/ sábado 25 de enero de 2020

Taller de máquinas de escribir un oficio extinto

En Culiacán había bastantes talleres de reparación de máquinas de escribir, hoy en día, ya no existen, dice Jesús

Culiacán. - El viejo taller de don Jesús Espinoza todavía conserva el olor a moho y aceite; en las paredes se observan manchas de grasa y por aquí y por allá brotan herramientas. Es como volver al pasado, a aquel pasado de teclas golpeando contra la cinta de carbón, contra el papel blanco.

“Aquí se escuchó por muchos años sonidos a tecla”, comenta Jesús y parece envolverse en una nostalgia por aquellas máquinas de escribir que ahora prácticamente dejaron de existir para abrir paso a las modernas computadoras.

En el taller que fue su casa por 45 años, solo queda una mesa de madera, pero también los recuerdos que durante las décadas de los 70 y 80, fueron la sensación en empresas pequeñas y grandes, y también en las escuelas, porque era una materia a llevar, pero ahora todo eso se fue a la basura.

Con la aparición de las computadoras, los teléfonos celulares decayeron todo esto bonito, los que gozamos aprender a escribir y arreglar máquinas sentimos sensacional.

Jesús Espinoza

“Era agradable escuchar el tac, tac, tac, limpiar el rodillo, ponerle cinta que era solo dos colores, negro y rojo, ponerle la hoja blanca, qué tiempos verdad”, enfatiza don Jesús.

BUENOS RECUERDOS

De hecho, el día en que nos concede esta entrevista, hay una máquina de escribir Omega 30 en su mesa, solo dos herramientas y un cuarto de recuerdos, sobre la que este hombre nos comentó que ha guardado por años, impecable, de hecho, es la última que arregló y optó por tenerla de recuerdo, porque la mayor parte lo vendió, sólo carcajes olvidados tengo.

Foto: Martín Tamayo I El Sol de Sinaloa

Al llegar la era digital, las máquinas de escribir mecánicas escribieron su sentencia de muerte. De tantos locales de reparación de máquinas de escribir que había en la ciudad, no existe alguna. El cual perdieron la batalla frente a la era digital y el internet.

Jesús Espinoza

Lo cierto es que mientras los niños y jóvenes se adentran cada vez más a la era digital y controlan el mundo a través de pantallas, las máquinas de escribir desaparecieron, así como otras cosas, como el tema de la taquigrafía que iba de la mano con esto.

Hoy en día solo tienes que tener una computadora o un teléfono celular, ahí puedes redactar el documento, imprimirlo vía bluetooth o mandarlo por correo electrónico y listo, así es la forma de comunicarnos hoy en día, pero

“Fueron buenos años”, recuerda con un suspiro el señor Jesús Espinoza, las mejores máquinas eran las marcas Olivetti, Remington y Olimpia”. Hoy ya no existen ni refacciones.

En uno de sus recuerdos, Don Jesús comenta que, en el último año de cerrar su negocio, pasaban jóvenes y niños volteaban a su taller preguntando a sus papás “¿qué son esas cosas?”. Los papás al responder que son máquinas de escribir, desconciertan a los niños. “Ya no les atraen estas máquinas de escribir, prefieren lo electrónico”, platica nuestro entrevistado.

¿Qué consejo les daría a las nuevas generaciones?

“Mi consejo sería que los niños se enseñaran primero a dominar la escritura en una máquina de escribir mecánica, y que después usaran la computadora, para que se enseñaran bien”, finalizó Jesús Espinoza, uno de los últimos técnicos en reparación de máquinas de escribir.

PARA SABER

Don Jesús Espinoza, arregló por muchos años máquinas de escribir, hoy en día es pensionado, su profesión fue ingeniero civil.

Mi taller lo tenía ubicado en la colonia Las Vegas, pero con el paso del tiempo, parte de mi casa fue taller, hoy en día, nada queda.

Jesús Espinoza, reparador de máquinas



Lee más aquí


Culiacán. - El viejo taller de don Jesús Espinoza todavía conserva el olor a moho y aceite; en las paredes se observan manchas de grasa y por aquí y por allá brotan herramientas. Es como volver al pasado, a aquel pasado de teclas golpeando contra la cinta de carbón, contra el papel blanco.

“Aquí se escuchó por muchos años sonidos a tecla”, comenta Jesús y parece envolverse en una nostalgia por aquellas máquinas de escribir que ahora prácticamente dejaron de existir para abrir paso a las modernas computadoras.

En el taller que fue su casa por 45 años, solo queda una mesa de madera, pero también los recuerdos que durante las décadas de los 70 y 80, fueron la sensación en empresas pequeñas y grandes, y también en las escuelas, porque era una materia a llevar, pero ahora todo eso se fue a la basura.

Con la aparición de las computadoras, los teléfonos celulares decayeron todo esto bonito, los que gozamos aprender a escribir y arreglar máquinas sentimos sensacional.

Jesús Espinoza

“Era agradable escuchar el tac, tac, tac, limpiar el rodillo, ponerle cinta que era solo dos colores, negro y rojo, ponerle la hoja blanca, qué tiempos verdad”, enfatiza don Jesús.

BUENOS RECUERDOS

De hecho, el día en que nos concede esta entrevista, hay una máquina de escribir Omega 30 en su mesa, solo dos herramientas y un cuarto de recuerdos, sobre la que este hombre nos comentó que ha guardado por años, impecable, de hecho, es la última que arregló y optó por tenerla de recuerdo, porque la mayor parte lo vendió, sólo carcajes olvidados tengo.

Foto: Martín Tamayo I El Sol de Sinaloa

Al llegar la era digital, las máquinas de escribir mecánicas escribieron su sentencia de muerte. De tantos locales de reparación de máquinas de escribir que había en la ciudad, no existe alguna. El cual perdieron la batalla frente a la era digital y el internet.

Jesús Espinoza

Lo cierto es que mientras los niños y jóvenes se adentran cada vez más a la era digital y controlan el mundo a través de pantallas, las máquinas de escribir desaparecieron, así como otras cosas, como el tema de la taquigrafía que iba de la mano con esto.

Hoy en día solo tienes que tener una computadora o un teléfono celular, ahí puedes redactar el documento, imprimirlo vía bluetooth o mandarlo por correo electrónico y listo, así es la forma de comunicarnos hoy en día, pero

“Fueron buenos años”, recuerda con un suspiro el señor Jesús Espinoza, las mejores máquinas eran las marcas Olivetti, Remington y Olimpia”. Hoy ya no existen ni refacciones.

En uno de sus recuerdos, Don Jesús comenta que, en el último año de cerrar su negocio, pasaban jóvenes y niños volteaban a su taller preguntando a sus papás “¿qué son esas cosas?”. Los papás al responder que son máquinas de escribir, desconciertan a los niños. “Ya no les atraen estas máquinas de escribir, prefieren lo electrónico”, platica nuestro entrevistado.

¿Qué consejo les daría a las nuevas generaciones?

“Mi consejo sería que los niños se enseñaran primero a dominar la escritura en una máquina de escribir mecánica, y que después usaran la computadora, para que se enseñaran bien”, finalizó Jesús Espinoza, uno de los últimos técnicos en reparación de máquinas de escribir.

PARA SABER

Don Jesús Espinoza, arregló por muchos años máquinas de escribir, hoy en día es pensionado, su profesión fue ingeniero civil.

Mi taller lo tenía ubicado en la colonia Las Vegas, pero con el paso del tiempo, parte de mi casa fue taller, hoy en día, nada queda.

Jesús Espinoza, reparador de máquinas



Lee más aquí


Local

Legisladores donarán 40 mil pesos mensuales para apoyar a afectados

Armando Ramírez y Roxana Rubio son los que harán las donaciones, además la diputada panista se pronuncia para que se suspenda por tres meses de luz

Local

A la baja homicidios dolosos y robo a casa habitación: SESESP

Los delitos a la baja en el primer mes de resguardo a casa por COVID-19

Local

Denuncian falta de criterio en filas para pensión

Los adultos mayores siguen haciendo fila, el personal que atiende no porta cubre bocas y las horas de espera son de hasta cuatro horas

Política

PRD advierte sobre desempleo si no hay estímulos a IP

"No le interesa que la gente tenga trabajo. Le interesa crear clientelas electorales que dependan de sus programas sociales, criticó", Ángel Ávila

Local

Exige UAS el pago de 50 mdp que fue retenido por gobierno del estado

Las autoridades vieron viable la retención del recurso sin detenerse a pensar en el daño que se le iba a hacer a la institución

Local

Diputada del PRI es sospechosa de Coronavirus

La legisladora priista Elva Margarita Inzunza Valenzuela se encuentra aislada en su casa

Local

Legisladores donarán 40 mil pesos mensuales para apoyar a afectados

Armando Ramírez y Roxana Rubio son los que harán las donaciones, además la diputada panista se pronuncia para que se suspenda por tres meses de luz

Local

Suspende COEPRISS negocios por no respetar disposiciones por contingencia

Las empresas pueden ser sancionadas ya sea por multas económicas hasta suspensiones temporales o clausuras definitivas.

Local

Es tiempo de solidaridad para enfrentar la emergencia sanitaria: Jucopo

Graciela Domínguez llamó a los funcionarios públicos y diputados apretarse el cinturón y destinar una parte de sus ingresos para ayudar a los que menos tienen