/ viernes 6 de noviembre de 2020

Con una sonrisa, mientras haya un plato de comida: así se vive en Córdoba

En trastes quemados por los años de recibir fuego de leña, Crescencia Damián hace rendir lo que su marido gana fabricando obleas

Veracruz.- En trastes quemados por los años de recibir fuego de leña y en una vivienda que en algunas de sus partes no tienen paredes y en otras solo hay láminas picadas, Crescencia Damián hace rendir lo que su marido gana fabricando obleas.

Comen frijoles, tortillas de máquina, chayotes, calabazas, alas y pescuezos de pollo. A veces tienen fruta, pero esto por temporada, pues son de los árboles de naranja y guayaba que hay cerca de su casa.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Su hogar está en una zona cercana a Córdoba, en donde escasean los servicios públicos básicos como el agua y la luz y ahí, en su cocina sin techo, ella sonríe aunque solo haya un plato de comida.

Las alas y pescuezos las comen más seguido y, cuando hay un poco más de dinero, Crescencia Damián compra pollo. Así hace rendir los 180 pesos que, en promedio al día, su marido gana, repartiéndolo entre comida y los demás gastos familiares.

Foto: Jaime Ramírez | El Sol de Córdoba

Una cocina sin paredes

Su cocina es un cuarto de madera con láminas delgadas picadas por la lluvia y el sol de años. En una estufa de leña coloca un traste de color negro quemado por las intensas brazas. Sobre ella coloca una olla de peltre que en sus años buenos debió haber sido de color azul; hoy está quemada por el fuego, sin embargo, es la favorita de Crescencia para haceros frijoles.

El lugar no tiene paredes y la estufa de leña es tapada con un pedazo de lámina sostenida con pedazos de maderas y esparcidos en esa área, cascarones de huevo.

El esposo de Crescencia es una persona dedicada a hacer obleas y éstas son vendidas a empresas dulceras importantes, pero el ingreso no es bueno.

Foto: Jaime Ramírez | El Sol de Córdoba

La mujer detalla que de los 180 pesos pesos diarios que en promedio recibe, al menos 100 los destina para la comida.

Comenta que si bien le va llega a poner en su mesa un kilo de tortillas de máquina, las cuales son repartidas hasta la colonia Los Carrizos, una zona semirural cercana a la ciudad de Córdoba, donde el servicio de agua, drenaje y luz escasea.

No puede darse "lujo" de comprar otro tipo de carne que no sea pollo pues dice es lo más económico y cuando sabe que tiene un poco más de dinero compra piernas para acompañar el único guiso que hace para su familia.

Foto: Jaime Ramírez | El Sol de Córdoba

Jitomate, cebolla y ajo no pueden faltar en su despensa básica, ya que independientemente de frijoles a la leña, como los llama, hace sopa o spaguetti como los guisos que preparo esta semana.

Chayote y calabaza son verduras que están en sus despensa pues son económicas; es los alrededores de su casa hay árboles frutales como naranja de jugo y guayaba, pero no son temporadas de todo el año, mientras tanto plátano o mandarinas son comprados directamente del mercado Revolución pues el que las compre en tiendas cercanas a su domicilio le representa más gasto que no tiene. Lo adquiere cerca de su casa

Foto: Jaime Ramírez | El Sol de Córdoba

Dos sillas de plástico y una banca de madera fue el ambiente donde accedió a platicar, ella vestía un short de mezclilla color azul cielo, una blusa verde que daba aspecto de ser “atigrada”, su cabello negros sostenido con una coleta en color rojo, una sonrisa de nerviosismo y una taza roja con agua así como un kilo y medio de tortillas sobre la mesa de aquel sencillo comedor.

El ingresar a la casa fue difícil pues no era permitido, pero narró que toda su vivienda contaba con dos cuartos; siendo Cresencia la única persona que estuvo en el lugar pues sus dos hijos no querían ser vistos; y permanecieron detrás de la barda que dividía la cocina y la entrada a la casa de tabique, de momento se asomaba un rostro, su hijo el mayor estaba al pendiente de lo que su mamá mencionaba.

Foto: Jaime Ramírez | El Sol de Córdoba

Cresencia y su familia son humildes, pero la risa y música en su casa no falta y pese a que viven una situación difícil como muchas familias cordobesas.

Veracruz.- En trastes quemados por los años de recibir fuego de leña y en una vivienda que en algunas de sus partes no tienen paredes y en otras solo hay láminas picadas, Crescencia Damián hace rendir lo que su marido gana fabricando obleas.

Comen frijoles, tortillas de máquina, chayotes, calabazas, alas y pescuezos de pollo. A veces tienen fruta, pero esto por temporada, pues son de los árboles de naranja y guayaba que hay cerca de su casa.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Su hogar está en una zona cercana a Córdoba, en donde escasean los servicios públicos básicos como el agua y la luz y ahí, en su cocina sin techo, ella sonríe aunque solo haya un plato de comida.

Las alas y pescuezos las comen más seguido y, cuando hay un poco más de dinero, Crescencia Damián compra pollo. Así hace rendir los 180 pesos que, en promedio al día, su marido gana, repartiéndolo entre comida y los demás gastos familiares.

Foto: Jaime Ramírez | El Sol de Córdoba

Una cocina sin paredes

Su cocina es un cuarto de madera con láminas delgadas picadas por la lluvia y el sol de años. En una estufa de leña coloca un traste de color negro quemado por las intensas brazas. Sobre ella coloca una olla de peltre que en sus años buenos debió haber sido de color azul; hoy está quemada por el fuego, sin embargo, es la favorita de Crescencia para haceros frijoles.

El lugar no tiene paredes y la estufa de leña es tapada con un pedazo de lámina sostenida con pedazos de maderas y esparcidos en esa área, cascarones de huevo.

El esposo de Crescencia es una persona dedicada a hacer obleas y éstas son vendidas a empresas dulceras importantes, pero el ingreso no es bueno.

Foto: Jaime Ramírez | El Sol de Córdoba

La mujer detalla que de los 180 pesos pesos diarios que en promedio recibe, al menos 100 los destina para la comida.

Comenta que si bien le va llega a poner en su mesa un kilo de tortillas de máquina, las cuales son repartidas hasta la colonia Los Carrizos, una zona semirural cercana a la ciudad de Córdoba, donde el servicio de agua, drenaje y luz escasea.

No puede darse "lujo" de comprar otro tipo de carne que no sea pollo pues dice es lo más económico y cuando sabe que tiene un poco más de dinero compra piernas para acompañar el único guiso que hace para su familia.

Foto: Jaime Ramírez | El Sol de Córdoba

Jitomate, cebolla y ajo no pueden faltar en su despensa básica, ya que independientemente de frijoles a la leña, como los llama, hace sopa o spaguetti como los guisos que preparo esta semana.

Chayote y calabaza son verduras que están en sus despensa pues son económicas; es los alrededores de su casa hay árboles frutales como naranja de jugo y guayaba, pero no son temporadas de todo el año, mientras tanto plátano o mandarinas son comprados directamente del mercado Revolución pues el que las compre en tiendas cercanas a su domicilio le representa más gasto que no tiene. Lo adquiere cerca de su casa

Foto: Jaime Ramírez | El Sol de Córdoba

Dos sillas de plástico y una banca de madera fue el ambiente donde accedió a platicar, ella vestía un short de mezclilla color azul cielo, una blusa verde que daba aspecto de ser “atigrada”, su cabello negros sostenido con una coleta en color rojo, una sonrisa de nerviosismo y una taza roja con agua así como un kilo y medio de tortillas sobre la mesa de aquel sencillo comedor.

El ingresar a la casa fue difícil pues no era permitido, pero narró que toda su vivienda contaba con dos cuartos; siendo Cresencia la única persona que estuvo en el lugar pues sus dos hijos no querían ser vistos; y permanecieron detrás de la barda que dividía la cocina y la entrada a la casa de tabique, de momento se asomaba un rostro, su hijo el mayor estaba al pendiente de lo que su mamá mencionaba.

Foto: Jaime Ramírez | El Sol de Córdoba

Cresencia y su familia son humildes, pero la risa y música en su casa no falta y pese a que viven una situación difícil como muchas familias cordobesas.

Local

El “rincón” venezolano en Mazatlán

A través de la gastronomía, Iván y María Ángela trajeron al puerto un poco de sus tradiciones con auténticas arepas y empanadas

Local

Denuncian omisión de criterios legales en caso de menor violentada por docente

La causa penal de la víctima que en ese momento tenía 13 años cuando ocurrió el hecho, tiene un año

Local

Se penalizan crímenes de odio por razones de orientación sexual

Se impondrán de 22 a 50 años de prisión, además de 30 a 50 años si  entre el activo y la víctima existió una relación de matrimonio, concubinato, parentesco o laboral

Mundo

Corre riesgo el suministro del programa Covax

La OMS llamó a poner fin a las patentes para permitir la producción de más vacunas

Mundo

Joe Biden no penalizará a príncipe saudita por muerte de Khashoggi

EU sanciona a 76 sauditas en defensa de los derechos humanos, pero evita tensar relaciones con el príncipe

Finanzas

Constellations Brands busca cómo cubrir su producción

La empresa que elabora las cervezas de Grupo Modelo también informó que continúan en mesas de diálogo con autoridades del Gobierno federal

Doble Vía

Psicoterapeutas, los más buscados en tiempos de Covid

Los mexicanos buscaron más ayuda sicológica a distancia que médicos para tratarse por Covid

Política

Denuncia contra García Cabeza de Vaca, basada en notas periodistas

Alejandro Rojas presentó una denuncia basada en links de distintos medios

Cultura

Cultura Profética hacen reggae con causa

Cultura Profética aspira al Grammy internacional por su disco Sobrevolando