/ miércoles 2 de diciembre de 2020

Mujeres de Nepal narran sus historias a través de calcetines

Mujeres adultas mayores cosen calcetines a mano y en ellos narran sus historias de vida

KATMANDÚ. Todos los inviernos, los coloridos calcetines tejidos por su abuela le mantenían los pies calientes, pero un día Lorina Sthapit decidió venderlos al mundo, junto con historias de la vida en Nepal.

“Cada objeto tiene una historia, un valor histórico y cultural. Queremos mantener esta herencia y ese arte vivos para el futuro”, dice Lorina, de 32 años, cofundadora de Aji's. “Ají” significa “abuela” en newari, el idioma local.

Aji's, el negocio que lanzó en 2018 junto a su hermana Irina y su marido Pursarth Tuladhar, ofrece artículos hechos por personas mayores, especialmente abuelas, como ropa de punto, mantas, pulseras y joyas.

Van acompañados por podcasts y blogs, con historias o canciones sobre la vida de estos artesanos de la tercera edad.

Una de ellas cuenta cómo se casó a los ocho años, la otra su lucha por criar y educar a cinco hijos por su cuenta en una sociedad patriarcal.

Estas historias muestran la riqueza social y cultural del país, pero también su sistema social estricto y sexista.

Foto: AFP

“En su época, la mayoría de las cosas se hacían a mano y no se compraban”, observa Lorina.

“Hay una asombrosa riqueza de talento y experiencia entre la gente de esta generación”, añade.

Nacida en Katmandú, Lorina Sthapit comenzó como bailarina de katakh, una danza clásica india cuyo nombre proviene de la palabra sánscrita “kattakha”, que significa “el que cuenta historias”.

Luego se dedicó al desarrollo durante 10 años y su trabajo para Oxfam o el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola de Naciones Unidas la llevó a Uganda, Uzbekistán e Italia.

Licenciada en estudios de género, también imparte un curso sobre el empoderamiento de la mujer en la primera universidad para mujeres de Nepal, Padma Kanya Multiple Campus.

Ahora se dedica a Aji's, que encaja con su pasión por contar la historia de Nepal desde otro ángulo.

Unos 30 artesanos mayores, en su mayoría mujeres, colaboran en el proyecto, utilizando técnicas y materiales tradicionales nepalíes.

Sus objetos se venden en dos tiendas en el valle de Katmandú y en la tienda online estadounidense Etsy.

Los hijos y nietos de los artesanos están asociados al trabajo, para fortalecer los lazos familiares.

MÁS AUDAZ

Lorina descubrió que su propia abuela era “más segura y atrevida” de lo que pensaba. “Es como si ese lado hubiera permanecido oculto y ahora ha encontrado reconocimiento y revelado su personalidad más audaz”, dice.

Para Lorina, también se trata de dar a los artesanos un sentido a su trabajo.

Cuando le dijo a su abuela, Champa Devi Tuladhar, de 77 años, que sus calcetines eran un gran éxito entre los clientes, vio cómo se le iluminaban los ojos.

“A mi abuela le gusta mucho mantenerse activa y cuando teje, incluso olvida su dolor en las articulaciones”.

En Nepal, las familias no quieren que los ancianos, que viven con ellos, trabajen o ganen dinero.

Por eso a Lorina le costó explicar que mantenerse activo contribuye al bienestar físico y mental de una persona mayor.

Foto: AFP

Pero la reacción de su propia abuela la animó.

“La alegría que trajo a su vida me hizo pensar que a otros abuelos también les gustaría crear cosas”.

De hecho su abuela se convirtió en apóstol del trabajo de los ancianos.

“Trabajar es mucho mejor que estar sin hacer nada. Dicen que las personas mayores no deberíamos trabajar, pero yo disfruto mucho trabajando (...) y también diciéndoles a los demás que se involucren”, dice a la AFP. Otra de las abuelas de Aji's, Dil Hera Tuladhar, de 85 años, cosió chales y mantas tradicionales durante años.

Pero solamente empezó a ganar dinero con ellos hace dos años: “Nunca había ganado dinero en mi vida, me hace feliz y orgullosa”. Esta alegría “es lo que nos motiva”, dice Lorina.

“Queremos ayudar a las personas mayores a llevar una vida sana y feliz, promoviendo sus creaciones y habilidades o compartiendo sus historias”.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️


KATMANDÚ. Todos los inviernos, los coloridos calcetines tejidos por su abuela le mantenían los pies calientes, pero un día Lorina Sthapit decidió venderlos al mundo, junto con historias de la vida en Nepal.

“Cada objeto tiene una historia, un valor histórico y cultural. Queremos mantener esta herencia y ese arte vivos para el futuro”, dice Lorina, de 32 años, cofundadora de Aji's. “Ají” significa “abuela” en newari, el idioma local.

Aji's, el negocio que lanzó en 2018 junto a su hermana Irina y su marido Pursarth Tuladhar, ofrece artículos hechos por personas mayores, especialmente abuelas, como ropa de punto, mantas, pulseras y joyas.

Van acompañados por podcasts y blogs, con historias o canciones sobre la vida de estos artesanos de la tercera edad.

Una de ellas cuenta cómo se casó a los ocho años, la otra su lucha por criar y educar a cinco hijos por su cuenta en una sociedad patriarcal.

Estas historias muestran la riqueza social y cultural del país, pero también su sistema social estricto y sexista.

Foto: AFP

“En su época, la mayoría de las cosas se hacían a mano y no se compraban”, observa Lorina.

“Hay una asombrosa riqueza de talento y experiencia entre la gente de esta generación”, añade.

Nacida en Katmandú, Lorina Sthapit comenzó como bailarina de katakh, una danza clásica india cuyo nombre proviene de la palabra sánscrita “kattakha”, que significa “el que cuenta historias”.

Luego se dedicó al desarrollo durante 10 años y su trabajo para Oxfam o el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola de Naciones Unidas la llevó a Uganda, Uzbekistán e Italia.

Licenciada en estudios de género, también imparte un curso sobre el empoderamiento de la mujer en la primera universidad para mujeres de Nepal, Padma Kanya Multiple Campus.

Ahora se dedica a Aji's, que encaja con su pasión por contar la historia de Nepal desde otro ángulo.

Unos 30 artesanos mayores, en su mayoría mujeres, colaboran en el proyecto, utilizando técnicas y materiales tradicionales nepalíes.

Sus objetos se venden en dos tiendas en el valle de Katmandú y en la tienda online estadounidense Etsy.

Los hijos y nietos de los artesanos están asociados al trabajo, para fortalecer los lazos familiares.

MÁS AUDAZ

Lorina descubrió que su propia abuela era “más segura y atrevida” de lo que pensaba. “Es como si ese lado hubiera permanecido oculto y ahora ha encontrado reconocimiento y revelado su personalidad más audaz”, dice.

Para Lorina, también se trata de dar a los artesanos un sentido a su trabajo.

Cuando le dijo a su abuela, Champa Devi Tuladhar, de 77 años, que sus calcetines eran un gran éxito entre los clientes, vio cómo se le iluminaban los ojos.

“A mi abuela le gusta mucho mantenerse activa y cuando teje, incluso olvida su dolor en las articulaciones”.

En Nepal, las familias no quieren que los ancianos, que viven con ellos, trabajen o ganen dinero.

Por eso a Lorina le costó explicar que mantenerse activo contribuye al bienestar físico y mental de una persona mayor.

Foto: AFP

Pero la reacción de su propia abuela la animó.

“La alegría que trajo a su vida me hizo pensar que a otros abuelos también les gustaría crear cosas”.

De hecho su abuela se convirtió en apóstol del trabajo de los ancianos.

“Trabajar es mucho mejor que estar sin hacer nada. Dicen que las personas mayores no deberíamos trabajar, pero yo disfruto mucho trabajando (...) y también diciéndoles a los demás que se involucren”, dice a la AFP. Otra de las abuelas de Aji's, Dil Hera Tuladhar, de 85 años, cosió chales y mantas tradicionales durante años.

Pero solamente empezó a ganar dinero con ellos hace dos años: “Nunca había ganado dinero en mi vida, me hace feliz y orgullosa”. Esta alegría “es lo que nos motiva”, dice Lorina.

“Queremos ayudar a las personas mayores a llevar una vida sana y feliz, promoviendo sus creaciones y habilidades o compartiendo sus historias”.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️


Local

Crónicas de Ambulancia: Las dudas de salvar una vida

Airam Pineda jamás imaginó estar preparada para ser los pulmones de un paciente

Local

La vida después de la violencia familiar

Al salir del infierno en casa, ahora Cinthia se ha convertido en una emprendedora

Local

Historias del Sur: ¿Adiós a las bicicletas en Escuinapa?

El uso de este medio de transporte fue por mucho tiempo una forma de sustento de algunas familias escuinapenses

Sociedad

Científicos mexicanos piden 200 mdp para vacuna anticovid

Científicos requieren apoyo para iniciar las tres fases clínicas, el proceso administrativo para el registro, aprobación y producción del biológico que podría combatir al coronavirus en el país

Sociedad

Cierran ciudad migrante a la orilla del Río bravo

En el lugar aún se encuentran 60 personas en espera de que se defina su situación jurídica

Celebridades

"No debemos detenernos", voces femeninas del espectáculo se hacen escuchar

Hay mujeres a quienes no se les reconoce su labor y otras que avanzan aún con muchas piedras en el camino.

Literatura

Juana Cata, la mujer que desafió al México más machista

Una biografía escrita por la historiadora Francie Chassen-López, demuestra que Juana Cata fue mucho más que la amante zapoteca de Porfirio Díaz

Celebridades

Raymix diversifica la electrocumbia con "Traviesa"

Para su nuevo tema, Raymix colabora con el cantante urbano Aczino y el compositor de regional mexicano Horacio Palencia

Cine

Cinta "El olvido que seremos" de Fernando Trueba sorprende en los Goya

La cinta El olvido que seremos se quedó con el premio de Mejor Película Iberoamericana al que también aspiraba la mexicana Ya no estoy aquí