/ sábado 21 de noviembre de 2020

Una esperanza para Rosa de Lima

Luego de una vida dedicada al consumo de heroína, ahora esta mujer lucha por salvar su vida

Culiacán, Sin- En sus ojos todavía se ve la esperanza de no dejarse marchitar ante la adversidad. Su nombre hace recordar vagamente un perfuma, una flor fragante y su actitud no se doblega ante el dolor físico. Su fe, asegura, la ha hecho recapacitar sobre lo que desea para el resto de su vida.

Ella es Rosa de Lima. Tiene 53 años y ha decidido por voluntad “encomendarse a Dios” para poder lograr su rehabilitación. Luego de estar en al menos tres centros de rehabilitación, donde expresa que no tenía paz mental, llega a la casa hogar “El Buen Samaritano”, para curarse de todo mal y sobre todo, gozar de paz emocional.

“A mis 30 años fue cuando probé las drogas, por mera curiosidad. Consumía heroína, yo trabajaba para seguir consumiendo. Limpiaba casas o cuidaba carros, les hacía mandados a los del mercadito Buelna, ya todos me conocían ahí y también sabían que trabajaba para seguir en la adicción”, relata la habitante que se ha convertido más en un rostro de esta casa hogar.

Rosa de Lima, dice, decidió por mentalidad propia dejar de consumir drogas, pues asegura que volver a un centro de rehabilitación, no la hará sanar completamente.




Foto: Jesús Verdugo │ El Sol de Sinaloa

SANAR EL ALMA Y EL CUERPO

“Estar en esos lugares no es sano. Me trataban de una manera indignante y no tenía paz, además de que por todo cobran. Un día, en el último centro que estuve, le dije a mi hija que por favor me dejara salir, que yo no estaba a gusto ahí. Me salí y pues llegué aquí hace dos meses, y aunque es humilde, aquí tengo lo más importante: paz mental. Yo no quiero irme a la calle porque no tengo protección del mundo, solo de Dios y él está aquí en el refugio”, dice, Rosa.

En el refugio Buen Samaritano, hay 50 personas en total. Los inquilinos platican que Rosa es una mujer muy acomedida y buena con ellos.

“Yo aquí me siento útil, me siento querida y apoyada. A veces me da la “malilla” porque ya no estoy consumiendo nada, pero aquí me dan calmantes y medicina. Pero tengo otro problema que apenas me estoy atendiendo, me vieras, tengo los intestinos de fuera casi yo, debo ir a checarme con especialistas, pero no tengo la manera, aparte necesito me donen sangre”, explica.

Foto: Jesús Verdugo │ El Sol de Sinaloa

Aunque Rosa tiene seis hijos, platica que solo la menor es la que la ha ayudado a sus vueltas en el Hospital de la Mujer. De momento el dolor que recorre su cuerpo, no la deja si quiera sentarse. Es un malestar recurrente y que no se ha podido atender al no tener el recurso, identificación y sangre suficiente para ser sometida a una operación.

“Yo tuve seis hijos y de ellos solo una me reconoce. Y lo entiendo, en su momento yo no les puse atención por estar en la droga, y sé que no puedo exigirles que me quieran, porque yo los descuidé. Ni modo”, comenta.

La mujer se encuentra convencida de que esta vez no quiere retornar a esa condición de calle y vicio, esta vez quiere “desintoxicarse” completamente para ser una mujer nueva y recuperar a sus hijos.

Foto: Jesús Verdugo │ El Sol de Sinaloa

“A pesar de esto que siento (dolor), me siento muy agradecida de estar aquí. Aquí como, tengo un techo y la protección de Dios. El pastor Luis está al pendiente de mí y puedo entrar y salir si necesito ir a hacer algo. Yo no quiero regresar a la calle, no quiero volver al vicio, porque estoy decidida que eso no es vida”, manifiesta.

Te puede interesar: Se agravan casos en casa hogar "El Buen Samaritano"

Rosa necesita un donador más de plaquetas del grupo sanguíneo A negativo, para poder ser intervenida quirúrgicamente y salvar su salud.

Aun con el dolor físico y un vacío que dice tener en su corazón, ella muestra una sonrisa y actitud servicial con sus compañeros en el refugio, quienes se alegran cada vez que regresa de algún mandado o consulta médica.

Foto: Jesús Verdugo │ El Sol de Sinaloa


Si yo no me atiendo, podría darme cáncer, estoy preocupada Doña Rosa






Lee más aquí↓




Culiacán, Sin- En sus ojos todavía se ve la esperanza de no dejarse marchitar ante la adversidad. Su nombre hace recordar vagamente un perfuma, una flor fragante y su actitud no se doblega ante el dolor físico. Su fe, asegura, la ha hecho recapacitar sobre lo que desea para el resto de su vida.

Ella es Rosa de Lima. Tiene 53 años y ha decidido por voluntad “encomendarse a Dios” para poder lograr su rehabilitación. Luego de estar en al menos tres centros de rehabilitación, donde expresa que no tenía paz mental, llega a la casa hogar “El Buen Samaritano”, para curarse de todo mal y sobre todo, gozar de paz emocional.

“A mis 30 años fue cuando probé las drogas, por mera curiosidad. Consumía heroína, yo trabajaba para seguir consumiendo. Limpiaba casas o cuidaba carros, les hacía mandados a los del mercadito Buelna, ya todos me conocían ahí y también sabían que trabajaba para seguir en la adicción”, relata la habitante que se ha convertido más en un rostro de esta casa hogar.

Rosa de Lima, dice, decidió por mentalidad propia dejar de consumir drogas, pues asegura que volver a un centro de rehabilitación, no la hará sanar completamente.




Foto: Jesús Verdugo │ El Sol de Sinaloa

SANAR EL ALMA Y EL CUERPO

“Estar en esos lugares no es sano. Me trataban de una manera indignante y no tenía paz, además de que por todo cobran. Un día, en el último centro que estuve, le dije a mi hija que por favor me dejara salir, que yo no estaba a gusto ahí. Me salí y pues llegué aquí hace dos meses, y aunque es humilde, aquí tengo lo más importante: paz mental. Yo no quiero irme a la calle porque no tengo protección del mundo, solo de Dios y él está aquí en el refugio”, dice, Rosa.

En el refugio Buen Samaritano, hay 50 personas en total. Los inquilinos platican que Rosa es una mujer muy acomedida y buena con ellos.

“Yo aquí me siento útil, me siento querida y apoyada. A veces me da la “malilla” porque ya no estoy consumiendo nada, pero aquí me dan calmantes y medicina. Pero tengo otro problema que apenas me estoy atendiendo, me vieras, tengo los intestinos de fuera casi yo, debo ir a checarme con especialistas, pero no tengo la manera, aparte necesito me donen sangre”, explica.

Foto: Jesús Verdugo │ El Sol de Sinaloa

Aunque Rosa tiene seis hijos, platica que solo la menor es la que la ha ayudado a sus vueltas en el Hospital de la Mujer. De momento el dolor que recorre su cuerpo, no la deja si quiera sentarse. Es un malestar recurrente y que no se ha podido atender al no tener el recurso, identificación y sangre suficiente para ser sometida a una operación.

“Yo tuve seis hijos y de ellos solo una me reconoce. Y lo entiendo, en su momento yo no les puse atención por estar en la droga, y sé que no puedo exigirles que me quieran, porque yo los descuidé. Ni modo”, comenta.

La mujer se encuentra convencida de que esta vez no quiere retornar a esa condición de calle y vicio, esta vez quiere “desintoxicarse” completamente para ser una mujer nueva y recuperar a sus hijos.

Foto: Jesús Verdugo │ El Sol de Sinaloa

“A pesar de esto que siento (dolor), me siento muy agradecida de estar aquí. Aquí como, tengo un techo y la protección de Dios. El pastor Luis está al pendiente de mí y puedo entrar y salir si necesito ir a hacer algo. Yo no quiero regresar a la calle, no quiero volver al vicio, porque estoy decidida que eso no es vida”, manifiesta.

Te puede interesar: Se agravan casos en casa hogar "El Buen Samaritano"

Rosa necesita un donador más de plaquetas del grupo sanguíneo A negativo, para poder ser intervenida quirúrgicamente y salvar su salud.

Aun con el dolor físico y un vacío que dice tener en su corazón, ella muestra una sonrisa y actitud servicial con sus compañeros en el refugio, quienes se alegran cada vez que regresa de algún mandado o consulta médica.

Foto: Jesús Verdugo │ El Sol de Sinaloa


Si yo no me atiendo, podría darme cáncer, estoy preocupada Doña Rosa






Lee más aquí↓




Local

Covid-19 no cede en Culiacán; se mantiene como el municipio con más casos

Con 241 casos la capital se mantiene. Ala delantera, le sigue Mazatlán con 63, Ahome con 51 y Guasave con 32

Local

AMLO y Quirino supervisan la Presa Santa María

Donde se reiniciarán los trabajos este lunes

Local

Informe de Estrada Ferreiro se pone "perro"

Un canino irrumpió el presídium mientras se proyectaban los aciertos de la administración

Deportes

Desde Zárate ante Nakayama hasta Bautista contra Vizcarra

Hubo otras figuras que no alcanzaron a disputar un título del mundo

Local

Covid-19 no cede en Culiacán; se mantiene como el municipio con más casos

Con 241 casos la capital se mantiene. Ala delantera, le sigue Mazatlán con 63, Ahome con 51 y Guasave con 32

Local

AMLO y Quirino supervisan la Presa Santa María

Donde se reiniciarán los trabajos este lunes

Policiaca

FGE no acredita responsabilidad de detenido en caso Muñiz

Señalando que se continúa en la obtención de pruebas que determinen la identificación de los presuntos responsables del Comandante Muñiz

Local

Informe de Estrada Ferreiro se pone "perro"

Un canino irrumpió el presídium mientras se proyectaban los aciertos de la administración

Local

No hay deuda económica pero sí en tema de seguridad: JEF

Previo a rendir su segundo informe, comentó sus logros y pendientes en temas de seguridad con Culiacán