/ domingo 14 de julio de 2019

Pese a su discapacidad visual, destaca en la academia y en el deporte

Santiago Bladimir Ramos Áqui pierde totalmente la vista, pero no sus deseos de abrirse camino en la vida

Culiacán, Sin. “Si Dios me diera la oportunidad de volver a ver, me gustaría únicamente para ver la cara de mis hijos y de mi esposa y enseguida regresar a lo que ya es normal para mí; mi discapacidad visual”: Santiago Bladimir Ramos Áqui.

No pide más, y es que desde su posición sabe cuál es el entorno en el que vive; cómo está la sociedad, si hay pobreza o no, si es cierto que la violencia va al alta o está a la baja.

Hay mucha miseria en la calle, me dolería más verla con mis ojos, claro, la percibo.

Santiago Bladimir Ramos

A partir de los 13 años de edad (cuenta con 35) su vista fue en decadencia porque a decir de él, se le caían monedas, no miraba a dónde rodaban y, por tanto, se le dificultaba encontrarlas, mientras que en la escuela, a la hora de los exámenes, no alcanzaba a distinguir las letras.

Mi mamá dice que cuando nací lloraba mucho y antes la medicina no estaba muy adelantada, decían que tenía cataratas y me operaron de ello. Tuve muchísimas cirugías, ya de grande se dieron cuenta que mi problema era la presión en el ojo, tenía glaucoma y cuando me la detectaron estaba ya muy avanzada y alcanzaba a mirar algo, era débil visual y andaba en las calles sin bastón.

Santiago Bladimir Ramos

Santiago Bladimir Ramos Áqui sostuvo que al final perdió un ojo y en el otro le quedó un poco de visión, pero que jugando con su hermana --dentro de su casa—se estrelló con el refrigerador y terminó por destruirle lo bueno que le quedaba.

¿Y qué pasó por la mente de Bladimir cuando le dieron la noticia que jamás volvería a recuperar su vista?

--“Pues me dio mucha tristeza, quedé desmoralizado, sin ganas de vivir, se me cerraba el mundo en ese momento ya que me cambió la vida y me sentí desesperado y con mucho miedo”.

Pero refiere que Dios no lo dejó ‘abajo’, que con la ayuda de mucha gente, primero tenía que aceptar el reto, luego luchar “y tenía los conocimientos y el aprendizaje de mi lado”.

Fue así como se armó de valor y gracias a que su hermana estaba estudiando Educación Especial y que conoció un Centro de Atención Múltiple destinado a Ciegos y Débiles Visuales, ahí fue llevado.

Conozco algunos de mis compañeros, me enseñan la escritura del braille, el bastón, máquina de escribir, me ven cualidades y me dicen que no es para que estuviera estudiando ahí.

Santiago Bladimir Ramos

De esa forma llega al Instituto Webster donde estudió dos años (con la mitad de la paga por ser de bajos recursos económicos) y más tarde se integra a la ETI 50, “me dan una oportunidad porque no había Educación Especial, le hecho muchísimas ganas, saco buenos promedios y como me gustaban mucho las matemáticas participé en un Intramuros Estatal en El Carrizo quedando entre los tres mejores”.

Manifestó que todo ese entusiasmo y aprendizaje le abrió las puertas para ser recomendado a la Preparatoria Dr. Salvador Allende de la UAS de donde salió con mención honorífica al ser el mejor estudiante y aparte un buen atleta.

En ese tiempo es cuando empezó a combinar más sus estudios con la práctica del atletismo (lo hacía periódicamente en el último año de secundaria) para discapacitados y por sus resultados ya acudía a nacionales portando los colores de Sinaloa.

Y para cerrar su ciclo académico, se inclinó por estudiar en la Escuela Normal de Educación Especial (2002-06), de donde al igual que la Preparatoria, obtuvo mención honorífica, amén de que en ambas partes las generaciones llevaron su nombre.

PRIMERO EL ATLETISMO, LUEGO EL GOL BOL

Cuando era estudiante de secundaria (tercer grado), Bladimir ya estaba inmerso en la práctica del atletismo dirigido a discapacitados y por su capacidad no tardó mucho para ser considerado material de selección por varios años de manera consecutiva.

Debido a los tiempos que había que dedicarle al deporte, hizo un break en el camino, después se reintegró, pero al gol bol en el 2003 y de inmediato le llegó la oportunidad para acudir a Querétaro.

Sobresale en sus participaciones el haber acudido a EEUU de donde trajeron un cuarto lugar posteriormente a ser eliminados por Canadá.

He acudido a muchos campeonatos nacionales representando a Sinaloa, el año pasado fuimos a Puebla de donde trajimos el quinto lugar. En el Noroeste de Culiacán somos campeones y actualmente me siento un poco viejo por lo que hay que darle oportunidad a la juventud.

Santiago Bladimir Ramos

Bladimir sabe que los tiempos son sabios, que en el deporte se cumplen etapas, que él como jugador está cerca del retiro, motivo por el cual piensa ya en la formación de nuevos jóvenes.


También lee: Con un pasbol en la décima entrada triunfa el Club Bachigualato


Dicho trabajo lo hace desde la presidencia del Comité Municipal de Ciegos y Débiles Visuales, aunque cabe aclarar que aspira también a la estafeta Estatal.

¿Y cómo se cataloga Bladimir?

--“Una persona alegre, platicadora, amiguera, que le gusta mucho ayudar a los demás, metiche y extravertido”.

“Fíjate, a mi esposa (Diana González) le gustó mucho mi forma de ser, sociable, pero aclaro, no soy un ciego atenido y mucha gente me conoce”.

¿Jamás ha habido para ti un impedimento para poder sobresalir?

--“La verdad no, le hemos echado muchas ganas y ahí conocí a mi esposa Diana, nos conocimos y nos casamos casi al término de la carrera y le hemos echado muchas ganas los dos. Poco a poco hemos construido nuestro patrimonio con mucho esfuerzo y ganas hemos salido adelante y claro, sin el apoyo de mis padres y hermanos no hubiera logrado esto.

Tiene mucho que ver el entusiasmo de ellos y para mí es un orgullos haber terminado la carrera, mi licenciatura además ejercerla”.

Ramos Áqui está consciente de su discapacidad, pero también de los alcances que ha tenido y que en ese sentido él se siente más fuerte que nunca.

No cambiaría nada, porque gracias a mi discapacidad conozco muchísimas personas de diferentes ámbitos; políticos, albañiles, gente que me admira, que me quiere, me estima y me apoya. Que gracias a esta discapacidad, que quedé totalmente ciego, le eché ganas a la vida y tengo una hermosa familia, dos hijos, mi esposa y trabajo principalmente.

Bladimir

Bladimir es parte de la planta de docentes en la Secretaría de Educación Pública y Cultura donde es maestro de Educación Especial y también labora en el Ayuntamiento en la Coordinación de Educación dando clases de Orientación y Movilidad, Sistema Braille y lo que es computación para personas Ciegas y Débiles Visuales.

Y HASTA EN LA POLÍTICA TIENE JUEGO

Tanta es la popularidad de Bladimir pese a su discapacidad que hasta los políticos han volteado hacia él con miras a conducirlo a ostentar un cargo a través del voto popular.

“El año pasado se me acercaron los de Morena y me ofrecieron una diputación, pero les dije que de momento no pensaba en nada de eso”.

¿Pero te descartas totalmente?

--“No, si me gustaría una regiduría para apoyar a las personas con discapacidad, elaborar un proyecto más amplio y rico para que llegue a todos”.


FRASES

“Si Dios me diera la oportunidad de volver a ver, me gustaría únicamente para ver la cara de mis hijos y de mi esposa y enseguida regresar a lo que ya es normal para mí; mi discapacidad visual”.



“Pues me dio mucha tristeza, quedé desmoralizado, sin ganas de vivir, se me cerraba el mundo en ese momento ya que me cambió la vida y me sentí desesperado y con mucho miedo”.




Lee también↓:




Culiacán, Sin. “Si Dios me diera la oportunidad de volver a ver, me gustaría únicamente para ver la cara de mis hijos y de mi esposa y enseguida regresar a lo que ya es normal para mí; mi discapacidad visual”: Santiago Bladimir Ramos Áqui.

No pide más, y es que desde su posición sabe cuál es el entorno en el que vive; cómo está la sociedad, si hay pobreza o no, si es cierto que la violencia va al alta o está a la baja.

Hay mucha miseria en la calle, me dolería más verla con mis ojos, claro, la percibo.

Santiago Bladimir Ramos

A partir de los 13 años de edad (cuenta con 35) su vista fue en decadencia porque a decir de él, se le caían monedas, no miraba a dónde rodaban y, por tanto, se le dificultaba encontrarlas, mientras que en la escuela, a la hora de los exámenes, no alcanzaba a distinguir las letras.

Mi mamá dice que cuando nací lloraba mucho y antes la medicina no estaba muy adelantada, decían que tenía cataratas y me operaron de ello. Tuve muchísimas cirugías, ya de grande se dieron cuenta que mi problema era la presión en el ojo, tenía glaucoma y cuando me la detectaron estaba ya muy avanzada y alcanzaba a mirar algo, era débil visual y andaba en las calles sin bastón.

Santiago Bladimir Ramos

Santiago Bladimir Ramos Áqui sostuvo que al final perdió un ojo y en el otro le quedó un poco de visión, pero que jugando con su hermana --dentro de su casa—se estrelló con el refrigerador y terminó por destruirle lo bueno que le quedaba.

¿Y qué pasó por la mente de Bladimir cuando le dieron la noticia que jamás volvería a recuperar su vista?

--“Pues me dio mucha tristeza, quedé desmoralizado, sin ganas de vivir, se me cerraba el mundo en ese momento ya que me cambió la vida y me sentí desesperado y con mucho miedo”.

Pero refiere que Dios no lo dejó ‘abajo’, que con la ayuda de mucha gente, primero tenía que aceptar el reto, luego luchar “y tenía los conocimientos y el aprendizaje de mi lado”.

Fue así como se armó de valor y gracias a que su hermana estaba estudiando Educación Especial y que conoció un Centro de Atención Múltiple destinado a Ciegos y Débiles Visuales, ahí fue llevado.

Conozco algunos de mis compañeros, me enseñan la escritura del braille, el bastón, máquina de escribir, me ven cualidades y me dicen que no es para que estuviera estudiando ahí.

Santiago Bladimir Ramos

De esa forma llega al Instituto Webster donde estudió dos años (con la mitad de la paga por ser de bajos recursos económicos) y más tarde se integra a la ETI 50, “me dan una oportunidad porque no había Educación Especial, le hecho muchísimas ganas, saco buenos promedios y como me gustaban mucho las matemáticas participé en un Intramuros Estatal en El Carrizo quedando entre los tres mejores”.

Manifestó que todo ese entusiasmo y aprendizaje le abrió las puertas para ser recomendado a la Preparatoria Dr. Salvador Allende de la UAS de donde salió con mención honorífica al ser el mejor estudiante y aparte un buen atleta.

En ese tiempo es cuando empezó a combinar más sus estudios con la práctica del atletismo (lo hacía periódicamente en el último año de secundaria) para discapacitados y por sus resultados ya acudía a nacionales portando los colores de Sinaloa.

Y para cerrar su ciclo académico, se inclinó por estudiar en la Escuela Normal de Educación Especial (2002-06), de donde al igual que la Preparatoria, obtuvo mención honorífica, amén de que en ambas partes las generaciones llevaron su nombre.

PRIMERO EL ATLETISMO, LUEGO EL GOL BOL

Cuando era estudiante de secundaria (tercer grado), Bladimir ya estaba inmerso en la práctica del atletismo dirigido a discapacitados y por su capacidad no tardó mucho para ser considerado material de selección por varios años de manera consecutiva.

Debido a los tiempos que había que dedicarle al deporte, hizo un break en el camino, después se reintegró, pero al gol bol en el 2003 y de inmediato le llegó la oportunidad para acudir a Querétaro.

Sobresale en sus participaciones el haber acudido a EEUU de donde trajeron un cuarto lugar posteriormente a ser eliminados por Canadá.

He acudido a muchos campeonatos nacionales representando a Sinaloa, el año pasado fuimos a Puebla de donde trajimos el quinto lugar. En el Noroeste de Culiacán somos campeones y actualmente me siento un poco viejo por lo que hay que darle oportunidad a la juventud.

Santiago Bladimir Ramos

Bladimir sabe que los tiempos son sabios, que en el deporte se cumplen etapas, que él como jugador está cerca del retiro, motivo por el cual piensa ya en la formación de nuevos jóvenes.


También lee: Con un pasbol en la décima entrada triunfa el Club Bachigualato


Dicho trabajo lo hace desde la presidencia del Comité Municipal de Ciegos y Débiles Visuales, aunque cabe aclarar que aspira también a la estafeta Estatal.

¿Y cómo se cataloga Bladimir?

--“Una persona alegre, platicadora, amiguera, que le gusta mucho ayudar a los demás, metiche y extravertido”.

“Fíjate, a mi esposa (Diana González) le gustó mucho mi forma de ser, sociable, pero aclaro, no soy un ciego atenido y mucha gente me conoce”.

¿Jamás ha habido para ti un impedimento para poder sobresalir?

--“La verdad no, le hemos echado muchas ganas y ahí conocí a mi esposa Diana, nos conocimos y nos casamos casi al término de la carrera y le hemos echado muchas ganas los dos. Poco a poco hemos construido nuestro patrimonio con mucho esfuerzo y ganas hemos salido adelante y claro, sin el apoyo de mis padres y hermanos no hubiera logrado esto.

Tiene mucho que ver el entusiasmo de ellos y para mí es un orgullos haber terminado la carrera, mi licenciatura además ejercerla”.

Ramos Áqui está consciente de su discapacidad, pero también de los alcances que ha tenido y que en ese sentido él se siente más fuerte que nunca.

No cambiaría nada, porque gracias a mi discapacidad conozco muchísimas personas de diferentes ámbitos; políticos, albañiles, gente que me admira, que me quiere, me estima y me apoya. Que gracias a esta discapacidad, que quedé totalmente ciego, le eché ganas a la vida y tengo una hermosa familia, dos hijos, mi esposa y trabajo principalmente.

Bladimir

Bladimir es parte de la planta de docentes en la Secretaría de Educación Pública y Cultura donde es maestro de Educación Especial y también labora en el Ayuntamiento en la Coordinación de Educación dando clases de Orientación y Movilidad, Sistema Braille y lo que es computación para personas Ciegas y Débiles Visuales.

Y HASTA EN LA POLÍTICA TIENE JUEGO

Tanta es la popularidad de Bladimir pese a su discapacidad que hasta los políticos han volteado hacia él con miras a conducirlo a ostentar un cargo a través del voto popular.

“El año pasado se me acercaron los de Morena y me ofrecieron una diputación, pero les dije que de momento no pensaba en nada de eso”.

¿Pero te descartas totalmente?

--“No, si me gustaría una regiduría para apoyar a las personas con discapacidad, elaborar un proyecto más amplio y rico para que llegue a todos”.


FRASES

“Si Dios me diera la oportunidad de volver a ver, me gustaría únicamente para ver la cara de mis hijos y de mi esposa y enseguida regresar a lo que ya es normal para mí; mi discapacidad visual”.



“Pues me dio mucha tristeza, quedé desmoralizado, sin ganas de vivir, se me cerraba el mundo en ese momento ya que me cambió la vida y me sentí desesperado y con mucho miedo”.




Lee también↓:




Local

Marcas locales formarán parte del catálogo “Puro Sinaloa”

Los empresarios obtendrán asesorías para exportar, vinculación con cadenas locales, nacionales, regionales e internacionales.

Local

Anuncian la exposición militar La Gran Fuerza de México

Dicha muestra va dirigida a las familias para que convivan con el ejército mexicano y conozcan todas las aristas de las facultades del mismo

Local

Buscan rescatar al grupo parlamentario de Morena de los perredistas

Hay intenso golpeteo y presión desde el Senado, indica la diputada María Victoria Sánchez

Deportes

Se acaba el tiempo en la primera vuelta de LMP

A tres series de la primera vuelta, Tomateros recibe a los Águilas de Mexicali

Mundo

Más de 50 niños heridos tras ataque con sosa cáustica en guardería en China

Un hombre de 23 años apellidado Kong accedió a las instalaciones y roció a los allí presentes con el químico corrosivo

Justicia

Llega FBI a Sonora para investigar masacre a familia LeBarón

Sin detallar el número de elementos, el área de Comunicación Social, confirmó la llegada a territorio sonorense.

Finanzas

Profeco te dice qué gasolineras tienen baños limpios y gratuitos

Para quienes acuden a las gasolineras, el aseo de los sanitarios y que el acceso sea gratuito es el segundo aspecto que más les interesa

Mundo

Volverá a Bolivia "con más fuerza y energía": Evo Morales

El gobierno de México concedió asilo político al expresidente de Bolivia