/ viernes 28 de agosto de 2020

"Estamos enfermos de tristeza": desplazados de Bagrecitos

A dos meses de salir de su hogar por el estruendo de las balas, las familias relatan cómo sobreviven lejos

Culiacán, Sin.- El abuelo ha logrado mantenerse en pie gracias a un viejo bastón hecho de palo. Apenas puede caminar. Tiene más de 70 años y la vista cansada. A estas horas del mediodía, el calor le hace sudar.

En silencio, su postura y semblante expresa que no está feliz. Que no se siente en su hogar y que desea regresar a su casa llena de árboles, en Bagrecitos, Tepuche. Él no habla, dice su nuera, “porque se enfermó de tristeza.”

El hombre vive ahora en la periferia de una ciudad que no se parece a su pueblo, pues ha cambiado el enverdecido monte por el gris del asfalto. Su familia está compuesta por ocho personas, entre ellas, dos bebés.

Foto: Jesús Verdugo │ El Sol de Sinaloa

Puedes leer: Poder Legislativo se aprueba 452 millones de pesos para el 2021

Todos los días se reúnen en el patio frontal de una precaria vivienda que rentan, no por elección, sino forzados por los maleantes que atentaron en Bagrecitos. Se sientan no sólo a esperar a que el día pase, sino a que pase el tiempo, para poder regresar a sus siembras de frutas y tubérculos, a los arroyos naturales y a dormir debajo de los árboles frondosos que mitigan el calor.

De los ochos que viven en un pequeño cuarto, el hombre más joven y esposo de una de las madres de los dos menores, es el único que trabaja. Todo el día ayuda como albañil y la paga es poca.

Foto: Jesús Verdugo │ El Sol de Sinaloa

Lee Aquí: Arbitraria e ilegal la destitución de diputados en BCS: Sergio Jacobo

“Mi marido es el que sale a trabajar y va y viene, nosotros aquí nos la pasamos aburridos. A veces platicamos con los vecinos, pero pues no es las misma a estar allá en el rancho”, dice la joven de 21 años de edad.

NO SE ADAPTAN

Los días que han pasado desde la última semana de junio, cuando más de 50 familias salieron horrorizadas por la violencia, han sido una eternidad. Los desplazados relatan que por más que quieren no se adaptan, sobre todo los viejos, que vivían desde hace más de 37 años en Bagrecitos.

Foto: Jesús Verdugo │ El Sol de Sinaloa

Lee también: Se extenderá la canícula en Culiacán

En los rostros de estas personas no reconocidas por el estado, hay resignación, pero más esperanza, para tener que dejar de “aguantar” pisar un suelo que no es suyo y cobijar se en un techo ajeno y caluroso por el que pagan renta.

Los precios para salvaguardar su vida son caros: renta, agua, transporte, calor… cosas que no contemplaban en Bagrecitos. Allá en el pueblo no debían pagar una cuota mensual, ni siquiera agua, porque la toman del arroyo y de luz, era poco, porque el aire acondicionado no es una necesidad como en Culiacán. La vida en la sierra es tranquila, aunque se encuentre manchada de sangre y cubierta de balas.

Foto: Jesús Verdugo │ El Sol de Sinaloa

SUEÑO DEL RETORNO

Lo único que consiguieron traer consigo el trágico día, fue miedo y un cambio de ropa, el que ya vestían. Pero han podido acudir esporádicamente a recuperar ropa, documentos para pedir empleo, algunos muebles y darles de comer a su ganado. Estos pequeños viajes los han hecho escoltados por la Guardia Nacional, y dicen, son paseos que les dan nostalgia y esperanza.

“Cuando vamos se me llenan los ojos del verde del monte. Veo mi casa, mis animales. Todo lo que sé que es de donde yo soy. Esos paseos para ir por cosas o a limpiar, me gustan, porque de perdida estoy ahí un ratito”, dice la mujer de 70 años de edad.

Foto: Jesús Verdugo │ El Sol de Sinaloa

Por la temporada, las mujeres de esa familia, dicen que estarían sembrando pepino, maíz o sandía. Tomando una siesta en la hamaca que, ahora, cuelga de un flaco árbol y un tronco seco en la vivienda que deben rentar. La añoranza de volver a casa es tanta que, todos ahí, ya saben qué será lo primero que harán a volver.

Limpiar la casa, ponerme al corriente con la gente allá y darles pastura a mis vacas.

Mujer de 71 años.

Por lo pronto y quien sabe hasta cuándo, sigue aguantar. Continuar en la espera del añorado anuncio “ya pueden volver”.

Foto: Jesús Verdugo │ El Sol de Sinaloa

GOBIERNO DEL ESTADO CIEGO Y SORDO

El Gobernador Quirino Ordaz Coppel, continúa su gobierno a distancia, haciendo política por Twitter y hablando sólo del estadio de futbol mazatleco. Sin embargo, el tema de la violencia, el de los desplazados, no lo quiere reconocer y asegura que la seguridad es un tema que se tienen solucionado en una de las entidades más conflictivas de México.



Lee más aquí

Culiacán, Sin.- El abuelo ha logrado mantenerse en pie gracias a un viejo bastón hecho de palo. Apenas puede caminar. Tiene más de 70 años y la vista cansada. A estas horas del mediodía, el calor le hace sudar.

En silencio, su postura y semblante expresa que no está feliz. Que no se siente en su hogar y que desea regresar a su casa llena de árboles, en Bagrecitos, Tepuche. Él no habla, dice su nuera, “porque se enfermó de tristeza.”

El hombre vive ahora en la periferia de una ciudad que no se parece a su pueblo, pues ha cambiado el enverdecido monte por el gris del asfalto. Su familia está compuesta por ocho personas, entre ellas, dos bebés.

Foto: Jesús Verdugo │ El Sol de Sinaloa

Puedes leer: Poder Legislativo se aprueba 452 millones de pesos para el 2021

Todos los días se reúnen en el patio frontal de una precaria vivienda que rentan, no por elección, sino forzados por los maleantes que atentaron en Bagrecitos. Se sientan no sólo a esperar a que el día pase, sino a que pase el tiempo, para poder regresar a sus siembras de frutas y tubérculos, a los arroyos naturales y a dormir debajo de los árboles frondosos que mitigan el calor.

De los ochos que viven en un pequeño cuarto, el hombre más joven y esposo de una de las madres de los dos menores, es el único que trabaja. Todo el día ayuda como albañil y la paga es poca.

Foto: Jesús Verdugo │ El Sol de Sinaloa

Lee Aquí: Arbitraria e ilegal la destitución de diputados en BCS: Sergio Jacobo

“Mi marido es el que sale a trabajar y va y viene, nosotros aquí nos la pasamos aburridos. A veces platicamos con los vecinos, pero pues no es las misma a estar allá en el rancho”, dice la joven de 21 años de edad.

NO SE ADAPTAN

Los días que han pasado desde la última semana de junio, cuando más de 50 familias salieron horrorizadas por la violencia, han sido una eternidad. Los desplazados relatan que por más que quieren no se adaptan, sobre todo los viejos, que vivían desde hace más de 37 años en Bagrecitos.

Foto: Jesús Verdugo │ El Sol de Sinaloa

Lee también: Se extenderá la canícula en Culiacán

En los rostros de estas personas no reconocidas por el estado, hay resignación, pero más esperanza, para tener que dejar de “aguantar” pisar un suelo que no es suyo y cobijar se en un techo ajeno y caluroso por el que pagan renta.

Los precios para salvaguardar su vida son caros: renta, agua, transporte, calor… cosas que no contemplaban en Bagrecitos. Allá en el pueblo no debían pagar una cuota mensual, ni siquiera agua, porque la toman del arroyo y de luz, era poco, porque el aire acondicionado no es una necesidad como en Culiacán. La vida en la sierra es tranquila, aunque se encuentre manchada de sangre y cubierta de balas.

Foto: Jesús Verdugo │ El Sol de Sinaloa

SUEÑO DEL RETORNO

Lo único que consiguieron traer consigo el trágico día, fue miedo y un cambio de ropa, el que ya vestían. Pero han podido acudir esporádicamente a recuperar ropa, documentos para pedir empleo, algunos muebles y darles de comer a su ganado. Estos pequeños viajes los han hecho escoltados por la Guardia Nacional, y dicen, son paseos que les dan nostalgia y esperanza.

“Cuando vamos se me llenan los ojos del verde del monte. Veo mi casa, mis animales. Todo lo que sé que es de donde yo soy. Esos paseos para ir por cosas o a limpiar, me gustan, porque de perdida estoy ahí un ratito”, dice la mujer de 70 años de edad.

Foto: Jesús Verdugo │ El Sol de Sinaloa

Por la temporada, las mujeres de esa familia, dicen que estarían sembrando pepino, maíz o sandía. Tomando una siesta en la hamaca que, ahora, cuelga de un flaco árbol y un tronco seco en la vivienda que deben rentar. La añoranza de volver a casa es tanta que, todos ahí, ya saben qué será lo primero que harán a volver.

Limpiar la casa, ponerme al corriente con la gente allá y darles pastura a mis vacas.

Mujer de 71 años.

Por lo pronto y quien sabe hasta cuándo, sigue aguantar. Continuar en la espera del añorado anuncio “ya pueden volver”.

Foto: Jesús Verdugo │ El Sol de Sinaloa

GOBIERNO DEL ESTADO CIEGO Y SORDO

El Gobernador Quirino Ordaz Coppel, continúa su gobierno a distancia, haciendo política por Twitter y hablando sólo del estadio de futbol mazatleco. Sin embargo, el tema de la violencia, el de los desplazados, no lo quiere reconocer y asegura que la seguridad es un tema que se tienen solucionado en una de las entidades más conflictivas de México.



Lee más aquí

Local

El tiempo, la mejor carta contra el cáncer

Teresa Patrón sobrevivió al cáncer de mama y ahora ayuda a otros a recuperarse, a través de asociación altruista de voluntariado

Local

Las batallas de la doctora Montoya

Para luchar contra el Covid-19, Idriz Montoya todo los días se encomienda a Dios: “padre, cuídame, protégeme, bendíceme”

Deportes

Skarlett  “La niña que vino del mar”

Desde los seis meses de edad, la joven nadadora ha estado familiarizada con el agua, donde ha hecho gran carrera deportiva

Local

Desplazados de la sierra, en busca de una esperanza

A pesar del fondo de 40 millones, la Sedeso no invierte en vivienda para los desplazados por la violencia en Sinaloa

Local

El tiempo, la mejor carta contra el cáncer

Teresa Patrón sobrevivió al cáncer de mama y ahora ayuda a otros a recuperarse, a través de asociación altruista de voluntariado

Local

Las batallas de la doctora Montoya

Para luchar contra el Covid-19, Idriz Montoya todo los días se encomienda a Dios: “padre, cuídame, protégeme, bendíceme”

Deportes

Skarlett  “La niña que vino del mar”

Desde los seis meses de edad, la joven nadadora ha estado familiarizada con el agua, donde ha hecho gran carrera deportiva

Local

Padres buscan conversión hasta con brujos

Muchos de los que tienen un hijo homosexual, emplean desde tratamientos psiquiátricos, psicológicos, hasta espirituales, con la finalidad de cambiar la orientación sexual e identidad

Finanzas

Presentan plan para la estación Tulum del Tren Maya

Las propuestas recibidas van de los 3.5 a los 3.7 millones de pesos por el anteproyecto