/ martes 23 de abril de 2019

María Guadalupe Veneranda es una apasionada por la literatura

La destacada profesora expresó cuál es su mayor sueño en su mundo apasionante de letras

Mazatlán, Sinaloa.- La promotora incansable de lectura María Guadalupe Veneranda Páez Tejeda comparte su pasión por fomentar el amor a la literatura, su sueño y brinda homenaje a Chapela.

En el Día Internacional del Libro, quise compartir con ustedes fieles lectores de El Sol de Mazatlán, una íntima y enriquecedora charla que tuve con la extraordinaria promotora de lectura en nuestro Estado de Sinaloa, María Guadalupe Veneranda Páez Tejeda, la también escritora contó su experiencia y formación para poder llegar e instalar en los niños el amor al arte literario.

Nos recibió en casa de su hija, acompañada de su primera nieta, con una mesa sobre la cual se podía apreciar un jarrón con flores recién cortadas del jardín, un vaso de agua fresca, sandía cortada en trocitos y el corazón dispuesto a compartir su sabiduría y conocimiento.

Puedes leer: Motociclistas empiezan a llegar a Sinaloa


La destacada profesora expresó cuál es su mayor sueño en su mundo apasionante de letras y a la vez brindó un homenaje a su amiga y maestra Luz María Chapela, quien ha dejado el plano terrenal con un legado en la formación de los amantes de los libros.


TRAYECTORIA

Licenciada en Psicología, egresada de la UNAM, Promotora de Lectura CONACULTA, profesora de literatura de la Academia Estatal de Artes Francisco Martínez Cabrera; profesora de historia del arte en el Centro Municipal de Artes Enrique Patrón de Rueda; creadora del programa Acércate a la música; escritora de una parte del libro colectivo, “Toma mi pan, Tentaciones de la comida Sinaloense”; colaboradora en El Sol del Pacífico en el año 1992; conferencista en la Feria del Libro en Guadalajara dando propuestas sobre el fomento al hábito de la lectura; participación en programas radiofónicos, por mencionar un poquito de su camino literario.

Puedes leer: Alcalde de Mazatlán asegura saldo blanco en Semana Santa

SU GRAN SUEÑO

La profesora fundó una biblioteca musical en el Centro Municipal de las Artes, que no existía, gracias a la colaboración de los chicos prestadores de servicio. Fueron dos años que no salieron de vacaciones.

Veneranda presentó una propuesta en un foro que fue en el Centro de Convenciones. La propuesta consistió en que se destinará un sitio exclusivo para que en Mazatlán se atendiera, dado el gran impulso que se da en las artes, una Biblioteca Especializada en Artes. La solicitó, ella estaba dispuesta a conseguir lo que se necesitaba.

La escucharon atentamente varias personas vinculadas al aparato gubernamental. Una senadora federal se acercó y comentó que ella veía que se podía dar ese proyecto. Total, la ilusionaron con la idea de que se haría realidad. Cuando terminó de instalarse y remodelarse el espacio donde existe actualmente el Museo de Arte de Mazatlán, la profesora vio muchos libreros en madera fina y ella pensó que ahí iba a existir la Biblioteca Especializada en Artes. Sin embargo, no lo hicieron.

¿Por qué una Biblioteca Especializada en Artes? “Porque sería como un centro de investigación documental porque aquí existe la carrera de Técnico en Teatro, la Licenciatura en Canto, en Música, existen estudiantes de Diseño Gráfico, Arquitectura, La Escuela profesional de Bailarines de Danza Contemporánea, Delfos, y la Escuela Cubana de Ballet Clásico y Literatura por supuesto.

Un centro de información con adecuada computadoras, con un sistema digital idóneo con sitios web de los museos y con alguien que tuviera conocimiento y accediera a los chicos que realmente fueran a hacer el trabajo de investigación.

CREADORA
Páez Tejeda, además de sembrar el amor al arte de la literatura en chicos y grandes, tiene el talento de escribir. Actualmente, la profesora escribió un texto titulado “Mar de Mazatlán”, el cual dedicó a su hija, Ana Esther, y a su esposo, Sergio, el cual sacará a la luz con voz e imágenes.

PROGRAMA DE LECTURAS
El Conaculta creó el Programa Nacional Salas de Lectura en 1996, con el propósito de integrar comunidades de lectores de todo el País especialmente en zonas en las que el accesos al libro es nulo o escaso. Para esto se hacen espacios para fomentar la lectura operados por mediadores, que son hombres y mujeres mayores de 18 años que acompañan durante el proceso de los tres mundos: el de los lectores, el de la palabra escrita y el de la palabra oral con la voz de los participantes.

Para ello, se profesionaliza a los mediadores con un Diplomado de profesionalización de lectura, Diplomado de acompañamiento en procesos lectores y Cursos de formación y actualización en línea. El programa entrega 100 títulos a ciudadanos con el proyecto para el fomento de la lectura en braille, lenguas indígenas, álbumes y libros ilustrados para niños, para jóvenes, adultos de autores clásicos y contemporáneos, biografías, libros de historia, ciencia y divulgación.

“Es sumamente importante que continúe el Diplomado de profesionalización en prácticas lectoras, que se impartía a los mediadores. Que a lo largo y ancho del País, porque no solamente en Sinaloa, sino está desde Tijuana hasta Chiapas. Que continúen capacitando, porque no es lo mismo, aunque alguien ame los libros y propicie la lectura, a que tenga una herramienta de un taller de dicción, un taller de diferencia de textos literarios, un taller de gestión cultural. Son ocho libros bajo la revisión de la destacada pedagoga, a quien todos admiramos, respetamos y aún después de fallecida, la seguimos queriendo, y la seguimos consultando. La sabiduría de Luz María Chapela está fuera de toda duda”, comparte Páez Tejeda.

“Las salas de lectura se abren, tú tienes un espacio, y dices, yo quiero promover la lectura aquí en mi casa, en la cochera, afuera de mi casa, en el parquecito más cercano, entonces presentas un proyecto y lo tienes que justificar. Y es aquí que entra la profesionalización de los mediadores. Hay un diplomado en prácticas lectoras que te va a dar herramientas para que puedas propiciar el encuentro de los libros y los lectores niños”, explicó la profesora.

Las personas que estén interesadas, (puede ser un estudiante de Comunicación, Odontología, Mecatrónica, una ama de casa, un viejito jubilado), en abrir una sala de lectura se van a dirigir con el ISIC, con Raúl Francisco Quiroz, quien es el Enlace Operativo en Sinaloa del Programa Salas de Lectura, en Culiacán, Sinaloa.

HOMENAJE A CHAPELA
Estuvo en Mocorito Paco Ignacio Taibo y dijo que quizá se redujeran las sesiones del Módulo de profesionalización. Eso no fue el proyecto de Luz María Chapela, ella dijo que consideraba importante que se llevarán a cabo los ocho módulos, los ocho libros.
Del 2012 al 2016, la profesora vio dos libros por año, es muy importante porque los capacitadores que vinieron eran profesionales, poetas, narradores.
“Luz María tenía cáncer y con todo y cáncer seguía, ya que no era sólo un proyecto, era su entrega, su pasión. Hay personas que nacen con una misión por lograr y la maestra Luz María fue mediadora, escritora, trabajó con las etnias, hizo investigación no solamente de las etnias zapotecas, mixtecas, trikis, también se vino para acá con la comunicada huichola. Era una maestra bajita, chaparrita pero era una gigante, en sus logros, en su amor por la enseñanza. Una mujer fuera de serie”, honró Paéz Tejeda a su amiga Chapela con estas bellas palabras.
Chapela dejó un hijo, Sergio, quien es violinista en la Camerata Mazatlán.

La profesora Veneranda insistió en compartir lo siguiente:

“Qué observamos cuando en un espacio de lectura, se lee con gusto y profundidad:
-Los lectores eligen y toman con toda liberta el libro que prefieren
-Entre los asistentes, algunos muestran gran concentración al leer solos y en voz baja.
-Algunas personas, durante su lectura personal, se levantan a consultar otros libros.
-Hay quienes, al terminar sus lecturas personales, cierran el libro y permanecen meditando por unos minutos, otros comparten lo que acaban de leer.
-Algunos, al terminar su lectura, preguntan a otros si los quieren escuchar para leerles en voz alta un párrafo que les gustó, los confundió, los sorprendió o les trajo recuerdos, por ejemplo.
-Cuando se les pregunta, hay asistentes que describen con habilidad los contenidos de los libros que están leyendo.
-Cuando se les pregunta, los lectores pueden nombrar al menos 10 títulos de su preferencia.
-Asimismo, hay grupos pequeños que en plan de tertulia, comentan y debaten.
-Los lectores llaman al mediador por su nombre propio.
-Hay una mesa con libros que el mediador selecciona para ofrecer de manera preferente a los lectores y esta mesa cambia sus colecciones con frecuencia”, Luz María Chapela, Las Salas de Lectura, México Conaculta, 2012, pp. 66-67

RECONOCIMIENTO
El próximo 26 de abril la profesora recibirá un merecido reconocimiento por su labor como promotora del hábito de la lectura de parte del Centro Cultural Multiversidad a las 19:00 horas.

ORGULLOSA DE SUS ALUMNOS
Juan Carlos Aguirre Ochoa recibió el Premio Nacional de Fomento a la Lectura y Escritura en 2018por un proyecto con las internas de la cárcel en Culiacán titulado “Las bibliochicas de la peni”. La profesora sintió que era de ella también este premio, ya que se siente muy orgullosa de su alumno.
También han destacado Moisés Vega y Fernando Alarriba son poetas.

SERVICIO SOCIAL, LOS INICIOS, REFLEXIÓN
Veneranda trabajó en sus inicios con los chicos del INEA, al realizar su servicio social y de esta experiencia surgió este bello texto:

“HE VUELTO” (1996)
“He vuelto, tengo otra vez 20 años, el puerto es mi casa. El espejo multiplica imágenes, el lunes es luminoso. Del vado de Concordia, Don José, el afanador de INCA, ríe en mi memoria. Entrega una brújula que apunta siempre hacia el Norte. Lo miro nunca, imagino que el corazón se quedaba con ellos, no lo saben, no conocen que del alfabeto a la literatura sólo hay un pasito. Soy la adolescente que un día llegó con sus sueños bajo el brazo a realizar el servicio social para el Instituto Nacional para la Educación de los Adultos. ¿Somos la adolescente, esa adolescente y yo la misma? Sí. Lo cierto es que los adultos de los círculos de estudio abrían sus libros para aprender a leer y escribir. Las carcajadas sonoras ante un logro compartido. Inés Reyes y sus programas culturales sin espacios abriendo surco. Aura, la secretaria del Instituto redactando cuadros estadísticos para enviarlos a Culiacán. El edificio de concreto del INCA Rural donde Lety Barrón nos saludaba de tarde en tarde a quienes hacíamos posible los proyectos de aprendizaje de primaria abierta y de secundaria abierta. Aquí estoy, me miro entre las hojas de color blanco, entre libros de texto, entre revistas llamadas comunidad INEA que ahora me entregan para leer, que contienen avances de una comunidad que desea educarse y así transformarse. Educere per trasformare, en italiano . Pero ahí estoy abriendo las hojas, mirando una mano adulta que se apoya en otra para enseñarle signos y símbolos que algún día se descifrarán con gozo con un infinito placer de descubrir. Ahora lo recuerdo lo veo con claridad pongo mis manos sobre la mujer que tiene canas en su cabello y su cabeza recostada sobre la piedra. Ahí se inscribe el símbolo del INEA, tres círculos y un libro abierto. Aquí estoy, miro la escalinata de mosaico, que escale pasito a paso, los promotores que suben y bajan aprisa. La casa en el segundo piso se llena de material para repartirlo entre quienes desean saber más cada día, tarde o noche en las reuniones de algún tejado al aire libre siguen creciendo sus alcances. Lo cierto es la alegría desde dentro que teme desbordarse y anudarse en mi garganta con la mañana que llega a los ojos. Ahora, esta adolescente que recuerda desaparece, no se ha ido del todo, desde hoy la mujer que le asignaron un número en la profesión, en la cátedra tiene nuevos compromisos, relee sus logros, recuerda los propósitos de educar. Educar, palabra fundamental el día de hoy, hacerla realidad, que cubra las venturosas avenidas del mismo ser humano. Reflexionar en asesorías técnico pedagógicas, todo lo demandan nuestros adultos. He vuelto, sí. Otra vez los 20 años, otra vez el puerto, otra vez mi casa para que el espejo multiplique imágenes porque este lunes está luminoso”, María Guadalupe Páez Tejeda.

Mazatlán, Sinaloa.- La promotora incansable de lectura María Guadalupe Veneranda Páez Tejeda comparte su pasión por fomentar el amor a la literatura, su sueño y brinda homenaje a Chapela.

En el Día Internacional del Libro, quise compartir con ustedes fieles lectores de El Sol de Mazatlán, una íntima y enriquecedora charla que tuve con la extraordinaria promotora de lectura en nuestro Estado de Sinaloa, María Guadalupe Veneranda Páez Tejeda, la también escritora contó su experiencia y formación para poder llegar e instalar en los niños el amor al arte literario.

Nos recibió en casa de su hija, acompañada de su primera nieta, con una mesa sobre la cual se podía apreciar un jarrón con flores recién cortadas del jardín, un vaso de agua fresca, sandía cortada en trocitos y el corazón dispuesto a compartir su sabiduría y conocimiento.

Puedes leer: Motociclistas empiezan a llegar a Sinaloa


La destacada profesora expresó cuál es su mayor sueño en su mundo apasionante de letras y a la vez brindó un homenaje a su amiga y maestra Luz María Chapela, quien ha dejado el plano terrenal con un legado en la formación de los amantes de los libros.


TRAYECTORIA

Licenciada en Psicología, egresada de la UNAM, Promotora de Lectura CONACULTA, profesora de literatura de la Academia Estatal de Artes Francisco Martínez Cabrera; profesora de historia del arte en el Centro Municipal de Artes Enrique Patrón de Rueda; creadora del programa Acércate a la música; escritora de una parte del libro colectivo, “Toma mi pan, Tentaciones de la comida Sinaloense”; colaboradora en El Sol del Pacífico en el año 1992; conferencista en la Feria del Libro en Guadalajara dando propuestas sobre el fomento al hábito de la lectura; participación en programas radiofónicos, por mencionar un poquito de su camino literario.

Puedes leer: Alcalde de Mazatlán asegura saldo blanco en Semana Santa

SU GRAN SUEÑO

La profesora fundó una biblioteca musical en el Centro Municipal de las Artes, que no existía, gracias a la colaboración de los chicos prestadores de servicio. Fueron dos años que no salieron de vacaciones.

Veneranda presentó una propuesta en un foro que fue en el Centro de Convenciones. La propuesta consistió en que se destinará un sitio exclusivo para que en Mazatlán se atendiera, dado el gran impulso que se da en las artes, una Biblioteca Especializada en Artes. La solicitó, ella estaba dispuesta a conseguir lo que se necesitaba.

La escucharon atentamente varias personas vinculadas al aparato gubernamental. Una senadora federal se acercó y comentó que ella veía que se podía dar ese proyecto. Total, la ilusionaron con la idea de que se haría realidad. Cuando terminó de instalarse y remodelarse el espacio donde existe actualmente el Museo de Arte de Mazatlán, la profesora vio muchos libreros en madera fina y ella pensó que ahí iba a existir la Biblioteca Especializada en Artes. Sin embargo, no lo hicieron.

¿Por qué una Biblioteca Especializada en Artes? “Porque sería como un centro de investigación documental porque aquí existe la carrera de Técnico en Teatro, la Licenciatura en Canto, en Música, existen estudiantes de Diseño Gráfico, Arquitectura, La Escuela profesional de Bailarines de Danza Contemporánea, Delfos, y la Escuela Cubana de Ballet Clásico y Literatura por supuesto.

Un centro de información con adecuada computadoras, con un sistema digital idóneo con sitios web de los museos y con alguien que tuviera conocimiento y accediera a los chicos que realmente fueran a hacer el trabajo de investigación.

CREADORA
Páez Tejeda, además de sembrar el amor al arte de la literatura en chicos y grandes, tiene el talento de escribir. Actualmente, la profesora escribió un texto titulado “Mar de Mazatlán”, el cual dedicó a su hija, Ana Esther, y a su esposo, Sergio, el cual sacará a la luz con voz e imágenes.

PROGRAMA DE LECTURAS
El Conaculta creó el Programa Nacional Salas de Lectura en 1996, con el propósito de integrar comunidades de lectores de todo el País especialmente en zonas en las que el accesos al libro es nulo o escaso. Para esto se hacen espacios para fomentar la lectura operados por mediadores, que son hombres y mujeres mayores de 18 años que acompañan durante el proceso de los tres mundos: el de los lectores, el de la palabra escrita y el de la palabra oral con la voz de los participantes.

Para ello, se profesionaliza a los mediadores con un Diplomado de profesionalización de lectura, Diplomado de acompañamiento en procesos lectores y Cursos de formación y actualización en línea. El programa entrega 100 títulos a ciudadanos con el proyecto para el fomento de la lectura en braille, lenguas indígenas, álbumes y libros ilustrados para niños, para jóvenes, adultos de autores clásicos y contemporáneos, biografías, libros de historia, ciencia y divulgación.

“Es sumamente importante que continúe el Diplomado de profesionalización en prácticas lectoras, que se impartía a los mediadores. Que a lo largo y ancho del País, porque no solamente en Sinaloa, sino está desde Tijuana hasta Chiapas. Que continúen capacitando, porque no es lo mismo, aunque alguien ame los libros y propicie la lectura, a que tenga una herramienta de un taller de dicción, un taller de diferencia de textos literarios, un taller de gestión cultural. Son ocho libros bajo la revisión de la destacada pedagoga, a quien todos admiramos, respetamos y aún después de fallecida, la seguimos queriendo, y la seguimos consultando. La sabiduría de Luz María Chapela está fuera de toda duda”, comparte Páez Tejeda.

“Las salas de lectura se abren, tú tienes un espacio, y dices, yo quiero promover la lectura aquí en mi casa, en la cochera, afuera de mi casa, en el parquecito más cercano, entonces presentas un proyecto y lo tienes que justificar. Y es aquí que entra la profesionalización de los mediadores. Hay un diplomado en prácticas lectoras que te va a dar herramientas para que puedas propiciar el encuentro de los libros y los lectores niños”, explicó la profesora.

Las personas que estén interesadas, (puede ser un estudiante de Comunicación, Odontología, Mecatrónica, una ama de casa, un viejito jubilado), en abrir una sala de lectura se van a dirigir con el ISIC, con Raúl Francisco Quiroz, quien es el Enlace Operativo en Sinaloa del Programa Salas de Lectura, en Culiacán, Sinaloa.

HOMENAJE A CHAPELA
Estuvo en Mocorito Paco Ignacio Taibo y dijo que quizá se redujeran las sesiones del Módulo de profesionalización. Eso no fue el proyecto de Luz María Chapela, ella dijo que consideraba importante que se llevarán a cabo los ocho módulos, los ocho libros.
Del 2012 al 2016, la profesora vio dos libros por año, es muy importante porque los capacitadores que vinieron eran profesionales, poetas, narradores.
“Luz María tenía cáncer y con todo y cáncer seguía, ya que no era sólo un proyecto, era su entrega, su pasión. Hay personas que nacen con una misión por lograr y la maestra Luz María fue mediadora, escritora, trabajó con las etnias, hizo investigación no solamente de las etnias zapotecas, mixtecas, trikis, también se vino para acá con la comunicada huichola. Era una maestra bajita, chaparrita pero era una gigante, en sus logros, en su amor por la enseñanza. Una mujer fuera de serie”, honró Paéz Tejeda a su amiga Chapela con estas bellas palabras.
Chapela dejó un hijo, Sergio, quien es violinista en la Camerata Mazatlán.

La profesora Veneranda insistió en compartir lo siguiente:

“Qué observamos cuando en un espacio de lectura, se lee con gusto y profundidad:
-Los lectores eligen y toman con toda liberta el libro que prefieren
-Entre los asistentes, algunos muestran gran concentración al leer solos y en voz baja.
-Algunas personas, durante su lectura personal, se levantan a consultar otros libros.
-Hay quienes, al terminar sus lecturas personales, cierran el libro y permanecen meditando por unos minutos, otros comparten lo que acaban de leer.
-Algunos, al terminar su lectura, preguntan a otros si los quieren escuchar para leerles en voz alta un párrafo que les gustó, los confundió, los sorprendió o les trajo recuerdos, por ejemplo.
-Cuando se les pregunta, hay asistentes que describen con habilidad los contenidos de los libros que están leyendo.
-Cuando se les pregunta, los lectores pueden nombrar al menos 10 títulos de su preferencia.
-Asimismo, hay grupos pequeños que en plan de tertulia, comentan y debaten.
-Los lectores llaman al mediador por su nombre propio.
-Hay una mesa con libros que el mediador selecciona para ofrecer de manera preferente a los lectores y esta mesa cambia sus colecciones con frecuencia”, Luz María Chapela, Las Salas de Lectura, México Conaculta, 2012, pp. 66-67

RECONOCIMIENTO
El próximo 26 de abril la profesora recibirá un merecido reconocimiento por su labor como promotora del hábito de la lectura de parte del Centro Cultural Multiversidad a las 19:00 horas.

ORGULLOSA DE SUS ALUMNOS
Juan Carlos Aguirre Ochoa recibió el Premio Nacional de Fomento a la Lectura y Escritura en 2018por un proyecto con las internas de la cárcel en Culiacán titulado “Las bibliochicas de la peni”. La profesora sintió que era de ella también este premio, ya que se siente muy orgullosa de su alumno.
También han destacado Moisés Vega y Fernando Alarriba son poetas.

SERVICIO SOCIAL, LOS INICIOS, REFLEXIÓN
Veneranda trabajó en sus inicios con los chicos del INEA, al realizar su servicio social y de esta experiencia surgió este bello texto:

“HE VUELTO” (1996)
“He vuelto, tengo otra vez 20 años, el puerto es mi casa. El espejo multiplica imágenes, el lunes es luminoso. Del vado de Concordia, Don José, el afanador de INCA, ríe en mi memoria. Entrega una brújula que apunta siempre hacia el Norte. Lo miro nunca, imagino que el corazón se quedaba con ellos, no lo saben, no conocen que del alfabeto a la literatura sólo hay un pasito. Soy la adolescente que un día llegó con sus sueños bajo el brazo a realizar el servicio social para el Instituto Nacional para la Educación de los Adultos. ¿Somos la adolescente, esa adolescente y yo la misma? Sí. Lo cierto es que los adultos de los círculos de estudio abrían sus libros para aprender a leer y escribir. Las carcajadas sonoras ante un logro compartido. Inés Reyes y sus programas culturales sin espacios abriendo surco. Aura, la secretaria del Instituto redactando cuadros estadísticos para enviarlos a Culiacán. El edificio de concreto del INCA Rural donde Lety Barrón nos saludaba de tarde en tarde a quienes hacíamos posible los proyectos de aprendizaje de primaria abierta y de secundaria abierta. Aquí estoy, me miro entre las hojas de color blanco, entre libros de texto, entre revistas llamadas comunidad INEA que ahora me entregan para leer, que contienen avances de una comunidad que desea educarse y así transformarse. Educere per trasformare, en italiano . Pero ahí estoy abriendo las hojas, mirando una mano adulta que se apoya en otra para enseñarle signos y símbolos que algún día se descifrarán con gozo con un infinito placer de descubrir. Ahora lo recuerdo lo veo con claridad pongo mis manos sobre la mujer que tiene canas en su cabello y su cabeza recostada sobre la piedra. Ahí se inscribe el símbolo del INEA, tres círculos y un libro abierto. Aquí estoy, miro la escalinata de mosaico, que escale pasito a paso, los promotores que suben y bajan aprisa. La casa en el segundo piso se llena de material para repartirlo entre quienes desean saber más cada día, tarde o noche en las reuniones de algún tejado al aire libre siguen creciendo sus alcances. Lo cierto es la alegría desde dentro que teme desbordarse y anudarse en mi garganta con la mañana que llega a los ojos. Ahora, esta adolescente que recuerda desaparece, no se ha ido del todo, desde hoy la mujer que le asignaron un número en la profesión, en la cátedra tiene nuevos compromisos, relee sus logros, recuerda los propósitos de educar. Educar, palabra fundamental el día de hoy, hacerla realidad, que cubra las venturosas avenidas del mismo ser humano. Reflexionar en asesorías técnico pedagógicas, todo lo demandan nuestros adultos. He vuelto, sí. Otra vez los 20 años, otra vez el puerto, otra vez mi casa para que el espejo multiplique imágenes porque este lunes está luminoso”, María Guadalupe Páez Tejeda.

Local

FCS promueve un amparo más ante juzgados federales

Es el segundo amparo en la historia de Culiacán en materia de desapariciones forzadas, buscan presionar a las fiscalías locales a rendir informe de avances

New Articles

Preparan la sexta marcha de la diversidad

"Pasos de lucha" es el eslogan este año, un reconocimiento a la lucha de la comunidad en Culiacán

Sociedad

Emiliano Salinas revela que abandonó NXIVM tras conocer "atrocidades"

El hijo del expresidente Salinas de Gortari admitió que una conocida le contó sus experiencias sobre una secta sexual

New Articles

Street Art Fashion Show con Causa, ¡un éxito!

Olas Altas fue el escenario perfecto para presentar la pasarela cuyo objetivo es ayudar a los más vulnerables

New Articles

Recortes austeros afectan al ISSSTE en Mazatlán

Durante la mañana del viernes decenas de trabajadores se manifestaron para exigir se dé cobertura a pagos atrasados acumulados desde el 2018

Local

FCS promueve un amparo más ante juzgados federales

Es el segundo amparo en la historia de Culiacán en materia de desapariciones forzadas, buscan presionar a las fiscalías locales a rendir informe de avances

Deportes

Arranca la liguilla en el futbol de Tercera

Intensa actividad tendrá tanto la categoría Libre como la "A"

Deportes

Culiacán Millán arrancó con el pie derecho

Y Mazatlán Muralla mostró su poder para golear en el estatal de futbol infantil mayor