/ lunes 13 de mayo de 2019

Volver a lo mismo sería defraudar a la gente que nos ayudó

 Iba a morir ahorcado junto con dos hermanos en un país lejano: Simón González

Culiacán, Sin. De haber tenido prácticamente una soga en su cuello para morir ahorcados, en un país tan lejano que tan sólo en avión les llevó todo un día y su noche para poder regresar a su hogar, los hermanos Simón, José Regino y Luis Alfonso, todos de apellidos González Villarreal, hoy conversan libremente, sin ninguna amenaza y con la convicción de trabajar duro para continuar aquí una vida normal


Ellos estuvieron en el país de Malasia. Por allá en el 2008 fueron sorprendidos en un laboratorio donde se procesaba droga, y la autoridad les dictó la sentencia de morir ahorcados, que es una pena que allá si se permite.


La intervención diplomática de México les salvó de la soga, pero no de la cárcel. Vivieron más de 10 años tras las rejas en ese país, donde recuerdan que hay una disciplina muy estricta para todos los internos, donde no se permiten lujos, y donde ningún familiar les visitaba, precisamente por la lejanía.


Cuando finalmente reciben el perdón, la embajada de México prepara su regreso y en respeto a una de las tradiciones más fuertes del país, que es festejar el Día de las Madres, las cosas se hicieron para que llegaran justo en este festejo: el 10 de mayo.


La señora Carmen Villarreal Espinoza, ya entrada en años y con su pelo cubierto de canas, confiesa que siente una “alegría abundante” al poder ver de nuevo a sus hijos.


“Quería abrazarlos”, dice, y aclara que a pesar de que se les sentenció a muerte, “yo sí tenía esperanzas que vinieran, más desde que les perdonaron la vida. Primeramente, Dios. Él nos ayudó.


Fueron 11 años de espera, de rogar que no les hicieran daño porque no lo merecían. Ellos han sido buenos hijos. Espero que sigan adelante.Carmen Villarreal Espinoza


El padre, el señor Héctor González Ríos también se muestra gustoso de tener sus tres hijos de vuelta, pero es menos emotivo al hablar. “Lo que es bueno, es bueno. Fue una buena noticia que nos dijeran que ya venía en camino, pero no teníamos la certeza, hasta que los vimos”.


Cuenta que tampoco perdió la esperanza de volver a verlos porque a sus hijos les dieron la garantía de que estuvieran hablando cada rato para acá, por su comportamiento se ganaron la simpatía y más derecho.


También lee: Sinaloenses detenidos en Malasia ya están de vuelta a casa


Lo que sí tiene muy presente es que sus hijos estuvieron “entre la vida y la muerte. Es una cosa penosa para uno mismo. Pero cuando nos dieron la noticia de que les perdonaron la vida, ya fue otra cosa favorable. Y le pedíamos el apoyo al nuevo gobierno para que los trajeron y nos pidieron que esperáramos.


Ahora que están aquí vamos a trabajar haciendo ladrillos. A ellos les lavaron el cerebro, pero ya agarraron experiencia y no se van a arriesgar a esas cosas.Héctor González


La familia González Villarreal vive en una de las colonias más marginadas de Culiacán, Loma de Rodriguera. Está ubicada al extremo norte de la ciudad y se ubica en un sector donde hay muchas ladrilleras.


El padre recuerda que por su misma condición económica no hicieron fiesta para recibir a sus hijos. “La alegría era que ya estuvieran aquí”.


De los tres hermanos, Simón se mostró más abierto. Recordó que el 30 de abril pasado les comunicaron que les concedieron el perdón y entonces el área de emigración de la Secretaría de Relaciones Exteriores se encargó de todo para trasladarlos de Malasia a Japón, de Japón a la Ciudad de México y de ahí a Culiacán.


Recuerda las penurias que pasaron en la cárcel, pero aclara que “me siento fortalecido en muchas cosas, como paciencia. Estamos en cero, pero ya es ganancia estar aquí”.


Aclara: “volver a lo mismo sería defraudar a toda la gente que nos ayudó”.


Él y su hermano José Regino, traen colgados rosarios. Los portan sobre sus playeras para lucirlos, y aseguran que son un regalo de El Papa.




Lee más aquí ⬇


Culiacán, Sin. De haber tenido prácticamente una soga en su cuello para morir ahorcados, en un país tan lejano que tan sólo en avión les llevó todo un día y su noche para poder regresar a su hogar, los hermanos Simón, José Regino y Luis Alfonso, todos de apellidos González Villarreal, hoy conversan libremente, sin ninguna amenaza y con la convicción de trabajar duro para continuar aquí una vida normal


Ellos estuvieron en el país de Malasia. Por allá en el 2008 fueron sorprendidos en un laboratorio donde se procesaba droga, y la autoridad les dictó la sentencia de morir ahorcados, que es una pena que allá si se permite.


La intervención diplomática de México les salvó de la soga, pero no de la cárcel. Vivieron más de 10 años tras las rejas en ese país, donde recuerdan que hay una disciplina muy estricta para todos los internos, donde no se permiten lujos, y donde ningún familiar les visitaba, precisamente por la lejanía.


Cuando finalmente reciben el perdón, la embajada de México prepara su regreso y en respeto a una de las tradiciones más fuertes del país, que es festejar el Día de las Madres, las cosas se hicieron para que llegaran justo en este festejo: el 10 de mayo.


La señora Carmen Villarreal Espinoza, ya entrada en años y con su pelo cubierto de canas, confiesa que siente una “alegría abundante” al poder ver de nuevo a sus hijos.


“Quería abrazarlos”, dice, y aclara que a pesar de que se les sentenció a muerte, “yo sí tenía esperanzas que vinieran, más desde que les perdonaron la vida. Primeramente, Dios. Él nos ayudó.


Fueron 11 años de espera, de rogar que no les hicieran daño porque no lo merecían. Ellos han sido buenos hijos. Espero que sigan adelante.Carmen Villarreal Espinoza


El padre, el señor Héctor González Ríos también se muestra gustoso de tener sus tres hijos de vuelta, pero es menos emotivo al hablar. “Lo que es bueno, es bueno. Fue una buena noticia que nos dijeran que ya venía en camino, pero no teníamos la certeza, hasta que los vimos”.


Cuenta que tampoco perdió la esperanza de volver a verlos porque a sus hijos les dieron la garantía de que estuvieran hablando cada rato para acá, por su comportamiento se ganaron la simpatía y más derecho.


También lee: Sinaloenses detenidos en Malasia ya están de vuelta a casa


Lo que sí tiene muy presente es que sus hijos estuvieron “entre la vida y la muerte. Es una cosa penosa para uno mismo. Pero cuando nos dieron la noticia de que les perdonaron la vida, ya fue otra cosa favorable. Y le pedíamos el apoyo al nuevo gobierno para que los trajeron y nos pidieron que esperáramos.


Ahora que están aquí vamos a trabajar haciendo ladrillos. A ellos les lavaron el cerebro, pero ya agarraron experiencia y no se van a arriesgar a esas cosas.Héctor González


La familia González Villarreal vive en una de las colonias más marginadas de Culiacán, Loma de Rodriguera. Está ubicada al extremo norte de la ciudad y se ubica en un sector donde hay muchas ladrilleras.


El padre recuerda que por su misma condición económica no hicieron fiesta para recibir a sus hijos. “La alegría era que ya estuvieran aquí”.


De los tres hermanos, Simón se mostró más abierto. Recordó que el 30 de abril pasado les comunicaron que les concedieron el perdón y entonces el área de emigración de la Secretaría de Relaciones Exteriores se encargó de todo para trasladarlos de Malasia a Japón, de Japón a la Ciudad de México y de ahí a Culiacán.


Recuerda las penurias que pasaron en la cárcel, pero aclara que “me siento fortalecido en muchas cosas, como paciencia. Estamos en cero, pero ya es ganancia estar aquí”.


Aclara: “volver a lo mismo sería defraudar a toda la gente que nos ayudó”.


Él y su hermano José Regino, traen colgados rosarios. Los portan sobre sus playeras para lucirlos, y aseguran que son un regalo de El Papa.




Lee más aquí ⬇


Local

Avala cabildo aplazar reducción de diputaciones locales

Síndica Procuradora le exige al presidente municipal más respeto a ella como funcionaria

Policiaca

Encuentran sin vida a una persona dentro de bolsa para la basura

Se trata del cuerpo número 5 que ha sido localizado en las primeras horas en la zona rural de Mazatlán

Local

Gobierno del Estado interesado en sumarse a la red “La ciudad de las niñas y los niños

Actualmente se están informando sobre las funciones y reglas que tiene la red para iniciar a aplicarlas en los próximos meses.

Deportes

Yanquis a la alza y Dodgers no se deja

Se mantiene fuerte la pelea en las diversas divisiones de Grandes Ligas

Deportes

Atletas no esperaban esa sorpresa de Quirino

Le agradecen seguir trabajando de la mano para llegar a Tokio 2020

Cultura

Un sapo humano entre nuevos hallazgos de civilización más antigua de América

El descubrimiento fue presentado este lunes en el Ministerio de Cultura de Perú

Mundo

Absuelven a Evelyn Hernández, acusada de aborto en El Salvador

La corte la había condenado por el delito de homicidio agravado

Ciencia

Agujero negro en el centro de la galaxia sorprende a científicos

El agujero tuvo una extraña anomalía que los científicos no pueden explicar