/ jueves 10 de enero de 2019

Miedo


Buscando que regalarme esta Navidad, aterricé en una librería. Busqué un libro recomendado: MIEDO de Bob Woodward y otro que por fin encontré: Fuego y Furia de Michael Wolff. Aún sin terminar su lectura o repasar partes incomprendidas, me permito hoy utilizar datos e ideas de ambos periodistas y escritores considerados realistas por basarse en declaraciones y hechos comprobables pero de reserva por la regla: Información de referencia. (Deep background).

Ambos revisan el decir y el hacer de Donald Trump y sus equipos, desde la candidatura hasta su ejercicio presidencial. A veces se tocan coincidiendo en nombres, asuntos y lugares pero ambos sumamente ilustrativos e interesantes en su narrativa analítica e ilustrativa.

Llaman la atención, los aspectos que los asesores de campaña y en especial Stephen Bannon, su estratega político, pudieron corregir e incluir en la “difícil” personalidad del hoy Presidente Trump. Entre éstos, podemos citar que lograron que aceptara ser populista y actuara como tal.

De esa manera en lugar de un potentado, sería visto como el que está “en contra del amiguismo y de los tratos a favor que estaban sangrando a los trabajadores”. (Odio. pág. 29). La histórica definición de Populismo es “la tendencia política que dice defender los intereses y aspiraciones del pueblo”. El escritor Enrique Krauze, coincide en ello y señala: “Esto no existe sin un hombre cuya figura presidencial resolverá de una buena vez y para siempre los problemas del pueblo”.

Max Weber, economista y considerado padre de la sociología moderna nos dice: El populista no solo usa y abusa de la palabra, se apodera de ella. Es el intérprete supremo de la verdad general y también, el hablar en público constantemente es para ponerle fuego a las pasiones, darle luz a sus deseos y que no haya limitaciones, ni intermediarios. Yo lo prometo, lo hago y lo cumplo.

A su retórica, suma el poder militar, y de ahí a un paso a la pérdida de la democracia y el ejercicio de “tiranía” disfrazada o “abierta”. Agrego como parte de la definición de Larousse “el populista alienta el odio de clases, al rico, al empresario, pero enamora a los que le apoyan y los usa a su favor, definiendo así quiénes serán ahora los ricos y los más ricos”.

Así Trump tendrá ya su libro político, es también un espectáculo mediático, diario tuitea, en redes y tv. “Se negó y no presentará nunca su declaración financiera” (ODI pág. 31). Así diariamente lo vemos y escuchamos su verdad, la verdad del pueblo que convoca para darle fuerza para realizar los deseos del pueblo. “En contra de la asesoría propuso en para201 la baja de impuestos sobre la renta, y sobre sociedades y vendió su reforma fiscal llamándole “tijeretazo”. Así Trump, dice Michael Wolff en su libro Fuego y Furia: pone de manifiesto la debacle del sistema de salud ya que ésta financiaría los recortes fiscales y la inversión en infraestructura que prometió en campaña”.

Para Trump, la crítica es inaceptable, especialmente si proviene de los Medios, los sataniza, les cierra puertas de la Casa Blanca y hace unos meses The Boston Globe presentó una iniciativa para denunciar los ataques a los medios de comunicación logrando que 350 periódicos en USA se unieran a la protesta. La libertad de expresión, la verdad en letras y voces no debe ser callada.

Para finalizar digo: Hay que pensar más de dos veces, antes de emplear la economía y los dineros públicos para realizar obras, proyectos considerados de suma importancia sin tener en cuenta los costos y por otro lado, como dijera Eva Perón “pidan, es su deber” para así repartir dinero a lo que sus críticos le llamaron entregar donaciones y con ello, fortalecer y hacer crecer una mentalidad becaria y así lograr obediencia callada y expresa. Así se reeligió Juan Domingo Perón con el apoyo y en fórmula con Eva que se autonombró “la mujer de los descamisados”. “Cuando el tiempo es demasiado lento, pienso en ti” como dice la canción, y agrego, aunque el espacio es corto y con mis tres lectores…

Pienso en ti…. Patria mía. Y si pienso, qué diré y qué haré.



Buscando que regalarme esta Navidad, aterricé en una librería. Busqué un libro recomendado: MIEDO de Bob Woodward y otro que por fin encontré: Fuego y Furia de Michael Wolff. Aún sin terminar su lectura o repasar partes incomprendidas, me permito hoy utilizar datos e ideas de ambos periodistas y escritores considerados realistas por basarse en declaraciones y hechos comprobables pero de reserva por la regla: Información de referencia. (Deep background).

Ambos revisan el decir y el hacer de Donald Trump y sus equipos, desde la candidatura hasta su ejercicio presidencial. A veces se tocan coincidiendo en nombres, asuntos y lugares pero ambos sumamente ilustrativos e interesantes en su narrativa analítica e ilustrativa.

Llaman la atención, los aspectos que los asesores de campaña y en especial Stephen Bannon, su estratega político, pudieron corregir e incluir en la “difícil” personalidad del hoy Presidente Trump. Entre éstos, podemos citar que lograron que aceptara ser populista y actuara como tal.

De esa manera en lugar de un potentado, sería visto como el que está “en contra del amiguismo y de los tratos a favor que estaban sangrando a los trabajadores”. (Odio. pág. 29). La histórica definición de Populismo es “la tendencia política que dice defender los intereses y aspiraciones del pueblo”. El escritor Enrique Krauze, coincide en ello y señala: “Esto no existe sin un hombre cuya figura presidencial resolverá de una buena vez y para siempre los problemas del pueblo”.

Max Weber, economista y considerado padre de la sociología moderna nos dice: El populista no solo usa y abusa de la palabra, se apodera de ella. Es el intérprete supremo de la verdad general y también, el hablar en público constantemente es para ponerle fuego a las pasiones, darle luz a sus deseos y que no haya limitaciones, ni intermediarios. Yo lo prometo, lo hago y lo cumplo.

A su retórica, suma el poder militar, y de ahí a un paso a la pérdida de la democracia y el ejercicio de “tiranía” disfrazada o “abierta”. Agrego como parte de la definición de Larousse “el populista alienta el odio de clases, al rico, al empresario, pero enamora a los que le apoyan y los usa a su favor, definiendo así quiénes serán ahora los ricos y los más ricos”.

Así Trump tendrá ya su libro político, es también un espectáculo mediático, diario tuitea, en redes y tv. “Se negó y no presentará nunca su declaración financiera” (ODI pág. 31). Así diariamente lo vemos y escuchamos su verdad, la verdad del pueblo que convoca para darle fuerza para realizar los deseos del pueblo. “En contra de la asesoría propuso en para201 la baja de impuestos sobre la renta, y sobre sociedades y vendió su reforma fiscal llamándole “tijeretazo”. Así Trump, dice Michael Wolff en su libro Fuego y Furia: pone de manifiesto la debacle del sistema de salud ya que ésta financiaría los recortes fiscales y la inversión en infraestructura que prometió en campaña”.

Para Trump, la crítica es inaceptable, especialmente si proviene de los Medios, los sataniza, les cierra puertas de la Casa Blanca y hace unos meses The Boston Globe presentó una iniciativa para denunciar los ataques a los medios de comunicación logrando que 350 periódicos en USA se unieran a la protesta. La libertad de expresión, la verdad en letras y voces no debe ser callada.

Para finalizar digo: Hay que pensar más de dos veces, antes de emplear la economía y los dineros públicos para realizar obras, proyectos considerados de suma importancia sin tener en cuenta los costos y por otro lado, como dijera Eva Perón “pidan, es su deber” para así repartir dinero a lo que sus críticos le llamaron entregar donaciones y con ello, fortalecer y hacer crecer una mentalidad becaria y así lograr obediencia callada y expresa. Así se reeligió Juan Domingo Perón con el apoyo y en fórmula con Eva que se autonombró “la mujer de los descamisados”. “Cuando el tiempo es demasiado lento, pienso en ti” como dice la canción, y agrego, aunque el espacio es corto y con mis tres lectores…

Pienso en ti…. Patria mía. Y si pienso, qué diré y qué haré.