/ viernes 6 de noviembre de 2020

"Con solo 70 pesos comemos tres": Don José, vendedor de dulces en el Puerto de Tampico

El hombre apenas y puede creer que algunas vez logró ventas de hasta 700 pesos diarios

Tampico, Tams.- Alimentar a una familia no es fácil, mucho menos cuando trabajas vendiendo dulces en la calle, en medio de una pandemia que paralizó al mundo y llevó a toda la población a un confinamiento obligatorio, que dejó sin ventas, sin dinero y con la angustia de no tener que llevar a la mesa para que tú familia pueda comer.

Don José Hernández de 53 años de edad, reside en el municipio de Pueblo Viejo, en la zona norte de Veracruz, despierta muy temprano para beber un café con leche pero sin pan y se dispone a cruzar el Río Pánuco en una lancha que lo llevará al Puerto de Tampico, en el sur de Tamaulipas, lugar en el que desde hace 35 años trabaja vendiendo dulces y esquites.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

El hombre, de quien depende su esposa Julia y su hija Reyna que estudia la carrera de psicología en una universidad privada gracias a una beca del 100% que logró obtener, en medio de esta crisis por la contingencia sanitaria del coronavirus, apenas y puede creer que algunas vez logró ventas de hasta 700 pesos diarios.

“Gracias a Dios de aquí he mantenido a mi familia, me afectó mucho ese virus que se nos vino atravesar, la verdad, nunca pensé que iba estar así, con ventas muy bajas. Un día vendí nada más 70 pesos”, relató .

De pie, recargado sobre el carrito de madera que adaptó para preparar esquites -también conocidos en esta zona como trolelotes- y raspados, recuerda la noche de este año pandémico en que llegó a su casa en el municipio de Pueblo Viejo, Veracruz, cansado y con los bolsillos prácticamente vacíos.

“Iba bien agüitado y le platiqué a mi familia que no vendí nada y me dijeron que no preocupara, como quiera de comer ese día sí había en la casa pero ha sido muy duro cada vez en más difícil llevar de comer a la familia”, expresó el hombre que trabaja justo en el corazón de la ciudad, a una cuadra de la alcaldía de esta región portuaria.

El Sol de Tamaulipas

Recordó que a lo largo de su vida como comerciante ha pasado varias pruebas por lo que dice no tener miedo a salir a trabajar, lo que le angustia es que ante posibles brotes otra vez todo se vuelva a cerrar y las calles, su sitio de trabajo, de nueva cuenta queden desiertas.

“Yo empecé vendiendo en los cines hace más de 30 años, un día los cines empezaron a cerrar y se acabó la chamba fue como me hice del carrito; así pasó aquí, sólo vendía dulces ahora vendo hasta cubrebocas”, relató el hombre que se ha adaptado a esta nueva normalidad donde las oportunidades son cada vez más escasas.

Aún con el inicio de la llamada reactivación económica en Tamaulipas, que ya tiene a sus 43 municipios en la fase 2 de la contingencia sanitaria, a José no le alcanza para comprar todos los productos de la canasta básica.

El Sol de Tamaulipas

“A veces uno quisiera comprar cosas y no se puede, es un poco difícil para uno como comerciante, si vendo algo en el día pues llevo tomate, huevo, sólo tres cosas y al día siguiente si hay ventas pues llevó que el aceite o papel higiénico”, destacó.

“En las últimas semanas ha tenido que pedir prestado para resurtir su mercancía, me prestan 100 pesos y con eso voy y surto, cacahuates o rancheritos que es lo que más se vende, porque definitivamente no alcanza”.

Con la falta de empleo la competencia es cada vez mayor, ya que un mayor número de personas en busca de ingresos han optado por la venta ambulante de diversos productos, incluidos los dulces que oferta nuestro entrevistado.

Para no quitarle alimento a su familia, este vendedor opta por comprar una comida de ocho pesos al día en el comedor del sistema DIF de Tampico donde se trata de dar un menú variado a quienes tienen la necesidad de ser apoyados con al menos un alimento caliente al día, “cuesta nomas ocho pesos y sí está buena”.

Don José, aunque es veracruzano, pasa todo el día en Tamaulipas y pese al embate de la pandemia en ambas entidades, su fe de salir adelante no mengua.

“Le doy gracias a Dios por la gente que me ha ayudado, vecinos que me han apoyado con la comida, que me traen una torta, es una bendición de Dios. No me han dejado solo porque ha sido muy duro”, finalizó el hombre quien apenas comienza a caer la noche regresa a casa, llevando lo que pudo comprar con la escasa venta del día.

Tampico, Tams.- Alimentar a una familia no es fácil, mucho menos cuando trabajas vendiendo dulces en la calle, en medio de una pandemia que paralizó al mundo y llevó a toda la población a un confinamiento obligatorio, que dejó sin ventas, sin dinero y con la angustia de no tener que llevar a la mesa para que tú familia pueda comer.

Don José Hernández de 53 años de edad, reside en el municipio de Pueblo Viejo, en la zona norte de Veracruz, despierta muy temprano para beber un café con leche pero sin pan y se dispone a cruzar el Río Pánuco en una lancha que lo llevará al Puerto de Tampico, en el sur de Tamaulipas, lugar en el que desde hace 35 años trabaja vendiendo dulces y esquites.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

El hombre, de quien depende su esposa Julia y su hija Reyna que estudia la carrera de psicología en una universidad privada gracias a una beca del 100% que logró obtener, en medio de esta crisis por la contingencia sanitaria del coronavirus, apenas y puede creer que algunas vez logró ventas de hasta 700 pesos diarios.

“Gracias a Dios de aquí he mantenido a mi familia, me afectó mucho ese virus que se nos vino atravesar, la verdad, nunca pensé que iba estar así, con ventas muy bajas. Un día vendí nada más 70 pesos”, relató .

De pie, recargado sobre el carrito de madera que adaptó para preparar esquites -también conocidos en esta zona como trolelotes- y raspados, recuerda la noche de este año pandémico en que llegó a su casa en el municipio de Pueblo Viejo, Veracruz, cansado y con los bolsillos prácticamente vacíos.

“Iba bien agüitado y le platiqué a mi familia que no vendí nada y me dijeron que no preocupara, como quiera de comer ese día sí había en la casa pero ha sido muy duro cada vez en más difícil llevar de comer a la familia”, expresó el hombre que trabaja justo en el corazón de la ciudad, a una cuadra de la alcaldía de esta región portuaria.

El Sol de Tamaulipas

Recordó que a lo largo de su vida como comerciante ha pasado varias pruebas por lo que dice no tener miedo a salir a trabajar, lo que le angustia es que ante posibles brotes otra vez todo se vuelva a cerrar y las calles, su sitio de trabajo, de nueva cuenta queden desiertas.

“Yo empecé vendiendo en los cines hace más de 30 años, un día los cines empezaron a cerrar y se acabó la chamba fue como me hice del carrito; así pasó aquí, sólo vendía dulces ahora vendo hasta cubrebocas”, relató el hombre que se ha adaptado a esta nueva normalidad donde las oportunidades son cada vez más escasas.

Aún con el inicio de la llamada reactivación económica en Tamaulipas, que ya tiene a sus 43 municipios en la fase 2 de la contingencia sanitaria, a José no le alcanza para comprar todos los productos de la canasta básica.

El Sol de Tamaulipas

“A veces uno quisiera comprar cosas y no se puede, es un poco difícil para uno como comerciante, si vendo algo en el día pues llevo tomate, huevo, sólo tres cosas y al día siguiente si hay ventas pues llevó que el aceite o papel higiénico”, destacó.

“En las últimas semanas ha tenido que pedir prestado para resurtir su mercancía, me prestan 100 pesos y con eso voy y surto, cacahuates o rancheritos que es lo que más se vende, porque definitivamente no alcanza”.

Con la falta de empleo la competencia es cada vez mayor, ya que un mayor número de personas en busca de ingresos han optado por la venta ambulante de diversos productos, incluidos los dulces que oferta nuestro entrevistado.

Para no quitarle alimento a su familia, este vendedor opta por comprar una comida de ocho pesos al día en el comedor del sistema DIF de Tampico donde se trata de dar un menú variado a quienes tienen la necesidad de ser apoyados con al menos un alimento caliente al día, “cuesta nomas ocho pesos y sí está buena”.

Don José, aunque es veracruzano, pasa todo el día en Tamaulipas y pese al embate de la pandemia en ambas entidades, su fe de salir adelante no mengua.

“Le doy gracias a Dios por la gente que me ha ayudado, vecinos que me han apoyado con la comida, que me traen una torta, es una bendición de Dios. No me han dejado solo porque ha sido muy duro”, finalizó el hombre quien apenas comienza a caer la noche regresa a casa, llevando lo que pudo comprar con la escasa venta del día.

Local

En Sinaloa, se dieron de alta a 104 pacientes este sábado

Se han recuperado en total 26 mil 265 pacientes de 34 mil 245 casos confirmados

Local

Crónicas de Ambulancia: Las dudas de salvar una vida

Airam Pineda jamás imaginó estar preparada para ser los pulmones de un paciente

Local

La vida después de la violencia familiar

Al salir del infierno en casa, ahora Cinthia se ha convertido en una emprendedora

Local

Alianza “Va por Sinaloa” ya tiene sus precandidatos en los 24 distritos electorales

Algunos candidatos ya son o fueron legisladores locales y federales, funcionarios, así como alcaldes

Policiaca

Hombre es asesinado de un balazo en el rostro

Autoridades informaron que se desconoce si se trata de un ataque o un asalto

Justicia

Ejército y Guardia Nacional toman calles de Guanajuato

A las dos entidades llegarán mil 980 elementos para reforzar las tareas de seguridad, dice la Defensa Nacional

Finanzas

México debe mejorar el ambiente de inversión: BBVA

Eduardo Osuna Osuna, el director general de BBVA México, anticipa una lenta recuperación económica

Sociedad

Científicos mexicanos piden 200 mdp para vacuna anticovid

Científicos requieren apoyo para iniciar las tres fases clínicas, el proceso administrativo para el registro, aprobación y producción del biológico que podría combatir al coronavirus en el país

Celebridades

"No debemos detenernos", voces femeninas del espectáculo se hacen escuchar

Hay mujeres a quienes no se les reconoce su labor y otras que avanzan aún con muchas piedras en el camino.