/ sábado 25 de mayo de 2019

Desapariciones: una tragedia nacional

En México cerca de 40 mil personas se encuentran desaparecidas; en Sinaloa, por lo menos suman 5 mil en los últimos 12 años

Culiacán, Sin.- Las fosas clandestinas ya están en casi todo el país. Durante los últimos 12 años se ha vivido en un contexto de violencia que ha de-sencadenado múltiples violaciones a los derechos humanos y, entre ellas, una de las más graves ha sido la desaparición de aproximadamente 40 mil personas en todo el país, de las cuales formalmente 2 mil 500 corresponden a Sinaloa, pero la cifra negra estimada se eleva a 5 mil.

Las cifras son aportadas por Paola Alejandra Ramírez González, integrante de la organización Grupo de Investigaciones en Antropología Social y Forense, y por el presidente de la no gubernamental Comisión de Defensa de los Derechos Humanos de Sinaloa (CDDHS), Leonel Aguirre Meza.

La primera participó el sábado 18 de mayo en el Segundo Congreso Internacional “Prevención social del delito, la violencia y las adicciones para la construcción de la paz” que organiza la Facultad de Derecho de la UAS, y ahí presentó un panorama nacional del problema de las de-sapariciones forzadas.

Leonel Aguirre, rindió su informe anual de labores el 21 de mayo, fecha del aniversario luctuoso de una de las fundadoras de la CDDHS, y también advirtió que las desapariciones forzadas en Sinaloa son un grave problema.

Paola Alejandra incluso presentó en su ponencia la “Guía de búsqueda de personas desaparecidas con un enfoque de la verdad y la justicia”, pero en su intervención aclaró que quienes andan recorriendo comunidades y parajes desolados lo primero que aclaran es que no buscan culpables ni tampoco justicia, que lo único que quieren es encontrar a sus familiares.

Quien incluso ha participado en la búsqueda de fosas clandestinas acompañando a varios colectivos, entre ellos al de Las Rastreadores, del municipio de El Fuerte, explica que quienes buscan cuerpos también pueden encontrar problemas y corren el riesgo de ser nuevas víctimas de los delincuentes.

Sin embargo, ubica a Las Rastreadores como un colectivo exitoso en su objetivo, pues ha logrado ubicar a 163 cuerpos enterrados en fosas clandestinas, de los cuales 120 han sido debidamente identificados.

También, dice, se tiene el dato que hay cerca de 700 personas desaparecidas cuya edad varía de los 16 a los 30 años.

Este colectivo, expuso, se desplaza prácticamente por la mitad del estado de Sinaloa, pues recorre los municipios de Choix, El Fuerte, Ahome, Sinaloa, Salvador Alvarado, Angostura y Mocorito.

La búsqueda, dice porque le consta, se lleva a cabo por barrancos, cerros, y terrenos desolados con climas desérticos donde no solo abundan los animales ponzoñosos que pueden inyectarles su veneno, sino que también corren el riesgo de ser asesinados por células del crimen organizado.

COLECTIVOS

Como desde el 2006 se ha disparado en muchas entidades el problema de las de-sapariciones forzadas de personas que posteriormente son encontrados en fosas clandestinas, explica que esa es la razón por la cual han proliferado los colectivos de mujeres y hombres que por su propia cuenta y con sus propios recursos salen a buscar posibles fosas clandestinas.

Ante esta situación, explicó, el Grupo de Investigaciones en Antropología Social y Forense decidió elaborar la citada guía de búsqueda de personas desaparecidas, que implica una metodología de investigación colaborativa con los mismos colectivos y familiares de personas desaparecidas, y que incluye una serie de recomendaciones tendientes a preservar la integridad de quienes andan en busca de fosas clandestinas.

Por la violencia que implica el hecho de una desaparición forzada y su entierro clandestino, Paola Alejandra explica que muchas fosas clandestinas se ubican gracias a información que se proporciona de manera anónima.

Precisamente para estos casos, dijo, en la Guía se hacen varias recomendaciones, tales como “No buscar de manera solitaria. Es importante acompañarse de personas de confianza durante todo el proceso para organizar la búsqueda, tomar decisiones y compartir momentos difíciles”.

Es de vital importancia --se explica-- contar con el apoyo de otras personas y organizaciones que también buscan a sus familiares, para proteger la vida y hacer visible el delito ante la sociedad y autoridades, fortaleciendo las exigencias en las acciones de búsqueda.

Sin embargo, en la guía se recomienda “pensar en una búsqueda a largo plazo. Debemos recordar que los procesos de búsqueda pueden tomar años, y que es importante estar preparadas y preparados para cambiar de planes”, ante eventuales fracasos.

También se hacen recomendaciones que pareciera están demás, pero que es necesario atenderlas, como antes de salir a campo tener en cuenta algunas medidas de seguridad y protección personal, tales como vestir pantalón de mezclilla u otra tela dura, playera o camisa de manga larga (de preferencia de color claro), usar gorra o sombrero y botas o tenis de suela gruesa, cubrir la nuca con un paliacate o paño, usar protector solar, llevar agua suficiente, fijar la hora de regreso y establecer un punto de reunión.

Hasta se recomienda no caminar por un lugar despoblado sin el acompañamiento de un guía local que conozca el terreno y advierta de los posibles peligros.

Para ubicar posibles fosas clandestinas, se instruye que se deben buscan alteraciones como compactaciones o terreno suelto, hundimientos o elevaciones, concentraciones de tierra, cambios en el color del suelo, cambios en la vegetación (maleza cortada o doblada, áreas con más o menos plantas, maleza más alta o más baja que la circundante, presencia de vegetación distinta) o actividad inusual de animales o insectos.

El uso de una varilla, dice Paola Alejandra, es obligado, pues si ésta se entierra con cierta facilidad, es indicativo de que se está ante una fosa clandestina.

A pesar de la gravedad del problema, Leonel Aguirre advierte que se sigue careciendo de una legislación adecuada que contenga una tipificación moderna.

Dado que en Sinaloa ya se tiene a una persona designada para atender la problemática, aclara que lo hará con recursos financieros muy limitados.

Aun con todo, Paola Alejandra lamenta que no obstante el encuentro de fosas clandestinas y la exhumación de los cuerpos ahí enterrados, las desapariciones forzadas continúan y obviamente siguen proliferando las fosas clandestinas.

Cinco municipios (El Fuerte, Ahome, Guasave, Culiacán y Mazatlán) son donde más fosas se han encontrado.

Paola Alejandra Ramírez,

Antropóloga.


No buscan culpables ni tampoco justicia, lo único que quieren es encontrar a sus familiares”.

Culiacán, Sin.- Las fosas clandestinas ya están en casi todo el país. Durante los últimos 12 años se ha vivido en un contexto de violencia que ha de-sencadenado múltiples violaciones a los derechos humanos y, entre ellas, una de las más graves ha sido la desaparición de aproximadamente 40 mil personas en todo el país, de las cuales formalmente 2 mil 500 corresponden a Sinaloa, pero la cifra negra estimada se eleva a 5 mil.

Las cifras son aportadas por Paola Alejandra Ramírez González, integrante de la organización Grupo de Investigaciones en Antropología Social y Forense, y por el presidente de la no gubernamental Comisión de Defensa de los Derechos Humanos de Sinaloa (CDDHS), Leonel Aguirre Meza.

La primera participó el sábado 18 de mayo en el Segundo Congreso Internacional “Prevención social del delito, la violencia y las adicciones para la construcción de la paz” que organiza la Facultad de Derecho de la UAS, y ahí presentó un panorama nacional del problema de las de-sapariciones forzadas.

Leonel Aguirre, rindió su informe anual de labores el 21 de mayo, fecha del aniversario luctuoso de una de las fundadoras de la CDDHS, y también advirtió que las desapariciones forzadas en Sinaloa son un grave problema.

Paola Alejandra incluso presentó en su ponencia la “Guía de búsqueda de personas desaparecidas con un enfoque de la verdad y la justicia”, pero en su intervención aclaró que quienes andan recorriendo comunidades y parajes desolados lo primero que aclaran es que no buscan culpables ni tampoco justicia, que lo único que quieren es encontrar a sus familiares.

Quien incluso ha participado en la búsqueda de fosas clandestinas acompañando a varios colectivos, entre ellos al de Las Rastreadores, del municipio de El Fuerte, explica que quienes buscan cuerpos también pueden encontrar problemas y corren el riesgo de ser nuevas víctimas de los delincuentes.

Sin embargo, ubica a Las Rastreadores como un colectivo exitoso en su objetivo, pues ha logrado ubicar a 163 cuerpos enterrados en fosas clandestinas, de los cuales 120 han sido debidamente identificados.

También, dice, se tiene el dato que hay cerca de 700 personas desaparecidas cuya edad varía de los 16 a los 30 años.

Este colectivo, expuso, se desplaza prácticamente por la mitad del estado de Sinaloa, pues recorre los municipios de Choix, El Fuerte, Ahome, Sinaloa, Salvador Alvarado, Angostura y Mocorito.

La búsqueda, dice porque le consta, se lleva a cabo por barrancos, cerros, y terrenos desolados con climas desérticos donde no solo abundan los animales ponzoñosos que pueden inyectarles su veneno, sino que también corren el riesgo de ser asesinados por células del crimen organizado.

COLECTIVOS

Como desde el 2006 se ha disparado en muchas entidades el problema de las de-sapariciones forzadas de personas que posteriormente son encontrados en fosas clandestinas, explica que esa es la razón por la cual han proliferado los colectivos de mujeres y hombres que por su propia cuenta y con sus propios recursos salen a buscar posibles fosas clandestinas.

Ante esta situación, explicó, el Grupo de Investigaciones en Antropología Social y Forense decidió elaborar la citada guía de búsqueda de personas desaparecidas, que implica una metodología de investigación colaborativa con los mismos colectivos y familiares de personas desaparecidas, y que incluye una serie de recomendaciones tendientes a preservar la integridad de quienes andan en busca de fosas clandestinas.

Por la violencia que implica el hecho de una desaparición forzada y su entierro clandestino, Paola Alejandra explica que muchas fosas clandestinas se ubican gracias a información que se proporciona de manera anónima.

Precisamente para estos casos, dijo, en la Guía se hacen varias recomendaciones, tales como “No buscar de manera solitaria. Es importante acompañarse de personas de confianza durante todo el proceso para organizar la búsqueda, tomar decisiones y compartir momentos difíciles”.

Es de vital importancia --se explica-- contar con el apoyo de otras personas y organizaciones que también buscan a sus familiares, para proteger la vida y hacer visible el delito ante la sociedad y autoridades, fortaleciendo las exigencias en las acciones de búsqueda.

Sin embargo, en la guía se recomienda “pensar en una búsqueda a largo plazo. Debemos recordar que los procesos de búsqueda pueden tomar años, y que es importante estar preparadas y preparados para cambiar de planes”, ante eventuales fracasos.

También se hacen recomendaciones que pareciera están demás, pero que es necesario atenderlas, como antes de salir a campo tener en cuenta algunas medidas de seguridad y protección personal, tales como vestir pantalón de mezclilla u otra tela dura, playera o camisa de manga larga (de preferencia de color claro), usar gorra o sombrero y botas o tenis de suela gruesa, cubrir la nuca con un paliacate o paño, usar protector solar, llevar agua suficiente, fijar la hora de regreso y establecer un punto de reunión.

Hasta se recomienda no caminar por un lugar despoblado sin el acompañamiento de un guía local que conozca el terreno y advierta de los posibles peligros.

Para ubicar posibles fosas clandestinas, se instruye que se deben buscan alteraciones como compactaciones o terreno suelto, hundimientos o elevaciones, concentraciones de tierra, cambios en el color del suelo, cambios en la vegetación (maleza cortada o doblada, áreas con más o menos plantas, maleza más alta o más baja que la circundante, presencia de vegetación distinta) o actividad inusual de animales o insectos.

El uso de una varilla, dice Paola Alejandra, es obligado, pues si ésta se entierra con cierta facilidad, es indicativo de que se está ante una fosa clandestina.

A pesar de la gravedad del problema, Leonel Aguirre advierte que se sigue careciendo de una legislación adecuada que contenga una tipificación moderna.

Dado que en Sinaloa ya se tiene a una persona designada para atender la problemática, aclara que lo hará con recursos financieros muy limitados.

Aun con todo, Paola Alejandra lamenta que no obstante el encuentro de fosas clandestinas y la exhumación de los cuerpos ahí enterrados, las desapariciones forzadas continúan y obviamente siguen proliferando las fosas clandestinas.

Cinco municipios (El Fuerte, Ahome, Guasave, Culiacán y Mazatlán) son donde más fosas se han encontrado.

Paola Alejandra Ramírez,

Antropóloga.


No buscan culpables ni tampoco justicia, lo único que quieren es encontrar a sus familiares”.

Local

Cero lluvias para Sinaloa y temperaturas por encima de los 45 grados

Meteorológico advierte que las lluvias casi para todo el país serán con actividad eléctrica y granizo y generadas por un canal de baja presión

Local

Estiman más de 3 mil participantes en la sexta marcha de la diversidad

*Que diputados locales aprueben matrimonio igualitario, la principal demanda"

Local

Inaugura Quirino el puente y ampliación del libramiento Arjona

Obras incluyen seis carriles, dos ciclovías y puente elevado, con inversión de 300 mdp

Local

Cero lluvias para Sinaloa y temperaturas por encima de los 45 grados

Meteorológico advierte que las lluvias casi para todo el país serán con actividad eléctrica y granizo y generadas por un canal de baja presión

New Articles

Un muerto y un herido fue el saldo de la volcadura de una camioneta

Los jóvenes salieron de la sindicatura de Palmillas donde habían estado conviviendo y tomando bebidas embriagantes.

Deportes

Caballeros está contra la pared al caer en el tercero

Gana o muere esta noche contra Mantarrayas en playoffs del Cibacopa

Deportes

Bodart se quedó con la espinita por aspirar a un título del mundo

Alejandro no debutó en el profesionalismo; ahora es entrenador y promotor

Deportes

Pelearán por acudir a los juegos de Lima 2019

Entre las sinaloenses María del Rosario Espinoza y Briseida Acosta

Policiaca

Asesinan a balazos a un hombre en Culiacán

El homicidio se registró en la entrada principal a la sindicatura de Tepuche