/ sábado 8 de febrero de 2020

Sangre y gritos amenizan el macabro escenario de Filiberto

La vida le marcó a Filiberto un punto de quiebre que definió su futuro dentro de la Cruz Roja

Culiacán, Sin.- Un camión urbano que iba saliendo del taller mecánico, con pasaje y a exceso de velocidad perdió el control y cayó en unas zanjas donde se restauraba una calle del Centro de Culiacán... era el viernes 12 de septiembre de 1986.

Filiberto Lozoya salió en la ambulancia número 4 junto a sus compañeros de servicio rumbo al camionazo del Centro. Con 23 años, una carrera de medicina en ciernes y toda la actitud solidaria de un joven dedicado a salvar vidas.

Unos heridos salieron en pie, otros más con ayuda de curiosos pero sin mayor daño que surcos de sangre producto de raspones superficiales. Filiberto evaluó y ofreció llevar a revisión a cuatro personas que podrían necesitar una mayor revisión.

Se acomodan en la ambulancia los cuatro pacientes y los socorristas, parten rumbo a la estación sin prisa pero con la sirena activada. Los autos le ceden el paso y continúan; todo normal.

Foto: Jesús Verdugo | El Sol de Sinaloa

En el cruce de Obregón y Juan José Ríos la ambulancia número 4 recibió la embestida de un camión de pasajeros de la ruta Culiacán-Costa Rica. Un impacto seco por el lado del chófer volcó la unidad haciendo retorcer el acero en formas extrañas.

De costado y chirriando quedó la ambulancia y mientras los 4 pacientes salen en pie con un gesto de horror y sorpresa por haber sorteado la muerte dos veces en menos de una hora, al frente se oyen maldiciones y gritos; es Filiberto que quedó atrapado bajo la puerta y sus pies destrozados no pueden escapar del acero.

Sangre y gritos amenizan el macabro escenario. Mientras los pacientes corren en dirección contraria, un socorrista salió en busca de un poste, tubo o palanca para sacar a Filiberto. Algunos cuentan a modo de broma que ese socorro salió en busca de un baño y no de ayuda, y es que con los años las tragedias se vuelven anécdotas de supervivencia y ¿cómo no reírse de la muerte?

Tres días inconsciente, con fractura en ambas piernas, contusión y desprendimiento de cuero cabelludo; el Fili no iba a querer seguir en Cruz Roja, decían sus compañeros. De su carrera, ni hablar: 6 meses de recuperación hicieron perderse muchos exámenes y la facultad fue firme con eso.

Foto: Jesús Verdugo | El Sol de Sinaloa

Con tropiezos y dolor, Filiberto salió adelante. Los estragos del accidente se presentaban en las charlas informales con temas fuera de contexto. Con terapia y paciencia logró estabilizarlo y a partir del tercer mes ya acudía a la estación de Cruz Roja. Se sentía lleno y a gusto.

36 años después junto a su esposa, esa mujer que lo cuidó y enamoró durante su recuperación. El veterano paramédico hace fácil memoria de lo que pasó y cuando se le pregunta por qué no dejo de ser socorrista, él dice inflando el pecho y el orgullo: si me vuelve a pasar algo similar, otra vez regresaría a ser paramédico.


Te puede interesar: Crónicas de Ambulancia: La trágica historia del niño de Loma

VALENTÍA

Ni el peor accidente de su vida hizo que Filiberto dejara de lado su pasión por continuar en Cruz Roja.

33 años han pasado desde aquel servicio que marcó su existencia y en el que aprendió a resistir para continuar en esta noble institución.


Lee más aquí:






Culiacán, Sin.- Un camión urbano que iba saliendo del taller mecánico, con pasaje y a exceso de velocidad perdió el control y cayó en unas zanjas donde se restauraba una calle del Centro de Culiacán... era el viernes 12 de septiembre de 1986.

Filiberto Lozoya salió en la ambulancia número 4 junto a sus compañeros de servicio rumbo al camionazo del Centro. Con 23 años, una carrera de medicina en ciernes y toda la actitud solidaria de un joven dedicado a salvar vidas.

Unos heridos salieron en pie, otros más con ayuda de curiosos pero sin mayor daño que surcos de sangre producto de raspones superficiales. Filiberto evaluó y ofreció llevar a revisión a cuatro personas que podrían necesitar una mayor revisión.

Se acomodan en la ambulancia los cuatro pacientes y los socorristas, parten rumbo a la estación sin prisa pero con la sirena activada. Los autos le ceden el paso y continúan; todo normal.

Foto: Jesús Verdugo | El Sol de Sinaloa

En el cruce de Obregón y Juan José Ríos la ambulancia número 4 recibió la embestida de un camión de pasajeros de la ruta Culiacán-Costa Rica. Un impacto seco por el lado del chófer volcó la unidad haciendo retorcer el acero en formas extrañas.

De costado y chirriando quedó la ambulancia y mientras los 4 pacientes salen en pie con un gesto de horror y sorpresa por haber sorteado la muerte dos veces en menos de una hora, al frente se oyen maldiciones y gritos; es Filiberto que quedó atrapado bajo la puerta y sus pies destrozados no pueden escapar del acero.

Sangre y gritos amenizan el macabro escenario. Mientras los pacientes corren en dirección contraria, un socorrista salió en busca de un poste, tubo o palanca para sacar a Filiberto. Algunos cuentan a modo de broma que ese socorro salió en busca de un baño y no de ayuda, y es que con los años las tragedias se vuelven anécdotas de supervivencia y ¿cómo no reírse de la muerte?

Tres días inconsciente, con fractura en ambas piernas, contusión y desprendimiento de cuero cabelludo; el Fili no iba a querer seguir en Cruz Roja, decían sus compañeros. De su carrera, ni hablar: 6 meses de recuperación hicieron perderse muchos exámenes y la facultad fue firme con eso.

Foto: Jesús Verdugo | El Sol de Sinaloa

Con tropiezos y dolor, Filiberto salió adelante. Los estragos del accidente se presentaban en las charlas informales con temas fuera de contexto. Con terapia y paciencia logró estabilizarlo y a partir del tercer mes ya acudía a la estación de Cruz Roja. Se sentía lleno y a gusto.

36 años después junto a su esposa, esa mujer que lo cuidó y enamoró durante su recuperación. El veterano paramédico hace fácil memoria de lo que pasó y cuando se le pregunta por qué no dejo de ser socorrista, él dice inflando el pecho y el orgullo: si me vuelve a pasar algo similar, otra vez regresaría a ser paramédico.


Te puede interesar: Crónicas de Ambulancia: La trágica historia del niño de Loma

VALENTÍA

Ni el peor accidente de su vida hizo que Filiberto dejara de lado su pasión por continuar en Cruz Roja.

33 años han pasado desde aquel servicio que marcó su existencia y en el que aprendió a resistir para continuar en esta noble institución.


Lee más aquí:






Policiaca

Buscan a colombiano desaparecido en Culiacán

Se trata de Lorenzo Giraldo, quien está desaparecido desde el 28 de abril

Local

Cuatro municipios de Sinaloa se reportan sin casos activos de Covid-19

Al pasar el estado a color verde en el semáforo epidemiológico, ningún municipio cuenta con más de 100 casos

Local

Rocha Moya presenta por todo el estado sus propuestas de gobierno

Destaca que al constituir un Estado de Bienestar su gobierno dará prioridad a la obra social y a la atención de la salud

Sociedad

Detienen a Lizbeth N, edil de Morena en Oaxaca, por desaparición de activista

Claudia Uruchurtu desapareció en inmediaciones del palacio municipal de Nochixtlán tras participar en una protesta y presentar denuncias por el desvío de recursos públicos

Policiaca

Buscan a colombiano desaparecido en Culiacán

Se trata de Lorenzo Giraldo, quien está desaparecido desde el 28 de abril

Finanzas

Hacienda reactiva estímulo para gasolina Premium

Luego de seis semanas, la dependencia otorgó un estímulo de 9.30 por ciento a la “gasolina roja”, equivalente a 40 centavos por litro

Mundo

Jurado de EU acusa a cuatro expolicías de violar derechos de George Floyd

Los cargos son por no proporcionar ayuda médica y haber violado el derecho de la víctima a quedar liberada de un uso excesivo de la fuerza

Política

Facebook elimina redes de cuentas falsas que buscaban influir en elecciones

La red social publicó su informe sobre las operaciones en las que se crean cuentas bajo identidades falsas y las utilizan para apoyar posicionamientos políticos

Ciencia

Actividad volcánica de Marte deja la posibilidad de ser un lugar habitable

Es la conclusión de un artículo publicado en la revista Icarus por el científico investigador del Instituto de Ciencias Planetarias David Horvath