/ lunes 13 de abril de 2020

Migrantes en tiempos de pandemia varados en Culiacán

Gente de buena voluntad los apoya para poder medio comer en esta ciudad cerrada por la cuarentena

Culiacán, Sin.- Héctor tiene más de quince días que llegó de Honduras a bordo del tren La Bestia, junto con 200 inmigrantes que se fueron quedando en el camino, su ilusión como la de todos, era el sueño americano, pero, la pandemia, los hizo volver a la realidad, y ahora, algunos de ellos, navegan por las calles de Culiacán.

Para avanzar para arriba está difícil porque eso de esta pandemia va a generar una crisis mundial y si hay crisis en Estados Unidos a qué va uno, mejor me regreso para estar con mi familia para ver de qué manera puedo ayudarla, nada más que abran la frontera porqué aquí en México también se va a poner difícil.

Héctor

Advierte que se vio en la necesidad de abandonar su lugar de origen -Danlí el Paraíso- por la crisis política y económica que se vive en Honduras.

Esa situación me obligó dejar mi tierra, aparte de eso la situación de que hay poco trabajo porque las pandillas no te dejan trabajar, te extorsionan con el impuesto de guerra no queda de otra que abandonar la tierra de uno.

Héctor

Dijo que para lograr su aventura tuvo que sacar a su familia –dos hijos y una menor-, del lugar donde vivían “porque de plano ahí no se puede vivir”.

Recuerda que su vida era tranquila, tenía trabajo en el campo y últimamente un restaurante “pero la extorsión nos llegó y no nos pudimos sostener porque lo poquito que nos quedaba a duras cachas podíamos comprar comida y luego la extorsión no hubo más remedio que cerrar”.

Asegura que la única salida que tienen en este momento los hondureños es arriesgarse e irse a Estados Unidos.

LOS RIESGOS

Desafortunadamente esta aventura me tocó ahorita que no hay paso ni pa´ regresarme pa´ atrás, ni para avanzar pa´ adelante, por eso tengo que quedarme aquí en Culiacán a resistir esta pandemia, por un rato, por mientras.

Héctor

Mientras pide la caridad entre los pocos automovilistas que transitan las calles solitarias de la capital del estado, Héctor lamenta que no le quedaba de otra que salirse den Honduras porque las autoridades están coludidas con los pandilleros para que sigan haciendo daño, dejando a su familia.

Con todo esto no se en que va a parar, porque apenas ellos tienen para comer catrachas (tortillas) con frijoles, mientras yo me vine en busca de una mejor vida.

Héctor

Relata que su travesía junto con otros migrantes la hizo toda en tren, mejor conocido como el burro y duró 15 días para llegar hasta Culiacán, además de que durante el trayecto pasó frío, hambre y lo peor, fue asaltado.

Desafortunadamente en el camino nos asaltaron, fueron los mismos compatriotas que se vienen huyendo de allá que vienen huyendo de las autoridades y se vienen a seguir haciendo daño acá, nos asaltan, nos roban los pocos centavitos que traemos.Héctor

Asegura que él traía mil dólares para llegar hasta la frontera con Estados Unidos, le robaron más de 750 dólares.

Sin ninguna protección contra el Covid-19 siguió adelante hasta que se enteró que no había paso en la frontera, lo que lo obligó a desistir de su travesía.

EL ARRIBO

Al llegar a Culiacán se hospedó en casa de una familia hondureña que ya tiene algún tiempo en Sinaloa, ya que traía su teléfono, le llamó y ahora paga su hospedaje.

Yo traía su teléfono les llamé, me hospedaron pagándole la estancia. Ahora de lo poquito que estoy ganando con lo que la gente me da, le mando a la familia, 500 pesos a la semana.

Héctor

Sin embargo, lamenta que gana poco debido a que la gente se resiste a bajar los cristales de su automóvil para ayudarlo, lo que lo ha provocado a un obligado ayuno.

Ayunamos para poder juntar y mandarle a la familia; un amigo me dijo que tengo que comer porque si me enfermo entonces valemos madre, pero la prioridad son los hijos, uno de padre en lo primero que piensa es en los hijos y por ellos trato de ahorrar lo más que puedo.

Héctor

De Culiacán dijo que es una ciudad muy hospitalaria.

De todo lo que he recorrido de México, la gente en Culiacán es muy hospitalaria, la verdad, mentiroso fuera que dijera otra cosa.Héctor

Sin embargo, lamenta que se ha encontrado con gente que los está discriminando por la pandemia.

A veces nos dicen cosas, quizá por ignorancia, no sé, de todos modos uno se tiene que acostumbrar, uno tiene que aprender en la vida, porque no todas las personas son iguales, pero no me puedo quejar.

Héctor

APOYOS

Para las personas que están de paso en Sinaloa se abrieron varios lugares, como la Iglesia del Carmen, donde dan apoyo a la gente.

SIN PROTECCIÓN

Como toda persona “sin documentos”, los migrantes centroamericanos también se arriesgan en las calles de Sinaloa.


Lee más aquí

Culiacán, Sin.- Héctor tiene más de quince días que llegó de Honduras a bordo del tren La Bestia, junto con 200 inmigrantes que se fueron quedando en el camino, su ilusión como la de todos, era el sueño americano, pero, la pandemia, los hizo volver a la realidad, y ahora, algunos de ellos, navegan por las calles de Culiacán.

Para avanzar para arriba está difícil porque eso de esta pandemia va a generar una crisis mundial y si hay crisis en Estados Unidos a qué va uno, mejor me regreso para estar con mi familia para ver de qué manera puedo ayudarla, nada más que abran la frontera porqué aquí en México también se va a poner difícil.

Héctor

Advierte que se vio en la necesidad de abandonar su lugar de origen -Danlí el Paraíso- por la crisis política y económica que se vive en Honduras.

Esa situación me obligó dejar mi tierra, aparte de eso la situación de que hay poco trabajo porque las pandillas no te dejan trabajar, te extorsionan con el impuesto de guerra no queda de otra que abandonar la tierra de uno.

Héctor

Dijo que para lograr su aventura tuvo que sacar a su familia –dos hijos y una menor-, del lugar donde vivían “porque de plano ahí no se puede vivir”.

Recuerda que su vida era tranquila, tenía trabajo en el campo y últimamente un restaurante “pero la extorsión nos llegó y no nos pudimos sostener porque lo poquito que nos quedaba a duras cachas podíamos comprar comida y luego la extorsión no hubo más remedio que cerrar”.

Asegura que la única salida que tienen en este momento los hondureños es arriesgarse e irse a Estados Unidos.

LOS RIESGOS

Desafortunadamente esta aventura me tocó ahorita que no hay paso ni pa´ regresarme pa´ atrás, ni para avanzar pa´ adelante, por eso tengo que quedarme aquí en Culiacán a resistir esta pandemia, por un rato, por mientras.

Héctor

Mientras pide la caridad entre los pocos automovilistas que transitan las calles solitarias de la capital del estado, Héctor lamenta que no le quedaba de otra que salirse den Honduras porque las autoridades están coludidas con los pandilleros para que sigan haciendo daño, dejando a su familia.

Con todo esto no se en que va a parar, porque apenas ellos tienen para comer catrachas (tortillas) con frijoles, mientras yo me vine en busca de una mejor vida.

Héctor

Relata que su travesía junto con otros migrantes la hizo toda en tren, mejor conocido como el burro y duró 15 días para llegar hasta Culiacán, además de que durante el trayecto pasó frío, hambre y lo peor, fue asaltado.

Desafortunadamente en el camino nos asaltaron, fueron los mismos compatriotas que se vienen huyendo de allá que vienen huyendo de las autoridades y se vienen a seguir haciendo daño acá, nos asaltan, nos roban los pocos centavitos que traemos.Héctor

Asegura que él traía mil dólares para llegar hasta la frontera con Estados Unidos, le robaron más de 750 dólares.

Sin ninguna protección contra el Covid-19 siguió adelante hasta que se enteró que no había paso en la frontera, lo que lo obligó a desistir de su travesía.

EL ARRIBO

Al llegar a Culiacán se hospedó en casa de una familia hondureña que ya tiene algún tiempo en Sinaloa, ya que traía su teléfono, le llamó y ahora paga su hospedaje.

Yo traía su teléfono les llamé, me hospedaron pagándole la estancia. Ahora de lo poquito que estoy ganando con lo que la gente me da, le mando a la familia, 500 pesos a la semana.

Héctor

Sin embargo, lamenta que gana poco debido a que la gente se resiste a bajar los cristales de su automóvil para ayudarlo, lo que lo ha provocado a un obligado ayuno.

Ayunamos para poder juntar y mandarle a la familia; un amigo me dijo que tengo que comer porque si me enfermo entonces valemos madre, pero la prioridad son los hijos, uno de padre en lo primero que piensa es en los hijos y por ellos trato de ahorrar lo más que puedo.

Héctor

De Culiacán dijo que es una ciudad muy hospitalaria.

De todo lo que he recorrido de México, la gente en Culiacán es muy hospitalaria, la verdad, mentiroso fuera que dijera otra cosa.Héctor

Sin embargo, lamenta que se ha encontrado con gente que los está discriminando por la pandemia.

A veces nos dicen cosas, quizá por ignorancia, no sé, de todos modos uno se tiene que acostumbrar, uno tiene que aprender en la vida, porque no todas las personas son iguales, pero no me puedo quejar.

Héctor

APOYOS

Para las personas que están de paso en Sinaloa se abrieron varios lugares, como la Iglesia del Carmen, donde dan apoyo a la gente.

SIN PROTECCIÓN

Como toda persona “sin documentos”, los migrantes centroamericanos también se arriesgan en las calles de Sinaloa.


Lee más aquí

Local

Una Peluquería de 82 años en Culiacán

Desde los años 30 del siglo XX, sobrevive un espacio en el corazón de la capital, una barbería que es atendida por dos viejos amigos

Local

Ponte Chamarra por que a Sinaloa hoy le esperan bajas temperaturas

Según la Conagua las temperaturas máximas en el estado serán menores a los 30 grados centígrados

Gossip

La reinvención de un género: La Culichi Sound revoluciona el Ska

La banda culiacanense que se ha abierto paso en el escenario sin olvidarse del regional mexicano

Local

Ponte Chamarra por que a Sinaloa hoy le esperan bajas temperaturas

Según la Conagua las temperaturas máximas en el estado serán menores a los 30 grados centígrados

Local

Justino, el rostro de la penuria y precariedad

“Tino”, como le gusta que le digan, perdió familia, trabajo y ahora deambula por la calle y cuando tiene hambre

Gossip

La reinvención de un género: La Culichi Sound revoluciona el Ska

La banda culiacanense que se ha abierto paso en el escenario sin olvidarse del regional mexicano

Mundo

Tres días de combates entre Siria, fuerzas kurdas y el EI deja cerca de 90 muertos

Las Fuerzas Democráticas Sirias, dominadas por combatientes kurdos y apoyadas por la coalición internacional, han estado en primera linea del combate contra el EI

Finanzas

Reeligen a Héctor Tejada como presidente de Concanaco Servytur

Por unanimidad fue reelegido en la 106 Asamblea General Ordinaria y se aprobó el nuevo plan de trabajo 2022–2023

Local

Una Peluquería de 82 años en Culiacán

Desde los años 30 del siglo XX, sobrevive un espacio en el corazón de la capital, una barbería que es atendida por dos viejos amigos