/ sábado 20 de abril de 2019

Nueve de cada 10 mexicanos, en riesgo de ser hackeado

En México, nueve de cada 10 usuarios utiliza claves de seguridad que pueden ser descifradas con información de sus redes sociales

En México, 95 por ciento de los usuarios de Internet corre el riesgo de ser hackeado o que se le robe su información personal debido al uso de contraseñas débiles para sus cuentas en línea.

De acuerdo con una encuesta de Avast, empresa especializada en seguridad cibernética, la mayoría de los internautas nacionales utiliza información personal fácil de localizar para acceder a sus cuentas de correo electrónico, redes sociales o, peor aún, a aplicaciones bancarias y para compras en línea.

“Muchos mexicanos incluyen información personal en sus contraseñas, información que a menudo se puede encontrar en las cuentas de las redes sociales, y que los ciberdelincuentes pueden usar potencialmente para descifrar contraseñas”, advierte la compañía.

La encuesta de Avast revela que cuatro de cada 10 usuarios (43 por ciento) utiliza la misma contraseña para proteger varias cuentas.

A mediados del año pasado, la firma de ciberseguridad CD Networks informó que México ocupó la tercera posición entre los países con más hackeos en América Latina y la quinta a nivel mundial.

La razón, según explica la encuesta de Avast, es que los mexicanos todavía no están creando contraseñas seguras.

El operador Verizon encontró que 81 por ciento de los hackeos se relacionan con contraseñas débiles, cifra superior a 62 por ciento de los robos de información que se da a través del acceso a páginas falsas o descargar archivos desde fuentes desconocidas, o a 51 por ciento que se detecta a través de malware.

Según el reporte publicado esta semana por Avast, entre la información frecuente que los mexicanos utilizan en sus contraseñas están sus propios nombres o el de algún familiar, seguido por sus pasatiempos, la fecha de su cumpleaños, el nombre de su mascota o de alguna celebridad, así como su libro o película favorita, información que se puede encontrar fácilmente en las redes.

Habrá otros que utilicen claves aún más sencillas, con secuencias de números o letras fáciles de detectar.

Según la compañía de ciberseguridad SplashData, el año pasado las contraseñas más comunes utilizadas por los usuarios de la web fueron la serie “123456”, seguida por la palabra “password”, las cuales repitieron los primeros dos lugares de un año antes.

A esto se suma que existen programas como HashCat, una herramienta de código abierto que fue construida para recuperar contraseñas, que ahora es capaz de descifrar palabras clave, como las de ingreso de sistemas operativos como Windows, que consiste en ocho caracteres.

Esta herramienta puede descifrar el código en menos de dos horas y media y es un programa totalmente legal.

Para evitar el robo de información, los expertos recomiendan crear contraseñas con 16 caracteres o más que incluyan números, letras y signos, que utilicen palabras que no estén relacionadas con el usuario y utilizar distintas claves en las cuentas que se tengan en la red.

Además, las tendencias de ciberseguridad caminan hacia el uso de biométricos, como la huella digital o el reconocimiento facial como una alternativa para las contraseñas, aunque también se ha comprobado que estas opciones no son infalibles.

En México, 95 por ciento de los usuarios de Internet corre el riesgo de ser hackeado o que se le robe su información personal debido al uso de contraseñas débiles para sus cuentas en línea.

De acuerdo con una encuesta de Avast, empresa especializada en seguridad cibernética, la mayoría de los internautas nacionales utiliza información personal fácil de localizar para acceder a sus cuentas de correo electrónico, redes sociales o, peor aún, a aplicaciones bancarias y para compras en línea.

“Muchos mexicanos incluyen información personal en sus contraseñas, información que a menudo se puede encontrar en las cuentas de las redes sociales, y que los ciberdelincuentes pueden usar potencialmente para descifrar contraseñas”, advierte la compañía.

La encuesta de Avast revela que cuatro de cada 10 usuarios (43 por ciento) utiliza la misma contraseña para proteger varias cuentas.

A mediados del año pasado, la firma de ciberseguridad CD Networks informó que México ocupó la tercera posición entre los países con más hackeos en América Latina y la quinta a nivel mundial.

La razón, según explica la encuesta de Avast, es que los mexicanos todavía no están creando contraseñas seguras.

El operador Verizon encontró que 81 por ciento de los hackeos se relacionan con contraseñas débiles, cifra superior a 62 por ciento de los robos de información que se da a través del acceso a páginas falsas o descargar archivos desde fuentes desconocidas, o a 51 por ciento que se detecta a través de malware.

Según el reporte publicado esta semana por Avast, entre la información frecuente que los mexicanos utilizan en sus contraseñas están sus propios nombres o el de algún familiar, seguido por sus pasatiempos, la fecha de su cumpleaños, el nombre de su mascota o de alguna celebridad, así como su libro o película favorita, información que se puede encontrar fácilmente en las redes.

Habrá otros que utilicen claves aún más sencillas, con secuencias de números o letras fáciles de detectar.

Según la compañía de ciberseguridad SplashData, el año pasado las contraseñas más comunes utilizadas por los usuarios de la web fueron la serie “123456”, seguida por la palabra “password”, las cuales repitieron los primeros dos lugares de un año antes.

A esto se suma que existen programas como HashCat, una herramienta de código abierto que fue construida para recuperar contraseñas, que ahora es capaz de descifrar palabras clave, como las de ingreso de sistemas operativos como Windows, que consiste en ocho caracteres.

Esta herramienta puede descifrar el código en menos de dos horas y media y es un programa totalmente legal.

Para evitar el robo de información, los expertos recomiendan crear contraseñas con 16 caracteres o más que incluyan números, letras y signos, que utilicen palabras que no estén relacionadas con el usuario y utilizar distintas claves en las cuentas que se tengan en la red.

Además, las tendencias de ciberseguridad caminan hacia el uso de biométricos, como la huella digital o el reconocimiento facial como una alternativa para las contraseñas, aunque también se ha comprobado que estas opciones no son infalibles.

Local

La Parroquia del Carmen entrega 300 porciones de alimentos al día

La producción de alimentos para indigentes y desempleados está cubierta hasta el 14 de junio, sin embargo, se invita a donar para continuar así hasta julio.

Local

Promueve Morena armonizar la ley en materia de violencia política contra las mujeres

Busca legislar para terminar con casos de discriminación, desacreditación y agresiones contra las mujeres que se dedican a la política

Local

Exigen maestros de primaria que se entreguen plazas 

A causa de la contingencia por Covid-19, las plazas de los maestros que estaban por jubilarse se detuvieron.

Finanzas

Quintana Roo reactiva la recepción de turistas

Autoridades y empresarios calculan que el 8 de junio el semáforo epidemiológico ya se encuentre en naranja

Finanzas

Empresas improvisan para ganar contratos públicos de vigilancia

Actualmente, Insumos y Servicios en General LACG cuenta con el contrato más valioso entre 98 que distintas dependencias

Mundo

Ola de calor agravará crisis sanitaria por Covid-19, advierten

OPS anticipa semanas "muy duras" para América Latina, ya encaminada a ser el nuevo epicentro del nuevo coronavirus

Mundo

Recesión histórica se avecina en Brasil

Con imagen exterior arañada, sufre fuga récord de capital extranjero; temen 125 mil muertos en agosto

Mundo

Aumentan asesinatos de líderes sociales en Colombia

Entre enero y abril de este año se reportó la muerte de 49 activistas en Colombia, lo que representa un alza de 53% respecto a 2019

Sociedad

Sindicato de Volkswagen advierte que no hay condiciones para la "nueva normalidad"

Fiat Chrysler comenzó con la reapertura gradual de sus dos plantas en Toluca y Saltillo con 40 por ciento de su plantilla