/ sábado 23 de octubre de 2021

La Tostada y la Guayaba, dos paqueteras con mucha onda

Las dos Marías buscan el sustento de su hogar al regresar a laborar al supermercado

Culiacán, Sin.- Por más de un año fueron extrañados en los supermercados por los clientes, su calidez, manera de trabajar y agradecimiento desapareció cuando los "abuelitos" paqueteros tuvieron que aislarse por el Covid-19, ahora que están de vuelta, al final de la caja te reciben con una sonrisa y todo el ánimo de empacar "el mandado".

En una plaza comercial de Culiacán, María Esperanza Valle Gutiérrez de 68 años y María de los Ángeles Delgado Rivera de 63 años, tomaron el mandil, el uniforme de paquetero, el cubrebocas y todo el equipo de seguridad sanitaria, para salir de su aislamiento y volver al trabajo.

Foto: Karla Mendívil | El Sol de Sinaloa

Ambas, por cuestiones económicas se vieron obligadas a seguir en el mundo laboral y sobre todo, a dejar la vergüenza de lado. Y es que, aunque están de pie por cuatro horas empacando los artículos que compran los clientes, el estirar la mano para una compensación, es una barrera que cada uno debe de quitarse.

“Aquí bien agusto trabajamos, claro que al principio te da cierta vergüenza, pero ya después vi que verdaderamente es un trabajo y estar cuatro horas ahí echando toda las cosas, aunque no creas sí es trabajo”, dice la señora María de los Ángeles.

Para sorpresa de las dos paqueteras, los clientes las han recibido con los brazos abiertos y más allá de que no serán ellos quienes empaquen su compra, la alegría de ver como se reactivan es mayor, y es que, se han convertido en un eslabón importante en el servicio de un supermercado.

Foto: Karla Mendívil | El Sol de Sinaloa

Mucha gente nos ha acogido muy bien, nos dicen, que bueno que ya están aquí, nos da mucha alegría que ya estén aquí, hacían mucha falta”, compartió, María de los Ángeles.

Aquí estoy luria, ahorita ya no era vergüenza, era felicidad, porque ya me venía a trabajar, a mi me da mucho gusto con los clientes que platican bien con uno, que lo tratan bien, me da mucho gusto”, complementó, la señora Esperanza.

Para su retorno a las cajas del súper, la aplicación de la vacuna contra Covid-19 fue fundamental por ser personas vulnerables. Ahora protegidas con el esquema completo de AstraZeneca y firmando un acuerdo con la empresa que se deslinda en caso de un contagio, volvieron gustosas al trabajo.

Foto: Karla Mendívil | El Sol de Sinaloa

Su jornada laboral es de 15:00 a 19:00 horas; María de los Ángeles llega caminando y María Esperanza toma el transporte público, tardando 30 minutos en su traslado a la plaza.

Con casi dos semanas de su retorno, al día llegan a ganar de 100 a 150 pesos; los días buenos de 300 a 400 pesos y los domingos o inicios de quincena, hasta 500 pesos.

“No les exigimos, no es sueldo, sino lo que la gente nos puede dar y decíamos al principio, ay qué vergüenza estar pidiendo dinero, pero no, vemos que realmente trabajamos para recibir ese dinero”, reforzó, la señora María de los Ángeles.

Foto: Karla Mendívil | El Sol de Sinaloa

Yo les agradezco mucho, por la ayuda que nos dan, la mera verdad, eso que me dan, es oro para mi, muchísimo agradezco eso

Señora Esperanza

El sustento familiar

Cuando la pandemia azotó en Sinaloa, la señora María de los Ángeles tenía apenas un año y medio de ser paquetera. Se decidió por este empleo cuando se percató que su pensión no era suficiente para el sustento de su familia: su madre de 83 años que está enferma y su hijo.

"Ahorita en la pandemia todas vimos, y todos vimos que verdaderamente eso de no tener el pesito es muy feo, muy feo la pandemia, siempre estoy con Dios, yo se que claro, hay que cuidarse uno, con doble cubrebocas, estarse lavando las manos, poniéndose gel y todas esas cosas, hay que cuidarse”, contó.

Foto: Karla Mendívil | El Sol de Sinaloa

La historia de la señora Esperanza es diferente, ella tenía ya ocho años como paquetera cuando la obligaron a estar en aislamiento. La pensión de su esposo no es suficiente para ellos y sus tres hijas, quienes aunque trabajan, tienen que sostener a sus hijos.

La mera verdad es muy pesado este trabajo cuando nos retiraron, yo anduve pidiendo prestado, para mí es muy pesado, ya le digo 500 pesos no alcanza (en la semana)”, recordó.

Las señoras María de los Ángeles y Esperanza, se dicen "la tostada y la guayaba", con el carisma de ambas se hacen más ligera la jornada de trabajo. En solo unos minutos de observación, es evidente como los paqueteros deseaban regresar al servicio al cliente.





Lee más aquí:


Culiacán, Sin.- Por más de un año fueron extrañados en los supermercados por los clientes, su calidez, manera de trabajar y agradecimiento desapareció cuando los "abuelitos" paqueteros tuvieron que aislarse por el Covid-19, ahora que están de vuelta, al final de la caja te reciben con una sonrisa y todo el ánimo de empacar "el mandado".

En una plaza comercial de Culiacán, María Esperanza Valle Gutiérrez de 68 años y María de los Ángeles Delgado Rivera de 63 años, tomaron el mandil, el uniforme de paquetero, el cubrebocas y todo el equipo de seguridad sanitaria, para salir de su aislamiento y volver al trabajo.

Foto: Karla Mendívil | El Sol de Sinaloa

Ambas, por cuestiones económicas se vieron obligadas a seguir en el mundo laboral y sobre todo, a dejar la vergüenza de lado. Y es que, aunque están de pie por cuatro horas empacando los artículos que compran los clientes, el estirar la mano para una compensación, es una barrera que cada uno debe de quitarse.

“Aquí bien agusto trabajamos, claro que al principio te da cierta vergüenza, pero ya después vi que verdaderamente es un trabajo y estar cuatro horas ahí echando toda las cosas, aunque no creas sí es trabajo”, dice la señora María de los Ángeles.

Para sorpresa de las dos paqueteras, los clientes las han recibido con los brazos abiertos y más allá de que no serán ellos quienes empaquen su compra, la alegría de ver como se reactivan es mayor, y es que, se han convertido en un eslabón importante en el servicio de un supermercado.

Foto: Karla Mendívil | El Sol de Sinaloa

Mucha gente nos ha acogido muy bien, nos dicen, que bueno que ya están aquí, nos da mucha alegría que ya estén aquí, hacían mucha falta”, compartió, María de los Ángeles.

Aquí estoy luria, ahorita ya no era vergüenza, era felicidad, porque ya me venía a trabajar, a mi me da mucho gusto con los clientes que platican bien con uno, que lo tratan bien, me da mucho gusto”, complementó, la señora Esperanza.

Para su retorno a las cajas del súper, la aplicación de la vacuna contra Covid-19 fue fundamental por ser personas vulnerables. Ahora protegidas con el esquema completo de AstraZeneca y firmando un acuerdo con la empresa que se deslinda en caso de un contagio, volvieron gustosas al trabajo.

Foto: Karla Mendívil | El Sol de Sinaloa

Su jornada laboral es de 15:00 a 19:00 horas; María de los Ángeles llega caminando y María Esperanza toma el transporte público, tardando 30 minutos en su traslado a la plaza.

Con casi dos semanas de su retorno, al día llegan a ganar de 100 a 150 pesos; los días buenos de 300 a 400 pesos y los domingos o inicios de quincena, hasta 500 pesos.

“No les exigimos, no es sueldo, sino lo que la gente nos puede dar y decíamos al principio, ay qué vergüenza estar pidiendo dinero, pero no, vemos que realmente trabajamos para recibir ese dinero”, reforzó, la señora María de los Ángeles.

Foto: Karla Mendívil | El Sol de Sinaloa

Yo les agradezco mucho, por la ayuda que nos dan, la mera verdad, eso que me dan, es oro para mi, muchísimo agradezco eso

Señora Esperanza

El sustento familiar

Cuando la pandemia azotó en Sinaloa, la señora María de los Ángeles tenía apenas un año y medio de ser paquetera. Se decidió por este empleo cuando se percató que su pensión no era suficiente para el sustento de su familia: su madre de 83 años que está enferma y su hijo.

"Ahorita en la pandemia todas vimos, y todos vimos que verdaderamente eso de no tener el pesito es muy feo, muy feo la pandemia, siempre estoy con Dios, yo se que claro, hay que cuidarse uno, con doble cubrebocas, estarse lavando las manos, poniéndose gel y todas esas cosas, hay que cuidarse”, contó.

Foto: Karla Mendívil | El Sol de Sinaloa

La historia de la señora Esperanza es diferente, ella tenía ya ocho años como paquetera cuando la obligaron a estar en aislamiento. La pensión de su esposo no es suficiente para ellos y sus tres hijas, quienes aunque trabajan, tienen que sostener a sus hijos.

La mera verdad es muy pesado este trabajo cuando nos retiraron, yo anduve pidiendo prestado, para mí es muy pesado, ya le digo 500 pesos no alcanza (en la semana)”, recordó.

Las señoras María de los Ángeles y Esperanza, se dicen "la tostada y la guayaba", con el carisma de ambas se hacen más ligera la jornada de trabajo. En solo unos minutos de observación, es evidente como los paqueteros deseaban regresar al servicio al cliente.





Lee más aquí:


Local

El Buen Samaritano, ya había intentado mejorar sus condiciones antes del siniestro

Hace dos años, se trató de hacer una remodelación, sin embargo, no prosperó debido a que el proyecto integral abarcaba 10 millones de pesos y no contaban con los recursos

Local

"Perro que ladra no muerde" responde Rocha a Estrada por juicio político

Rocha Moya manifestó que es una vergüenza que un gobernante de morena esté interponiendo controversias constitucionales que afecten a la población vulnerable

Local

Pondrán en alto el nombre de Sinaloa en el Tianguis Turístico

Asistirán 7 presidentes municipales al evento que se llevará a cabo del 22 al 25 de mayo en Acapulco

Sociedad

Estado de Derecho es más fuerte en Querétaro y Yucatán

Guerrero, Morelos, Quintana Roo y la Ciudad de México fueron los peor evaluados en el índice desarrollado por World Justice Project

Sociedad

Mueren miles de peces en laguna de Guerrero

A través de redes sociales, los pescadores de los municipios Florencio Villarreal y Copala denunciaron que se encontraron con toneladas de peces muertos a la orilla de la laguna

Finanzas

Viva Aerobus reinicia vuelos en el Aeropuerto Internacional de Toluca

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes destaca que el AIT no ha sido aprovechado al máximo ya que la cantidad de usuarios para los que la obra fue proyectada no ha sido alcanzada en los últimos 15 años

Local

El Buen Samaritano, ya había intentado mejorar sus condiciones antes del siniestro

Hace dos años, se trató de hacer una remodelación, sin embargo, no prosperó debido a que el proyecto integral abarcaba 10 millones de pesos y no contaban con los recursos

Policiaca

Se incendió el restaurante de comida oriental en Tres Ríos

Las autoridades informaron que comenzó en la cocina por la acumulación de grasa

Ciencia

Científicos descubren bosque al fondo de un sumidero en China con especies aún no registradas

Este sumidero es el más profundo del mundo e incluso se ha sido paisaje en el que se han grabado películas por ser único y majestuoso