/ sábado 11 de julio de 2020

El regreso de la carreta de “Don Robert”

Durante el día, el comerciante, no deja de mostrarse positivo, alegre y amable con las personas que llegan a su negocio

Culiacán, Sin.- Con 51 años de trayectoria como marisquero, Don Robert se enfrentó en los últimos meses, a uno de los retos más grandes que ha tenido en su vida, al verse obligado a parar su negocio y, por ende, dejar de recibir recursos por un prolongado tiempo a causa de la pandemia. Además de que de nueva cuenta se corrió el rumor de que había fallecido, cuando goza de buena salud a sus 80 años.

Roberto Nava López, dueño de mariscos “Don Robert”, es un comerciante que desde 1969 instaló su carreta en la calle Rafael Buelna Tenorio y avenida Ruperto Paliza, lugar en donde, poco a poco, se fue ganando la confianza y el cariño de decenas de personas, por su actitud amable que lo caracteriza y su sazón.

Al igual que cientos de pequeños empresarios, Don Robert tuvo que dejar su carreta de mariscos y resguardarse en casa. Primero por salud y después porque muchos negocios del centro tuvieron que cerrar por mandato federal.

Tiempo en el que surgió una nota en que decían que había fallecido por Covid-19, pero que al no ser la primera vez que se corre un rumor de esa naturaleza hacía su persona, el marisquero dice que ya está “curado de espantos”. Sin embargo, su preocupación fue el daño emocional que atravesaron sus seres queridos, quienes al enterarse que seguía con vida, no dudaron en llamarlo con lágrimas en los ojos.

Para mí no me afecta, ni me perjudica en lo mínimo, porque ya habían rumorado otros años cuando he parado por cansancio, decían que se murió Don Roberto, con una que me ahogué, otra que me había muerto.

Don Robert

BAJO RESGUARDO

Desde finales de marzo y hasta julio, Don Robert se quedó solo resguardado en su casa y con la ayuda de uno de sus nueve hijos, tuvo los cuidados que ocupaba para no contagiarse de la enfermedad, obedeciendo los protocolos de sanidad y caminando solo de un cuarto a otro, pasando de puerta a puerta y asomándose al exterior para ver cómo estaba el mundo.

Su intención siempre fue volver a trabajar a su negocio en el centro, en donde guarda cientos de memorias y amistades que ha logrado por su labor como marisquero. Pero, por varias semanas, solo estuvo "limitado, sujetado y pues ni modo, hasta donde se pueda y como se pueda”.

Finalmente, el ocho de julio, Don Robert desempolvó su carreta de mariscos a eso de las cuatro de la mañana, esa hora que por años ha sido el inicio de su rutina diaria. Ahora la intención es salir de la adversidad, sin importar que empieza “tambaleando”, pero que después se va a recuperar.

Foto: Jesús Verdugo │ El Sol de Sinaloa

Puedes leer: Alzan la voz comerciantes de la Morelos en contra de calles peatonales

Expresó Don Robert lo más difícil es el dinero, sin dinero no baila el chango, para todo se ocupa el peso, poquito o mucho, pero de perdida hay como solventar el gasto, pero sin poder trabajar y si no ganas nada, se reciente más.

En su regreso a la nueva normalidad, Don Robert siempre ha sido consciente de la importancia de cumplir con los protocolos de sanidad y ahora de vuelta a la calle, el cubrebocas forma parte de su atuendo, además de su sombrero, lentes y mandil que utilizan los marisqueros.

VENCER A LA ADVERSIDAD

Pese a que la situación es crítica, el comerciante en su segundo día de trabajo no deja de mostrarse positivo, alegre y amable con las personas que llegan a su negocio a comer, a comprar algún producto o simplemente a pasar a saludar y “echar la platicada”.

Tal y como sucedió el primer día que, al poder hablar con sus amigos, se fue hasta las 20:00 horas, cuando normalmente se va por la tarde, al irse quedando sola la calle a cómo van pasando las horas.

Como tengo unos conocidos, viera que me la paso bien y sobra de que platicar con varias personas, amistades, conocidos, vecinos y amigos de todo.

Marisquero


Foto: Jesús Verdugo │ El Sol de Sinaloa

Lee Aquí: Congreso del Estado debe 12 MDP a trabajadores de Hospital Pediátrico

Dejando en el pasado, esos cuestionamientos que se hizo cuando tuvo que cerrar, al no saber qué iba a hacer ahora en su vida para ganar unos pesos y el temor que esto provocó, Don Robert está decidido a seguir trabajando como marisquero, esa profesión que aprendió en su juventud gracias a uno de sus hermanos.

Pero gracias a él, mire, aquí está todavía sus enseñanzas y por ese motivo, me quedé aquí y me fui quedando y me quedé y me quedé, ahora ya soy de aquí, si me corren no me voy, reconoció entre risas.

AL MAL TIEMPO…

Recordando la frase “al mal tiempo buena cara”, Don Robert está preparado para hacer frente a la pandemia trabajando en lo que se ha convertido en su segundo hogar, “así de fácil, no queda de otra, buen ánimo y vamos a ver que hacemos”, trabajando hasta que el cuerpo aguante.

Aunque en el primer día las ventas fueron mínimas, al ser pocas las personas que saben que ya volvió a abrir y el cierre de varios negocios, los pocos pesos que obtuvo son bien recibidos, al tener ahora dinero para de perdida para comprar un café más y azúcar.

Ya se ve un poco más de movimiento, pero la calle estaba sola, dice don Robert, antes de la pandemia era un carrerio que parece como si fuera una gran avenida, pero ahorita no, está muy calmado.

La esperanza de Don Robert es que poco a poco los negocios que están en su alrededor empiecen a subir sus cortinas, para que sus trabajadores regresen a su carreta a degustar sus platillos y poder saber que ha sido de ellos durante la pandemia.

Ahora, el marisquero vive una nueva faceta en su vida, esa que jamás pensó que llegaría a su vida y a la de miles de personas, sin perder que “mientras me dejen trabajar aquí y pueda, le vamos a echar hasta donde se pueda”.

El mensaje que Don Robert envía a Culiacán es que “ya estamos aquí para todas aquellas personas, conocidos, amigos, vecinos que me conocen de muchos años, aquí estamos de nuevo y como le digo, hasta donde el cuerpo aguante y desearles lo mejor, que se cuiden mucho, seamos obedientes y tomen las indicaciones médicas”.

EL SUSTO

Hace unas semanas surgió el rumor en redes sociales que Don Robert había fallecido, pero la noticia falsa pronto fue aclarada.

Lo más difícil es el dinero, sin dinero no baila el chango, para todo se ocupa el peso, poquito o mucho.

Roberto Nava, marisquero


PARA SABER

Desde hace medio siglo, Don Robert ha saciado el hambre de miles de clientes con los mariscos preparados, y dice que todavía le queda tiempo para seguir preparando.


Lee más aquí

Culiacán, Sin.- Con 51 años de trayectoria como marisquero, Don Robert se enfrentó en los últimos meses, a uno de los retos más grandes que ha tenido en su vida, al verse obligado a parar su negocio y, por ende, dejar de recibir recursos por un prolongado tiempo a causa de la pandemia. Además de que de nueva cuenta se corrió el rumor de que había fallecido, cuando goza de buena salud a sus 80 años.

Roberto Nava López, dueño de mariscos “Don Robert”, es un comerciante que desde 1969 instaló su carreta en la calle Rafael Buelna Tenorio y avenida Ruperto Paliza, lugar en donde, poco a poco, se fue ganando la confianza y el cariño de decenas de personas, por su actitud amable que lo caracteriza y su sazón.

Al igual que cientos de pequeños empresarios, Don Robert tuvo que dejar su carreta de mariscos y resguardarse en casa. Primero por salud y después porque muchos negocios del centro tuvieron que cerrar por mandato federal.

Tiempo en el que surgió una nota en que decían que había fallecido por Covid-19, pero que al no ser la primera vez que se corre un rumor de esa naturaleza hacía su persona, el marisquero dice que ya está “curado de espantos”. Sin embargo, su preocupación fue el daño emocional que atravesaron sus seres queridos, quienes al enterarse que seguía con vida, no dudaron en llamarlo con lágrimas en los ojos.

Para mí no me afecta, ni me perjudica en lo mínimo, porque ya habían rumorado otros años cuando he parado por cansancio, decían que se murió Don Roberto, con una que me ahogué, otra que me había muerto.

Don Robert

BAJO RESGUARDO

Desde finales de marzo y hasta julio, Don Robert se quedó solo resguardado en su casa y con la ayuda de uno de sus nueve hijos, tuvo los cuidados que ocupaba para no contagiarse de la enfermedad, obedeciendo los protocolos de sanidad y caminando solo de un cuarto a otro, pasando de puerta a puerta y asomándose al exterior para ver cómo estaba el mundo.

Su intención siempre fue volver a trabajar a su negocio en el centro, en donde guarda cientos de memorias y amistades que ha logrado por su labor como marisquero. Pero, por varias semanas, solo estuvo "limitado, sujetado y pues ni modo, hasta donde se pueda y como se pueda”.

Finalmente, el ocho de julio, Don Robert desempolvó su carreta de mariscos a eso de las cuatro de la mañana, esa hora que por años ha sido el inicio de su rutina diaria. Ahora la intención es salir de la adversidad, sin importar que empieza “tambaleando”, pero que después se va a recuperar.

Foto: Jesús Verdugo │ El Sol de Sinaloa

Puedes leer: Alzan la voz comerciantes de la Morelos en contra de calles peatonales

Expresó Don Robert lo más difícil es el dinero, sin dinero no baila el chango, para todo se ocupa el peso, poquito o mucho, pero de perdida hay como solventar el gasto, pero sin poder trabajar y si no ganas nada, se reciente más.

En su regreso a la nueva normalidad, Don Robert siempre ha sido consciente de la importancia de cumplir con los protocolos de sanidad y ahora de vuelta a la calle, el cubrebocas forma parte de su atuendo, además de su sombrero, lentes y mandil que utilizan los marisqueros.

VENCER A LA ADVERSIDAD

Pese a que la situación es crítica, el comerciante en su segundo día de trabajo no deja de mostrarse positivo, alegre y amable con las personas que llegan a su negocio a comer, a comprar algún producto o simplemente a pasar a saludar y “echar la platicada”.

Tal y como sucedió el primer día que, al poder hablar con sus amigos, se fue hasta las 20:00 horas, cuando normalmente se va por la tarde, al irse quedando sola la calle a cómo van pasando las horas.

Como tengo unos conocidos, viera que me la paso bien y sobra de que platicar con varias personas, amistades, conocidos, vecinos y amigos de todo.

Marisquero


Foto: Jesús Verdugo │ El Sol de Sinaloa

Lee Aquí: Congreso del Estado debe 12 MDP a trabajadores de Hospital Pediátrico

Dejando en el pasado, esos cuestionamientos que se hizo cuando tuvo que cerrar, al no saber qué iba a hacer ahora en su vida para ganar unos pesos y el temor que esto provocó, Don Robert está decidido a seguir trabajando como marisquero, esa profesión que aprendió en su juventud gracias a uno de sus hermanos.

Pero gracias a él, mire, aquí está todavía sus enseñanzas y por ese motivo, me quedé aquí y me fui quedando y me quedé y me quedé, ahora ya soy de aquí, si me corren no me voy, reconoció entre risas.

AL MAL TIEMPO…

Recordando la frase “al mal tiempo buena cara”, Don Robert está preparado para hacer frente a la pandemia trabajando en lo que se ha convertido en su segundo hogar, “así de fácil, no queda de otra, buen ánimo y vamos a ver que hacemos”, trabajando hasta que el cuerpo aguante.

Aunque en el primer día las ventas fueron mínimas, al ser pocas las personas que saben que ya volvió a abrir y el cierre de varios negocios, los pocos pesos que obtuvo son bien recibidos, al tener ahora dinero para de perdida para comprar un café más y azúcar.

Ya se ve un poco más de movimiento, pero la calle estaba sola, dice don Robert, antes de la pandemia era un carrerio que parece como si fuera una gran avenida, pero ahorita no, está muy calmado.

La esperanza de Don Robert es que poco a poco los negocios que están en su alrededor empiecen a subir sus cortinas, para que sus trabajadores regresen a su carreta a degustar sus platillos y poder saber que ha sido de ellos durante la pandemia.

Ahora, el marisquero vive una nueva faceta en su vida, esa que jamás pensó que llegaría a su vida y a la de miles de personas, sin perder que “mientras me dejen trabajar aquí y pueda, le vamos a echar hasta donde se pueda”.

El mensaje que Don Robert envía a Culiacán es que “ya estamos aquí para todas aquellas personas, conocidos, amigos, vecinos que me conocen de muchos años, aquí estamos de nuevo y como le digo, hasta donde el cuerpo aguante y desearles lo mejor, que se cuiden mucho, seamos obedientes y tomen las indicaciones médicas”.

EL SUSTO

Hace unas semanas surgió el rumor en redes sociales que Don Robert había fallecido, pero la noticia falsa pronto fue aclarada.

Lo más difícil es el dinero, sin dinero no baila el chango, para todo se ocupa el peso, poquito o mucho.

Roberto Nava, marisquero


PARA SABER

Desde hace medio siglo, Don Robert ha saciado el hambre de miles de clientes con los mariscos preparados, y dice que todavía le queda tiempo para seguir preparando.


Lee más aquí

Local

Sigue Culiacán como el municipio con más contagios

La Secretaría de Salud, reporto que se dieron de alta a 81 pacientes

Local

De urgencia, sacan a “El Rino” del penal de Aguaruto y lo internan en un hospital

Familiares denunciaron que el interno llevaba días enfermo de Covid-19 y no era atendido por las autoridades

Mundo

Nueva York regalará cubrebocas en los autobuses

La Autoridad Metropolitana del Transporte espera llevar el servicio a 400 unidades antes de que concluya este mes

Política

"Haríamos mucho daño": dice alcalde de Morelia sobre plan contra Covid-19 de Aureoles

El edil de Morelia advirtió que el dinero dejará de ser fundamental en las elecciones, será la capacidad de organización lo que determine a los candidatos electos

Gossip

Panteón Rococó se adapta a la crisis y abre tienda virtual

La agrupación explica cómo enfrenta la crisis por la falta de conciertos

Celebridades

Intensamente | Me comí como un kilo de perico: Jorge Medina

Jorge Medina, exvocalista de La Arrolladora Banda El Limón, asegura que él no quería ser cantante. Vivió épocas doradas y excesos en la agrupación

Sociedad

"Me acostumbré al cansancio": mamá y papá tras 120 días de confinamiento

Atender la salud emocional de los cuidadores, como mamás, papás, e incluso tíos, tías y abuelos, es fundamental para crear una red de apoyo familiar para niños y niñas

Gossip

Genoveva Martínez estrena la tercera temporada de Esta historia me suena

La tercera entrega del programa se inspira en historias de canciones que aunque no son el hit del momento, han generado desde siempre instantes entrañables