/ sábado 19 de marzo de 2022

Detrás de las cruces: La ruta de las vendettas

Entre Culiacán y Navolato, hay historias de muertes criminales, pero también en accidentes

En un tramo de menos de 40 kilómetros, hay 227 cenotafios que hablan de muerte, enfrentamientos como ecos del pasado, de vendettas que marcaron a una generación, pero también de falta de precaución a la hora de viajar en vehículos.

La muerte en la carretera Culiacán-Navolato a diario está al asecho, la gente que vive a la orilla de la rúa, ya ve o escucha con normalidad el ulular de las sirenas, la estridencia que ocasiona un choque, el retumbar de una ametralladora o el comentar que se estrelló un carro y hubo muertos.

Puedes leer: Los brujos y curanderos de la pandemia

Hace poco más de una década, esta ruta que parece una línea recta, que se desprende de Aguaruto y alcanza a la comunidad de Altata, fue testigo de constantes choques armados; eran sicarios de los Carrillo Fuentes que se enfrentaban contra grupos del Cártel de Sinaloa, dirigido entonces por Joaquín Guzmán Loera e Ismael Zambada García.

En noviembre de 2008, todo el 94 Batallón de Infantería lo atravesó para ir en busca de los Carrillo; la tropa iba bajo el mando del general Noé Sandoval Alcázar, comandante de la Novena Zona Militar. Un año después, el comando de las Equis encabezado por El Macho Prieto y El Chino Ántrax, también surcó este “río” de chapopote para cazar a sus enemigos. De todo esto, muchos cenotafios son memoria de aquellos años de guerras intestinas.

MEMORIALES PARA DIFUNTOS

¡Allá está uno…! ¡Acá está otro…!, exclaman transeúntes al no dar alcance para contar estas cruces y capillas. En medio de arbotantes, flores, anuncios, sobresalen los cenotafios, algunos bien adornados, otros en menor escala, tienen flores artificiales y uno que otro, flores frescas que un familiar lo recordó en el lugar que murió.

En esta carretera, encontramos una tradición sagrada, que durante años ha persistido como un elogio a los que se han vuelto invisibles después de un accidente o después de morir bajo las balas furiosas del crimen organizado.

Foto: Mario Ibarra | El Sol de Sinaloa

En la carretera hay de todo. Hay quienes lo recuerdan con una cruz, una capillita, les pone flores, aunque cada vez se ven menos, se han ido difuminándose cual la memoria de un pueblo que olvida, por eso es que cuando nos encontramos con una, resulta realmente cautivador atrevernos a imaginar su historia.

Los automovilistas si ponen atención al paisaje urbano, pueden observar que en menos de un kilómetro, están diseminados hasta seis cenotafios, todos recordando, algunos con mantas colgadas de la capillita, que ahí falleció tal o cual persona.

ACOSTUMBRARSE A MORIR

“Uno ya está acostumbrado a ver este tipo de cosas, como al ruido que ocasionan las ambulancias tanto para recoger muertos, heridos y enfermos”, señala el señor Antonio Aréchiga.

Foto: Mario Ibarra | El Sol de Sinaloa

El señor Aréchiga quien tiene un negocio de pan a la orilla de la carretera Culiacán a Navolato, destaca que los accidentes de todo tipo, es algo cotidiano, incluso, aclara que había más cenotafios, pero que con la modernidad, o algunos negocios que se instalan a la orilla de la carretera, los van quitando.

¡Uy… uy…uy…! exclama la señora Beneranda Partida, al señalar que hay muchos epitafios, pero eran más, pero que debido a que hay mucho vandalismo por éstos lugares, los destruyen.

“Mira, los jóvenes a veces vienen de la playa bien ahogados, vienen jugando carreras, sin ninguna precaución, los que no se estrellan, otros se bajan a destruir las cruces, tal parece que les molesta que les recuerden que si no se portan bien, ahí van a quedar…aunque gracias a Dios, la verdad, son más los que se salvan porque a como vienen, no sé cómo se salvan, a nosotros nos ha tocado auxiliar a algunos”, indica.

Foto: Mario Ibarra | El Sol de Sinaloa

“Es una forma dolorosa de recordar la situación en la que falleció mi padre, es un proceso de duelo para recordarlo, es algo así como una negación de la forma en que murió mi padre por la irresponsabilidad de unos borrachos, es algo que no se acepta del todo fácilmente”, señala Mónica Astrid Lafarga, quien en ese momento acude al cenotafio colocado a un lado de la carretera.

EN EL OLVIDO

Sin embargo, hay otros cenotafios que se pierden entre la maleza, no hay nadie que los rescate, otros, resultan un peligro, porque no se ven bien y pueden ocasionar un accidente al chocar contra el montón de cemento y fierro.

¡En ésta carretera, muchos transeúntes vienen buscando la muerte…! señala Guillermo Zazueta.

Foto: Mario Ibarra | El Sol de Sinaloa

Dicen que las cruces y las capillitas, la mayoría son por accidentes, pero también hay de personas que han caído por ráfagas de ametralladoras, o bien, que han ido a tirar el cadáver a la orilla de la carretera.

“Aquí hay de todo como en botica, muchos son de jóvenes que se les hace fácil tomar la carretera en autopistas, por las noches, nada más se escucha el ruido de motores, o a veces, el rugir de metrallas, aunque no es muy seguido”, señala un estudiante de preparatoria.

Foto: Mario Ibarra | El Sol de Sinaloa

Los cenotafios sobre este camino, se ha convertido en una especie de ofrenda, un escenario que da lugar a instantes sagrados póstumos, donde las personas llevan flores, veladoras o incluso placeres materiales que solían gustarle al que pereció en aquél lugar, aunque en la carretera, lo que más se ve, son pedazos de vehículos que quedaron en el lugar, después de un choque, o los casquillos del arma con el que fueron ejecutados.

En un tramo de menos de 40 kilómetros, hay 227 cenotafios que hablan de muerte, enfrentamientos como ecos del pasado, de vendettas que marcaron a una generación, pero también de falta de precaución a la hora de viajar en vehículos.

La muerte en la carretera Culiacán-Navolato a diario está al asecho, la gente que vive a la orilla de la rúa, ya ve o escucha con normalidad el ulular de las sirenas, la estridencia que ocasiona un choque, el retumbar de una ametralladora o el comentar que se estrelló un carro y hubo muertos.

Puedes leer: Los brujos y curanderos de la pandemia

Hace poco más de una década, esta ruta que parece una línea recta, que se desprende de Aguaruto y alcanza a la comunidad de Altata, fue testigo de constantes choques armados; eran sicarios de los Carrillo Fuentes que se enfrentaban contra grupos del Cártel de Sinaloa, dirigido entonces por Joaquín Guzmán Loera e Ismael Zambada García.

En noviembre de 2008, todo el 94 Batallón de Infantería lo atravesó para ir en busca de los Carrillo; la tropa iba bajo el mando del general Noé Sandoval Alcázar, comandante de la Novena Zona Militar. Un año después, el comando de las Equis encabezado por El Macho Prieto y El Chino Ántrax, también surcó este “río” de chapopote para cazar a sus enemigos. De todo esto, muchos cenotafios son memoria de aquellos años de guerras intestinas.

MEMORIALES PARA DIFUNTOS

¡Allá está uno…! ¡Acá está otro…!, exclaman transeúntes al no dar alcance para contar estas cruces y capillas. En medio de arbotantes, flores, anuncios, sobresalen los cenotafios, algunos bien adornados, otros en menor escala, tienen flores artificiales y uno que otro, flores frescas que un familiar lo recordó en el lugar que murió.

En esta carretera, encontramos una tradición sagrada, que durante años ha persistido como un elogio a los que se han vuelto invisibles después de un accidente o después de morir bajo las balas furiosas del crimen organizado.

Foto: Mario Ibarra | El Sol de Sinaloa

En la carretera hay de todo. Hay quienes lo recuerdan con una cruz, una capillita, les pone flores, aunque cada vez se ven menos, se han ido difuminándose cual la memoria de un pueblo que olvida, por eso es que cuando nos encontramos con una, resulta realmente cautivador atrevernos a imaginar su historia.

Los automovilistas si ponen atención al paisaje urbano, pueden observar que en menos de un kilómetro, están diseminados hasta seis cenotafios, todos recordando, algunos con mantas colgadas de la capillita, que ahí falleció tal o cual persona.

ACOSTUMBRARSE A MORIR

“Uno ya está acostumbrado a ver este tipo de cosas, como al ruido que ocasionan las ambulancias tanto para recoger muertos, heridos y enfermos”, señala el señor Antonio Aréchiga.

Foto: Mario Ibarra | El Sol de Sinaloa

El señor Aréchiga quien tiene un negocio de pan a la orilla de la carretera Culiacán a Navolato, destaca que los accidentes de todo tipo, es algo cotidiano, incluso, aclara que había más cenotafios, pero que con la modernidad, o algunos negocios que se instalan a la orilla de la carretera, los van quitando.

¡Uy… uy…uy…! exclama la señora Beneranda Partida, al señalar que hay muchos epitafios, pero eran más, pero que debido a que hay mucho vandalismo por éstos lugares, los destruyen.

“Mira, los jóvenes a veces vienen de la playa bien ahogados, vienen jugando carreras, sin ninguna precaución, los que no se estrellan, otros se bajan a destruir las cruces, tal parece que les molesta que les recuerden que si no se portan bien, ahí van a quedar…aunque gracias a Dios, la verdad, son más los que se salvan porque a como vienen, no sé cómo se salvan, a nosotros nos ha tocado auxiliar a algunos”, indica.

Foto: Mario Ibarra | El Sol de Sinaloa

“Es una forma dolorosa de recordar la situación en la que falleció mi padre, es un proceso de duelo para recordarlo, es algo así como una negación de la forma en que murió mi padre por la irresponsabilidad de unos borrachos, es algo que no se acepta del todo fácilmente”, señala Mónica Astrid Lafarga, quien en ese momento acude al cenotafio colocado a un lado de la carretera.

EN EL OLVIDO

Sin embargo, hay otros cenotafios que se pierden entre la maleza, no hay nadie que los rescate, otros, resultan un peligro, porque no se ven bien y pueden ocasionar un accidente al chocar contra el montón de cemento y fierro.

¡En ésta carretera, muchos transeúntes vienen buscando la muerte…! señala Guillermo Zazueta.

Foto: Mario Ibarra | El Sol de Sinaloa

Dicen que las cruces y las capillitas, la mayoría son por accidentes, pero también hay de personas que han caído por ráfagas de ametralladoras, o bien, que han ido a tirar el cadáver a la orilla de la carretera.

“Aquí hay de todo como en botica, muchos son de jóvenes que se les hace fácil tomar la carretera en autopistas, por las noches, nada más se escucha el ruido de motores, o a veces, el rugir de metrallas, aunque no es muy seguido”, señala un estudiante de preparatoria.

Foto: Mario Ibarra | El Sol de Sinaloa

Los cenotafios sobre este camino, se ha convertido en una especie de ofrenda, un escenario que da lugar a instantes sagrados póstumos, donde las personas llevan flores, veladoras o incluso placeres materiales que solían gustarle al que pereció en aquél lugar, aunque en la carretera, lo que más se ve, son pedazos de vehículos que quedaron en el lugar, después de un choque, o los casquillos del arma con el que fueron ejecutados.

Local

¡Ni corridos ni reggaetón! Pide ayuntamiento no reproducir música violenta

Esta iniciativa está enfocada a regular el uso de obras musicales con contenido inadecuado para eventos en los cuales estén presentes adolescentes y niños

Local

Convirtieron el Jardín Botánico en cantina: defensores del Parque Ecológico

Representantes y el diputado de Morena, Juan Torres Navarro, señalan que para tocar ese tema y otros de interés público le han pedido audiencia al gobernador, pero que no los quiere atender

Local

Juan Torres truena contra Rocha Moya nombramiento de Fernando Pucheta

Asegura el legislador federal Juan Torres Navarro que Fernando Pucheta tiene cinco denuncias de cuando fue alcalde de Mazatlán y todavía con estos antecedentes lo hacen funcionario estatal

Sociedad

Incendian unidades de transporte y vehículos en varios municipios de Baja California

La gobernadora de BC condenó los hechos de violencia e informó que ya hay detenidos

Doble Vía

¿Cuánto cuesta la felicidad? Conoce lo que deberías ganar para ser feliz, según la ciencia

Un estudio te dice cuánto dinero se necesita ganar anualmente para ser feliz

Sociedad

México roza los 7 millones de contagios Covid

La Secretaría de Salud informo en su reporte que en un día el país sumó 11 mil 892 casos

Mundo

Salman Rushdie está conectado a un ventilador y perdería un ojo, informa su agente

El agente de Rushdie, Andrew Wylie dijo para el diario The New York Times, que su condición es grave

Sociedad

Alan González: ¿Quién era el locutor asesinado en Ciudad Juárez?

En Chihuahua, grupos armados provocaron una serie de eventos violentos que provocaron la muerte de Allan González