/ domingo 9 de diciembre de 2018

México es el país de los muertos: Imanol Caneyada

Para el escritor, el gran triunfo del Estado Mexicano durante todos estos años ha sido la capacidad que ha tenido para que olvidemos las tragedias que azotan constantemente al país

Nació en San Sebastián (España) en 1968, aunque la realidad es que es tan mexicano como el desierto de Sonora y tan hermosillense como un aficionado de los naranjeros. Por más de 28 años, Imanol Caneyada ha hecho suya a nuestra República a tal grado de asegurar que escribe desde México, por México y para México.

Imanol Caneyada es un escritor y periodista que tiene la brillante capacidad de mexicanizar de manera extraordinaria a sus personajes y anécdotas, de narrar lo que sufre y goza nuestro país en sus aventuras literarias y en sus textos de información.

Se le puede escuchar hablar sin el acento vasco y su humilde acercamiento con sus lectores le permite gozar de la empatía y el cariño de quienes disfrutan de sus letras.

Ha publicado libros de cuentos como La nariz roja de Stalin (Atrasalante) y Los confines de la arena (Gobierno del Estado de Sonora), y las novelas Un camello en el ojo de la aguja (Los Bastardos de la Uva), Tardarás un rato en morir (Penguin Random House), Las paredes desnudas (Penguin Random House), La fiesta de los niños desnudos (Grupo Planeta) y 49 cruces blancas (Grupo Planeta).

Ha sido galardonado con el Premio Nacional de Cuento Efrén Hernández 2011, el Premio Regional de Cuento Ciudad La Paz 2009 y el Premio Nacional de Literatura José Fuentes Mares 2015.

¿Qué te ha motivado a escribir 49 cruces blancas?

Son varias cosas. Principalmente te diría que fue evitar el silencio y el olvido.

Uno de los grandes triunfos del Estado Mexicano durante todos estos años ha sido la capacidad que ha tenido para que olvidemos las tragedias que azotan constantemente a este país para que con el tiempo vayamos asumiendo como algo natural, normal e inevitable, el hecho de qué desaparezcan 43 estudiantes, de que aparezca una fosa con cientos y tantos cadáveres, de que mueran 49 niños en una guardería. Me motivó la memoria; necesitamos en este país mucha memoria y creo que la literatura puede ser instrumento a utilizar.

Con todo lo que conlleva plasmar estas dolorosas realidades, ¿cuánto te llevó terminar este proyecto literario? Año y medio aproximadamente. De investigación no fue tanto. En mi faceta de periodista en Sonora desde que sucedió la tragedia había estado muy cerca; cubriéndola y documentándome sobre ella. No fue tanto un trabajo de investigación.

Cuando inicié con el proyecto más bien lo que tuve que hacer fue retomar las cosas que yo u otros colegas habíamos hecho como periodistas. Entonces realmente lo que me llevó tiempo, esfuerzo y dedicación, fue escribir la novela en sí. La información ya estaba.

La tragedia de la guardería ABC congeló al país ese 5 de junio; lo tomó por sorpresa.

Luego vino la gran movilización, el dolor, el miedo y el coraje. ¿Recuerdas dónde estabas al momento del incendio?

Perfectamente; ese día cumplo años.

Es algo que de alguna manera ha marcado que yo escriba esta novela. Recuerdo que ese día era un viernes. Iba a comer para celebrar mi cumpleaños con un grupo de personas. Un colega periodista que en ese momento era conductor de un programa de radio aquí en Hermosillo me habla y me dice que no tiene en ese momento a nadie, que si por favor me puedo dar una vuelta por la Colonia Y Griega, que está pasando algo en una guardería y no se sabe muy bien qué es en ese momento. Eran las 14:50 horas. Me desvío para asomarme y comentarle qué es lo que estaba pasando y me encuentro con toda la tragedia, el caos y los papás buscando a sus hijos con mucha desesperación.

¿Qué fue lo más complicado de pensar, escribir y publicar esta obra?

Lo más difícil fue tomar la distancia necesaria para poder hacer una novela.

Los primeros intentos, el primer borrador y los primeros capítulos eran tremendamente viscerales. Los escribía desde el dolor, desde la rabia, desde el llanto, desde el coraje. Eso no es bueno para la literatura.

Ya pensando como ejercicio literario esto enturbia la literatura. Lo más difícil desde el principio fue tomar las distancias necesarias como autor para poder escribir una pieza literaria, en este caso una novela, y no un grito desgarrador, con el riesgo de caer en el panfleto, en un tono melodramático que impidiera lo que me proponía con la novela; plantear las preguntas necesarias para reflexionar sobre la tragedia, y sobre todo, lo que pasó después de la tragedia en la sociedad hermosillense y sonorense.

49 cruces blancas es un texto narrativo ficticio, aunque con muchos datos reales.

¿Existe el temor a alguna represalia?

Sí. Es una ficción basada en un hecho real que respeta muchos datos y muchos nombres reales, aunque la esencia de la historia está ficcionada y novelada. Sí hay un grado de temor porque no hay que olvidar que vivimos en un país donde muy fácilmente las incomodidades, las críticas y los cuestionamientos se resuelven con desaparecer a la gente o matarlas. La verdad es que es un temor mínimo porque al estar hablando de literatura la gente de poder en este país es muy consciente de que el efecto y el impacto que pueda tener es mínimo. No leen, yo creo que ni siquiera la han leído ni la van a leer.

Es terrible que México en la última década, principalmente, se haya convertido en portador de tragedias de impacto internacional cuando México era el país de la bondad, de la alegría, de la fiesta, donde te acogían con los brazos abiertos. En los últimos años México se ha convertido en el país de los muertos, de los descabezados y de las grandes

Nació en San Sebastián (España) en 1968, aunque la realidad es que es tan mexicano como el desierto de Sonora y tan hermosillense como un aficionado de los naranjeros. Por más de 28 años, Imanol Caneyada ha hecho suya a nuestra República a tal grado de asegurar que escribe desde México, por México y para México.

Imanol Caneyada es un escritor y periodista que tiene la brillante capacidad de mexicanizar de manera extraordinaria a sus personajes y anécdotas, de narrar lo que sufre y goza nuestro país en sus aventuras literarias y en sus textos de información.

Se le puede escuchar hablar sin el acento vasco y su humilde acercamiento con sus lectores le permite gozar de la empatía y el cariño de quienes disfrutan de sus letras.

Ha publicado libros de cuentos como La nariz roja de Stalin (Atrasalante) y Los confines de la arena (Gobierno del Estado de Sonora), y las novelas Un camello en el ojo de la aguja (Los Bastardos de la Uva), Tardarás un rato en morir (Penguin Random House), Las paredes desnudas (Penguin Random House), La fiesta de los niños desnudos (Grupo Planeta) y 49 cruces blancas (Grupo Planeta).

Ha sido galardonado con el Premio Nacional de Cuento Efrén Hernández 2011, el Premio Regional de Cuento Ciudad La Paz 2009 y el Premio Nacional de Literatura José Fuentes Mares 2015.

¿Qué te ha motivado a escribir 49 cruces blancas?

Son varias cosas. Principalmente te diría que fue evitar el silencio y el olvido.

Uno de los grandes triunfos del Estado Mexicano durante todos estos años ha sido la capacidad que ha tenido para que olvidemos las tragedias que azotan constantemente a este país para que con el tiempo vayamos asumiendo como algo natural, normal e inevitable, el hecho de qué desaparezcan 43 estudiantes, de que aparezca una fosa con cientos y tantos cadáveres, de que mueran 49 niños en una guardería. Me motivó la memoria; necesitamos en este país mucha memoria y creo que la literatura puede ser instrumento a utilizar.

Con todo lo que conlleva plasmar estas dolorosas realidades, ¿cuánto te llevó terminar este proyecto literario? Año y medio aproximadamente. De investigación no fue tanto. En mi faceta de periodista en Sonora desde que sucedió la tragedia había estado muy cerca; cubriéndola y documentándome sobre ella. No fue tanto un trabajo de investigación.

Cuando inicié con el proyecto más bien lo que tuve que hacer fue retomar las cosas que yo u otros colegas habíamos hecho como periodistas. Entonces realmente lo que me llevó tiempo, esfuerzo y dedicación, fue escribir la novela en sí. La información ya estaba.

La tragedia de la guardería ABC congeló al país ese 5 de junio; lo tomó por sorpresa.

Luego vino la gran movilización, el dolor, el miedo y el coraje. ¿Recuerdas dónde estabas al momento del incendio?

Perfectamente; ese día cumplo años.

Es algo que de alguna manera ha marcado que yo escriba esta novela. Recuerdo que ese día era un viernes. Iba a comer para celebrar mi cumpleaños con un grupo de personas. Un colega periodista que en ese momento era conductor de un programa de radio aquí en Hermosillo me habla y me dice que no tiene en ese momento a nadie, que si por favor me puedo dar una vuelta por la Colonia Y Griega, que está pasando algo en una guardería y no se sabe muy bien qué es en ese momento. Eran las 14:50 horas. Me desvío para asomarme y comentarle qué es lo que estaba pasando y me encuentro con toda la tragedia, el caos y los papás buscando a sus hijos con mucha desesperación.

¿Qué fue lo más complicado de pensar, escribir y publicar esta obra?

Lo más difícil fue tomar la distancia necesaria para poder hacer una novela.

Los primeros intentos, el primer borrador y los primeros capítulos eran tremendamente viscerales. Los escribía desde el dolor, desde la rabia, desde el llanto, desde el coraje. Eso no es bueno para la literatura.

Ya pensando como ejercicio literario esto enturbia la literatura. Lo más difícil desde el principio fue tomar las distancias necesarias como autor para poder escribir una pieza literaria, en este caso una novela, y no un grito desgarrador, con el riesgo de caer en el panfleto, en un tono melodramático que impidiera lo que me proponía con la novela; plantear las preguntas necesarias para reflexionar sobre la tragedia, y sobre todo, lo que pasó después de la tragedia en la sociedad hermosillense y sonorense.

49 cruces blancas es un texto narrativo ficticio, aunque con muchos datos reales.

¿Existe el temor a alguna represalia?

Sí. Es una ficción basada en un hecho real que respeta muchos datos y muchos nombres reales, aunque la esencia de la historia está ficcionada y novelada. Sí hay un grado de temor porque no hay que olvidar que vivimos en un país donde muy fácilmente las incomodidades, las críticas y los cuestionamientos se resuelven con desaparecer a la gente o matarlas. La verdad es que es un temor mínimo porque al estar hablando de literatura la gente de poder en este país es muy consciente de que el efecto y el impacto que pueda tener es mínimo. No leen, yo creo que ni siquiera la han leído ni la van a leer.

Es terrible que México en la última década, principalmente, se haya convertido en portador de tragedias de impacto internacional cuando México era el país de la bondad, de la alegría, de la fiesta, donde te acogían con los brazos abiertos. En los últimos años México se ha convertido en el país de los muertos, de los descabezados y de las grandes

Local

No era un servicio más

Mujer paramédico vive un servicio de emergencia no común…, intentar salvar la vida de un familiar de otro rescatista

Local

¡Soy Angélica y soy un ser humano!

Me han hecho sentir como un extraterrestre, como un animal, pero yo soy una persona, dice la joven transgénero quien cuenta la discriminación que ha sufrido

Doble Vía

Casi toda una ciudad vive en este edificio de Alaska

La única forma de llegar a este pequeño pueblo, es a través de un barco o de una estrecha carretera que atraviesa un túnel de 4 kilómetros bajo la montaña.

New Articles

Balean a mujer, en la colonia Reforma

La lesionada presentó al menos dos heridas, al parecer producidas por proyectil de arma de fuego

New Articles

Presidente asegura no buscar reelección

El pasado 1 de julio del 2018, Luis Guillermo Benítez Torres se alzó como triunfador de las elecciones para presidente municipal de Mazatlán

New Articles

Van por el octacampeonato de robótica

Abanderamiento oficial de la Delegación de los niños que representarán a México en el Robotic World Championship Iberostar, Playa Paraíso 2019

New Articles

Entran y salen del taller, carros recolectores de basura

El municipio requiere de 70 camiones recolectores para cubrir las más de 300 toneladas que recogen diariamente en la ciudad