/ sábado 21 de noviembre de 2020

El triple duelo de Magui Tiznado

Por las noches, los pensamientos negativos las invadían, hasta que logró superar las pérdidas

Culiacán, Sin.- Es marzo de 2020, en las noticias no hay otro tema más que los primeros casos de coronavirus en México y en su soledad, Margarita Tiznado Zamora, tiene en sus pensamientos, el temor de un contagio y el duelo por la pérdida de su tía, madre y hermana. El panorama en un año de pandemia, era desalentador, hasta que su “ángel”, una terapeuta, llegó a salvarla.

En la casa grande, Magui, de 60 años, se sumergió en un estado de tristeza y dolor que no la dejaba más que estar en su habitación acostada en su cama, mientras se hacía a la idea de que, por primera vez en su vida, iba a estar sola y su único contacto con sus familiares y amigos sería a través del celular.

Los días pasaban y la señora Margarita veía en cada cuarto cientos de cosas que le recordaba a su hermana, la persona con quien había acordado pasar el resto de su vida, pero que hace cuatro años falleció a sus 60 años.

En otro rincón de la habitación estaban también las memorias de su madre, quien dos años después de la muerte de su hermana, su estado de salud se fue deteriorando y aunque Magui agarró el coraje para cuidar ahora su mamá, ella no logró vencer una enfermedad.

En una época que era difícil para Magui, el tener el acompañamiento de sus familiares y amigos cercanos, aportó mucho para seguir avanzando en su vida, pero ahora que su tía murió en marzo, en medio de una contingencia sanitaria, el salir a la calle dejó de ser opción, quedándose encerrada por quien sabe cuánto tiempo.

Foto: Cortesía│ Margarita Tiznado Zamora

LLEGA LA PANDEMIA

Terminó marzo, llegó abril, mayo y junio y su vida dejó de tener sentido, el cuidado en el hogar dejó de ser una prioridad, la ropa sucia se fue apilando en el bote, las comidas preparadas se convirtieron en cualquier alimento que le diera la fuerza suficiente para seguir y el contacto con su familia era cada vez que contestaba uno de las decenas de mensajes que tenía en su buzón.

Fueron por las noches, cuando a Magui le llegaban pensamientos negativos, “demonios”, como ella los llamó, quienes la incitaban a no vivir por haber pasado años cuidando a enfermos que al final perdían la batalla y la dejaban sola. La pregunta constante era ¿por qué a mí?

“Siempre con el problema de que Dios mío no puedo salir, me quedé sola en mi casa, estaba en una situación, todo lo que fue abril, mayo y junio, más o menos me la pasé muy, muy mal”, explicó.

Ya en junio, una sobrina de Magui vio que su estado de salud mental se estaba deteriorando, por no hacer ninguna actividad en casa y sus únicas salidas era a la casa de un sobrino que en todo este tiempo la procuro mucho y una que otra vez que salía por el mandado.

En su miedo de contagiarse, el buscar ayuda profesional para terminar su proceso de duelo no era opción, aunque sabía que su sobrina que trabaja en el Sistema DIF Sinaloa la podía asesorar. Al final, en una semana de junio, empezó un proceso de terapia por llamada con la señora Lucy, a quien desde la primera consulta de dos horas le tuvo la confianza para iniciar su sanación.

Foto: Cortesía│ Margarita Tiznado Zamora

NUEVO COMIENZO

Magui al empezar a tener más sesiones de terapia, en el día, en la tarde o en la noche, empezó a percibir en su psicóloga a una persona para soltar todos sus pensamientos y en los momentos que “los demonios” regresaban, Lucy era quien la sacaba de ese hoyo, mientras en el proceso, aprendía nuevas estrategias para soltarlos ella misma.

Para su suerte, encontró en su terapeuta, una amiga con quien hablar de otras cosas, como sus recuerdos de infancia en Guasave, municipio en donde vive Lucy y que, con las llamadas, las sesiones las llegó a sentir como si fueran presenciales.

“A mí fue lo que me sacó adelante, el que yo haya sacado todos mis problemas que tenía acumulado, yo siempre le he dicho a Lucy que es un ángel que me vino a sacar los demonios que tenía, porque en una situación así, si puedes hacer cualquier locura”, señaló.

Foto: Cortesía │ Pixabay

Una vez que empezó a soltar todas las emociones que tenía acumuladas por cuatro largos años de dedicarse a cuidar a sus familiares enfermos, con su seguridad recuperada, la pila de ropa sucia que era anormal en su casa, empezó a bajar.

El cambio notorio fue cuando el hablar de su hermana, mamá y tía con amigos y familiares ya no la destrozaba, por entender que las tenía que dejar y mientras ella siguiera con vida, no tenía que descuidar su salud, por lo que, dejó de comer alimentos chatarra y volvió a disfrutar de cocinar, aunque sea solo para ella.

Seguían pasando las semanas y aprovechando que el local que renta es una estética, llamó a la estilista para hacerse un cambio de imagen, se arregló el cabello y las uñas, sintiendo como volvía a renacer. Ahora a su grupo de amigas “casineras” que también pasan tiempo en confinamiento, les recomienda hacer lo mismo.

Foto: Archivo │El Sol de Sinaloa

SUPERACIÓN

Han pasado ocho meses desde que Magui se quedó sola en casa y en las últimas semanas, la casa que duró vacía por un tiempo, corren una niña de tres y 13 años, hijas de una sobrina que recibió de manera temporal y aunque ya estaba acostumbrada a estar sola, la adolescente se ha convertido en su compañera del día.

Te puede interesar: Lucy Cervantes, Un ángel consejero en la pandemia

El reunirse con sus amigas del casino ya se ha vuelto una realidad durante la pandemia, eso sí con los cuidados que Magui requiere al ser considerada como una persona vulnerable al coronavirus y sus visitas a comer a la casa de su sobrino permanecen como una distracción y satisfacción por seguir adelante.

Ahora Magui vive en paz con los recuerdos de su madre, hermana y tía, disfruta de la nueva etapa de su vida al haber cumplido recientemente 60 años y a pesar de que su historia es diferente a como lo había planeado, acepta las nuevas experiencias que el destino le tiene preparado.





Lee más aquí↓



Culiacán, Sin.- Es marzo de 2020, en las noticias no hay otro tema más que los primeros casos de coronavirus en México y en su soledad, Margarita Tiznado Zamora, tiene en sus pensamientos, el temor de un contagio y el duelo por la pérdida de su tía, madre y hermana. El panorama en un año de pandemia, era desalentador, hasta que su “ángel”, una terapeuta, llegó a salvarla.

En la casa grande, Magui, de 60 años, se sumergió en un estado de tristeza y dolor que no la dejaba más que estar en su habitación acostada en su cama, mientras se hacía a la idea de que, por primera vez en su vida, iba a estar sola y su único contacto con sus familiares y amigos sería a través del celular.

Los días pasaban y la señora Margarita veía en cada cuarto cientos de cosas que le recordaba a su hermana, la persona con quien había acordado pasar el resto de su vida, pero que hace cuatro años falleció a sus 60 años.

En otro rincón de la habitación estaban también las memorias de su madre, quien dos años después de la muerte de su hermana, su estado de salud se fue deteriorando y aunque Magui agarró el coraje para cuidar ahora su mamá, ella no logró vencer una enfermedad.

En una época que era difícil para Magui, el tener el acompañamiento de sus familiares y amigos cercanos, aportó mucho para seguir avanzando en su vida, pero ahora que su tía murió en marzo, en medio de una contingencia sanitaria, el salir a la calle dejó de ser opción, quedándose encerrada por quien sabe cuánto tiempo.

Foto: Cortesía│ Margarita Tiznado Zamora

LLEGA LA PANDEMIA

Terminó marzo, llegó abril, mayo y junio y su vida dejó de tener sentido, el cuidado en el hogar dejó de ser una prioridad, la ropa sucia se fue apilando en el bote, las comidas preparadas se convirtieron en cualquier alimento que le diera la fuerza suficiente para seguir y el contacto con su familia era cada vez que contestaba uno de las decenas de mensajes que tenía en su buzón.

Fueron por las noches, cuando a Magui le llegaban pensamientos negativos, “demonios”, como ella los llamó, quienes la incitaban a no vivir por haber pasado años cuidando a enfermos que al final perdían la batalla y la dejaban sola. La pregunta constante era ¿por qué a mí?

“Siempre con el problema de que Dios mío no puedo salir, me quedé sola en mi casa, estaba en una situación, todo lo que fue abril, mayo y junio, más o menos me la pasé muy, muy mal”, explicó.

Ya en junio, una sobrina de Magui vio que su estado de salud mental se estaba deteriorando, por no hacer ninguna actividad en casa y sus únicas salidas era a la casa de un sobrino que en todo este tiempo la procuro mucho y una que otra vez que salía por el mandado.

En su miedo de contagiarse, el buscar ayuda profesional para terminar su proceso de duelo no era opción, aunque sabía que su sobrina que trabaja en el Sistema DIF Sinaloa la podía asesorar. Al final, en una semana de junio, empezó un proceso de terapia por llamada con la señora Lucy, a quien desde la primera consulta de dos horas le tuvo la confianza para iniciar su sanación.

Foto: Cortesía│ Margarita Tiznado Zamora

NUEVO COMIENZO

Magui al empezar a tener más sesiones de terapia, en el día, en la tarde o en la noche, empezó a percibir en su psicóloga a una persona para soltar todos sus pensamientos y en los momentos que “los demonios” regresaban, Lucy era quien la sacaba de ese hoyo, mientras en el proceso, aprendía nuevas estrategias para soltarlos ella misma.

Para su suerte, encontró en su terapeuta, una amiga con quien hablar de otras cosas, como sus recuerdos de infancia en Guasave, municipio en donde vive Lucy y que, con las llamadas, las sesiones las llegó a sentir como si fueran presenciales.

“A mí fue lo que me sacó adelante, el que yo haya sacado todos mis problemas que tenía acumulado, yo siempre le he dicho a Lucy que es un ángel que me vino a sacar los demonios que tenía, porque en una situación así, si puedes hacer cualquier locura”, señaló.

Foto: Cortesía │ Pixabay

Una vez que empezó a soltar todas las emociones que tenía acumuladas por cuatro largos años de dedicarse a cuidar a sus familiares enfermos, con su seguridad recuperada, la pila de ropa sucia que era anormal en su casa, empezó a bajar.

El cambio notorio fue cuando el hablar de su hermana, mamá y tía con amigos y familiares ya no la destrozaba, por entender que las tenía que dejar y mientras ella siguiera con vida, no tenía que descuidar su salud, por lo que, dejó de comer alimentos chatarra y volvió a disfrutar de cocinar, aunque sea solo para ella.

Seguían pasando las semanas y aprovechando que el local que renta es una estética, llamó a la estilista para hacerse un cambio de imagen, se arregló el cabello y las uñas, sintiendo como volvía a renacer. Ahora a su grupo de amigas “casineras” que también pasan tiempo en confinamiento, les recomienda hacer lo mismo.

Foto: Archivo │El Sol de Sinaloa

SUPERACIÓN

Han pasado ocho meses desde que Magui se quedó sola en casa y en las últimas semanas, la casa que duró vacía por un tiempo, corren una niña de tres y 13 años, hijas de una sobrina que recibió de manera temporal y aunque ya estaba acostumbrada a estar sola, la adolescente se ha convertido en su compañera del día.

Te puede interesar: Lucy Cervantes, Un ángel consejero en la pandemia

El reunirse con sus amigas del casino ya se ha vuelto una realidad durante la pandemia, eso sí con los cuidados que Magui requiere al ser considerada como una persona vulnerable al coronavirus y sus visitas a comer a la casa de su sobrino permanecen como una distracción y satisfacción por seguir adelante.

Ahora Magui vive en paz con los recuerdos de su madre, hermana y tía, disfruta de la nueva etapa de su vida al haber cumplido recientemente 60 años y a pesar de que su historia es diferente a como lo había planeado, acepta las nuevas experiencias que el destino le tiene preparado.





Lee más aquí↓



Local

Covid-19 no cede en Culiacán; se mantiene como el municipio con más casos

Con 241 casos la capital se mantiene. Ala delantera, le sigue Mazatlán con 63, Ahome con 51 y Guasave con 32

Local

AMLO y Quirino supervisan la Presa Santa María

Donde se reiniciarán los trabajos este lunes

Local

Informe de Estrada Ferreiro se pone "perro"

Un canino irrumpió el presídium mientras se proyectaban los aciertos de la administración

Deportes

Desde Zárate ante Nakayama hasta Bautista contra Vizcarra

Hubo otras figuras que no alcanzaron a disputar un título del mundo

Local

Covid-19 no cede en Culiacán; se mantiene como el municipio con más casos

Con 241 casos la capital se mantiene. Ala delantera, le sigue Mazatlán con 63, Ahome con 51 y Guasave con 32

Local

AMLO y Quirino supervisan la Presa Santa María

Donde se reiniciarán los trabajos este lunes

Policiaca

FGE no acredita responsabilidad de detenido en caso Muñiz

Señalando que se continúa en la obtención de pruebas que determinen la identificación de los presuntos responsables del Comandante Muñiz

Local

Informe de Estrada Ferreiro se pone "perro"

Un canino irrumpió el presídium mientras se proyectaban los aciertos de la administración

Local

No hay deuda económica pero sí en tema de seguridad: JEF

Previo a rendir su segundo informe, comentó sus logros y pendientes en temas de seguridad con Culiacán