/ jueves 9 de abril de 2020

Semana Santa sin turistas: Mazatlán en el 'silencio'

El cierre de playas dejó sin trabajo a 800 comerciantes, entre ellos Édgar Iván Meza, pues su negocio de renta de sillas, mesas y paraguas se vino abajo por el Covid-19

Mazatlán, Sin.- Mazatlán, uno de los puertos más visitados por los turistas nacionales durante la Semana Santa, ahora permanece vacío, en un impasse sin precedente.

El puerto se aletarga en un silencio intermitente, la ausencia del bullicio hace que el canto de las gaviotas y el oleaje generen un eco que resuena por todo el paseo costero.

El viernes pasado, oficialmente la actividad turística paró, justo en vísperas de la Semana Santa. Gobierno del Estado ya había ordenado el cierre de hoteles y playas por la emergencia sanitaria del Covid-19.

Las expectativas de ocupación para la Semana Mayor, que eran superiores al 90%, son ahora una anécdota. La derrama económica se plasma en números en rojo. Es un hecho sin precedentes desde que Mazatlán es uno de los destinos de playa preferidos desde hace varios años.

Edgar Iván Meza Espinoza, de 40 años de edad, quien renta sillas, mesas y paraguas en la playa, se quedó sin trabajo debido a las restricciones emitidas por gobierno de aislamiento social, para evitar la propagación del coronavirus.

Él forma parte de los 800 vendedores que se ubican en la zona marítima federal, y que están desempleados.

Él, como todas las personas que dependen de la actividad turística, trabajó hasta el 1 de abril, para luego quedarse en casa para no contagiarse del virus, pero con la angustia de no saber cómo le hará en las próximas semanas para sobrevivir.

El mazatleco espera que la contingencia pase rápido para poder tener ingresos. Foto: Rolando Salazar │El Sol de Mazatlán

Lee Aquí:Termina hoy registro para ayuda emergente por Covid-19

Desde hace dos años, junto a su esposa Ana Rosa Rueda Durán, diariamente colocaban el puesto en el área de playa en la avenida Del Mar, para ofrecer a turistas y locales el servicios de sillas y mesas.

Recuerda que fue desde hace tres semanas cuando la gente dejó de venir a Mazatlán por el Covid-19, y por lo tanto tuvieron una disminución en sus servicios. De 10 paraguas que rentaban al día bajó a tres, y luego a cero.

Antes de que se hiciera el anuncio oficial entre los vendedores de la playa, ya se esperaba que esto fuera a suceder, pues desde unos días antes la Guardia Nacional empezó hacer recorridos sin molestar a los bañistas.

Nunca se había visto esto, este va ha ser el primer año que no habrá gente en la playa en los días santos, que es cuando se pone mejor, cuando uno agarra un ingreso para sostenerse en la temporada baja, porque pasando Semana Santa, hasta el verano vuelve a repuntar.

Iván

Para él, la contingencia sanitaria vino a afectarle doblemente, ya que también tiene un negocio en su domicilio de renta de mobiliario, brincolines y rockolas para fiestas.

Comenta que primeramente se impidió la realización de fiestas particulares, para evitar las aglomeraciones de personas con el cierre de algunos comercios, luego se sumaron los hoteles para rematar con las playas.

Con su rostro triste y la mirada perdida, expresa que estaban esperanzados en la Semana Santa, ya que es la mejor temporada para su negocio, pues diariamente renta 30 paquetes de un paraguas, una mesa y cuatro sillas en 250 pesos cada uno. Ahora no tendrá ingresos por un mes.

Entiende que estas medidas las tomó el Gobierno del Estado para que la enfermedad, que es muy contagiosa, no siga creciendo, sin embargo, no se ofrecen alternativas para las miles de personas que se quedaron desempleadas.

Admite que el panorama es muy triste, y si esto se alarga hasta septiembre, como se dice, entonces las vacaciones largas de verano tampoco van a ser productivas.

Y la pregunta es de qué vamos a vivir, si vamos al día. Ahorita podemos aguantar un poco, pero ya que se acabe el 'colchoncito' qué vamos a hacer.Iván

Iván comenta que este negocio te da para vivir modestamente.

De este trabajo depende mi esposa y tres hijos, uno de 14 años otro de 8 y uno de 2 años, y no nos queda más que acatar las disposiciones y si el presidente municipal dice: vamos a ayudarlos, pues aquí estamos, tenemos permiso en regla.

Iván

Señala que para poder trabajar tranquilamente tiene que pagar el permiso trimestral, que tiene un costo de mil 346 pesos, y el pago de basura por año que son 250 pesos.

Las playas son un oasis, aunque algunos paseantes extraviados se aferran a ellas y, por consecuencia, agentes de las fuerzas de seguridad los invitan a retirarse.

Los cuerpos de jóvenes en traje de baño, el olor a coco del bloqueador solar, el sonido de la banda y los miles de bañistas, son sólo un recuerdo en esta Semana Santa, en un paraíso que se vivirá en completo silencio.

DATOS

800 comerciantes de la playa se quedaron sin trabajo

30 de abril es la fecha marcada por las autoridades para que los hoteles y playas permanezcan cerrados.

90% en ocupación registraban los hoteles de Mazatlán para Semana Santa.

40 años de edad tiene Édgar Iván

TEXTUAL

Y la pregunta es de qué vamos a vivir, si vamos al día. Ahorita podemos aguantar un poco, pero ya que se acabe el 'colchoncito' qué vamos a hacer.Edgar Iván Meza Espinoza

PILAR FAMILIAR

Édgar Iván es el pilar de su familia, integrada por su esposa y tres hijos, uno de 14 años, otro de 8 y uno de 2 años.


Lee más aquí

Mazatlán, Sin.- Mazatlán, uno de los puertos más visitados por los turistas nacionales durante la Semana Santa, ahora permanece vacío, en un impasse sin precedente.

El puerto se aletarga en un silencio intermitente, la ausencia del bullicio hace que el canto de las gaviotas y el oleaje generen un eco que resuena por todo el paseo costero.

El viernes pasado, oficialmente la actividad turística paró, justo en vísperas de la Semana Santa. Gobierno del Estado ya había ordenado el cierre de hoteles y playas por la emergencia sanitaria del Covid-19.

Las expectativas de ocupación para la Semana Mayor, que eran superiores al 90%, son ahora una anécdota. La derrama económica se plasma en números en rojo. Es un hecho sin precedentes desde que Mazatlán es uno de los destinos de playa preferidos desde hace varios años.

Edgar Iván Meza Espinoza, de 40 años de edad, quien renta sillas, mesas y paraguas en la playa, se quedó sin trabajo debido a las restricciones emitidas por gobierno de aislamiento social, para evitar la propagación del coronavirus.

Él forma parte de los 800 vendedores que se ubican en la zona marítima federal, y que están desempleados.

Él, como todas las personas que dependen de la actividad turística, trabajó hasta el 1 de abril, para luego quedarse en casa para no contagiarse del virus, pero con la angustia de no saber cómo le hará en las próximas semanas para sobrevivir.

El mazatleco espera que la contingencia pase rápido para poder tener ingresos. Foto: Rolando Salazar │El Sol de Mazatlán

Lee Aquí:Termina hoy registro para ayuda emergente por Covid-19

Desde hace dos años, junto a su esposa Ana Rosa Rueda Durán, diariamente colocaban el puesto en el área de playa en la avenida Del Mar, para ofrecer a turistas y locales el servicios de sillas y mesas.

Recuerda que fue desde hace tres semanas cuando la gente dejó de venir a Mazatlán por el Covid-19, y por lo tanto tuvieron una disminución en sus servicios. De 10 paraguas que rentaban al día bajó a tres, y luego a cero.

Antes de que se hiciera el anuncio oficial entre los vendedores de la playa, ya se esperaba que esto fuera a suceder, pues desde unos días antes la Guardia Nacional empezó hacer recorridos sin molestar a los bañistas.

Nunca se había visto esto, este va ha ser el primer año que no habrá gente en la playa en los días santos, que es cuando se pone mejor, cuando uno agarra un ingreso para sostenerse en la temporada baja, porque pasando Semana Santa, hasta el verano vuelve a repuntar.

Iván

Para él, la contingencia sanitaria vino a afectarle doblemente, ya que también tiene un negocio en su domicilio de renta de mobiliario, brincolines y rockolas para fiestas.

Comenta que primeramente se impidió la realización de fiestas particulares, para evitar las aglomeraciones de personas con el cierre de algunos comercios, luego se sumaron los hoteles para rematar con las playas.

Con su rostro triste y la mirada perdida, expresa que estaban esperanzados en la Semana Santa, ya que es la mejor temporada para su negocio, pues diariamente renta 30 paquetes de un paraguas, una mesa y cuatro sillas en 250 pesos cada uno. Ahora no tendrá ingresos por un mes.

Entiende que estas medidas las tomó el Gobierno del Estado para que la enfermedad, que es muy contagiosa, no siga creciendo, sin embargo, no se ofrecen alternativas para las miles de personas que se quedaron desempleadas.

Admite que el panorama es muy triste, y si esto se alarga hasta septiembre, como se dice, entonces las vacaciones largas de verano tampoco van a ser productivas.

Y la pregunta es de qué vamos a vivir, si vamos al día. Ahorita podemos aguantar un poco, pero ya que se acabe el 'colchoncito' qué vamos a hacer.Iván

Iván comenta que este negocio te da para vivir modestamente.

De este trabajo depende mi esposa y tres hijos, uno de 14 años otro de 8 y uno de 2 años, y no nos queda más que acatar las disposiciones y si el presidente municipal dice: vamos a ayudarlos, pues aquí estamos, tenemos permiso en regla.

Iván

Señala que para poder trabajar tranquilamente tiene que pagar el permiso trimestral, que tiene un costo de mil 346 pesos, y el pago de basura por año que son 250 pesos.

Las playas son un oasis, aunque algunos paseantes extraviados se aferran a ellas y, por consecuencia, agentes de las fuerzas de seguridad los invitan a retirarse.

Los cuerpos de jóvenes en traje de baño, el olor a coco del bloqueador solar, el sonido de la banda y los miles de bañistas, son sólo un recuerdo en esta Semana Santa, en un paraíso que se vivirá en completo silencio.

DATOS

800 comerciantes de la playa se quedaron sin trabajo

30 de abril es la fecha marcada por las autoridades para que los hoteles y playas permanezcan cerrados.

90% en ocupación registraban los hoteles de Mazatlán para Semana Santa.

40 años de edad tiene Édgar Iván

TEXTUAL

Y la pregunta es de qué vamos a vivir, si vamos al día. Ahorita podemos aguantar un poco, pero ya que se acabe el 'colchoncito' qué vamos a hacer.Edgar Iván Meza Espinoza

PILAR FAMILIAR

Édgar Iván es el pilar de su familia, integrada por su esposa y tres hijos, uno de 14 años, otro de 8 y uno de 2 años.


Lee más aquí

Local

La Parroquia del Carmen entrega 300 porciones de alimentos al día

La producción de alimentos para indigentes y desempleados está cubierta hasta el 14 de junio, sin embargo, se invita a donar para continuar así hasta julio.

Local

Promueve Morena armonizar la ley en materia de violencia política contra las mujeres

Busca legislar para terminar con casos de discriminación, desacreditación y agresiones contra las mujeres que se dedican a la política

Local

Exigen maestros de primaria que se entreguen plazas 

A causa de la contingencia por Covid-19, las plazas de los maestros que estaban por jubilarse se detuvieron.

Finanzas

Quintana Roo reactiva la recepción de turistas

Autoridades y empresarios calculan que el 8 de junio el semáforo epidemiológico ya se encuentre en naranja

Mundo

Aumentan asesinatos de líderes sociales en Colombia

Entre enero y abril de este año se reportó la muerte de 49 activistas en Colombia, lo que representa un alza de 53% respecto a 2019

Finanzas

Empresas improvisan para ganar contratos públicos de vigilancia

Actualmente, Insumos y Servicios en General LACG cuenta con el contrato más valioso entre 98 que distintas dependencias

Finanzas

Cenace busca echar abajo amparos a empresas solares y eólicas

El Cenace señaló que hará válido ante las autoridades respectivas la falta de competencia del juez de conocimiento

Mundo

Ola de calor agravará crisis sanitaria por Covid-19, advierten

OPS anticipa semanas "muy duras" para América Latina, ya encaminada a ser el nuevo epicentro del nuevo coronavirus

Sociedad

Sindicato de Volkswagen advierte que no hay condiciones para la "nueva normalidad"

Fiat Chrysler comenzó con la reapertura gradual de sus dos plantas en Toluca y Saltillo con 40 por ciento de su plantilla