento frente a marzo

Finanzas

Disminuye valor de la producción agrícola

Sinaloa cultivó 1 millón 067 mil 526 hectáreas las cuales produjeron 11 millones 803 mil 854 toneladas de alimentos

Mundo

España abre la puerta a una muerte digna; entra en vigor Ley de Eutanasia

Los enfermos sin curación o con enfermedades crónicas puedan decidir entre llegar al final de su vida, apoyados por cuidados paliativos, o poner fin a ella

Finanzas

Insabi recorta 20% el gasto por afiliado

De 2019 a 2021, pasó de tres mil 656 pesos a dos mil 911 pesos por persona, señala estudio del CIEP

Deportes

Sinaloa-Ahome con la pólvora mojada

Perdió por partida doble y recibieron un total de 28 ponches en el nacional de softbol de Primera Fuerza

Sociedad

En Reynosa se autoimpone el toque de queda

Para no arriesgar a sus empleados las maquiladoras cambian horarios, los comercios cierran temprano y las ligas deportivas no tienen actividad