/ jueves 9 de abril de 2020

Voluntarios del Centro de Ciencias son los héroes del ejército blanco 

El CCS se ha convertido en una fábrica de esperanza para el personal de la salud con el proyecto Soluciones creativas”

Culiacán, Sin. Son 24 los jóvenes que cada día despiertan con el entusiasmo, la dedicación y el propósito de dotar de equipamiento al ahora “ejército blanco”, esas mujeres y hombres que con profesionalismo atienden en los hospitales cada uno de los casos positivos y sospechosos de Covid-19, un virus altamente contagioso que cada vez toma mayor dimensión.

En las paredes del Centro de Ciencias de Sinaloa se vive el día a día de los fabricadores de cubrebocas y caretas para los miles de médicos, enfermeras, camilleros y demás personal de la salud que han gritado la urgencia de tener el “armamento” necesario para hacer frente a una batalla que no se tenía contemplado en años pasados.

Desde hace dos semanas, el Centro de Ciencias se convirtió en una fábrica de esperanza para el área de la salud con la creación del proyecto “Soluciones Creativas Covid 2019 JLR”, en el que se tiene la proyección de crear seis mil caretas y 12 mil cubrebocas en un lapso de un mes, en beneficio de los nosocomios de Sinaloa.

Y que en el corto periodo que se lleva de trabajo arduo se han otorgado mil 200 cubrebocas y más de 800 caretas a instituciones médicas como Cruz Roja, ISSSTE, IMSS, Hospital de la Mujer, Hospital Pediátrico, clínicas de salud y personas independientes que trabajan en los laboratorios para el estudio de las centenas de muestras que se toman en todo el estado.

GUERREROS EN BATALLA

Como parte del equipo que tiene su común denominador el “aportar un granito de arena” a la sociedad, dejar de lado su zona de confort y sumarse de cierto modo al “ejército blanco”, destacan tres jóvenes que desde su trinchera dijeron sí al proyecto desde el momento que se enteraron, ellos son: Alexia Inzunza León, Javier Urquiza y Axel Contreras, sinaloenses que tienen la determinación de sumar a la causa.

Alexia es una joven de 21 años, estudiante de la licenciatura Diseño Industrial, quien tiene un año colaborando en el Centro de Ciencias, primero por el servicio social, después como voluntaria y ahora como trabajadora de medio tiempo, situación que hizo que su interés por apoyar sólo fuera creciendo cuando iniciaron las primeras conversaciones para la creación formal del proyecto.

Me siento contenta de poder estar aportando mi granito de arena, la verdad, si se siente bonito saber que, aunque no estamos en casa, realmente estamos apoyando a que médicos puedan protegerse ellos mismos para salvar a otras personas.

Alexia

A pesar de que desconocen que tan graves están las personas en los hospitales, pero al tener conocimiento de que hacen falta los insumos de protección para el ejercito blanco, el hecho de que proporciona el equipo a quienes lo necesitan, es una acción que hace sentir a Alexia que está haciendo algo bonito.

Sacrificio en el sentido de que estamos invirtiendo nuestro tiempo para algo bien, todos sabemos que un sacrificio tiene una buena recompensa, entonces pienso que así es, el sacrificio que estamos haciendo ahorita va a tener un buen resultado, pero siento que es un buen tiempo invertido, preferible venir a hacer algo que pueda aportar a la sociedad, en lugar de estar en mi cama agusto sin hacer nada.

Alexia

VOLUNTARIOS

Javier Urquiza, es un voluntario de 24 años, que desde la semana pasada se incluyó al proyecto como voluntario al ver la convocatoria en redes sociales, herramienta con la que se puso en contacto con el Centro de Ciencias al tener una manera de ayudar desde el área de la tecnología, al estudiar Ingeniería en software.

Como no soy doctor, no nos tocó estar en un hospital luchando con esta batalla, se podría decir, nos tocó estar en el área tecnológica y fue como que, si podría ayudar en algo y aquí estamos ahorita. Javier Urquiza


Los primeros días Javier aportó en diversas áreas, pero finalmente quedó instalado en la zona en donde se hace el empaquetado del kit, con careta y cubrebocas que se desinfectan y se acomodan en cartones, dependiendo de los pedidos de los hospitales.

Foto: Jesús Verdugo | El Sol de Sinaloa

Al ver lo que estaban elaborando aquí en el Centro de Ciencias, se me hizo muy interesante ver como el Centro de Ciencias ayudó, está ayudando en esta contingencia, me llamó mucho la atención el poderme integrar y apenas tengo de la semana pasada hasta hoy ayudando un pocoEl voluntario

Me entusiasma saber que estoy pudiendo ayudar en vez de estar en mi casa, que mejor estar invirtiendo el tiempo en algo que realmente va a servir para que pase esta mala racha que tenemos, viéndolo de la mejor manera, seguir con todas las ganas, saber que esto va a terminar, no va a ser para siempre y echándole todas las ganas.

El voluntario.

Axel Contreras, de 23 años, estudiante de la carrera de criminalística, es uno de los integrantes que ha estado desde que se estaba formando la iniciativa, al ser parte del equipo en Fab Lab, en donde, nació la obligación de apoyar al contar con los recursos, conocimientos y ganas de aportar con alguna solución.

En lo personal siento una obligación, porque si tenemos el quipo, tenemos el conocimiento, porque aquí en el Centro de Ciencias hay una riqueza científica si lo podemos decir así, es una amplia gama de conocimientos que trabajando todos juntos podemos llegar a hacer cosas grandiosas.

Axel Contreras

Al dedicar horas al proyecto sin esperar nada a cambio, en el momento en que los beneficiados les agradecen por la ayuda, la sensación de alegría no se hace esperar, al igual que un grado de satisfacción que surge también cuando logran ser el enlace de las personas que se han contactado por redes sociales para solicitar insumos, tal y como lo hizo una enfermera del ISSSTE.

Fue muy emotivo, me mandó un audio que casi me hace llorar, de ver hasta qué punto estamos llegando, ya no es tanto por decir así, un cubrebocas, una careta, ya es como una necesidad y más para ellos que están en la guerra se podría decir. Axel


Para Axel en esta contingencia “todos pueden apoyar de diferentes formas, sea mucho o poco, pero el apoyo que se dé es bien recibido”, enfatizando en que lo que si debe hacer la sociedad es tomar esta situación como algo serio, ya que, si no se toman las medidas adecuadas en cada sector, se avecina un panorama poco alentador.


DE CALIDAD

Axel Contrerasde museo en materia, Guillermo Peña Rojas, dio a conocer que los cubrebocas se crean con estireno de calibre 20, el cual tiene la bondad de ser totalmente sanitizable, no es poroso y no propicia la generación de microorganismos en su superficie. El producto cuenta con filtros de cinco capas, cuatro de pellón quirúrgico y uno de fieltro.

La idea no es que filtre completamente el aire, esos filtros son completamente distintos, estos son para evitar el contacto directo de fluidos, lo que sí impide es que tus fluidos salgan de tu cubrebocas o entren hacía tu boca, que es lo principal, por eso damos dos capas de protección, es el cubrebocas y la máscara protectora Axel Contreras


En una contingencia que ha provocado las compras de pánico y la falta de insumos para hacer frente al problema, personas como los integrantes del proyecto “Soluciones creativas Covid 2019 JLR”, hacen la diferencia al equipar a los elementos más importantes para abatir el problema: el ejercito blanco que da la cara para salvar a miles de ciudadanos.

Foto: Jesús Verdugo | El Sol de Sinaloa




Lee más aquí



Culiacán, Sin. Son 24 los jóvenes que cada día despiertan con el entusiasmo, la dedicación y el propósito de dotar de equipamiento al ahora “ejército blanco”, esas mujeres y hombres que con profesionalismo atienden en los hospitales cada uno de los casos positivos y sospechosos de Covid-19, un virus altamente contagioso que cada vez toma mayor dimensión.

En las paredes del Centro de Ciencias de Sinaloa se vive el día a día de los fabricadores de cubrebocas y caretas para los miles de médicos, enfermeras, camilleros y demás personal de la salud que han gritado la urgencia de tener el “armamento” necesario para hacer frente a una batalla que no se tenía contemplado en años pasados.

Desde hace dos semanas, el Centro de Ciencias se convirtió en una fábrica de esperanza para el área de la salud con la creación del proyecto “Soluciones Creativas Covid 2019 JLR”, en el que se tiene la proyección de crear seis mil caretas y 12 mil cubrebocas en un lapso de un mes, en beneficio de los nosocomios de Sinaloa.

Y que en el corto periodo que se lleva de trabajo arduo se han otorgado mil 200 cubrebocas y más de 800 caretas a instituciones médicas como Cruz Roja, ISSSTE, IMSS, Hospital de la Mujer, Hospital Pediátrico, clínicas de salud y personas independientes que trabajan en los laboratorios para el estudio de las centenas de muestras que se toman en todo el estado.

GUERREROS EN BATALLA

Como parte del equipo que tiene su común denominador el “aportar un granito de arena” a la sociedad, dejar de lado su zona de confort y sumarse de cierto modo al “ejército blanco”, destacan tres jóvenes que desde su trinchera dijeron sí al proyecto desde el momento que se enteraron, ellos son: Alexia Inzunza León, Javier Urquiza y Axel Contreras, sinaloenses que tienen la determinación de sumar a la causa.

Alexia es una joven de 21 años, estudiante de la licenciatura Diseño Industrial, quien tiene un año colaborando en el Centro de Ciencias, primero por el servicio social, después como voluntaria y ahora como trabajadora de medio tiempo, situación que hizo que su interés por apoyar sólo fuera creciendo cuando iniciaron las primeras conversaciones para la creación formal del proyecto.

Me siento contenta de poder estar aportando mi granito de arena, la verdad, si se siente bonito saber que, aunque no estamos en casa, realmente estamos apoyando a que médicos puedan protegerse ellos mismos para salvar a otras personas.

Alexia

A pesar de que desconocen que tan graves están las personas en los hospitales, pero al tener conocimiento de que hacen falta los insumos de protección para el ejercito blanco, el hecho de que proporciona el equipo a quienes lo necesitan, es una acción que hace sentir a Alexia que está haciendo algo bonito.

Sacrificio en el sentido de que estamos invirtiendo nuestro tiempo para algo bien, todos sabemos que un sacrificio tiene una buena recompensa, entonces pienso que así es, el sacrificio que estamos haciendo ahorita va a tener un buen resultado, pero siento que es un buen tiempo invertido, preferible venir a hacer algo que pueda aportar a la sociedad, en lugar de estar en mi cama agusto sin hacer nada.

Alexia

VOLUNTARIOS

Javier Urquiza, es un voluntario de 24 años, que desde la semana pasada se incluyó al proyecto como voluntario al ver la convocatoria en redes sociales, herramienta con la que se puso en contacto con el Centro de Ciencias al tener una manera de ayudar desde el área de la tecnología, al estudiar Ingeniería en software.

Como no soy doctor, no nos tocó estar en un hospital luchando con esta batalla, se podría decir, nos tocó estar en el área tecnológica y fue como que, si podría ayudar en algo y aquí estamos ahorita. Javier Urquiza


Los primeros días Javier aportó en diversas áreas, pero finalmente quedó instalado en la zona en donde se hace el empaquetado del kit, con careta y cubrebocas que se desinfectan y se acomodan en cartones, dependiendo de los pedidos de los hospitales.

Foto: Jesús Verdugo | El Sol de Sinaloa

Al ver lo que estaban elaborando aquí en el Centro de Ciencias, se me hizo muy interesante ver como el Centro de Ciencias ayudó, está ayudando en esta contingencia, me llamó mucho la atención el poderme integrar y apenas tengo de la semana pasada hasta hoy ayudando un pocoEl voluntario

Me entusiasma saber que estoy pudiendo ayudar en vez de estar en mi casa, que mejor estar invirtiendo el tiempo en algo que realmente va a servir para que pase esta mala racha que tenemos, viéndolo de la mejor manera, seguir con todas las ganas, saber que esto va a terminar, no va a ser para siempre y echándole todas las ganas.

El voluntario.

Axel Contreras, de 23 años, estudiante de la carrera de criminalística, es uno de los integrantes que ha estado desde que se estaba formando la iniciativa, al ser parte del equipo en Fab Lab, en donde, nació la obligación de apoyar al contar con los recursos, conocimientos y ganas de aportar con alguna solución.

En lo personal siento una obligación, porque si tenemos el quipo, tenemos el conocimiento, porque aquí en el Centro de Ciencias hay una riqueza científica si lo podemos decir así, es una amplia gama de conocimientos que trabajando todos juntos podemos llegar a hacer cosas grandiosas.

Axel Contreras

Al dedicar horas al proyecto sin esperar nada a cambio, en el momento en que los beneficiados les agradecen por la ayuda, la sensación de alegría no se hace esperar, al igual que un grado de satisfacción que surge también cuando logran ser el enlace de las personas que se han contactado por redes sociales para solicitar insumos, tal y como lo hizo una enfermera del ISSSTE.

Fue muy emotivo, me mandó un audio que casi me hace llorar, de ver hasta qué punto estamos llegando, ya no es tanto por decir así, un cubrebocas, una careta, ya es como una necesidad y más para ellos que están en la guerra se podría decir. Axel


Para Axel en esta contingencia “todos pueden apoyar de diferentes formas, sea mucho o poco, pero el apoyo que se dé es bien recibido”, enfatizando en que lo que si debe hacer la sociedad es tomar esta situación como algo serio, ya que, si no se toman las medidas adecuadas en cada sector, se avecina un panorama poco alentador.


DE CALIDAD

Axel Contrerasde museo en materia, Guillermo Peña Rojas, dio a conocer que los cubrebocas se crean con estireno de calibre 20, el cual tiene la bondad de ser totalmente sanitizable, no es poroso y no propicia la generación de microorganismos en su superficie. El producto cuenta con filtros de cinco capas, cuatro de pellón quirúrgico y uno de fieltro.

La idea no es que filtre completamente el aire, esos filtros son completamente distintos, estos son para evitar el contacto directo de fluidos, lo que sí impide es que tus fluidos salgan de tu cubrebocas o entren hacía tu boca, que es lo principal, por eso damos dos capas de protección, es el cubrebocas y la máscara protectora Axel Contreras


En una contingencia que ha provocado las compras de pánico y la falta de insumos para hacer frente al problema, personas como los integrantes del proyecto “Soluciones creativas Covid 2019 JLR”, hacen la diferencia al equipar a los elementos más importantes para abatir el problema: el ejercito blanco que da la cara para salvar a miles de ciudadanos.

Foto: Jesús Verdugo | El Sol de Sinaloa




Lee más aquí



Local

Reportan 18 personas fallecidas en Mazatlán a causa de Covid-19 este miércoles

En Sinaloa se registraron 53 nuevos casos de coronavirus, según la plataforma de la Secretaría de Salud

Policiaca

Fiscalía integra carpeta por atraco y homicidio de empleado bancario

Se investiga si los tres sospechosos detenidos han participado en más hechos delictivos

Local

Tere Guerra exige resultados a la Fiscalía por ataque sexual en el Jardín Botánico

La secretaria de Mujeres pide a la Fiscalía del Estado que den resultados y rastreen al presunto agresor

Finanzas

Inflación en México se acelera; alcanza su máximo nivel desde 2001

La inflación nacional se ubicó por encima del 7.22% estimado

Gossip

Diego Boneta una prepara comedia romántica

Diego Boneta se prepara para filmar la comedia  At midnight 

Moda

¿Pelirrojo o platinado? No tengas miedo y cambia de look

Estas son las cinco tendencias en color de cabello inspiradas en looks de celebridades como Karol G y Billie Elish 

Moda

Chanel inaugura 19M, un nuevo espacio en París

La maison también  rinde homenaje al talento de sus artesanos con su colección Métiers d'Art

Justicia

El Jefe de Jefes, Félix Gallardo, puede dejar prisión por salud

El llamado Jefe de Jefes es acusado del asesinato del agente de la DEA, Enrique Kiki Camarena

Finanzas

El salario mínimo no presiona a empresas, asegura Conasami

Si el mercado laboral fuera competitivo, los trabajadores podrían cambiarse de empresa, afirma Felipe Munguía