/ sábado 27 de marzo de 2021

Crónicas de Ambulancia: El adiós

El amor por ayudar lleva a los paramédicos a las peores escenas, donde lo más importante es mantener el juicio

Culiacán, Sin.-Gabriel recuerda esa mañana decembrina como una de sus guardias más pesadas. Por la radio reportan un “cinco bravo”, servicio el cual es asignado a su tripulación. El transcurso se hace largo, al ir cruzando la ciudad de extremo a extremo, el joven aprendiz piensa en la atención y en los posibles materiales a utilizar.

Al salir de la ciudad el camino se hace chico y difícil, en un principio el equipo dentro de la unidad cree cancelado el servicio, hasta que entre el cerro logran ver un tumulto de personas, entre los que se encontraban elementos policiacos, civiles y prensa.

Nervioso, Jacobo se aproxima hasta la banqueta, donde un joven llora y aprieta su brazo. Lleva su mirada al joven de rojo, y le cuestiona sobre su estado de salud.

Gabriel no mira a quien está dentro del automóvil destrozado, se enfoca en brindar la mejor atención a quien acababa de perder a su padre.

Toma de la mano al joven y lo sube a la camilla al mismo tiempo que informa a los elementos policiacos que será trasladado.

LA ATENCIÓN

Ya en la camilla, el joven intenta hablar, decir que no puede ser posible que frente a él hubiese pasado tal incidente, llora y se lamenta al tener que dejar a su padre atrás.

Por un momento y al estar sólo con el paciente, Gabriel se paraliza. Al ver al muchacho a los ojos piensa en lo duro que pudo ser el hecho. Dejando atrás cualquier angustia, comienza con las intervenciones.

Al cuestionarlo sobre su estado de salud, El joven paramédico le pide llamar a un familiar para que informe que será trasladado a un hospital.

Tembloroso, el joven toma el celular y comienza a teclear, al mismo tiempo que sus ojos se tornan colorados y su ritmo cardiaco se acelera.

Para Jacobo es muy importante el ayudar de todas las formas que le sean posibles | Foto: Cortesía Gabriel Rodríguez

Del otro lado de la línea responde una mujer, quien cuestiona sobre lo sucedido. “Mataron a su papá”. Resultaba increíble, pues no le hacía daño a nadie.

Después de cortar la llamada él ya se había quebrado, fue la voz de su madre al otro lado de la línea quien lo trajo a la realidad, asimilando el repentino fallecimiento de su progenitor.

También puedes leer: Crónicas de Ambulancias: Hipoglucemia

Luego de avisar a los elementos policiacos y de la Fiscalía que el joven sería trasladado, Gabriel inició sus intervenciones, poniendo vendas en el brazo del paciente y limpiando la sangre y tierra de su cuerpo.

El traslado al hospital fue corto, mismo en el que el joven gritaba y llamaba a su padre, sin aceptar el haberlo dejado atrás.

La llegada a la sala de “Urgencias” fue rápida, Jacobo informó al personal médico sobre lo sucedido, y se aproximó al joven en la camilla para informarle su partida, no sin antes dar unas palabras de aliento ante la reciente pérdida.

“Me gusta mucho ayudar, por eso trato de nunca faltar”. Fotos: Cortesía Gabriel Rodríguez

PERFIL

Gabriel Rodríguez Jacobo de 20 años, ingresó a Cruz Roja desde joven, donde fue tomándole cariño a la ambulancia, y hoy puede estar las 24 horas brindando atenciones desde una unidad de socorros.

A la par que realiza sus guardias y atiende sus estudios, Gabriel aspira desde la academia de bomberos ayudar a más personas.



Lee más aquí:



Culiacán, Sin.-Gabriel recuerda esa mañana decembrina como una de sus guardias más pesadas. Por la radio reportan un “cinco bravo”, servicio el cual es asignado a su tripulación. El transcurso se hace largo, al ir cruzando la ciudad de extremo a extremo, el joven aprendiz piensa en la atención y en los posibles materiales a utilizar.

Al salir de la ciudad el camino se hace chico y difícil, en un principio el equipo dentro de la unidad cree cancelado el servicio, hasta que entre el cerro logran ver un tumulto de personas, entre los que se encontraban elementos policiacos, civiles y prensa.

Nervioso, Jacobo se aproxima hasta la banqueta, donde un joven llora y aprieta su brazo. Lleva su mirada al joven de rojo, y le cuestiona sobre su estado de salud.

Gabriel no mira a quien está dentro del automóvil destrozado, se enfoca en brindar la mejor atención a quien acababa de perder a su padre.

Toma de la mano al joven y lo sube a la camilla al mismo tiempo que informa a los elementos policiacos que será trasladado.

LA ATENCIÓN

Ya en la camilla, el joven intenta hablar, decir que no puede ser posible que frente a él hubiese pasado tal incidente, llora y se lamenta al tener que dejar a su padre atrás.

Por un momento y al estar sólo con el paciente, Gabriel se paraliza. Al ver al muchacho a los ojos piensa en lo duro que pudo ser el hecho. Dejando atrás cualquier angustia, comienza con las intervenciones.

Al cuestionarlo sobre su estado de salud, El joven paramédico le pide llamar a un familiar para que informe que será trasladado a un hospital.

Tembloroso, el joven toma el celular y comienza a teclear, al mismo tiempo que sus ojos se tornan colorados y su ritmo cardiaco se acelera.

Para Jacobo es muy importante el ayudar de todas las formas que le sean posibles | Foto: Cortesía Gabriel Rodríguez

Del otro lado de la línea responde una mujer, quien cuestiona sobre lo sucedido. “Mataron a su papá”. Resultaba increíble, pues no le hacía daño a nadie.

Después de cortar la llamada él ya se había quebrado, fue la voz de su madre al otro lado de la línea quien lo trajo a la realidad, asimilando el repentino fallecimiento de su progenitor.

También puedes leer: Crónicas de Ambulancias: Hipoglucemia

Luego de avisar a los elementos policiacos y de la Fiscalía que el joven sería trasladado, Gabriel inició sus intervenciones, poniendo vendas en el brazo del paciente y limpiando la sangre y tierra de su cuerpo.

El traslado al hospital fue corto, mismo en el que el joven gritaba y llamaba a su padre, sin aceptar el haberlo dejado atrás.

La llegada a la sala de “Urgencias” fue rápida, Jacobo informó al personal médico sobre lo sucedido, y se aproximó al joven en la camilla para informarle su partida, no sin antes dar unas palabras de aliento ante la reciente pérdida.

“Me gusta mucho ayudar, por eso trato de nunca faltar”. Fotos: Cortesía Gabriel Rodríguez

PERFIL

Gabriel Rodríguez Jacobo de 20 años, ingresó a Cruz Roja desde joven, donde fue tomándole cariño a la ambulancia, y hoy puede estar las 24 horas brindando atenciones desde una unidad de socorros.

A la par que realiza sus guardias y atiende sus estudios, Gabriel aspira desde la academia de bomberos ayudar a más personas.



Lee más aquí:



Local

Empresarios están obligados a dar mantenimiento a negocios: Canaco

Hace falta que Protección Civil lleve a cabo un peritaje en los construcciones del centro

Local

El comité estatal del PAN festejó su 82 aniversario

Pese a que en Sinaloa se encuentra en el último lugar, su dirigente optimista señala que continuará siendo un contrapeso

Gossip

Diana Vanoni Lleva su estilo musical a las nuevas generaciones

Diana Vanoni logra posicionarse en las plataformas musicales con los temas A donde vayas y Mío

Gossip

Elenco de El juego de las llaves relata cómo ha evolucionado su relación consigo mismas

Maite Perroni, Ela Velden y Fabiola Campomanes se confrontaron con ellas mismas durante el rodaje de El juego de las llaves

Teatro

Regresa al teatro Jesucristo Súper Estrella en el Centro Cultural Teatro 1

Los productores Alejandro Gou y Guillermo Wiechers desean decir adiós al musical con ocho últimas funciones

Gossip

Sergio Reynoso actuará en la nueva versión de Los ricos también lloran

El actor confirma que iniciará grabaciones del remake del éxito de Valentín Pimstein, tentativamente, este lunes 20 

Realeza

El príncipe Harry y Meghan Markle, entre los más influyentes de EU

En la prestigiosa lista de la revista Time también figuran el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, la cantante Billie Eilish y la actriz Kate Winslet 

Sociedad

Uno de cada cuatro bebés no tiene cuadro básico de vacunación

En 2020 se reportó el nivel más bajo de aplicación de dosis en los últimos ocho años, según cifras oficiales