/ sábado 19 de octubre de 2019

El olor a comida, se transformó en olor a pólvora

En un restaurante protegieron a más de 70 comensales, se les otorgaron alimentos gratuitos y se les brindó posada

Culiacán Sin.- Las oraciones se revolvían entre el tableteo de las ametralladoras, la voz pausada de un ministro cristiano, conminaba a la gente a guardar la calma, mientras trabajadores atendían a mujeres y niños con crisis nerviosa.



El olor a comida china se volvió olor a pólvora, las mesas estaban llenas de comensales era un día cualquiera.

¡Pero todo esto fue horrible…horrible! lamenta Adriana Peñuelas, gerente de servicio regional de un restaurante, quien pide que no se dé a conocer su nombre.


Por la situación que estamos viviendo, no queremos cargar con ese estigma porque fue horrible. Aunque hicimos mucho bien todo esto es muy doloroso, espantoso

Adriana Peñuelas


Todo era normal, los comensales empezaron a llegar al restaurante, festejaban de todo y al final se quedó en pesadilla, poco a poco el estacionamiento que tiene el restaurante subterráneo se empezó a llenar de “malandros”, la balacera estaba en su apogeo, el restaurante resistía los embates.

Las balas zumbaban, la gente aterrorizada buscaba refugio y los empleados como si fueran socorristas, arriesgando su propia vida, empezaron a evacuarlos hasta la cocina, mientras gente quería tumbar la puerta.

Nunca supimos si eran soldados o de los otros

Adriana Peñuelas


Nuevamente los trabajadores arriesgándose pusieron lokers en la puerta, logrando que se desistieran a entrar.

Fueron dos horas de infierno -3 a 5 de la tarde-, los damnificados de esta guerra eran cerca de 70 -20 trabajadores y 50 comensales-.

Llegó la noche, mucha gente se arriesgó, les pedíamos que no se fueran, había cuerpos tirados por la calle, estaban dos civiles que quedaron en el fuego cruzado.


Te puede interesar: ¡Ya me desgraciaron…! retumbó en medio del fuego cruzado


Las oraciones, los apapachos y el bueno trato fue uno de los bálsamos para que la gente se sintiera reconfortada, les sirvieron una suculenta cena, se les buscó acomodo a 28 gentes y a los 20 empleados y ahí pasaron la noche.

Y en medio de la tragedia, conocieron que sí hay gente buena en Culiacán.


Leer mas aquí:



Culiacán Sin.- Las oraciones se revolvían entre el tableteo de las ametralladoras, la voz pausada de un ministro cristiano, conminaba a la gente a guardar la calma, mientras trabajadores atendían a mujeres y niños con crisis nerviosa.



El olor a comida china se volvió olor a pólvora, las mesas estaban llenas de comensales era un día cualquiera.

¡Pero todo esto fue horrible…horrible! lamenta Adriana Peñuelas, gerente de servicio regional de un restaurante, quien pide que no se dé a conocer su nombre.


Por la situación que estamos viviendo, no queremos cargar con ese estigma porque fue horrible. Aunque hicimos mucho bien todo esto es muy doloroso, espantoso

Adriana Peñuelas


Todo era normal, los comensales empezaron a llegar al restaurante, festejaban de todo y al final se quedó en pesadilla, poco a poco el estacionamiento que tiene el restaurante subterráneo se empezó a llenar de “malandros”, la balacera estaba en su apogeo, el restaurante resistía los embates.

Las balas zumbaban, la gente aterrorizada buscaba refugio y los empleados como si fueran socorristas, arriesgando su propia vida, empezaron a evacuarlos hasta la cocina, mientras gente quería tumbar la puerta.

Nunca supimos si eran soldados o de los otros

Adriana Peñuelas


Nuevamente los trabajadores arriesgándose pusieron lokers en la puerta, logrando que se desistieran a entrar.

Fueron dos horas de infierno -3 a 5 de la tarde-, los damnificados de esta guerra eran cerca de 70 -20 trabajadores y 50 comensales-.

Llegó la noche, mucha gente se arriesgó, les pedíamos que no se fueran, había cuerpos tirados por la calle, estaban dos civiles que quedaron en el fuego cruzado.


Te puede interesar: ¡Ya me desgraciaron…! retumbó en medio del fuego cruzado


Las oraciones, los apapachos y el bueno trato fue uno de los bálsamos para que la gente se sintiera reconfortada, les sirvieron una suculenta cena, se les buscó acomodo a 28 gentes y a los 20 empleados y ahí pasaron la noche.

Y en medio de la tragedia, conocieron que sí hay gente buena en Culiacán.


Leer mas aquí:



Local

Historias del Sur: Doña Juana, la “Mariscala” de Rosario

Ella es una de las mujeres más representativas del municipio que abandonó siendo una jovencita y su historia es parte del esplendor del llamado pueblo mágico

Local

A tres años y 8 meses de la desaparición de Yosimar Cruz

A través de las redes sociales su madre, María Isabel expresa que siente dolor, rabia e impotencias, pues durante este tiempo no ha dejado un solo día sin que lo piense y lo busque

Local

Sin apoyos federales, zarparon pescadores a la zafra camaronera

Expresan que desde que Morena gobierna, no hay apoyos para pescadores, por lo que votarán por el PRI en las siguientes elecciones

Local

A tres años y 8 meses de la desaparición de Yosimar Cruz

A través de las redes sociales su madre, María Isabel expresa que siente dolor, rabia e impotencias, pues durante este tiempo no ha dejado un solo día sin que lo piense y lo busque

Local

Llega otoño a Sinaloa, y el calor continúa

La onda tropical No. 37 mantendrá probabilidad de lluvias

Justicia

CNDH refrenda su compromiso de esclarecer caso Iguala

La Comisión indicó que acompañará a los familiares de los normalistas en su lucha y en su búsqueda de la verdad

Deportes

Alfredo Félix Soto gana derecho a acudir a Mundial de Ajedrez

El estudiante de la UAS consigue su pase luego de participar en nacional en línea

Policiaca

Atacan a tres jóvenes durante la madrugada en Culiacán

Una de las víctimas llegó esposado y con las manos destrozadas a Cruz Roja

Policiaca

Fallece vecino de Altata en accidente de motocicleta

La víctima viajaba con rumbo a Dautillos cuando cayó de la unidad en la carretera