/ lunes 6 de febrero de 2023

El Cártel de Sinaloa extiende sus dominios a Chiapas; buscan dominar la frontera sur

Los papeles de la SEDENA revelan el avance de los capos sinaloenses y sus coroneles en territorio colindante con Guatemala

Culiacán, Sin.- El estado de Chiapas se ha convertido clave en el tráfico de drogas proveniente de Sudamérica y Centroamérica para el Cártel de Sinaloa, que en los últimos años ha logrado arrebatar territorios e imponerse a las células locales que operan en la franja fronteriza con Guatemala para ensanchar los dominios de una organización delictiva que ha sabido adaptarse a los cambios geopolíticos.

Así, la SEDENA documentó en sus informes confidenciales, extraídos por el colectivo Guacamaya, que la organización dirigida por los hijos de Joaquín Guzmán Loera e Ismael Zambada García, buscan extender cada más su presencia, lo que de 2020 a la fecha se ha traducido en choques violentos con otros grupos criminales que pretenden el control de este corredor natural de tráfico de drogas, armas e indocumentados.

Puedes leer: Relevo en el narco: estos son los nuevos capos y grupos del Cártel de Sinaloa

De acuerdo con un documento extraído del Guacamaya Leaks, la SEDENA enfoca sus esfuerzos de trabajo en cuatro células criminales que trabajan a su vez para los grandes cárteles de la droga, pero es el de Sinaloa el que más coroneles tiene.

El Sol de Sinaloa reveló en su edición de 3 de enero pasado que en junio de 2022 la SEDENA conectó a un grupo de presuntos narcotraficantes con Juan José Esparragoza Jiménez, “El Cora”, hijo del finado Juan José Esparragoza Moreno, “El Azul”, quien a su vez mantenía acuerdo de venta de drogas al menudeo con Ovidio Guzmán López, “El Ratón”.

Del municipio de San Francisco Pujiltic, se identificó al líder criminal Luis Alejandro Cruz Ruiz, “Don Alex” o “El Pelón”, como el conecte directo con los de Culiacán.

Ahora, en otro papel de inteligencia militar, se expone a los principales miembros que le operan a la organización de “Los Chapitos” y de Ismael Zambada García, “El Mayo”, y la relevancia que ha cobrado para estos barones del crimen organizado la plaza de Chiapas.

El estado de Chiapas se ha convertido clave en el tráfico de drogas proveniente de Sudamérica y Centroamérica para el Cártel de Sinaloa. Foto: Kevin Chicuate | El Sol de Sinaloa


¿Qué recolecta la Sedena?

De acuerdo con el documento de inteligencia, el estado de Chiapas es atractivo para los grupos criminales debido a su colindancia con Guatemala.

“Las estructuras de narcotraficantes han aprovechado las diferentes vías (aéreas, terrestres, pluviales, marítimas y férreas), así como los pasos formales e informales que existen en la frontera, para introducir drogas a nuestro país con destino a los Estados Unidos”, señala el documento clasificado.

De los grandes cárteles, operan acaparando la mayor parte del territorio, el de Sinaloa (el documento lo nombra “Cártel del Pacífico”), luego sigue el de Jalisco Nueva Generación y en menor medida, el del Golfo.

Pero según los datos, se trata de células asociadas cuyas principales actividades son además del trasiego de drogas, también el tráfico de armas, de personas, lavado de dinero así como el robo y venta de hidrocarburos.

El grupo de Sinaloa, sin embargo, su principal negocio en la frontera es el transporte de cocaína procedente de Sudamérica, usando el corredor de Centroamérica.

“Se considera que Sinaloa opera de manera independiente, percibiendo que trata de mantener la hegemonía sobre las células delictivas locales”, apunta la información enviada desde por los analistas militares.

En cambio, el grupo de Jalisco mantiene una presencia más en Guatemala, y ha intentado adentrarse sobre la franja fronteriza de la zona de las Lagunas de Montebello, un paso irregular de frontera.

De ahí, la SEDENA identificó a varias células de carácter local, pero todas ellas territoriales y con poder bélico en cuyos territorios los asociados de los barones sinaloenses no han logrado penetrar.

Se trata de “Los Collazo Gómez y/o “Chamula Power”, que dominan San Cristóbal de las Casas, región central; “Los Pelones” o “Los Coyotes”, con presencia en los municipios de La Concordia, Venustiano Carranza, Las Rosas, Tzimol y Socoltenango, así como “Los Chumises”, afines a Sinaloa, y presencia en Joaquín Gutiérrez, municipio de Frontera Comalapa.

El gobierno de Estados Unidos comienza apresurar las peticiones de extradición de capos relacionados al cártel de Sinaloa. Foto: Cortesía | Fiscalía General de la República


Chiapanecos-sinaloenses

En la recolección de datos de campo la SEDENA pone como blancos a los asociados de los sinaloenses. En total son 12 lugartenientes que controlan la costa pacífica y la franja con Guatemala que va de Los Montes Azules, una zona que antes era el enclave de la guerrilla zapatista del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), hasta los municipios centrales de Comalapa y La Trinitaria.

En su documento interno el Ejército colocó nombres, apodos y, en la mayoría de los casos, una fotografía para identificarlos. Se trata de Faustino Damián Castro, “El Patrón”, Juan Manuel Valdovinos Mendoza, “El Fraile”, Isidro Rivera Ramírez, “El Chilo”, Juan Arellano Jaimes, “El Negro”, Juan Gómez Morales, alias “Juan Changarro”, Andrés Damián Peñalosa Gómez, Horacio de la Cruz Masarigos, “El Botana”, Bladimir López Orantes, “El Arqui”, Ludí Beltrán Pérez Alfaro, Byron Arturo Rodas Vázquez, Leonardo de Santiago Martinez, alias “El Sinaloense” y Álvaro Cruz Montejo, “El Chabocho.

No se trata de simples narcocaciques de la región, sino de sujetos activos que, junto con sus células, apoyan a los líderes sinaloenses al trasiego de drogas, pues el modus operandis del Cártel es tener en Chiapas bases de apoyo para que aeronaves y vehículos “tanqueen” en su viaje desde Sudamérica y Centroamérica hasta el norte del país.

Guatemala blinda su frontera

Esta situación no es ajena al gobierno guatemalteco, el cual después de la captura de Ovidio Guzmán López, reforzó la seguridad de la frontera con Chiapas con el envío de más de 300 elementos de su Ejército para impedir la incursión de grupos criminales que pudieran desatar la violencia en la región.

Lo anterior lo confirmó el ministro de Gobernación de Guatemala, David Napoleón Barrientos, en una entrevista que concedió a El Sol de Sinaloa en enero pasado.

“Tememos que la captura de Ovidio Guzmán sea aprovechada por los grupos rivales al Cártel de Sinaloa para tratar de adueñarse de los terrenos y los mecanismos de tráfico de estupefacientes que este grupo lidera en Guatemala. Tememos también que otros líderes de esa organización criminal intentan refugiarse en nuestro país”, dijo el funcionario guatemalteco.

Barrientos indicó que en el gobierno del presidente Alejandro Giammattei hay una preocupación por prevenir brotes de violencia, y para ello también solicitó el apoyo de agencias internacionales, como Interpol, para evitar cualquier incursión de narcos mexicanos.

“Enviamos a 300 elementos del Ejército a la frontera, los cuales se suman a otros 500 que ya vigilaban la zona, por si pudiera haber algún traslado de estos grupos hacia el lado guatemalteco que pudieran desatar una guerra. Prevemos que la violencia aumente no sólo en México, sino también en Guatemala, porque los grupos que se dedican a esta actividad ilegal tienen contactos en ambos países, pero además sus líderes pueden buscar venir a Guatemala a refugiarse”, dijo el ministro.

En 1993, “El Chapo” Guzmán fue detenido por el Ejército guatemalteco y entregado al gobiernomexicano luego de que el entonces joven capo intentaba ocultarse en ese país tras el escándalo del asesinado del Cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo, cuya muerte ocurrió en un aparente fuego cruzado con pistoleros de los hermanos Arellano Félix.

En aquella ocasión, Guatemala fue la última frontera del “Chapo.”

Culiacán, Sin.- El estado de Chiapas se ha convertido clave en el tráfico de drogas proveniente de Sudamérica y Centroamérica para el Cártel de Sinaloa, que en los últimos años ha logrado arrebatar territorios e imponerse a las células locales que operan en la franja fronteriza con Guatemala para ensanchar los dominios de una organización delictiva que ha sabido adaptarse a los cambios geopolíticos.

Así, la SEDENA documentó en sus informes confidenciales, extraídos por el colectivo Guacamaya, que la organización dirigida por los hijos de Joaquín Guzmán Loera e Ismael Zambada García, buscan extender cada más su presencia, lo que de 2020 a la fecha se ha traducido en choques violentos con otros grupos criminales que pretenden el control de este corredor natural de tráfico de drogas, armas e indocumentados.

Puedes leer: Relevo en el narco: estos son los nuevos capos y grupos del Cártel de Sinaloa

De acuerdo con un documento extraído del Guacamaya Leaks, la SEDENA enfoca sus esfuerzos de trabajo en cuatro células criminales que trabajan a su vez para los grandes cárteles de la droga, pero es el de Sinaloa el que más coroneles tiene.

El Sol de Sinaloa reveló en su edición de 3 de enero pasado que en junio de 2022 la SEDENA conectó a un grupo de presuntos narcotraficantes con Juan José Esparragoza Jiménez, “El Cora”, hijo del finado Juan José Esparragoza Moreno, “El Azul”, quien a su vez mantenía acuerdo de venta de drogas al menudeo con Ovidio Guzmán López, “El Ratón”.

Del municipio de San Francisco Pujiltic, se identificó al líder criminal Luis Alejandro Cruz Ruiz, “Don Alex” o “El Pelón”, como el conecte directo con los de Culiacán.

Ahora, en otro papel de inteligencia militar, se expone a los principales miembros que le operan a la organización de “Los Chapitos” y de Ismael Zambada García, “El Mayo”, y la relevancia que ha cobrado para estos barones del crimen organizado la plaza de Chiapas.

El estado de Chiapas se ha convertido clave en el tráfico de drogas proveniente de Sudamérica y Centroamérica para el Cártel de Sinaloa. Foto: Kevin Chicuate | El Sol de Sinaloa


¿Qué recolecta la Sedena?

De acuerdo con el documento de inteligencia, el estado de Chiapas es atractivo para los grupos criminales debido a su colindancia con Guatemala.

“Las estructuras de narcotraficantes han aprovechado las diferentes vías (aéreas, terrestres, pluviales, marítimas y férreas), así como los pasos formales e informales que existen en la frontera, para introducir drogas a nuestro país con destino a los Estados Unidos”, señala el documento clasificado.

De los grandes cárteles, operan acaparando la mayor parte del territorio, el de Sinaloa (el documento lo nombra “Cártel del Pacífico”), luego sigue el de Jalisco Nueva Generación y en menor medida, el del Golfo.

Pero según los datos, se trata de células asociadas cuyas principales actividades son además del trasiego de drogas, también el tráfico de armas, de personas, lavado de dinero así como el robo y venta de hidrocarburos.

El grupo de Sinaloa, sin embargo, su principal negocio en la frontera es el transporte de cocaína procedente de Sudamérica, usando el corredor de Centroamérica.

“Se considera que Sinaloa opera de manera independiente, percibiendo que trata de mantener la hegemonía sobre las células delictivas locales”, apunta la información enviada desde por los analistas militares.

En cambio, el grupo de Jalisco mantiene una presencia más en Guatemala, y ha intentado adentrarse sobre la franja fronteriza de la zona de las Lagunas de Montebello, un paso irregular de frontera.

De ahí, la SEDENA identificó a varias células de carácter local, pero todas ellas territoriales y con poder bélico en cuyos territorios los asociados de los barones sinaloenses no han logrado penetrar.

Se trata de “Los Collazo Gómez y/o “Chamula Power”, que dominan San Cristóbal de las Casas, región central; “Los Pelones” o “Los Coyotes”, con presencia en los municipios de La Concordia, Venustiano Carranza, Las Rosas, Tzimol y Socoltenango, así como “Los Chumises”, afines a Sinaloa, y presencia en Joaquín Gutiérrez, municipio de Frontera Comalapa.

El gobierno de Estados Unidos comienza apresurar las peticiones de extradición de capos relacionados al cártel de Sinaloa. Foto: Cortesía | Fiscalía General de la República


Chiapanecos-sinaloenses

En la recolección de datos de campo la SEDENA pone como blancos a los asociados de los sinaloenses. En total son 12 lugartenientes que controlan la costa pacífica y la franja con Guatemala que va de Los Montes Azules, una zona que antes era el enclave de la guerrilla zapatista del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), hasta los municipios centrales de Comalapa y La Trinitaria.

En su documento interno el Ejército colocó nombres, apodos y, en la mayoría de los casos, una fotografía para identificarlos. Se trata de Faustino Damián Castro, “El Patrón”, Juan Manuel Valdovinos Mendoza, “El Fraile”, Isidro Rivera Ramírez, “El Chilo”, Juan Arellano Jaimes, “El Negro”, Juan Gómez Morales, alias “Juan Changarro”, Andrés Damián Peñalosa Gómez, Horacio de la Cruz Masarigos, “El Botana”, Bladimir López Orantes, “El Arqui”, Ludí Beltrán Pérez Alfaro, Byron Arturo Rodas Vázquez, Leonardo de Santiago Martinez, alias “El Sinaloense” y Álvaro Cruz Montejo, “El Chabocho.

No se trata de simples narcocaciques de la región, sino de sujetos activos que, junto con sus células, apoyan a los líderes sinaloenses al trasiego de drogas, pues el modus operandis del Cártel es tener en Chiapas bases de apoyo para que aeronaves y vehículos “tanqueen” en su viaje desde Sudamérica y Centroamérica hasta el norte del país.

Guatemala blinda su frontera

Esta situación no es ajena al gobierno guatemalteco, el cual después de la captura de Ovidio Guzmán López, reforzó la seguridad de la frontera con Chiapas con el envío de más de 300 elementos de su Ejército para impedir la incursión de grupos criminales que pudieran desatar la violencia en la región.

Lo anterior lo confirmó el ministro de Gobernación de Guatemala, David Napoleón Barrientos, en una entrevista que concedió a El Sol de Sinaloa en enero pasado.

“Tememos que la captura de Ovidio Guzmán sea aprovechada por los grupos rivales al Cártel de Sinaloa para tratar de adueñarse de los terrenos y los mecanismos de tráfico de estupefacientes que este grupo lidera en Guatemala. Tememos también que otros líderes de esa organización criminal intentan refugiarse en nuestro país”, dijo el funcionario guatemalteco.

Barrientos indicó que en el gobierno del presidente Alejandro Giammattei hay una preocupación por prevenir brotes de violencia, y para ello también solicitó el apoyo de agencias internacionales, como Interpol, para evitar cualquier incursión de narcos mexicanos.

“Enviamos a 300 elementos del Ejército a la frontera, los cuales se suman a otros 500 que ya vigilaban la zona, por si pudiera haber algún traslado de estos grupos hacia el lado guatemalteco que pudieran desatar una guerra. Prevemos que la violencia aumente no sólo en México, sino también en Guatemala, porque los grupos que se dedican a esta actividad ilegal tienen contactos en ambos países, pero además sus líderes pueden buscar venir a Guatemala a refugiarse”, dijo el ministro.

En 1993, “El Chapo” Guzmán fue detenido por el Ejército guatemalteco y entregado al gobiernomexicano luego de que el entonces joven capo intentaba ocultarse en ese país tras el escándalo del asesinado del Cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo, cuya muerte ocurrió en un aparente fuego cruzado con pistoleros de los hermanos Arellano Félix.

En aquella ocasión, Guatemala fue la última frontera del “Chapo.”

Cultura

La Universidad Autónoma de Sinaloa anuncia el XXIX Festival Internacional Universitario de la Cultura 2024

Este evento, se llevará a cabo del 5 al 12 de mayo, ofreciendo un total de 226 actividades artísticas

Policiaca

Era de Badiraguato, joven encontrado sin vida en Mojolo

La víctima fue reportada como desaparecido un día antes, trabajaba de mesero en la capital del estado

Local

Productores buscan precio de garantía para comercialización de maíz en Sinaloa

El presidente de la CNC en Sinaloa, dijo que el precio solicitado como un intermedio sería de 6 mil pesos para los productores del estado

Local

Detienen a una persona y aseguran nueve unidades en operativo por arrancones

Hasta el momento las autoridades solo han identificado carreras en el malecón Sánchez Alonso

Gossip

Carín León hará historia en Stagecoach el próximo viernes 26 de abril

El cantante se convertirá en el primer artista en español en tocar tanto en Stagecoach como en Coachella

Local

Construirán nuevo paso deprimido en el norte de Culiacán, en el bulevar Orquídeas

La obra tardará un año en concluirse un año, se proyecta que culminará en mayo del 2025 y tendrá un costo de 200 millones de pesos