/ sábado 25 de enero de 2020

Crónicas de Ambulancia: La trágica historia del niño de Loma

La fortaleza de un paramédico puede ponerse a prueba día a día pero su convicción va seguir firme, a pesar del dolor constante de la muerte.

Culiacán, Sin.- Sandra se siente cómoda con sus relatos, dice que lo que es impactante para la gente, para ella es normal. "Yo con este uniforme me siento blindada", dice mientras se toca la cruz roja de su peto.

Duda unos minutos sobre su historia cuando la relata para El Sol de Sinaloa. En 15 años de servicio pasan tantas cosas que al final todo se vuelve lo mismo, todo se hace automático. Ríe y hace memoria, escarba en servicios superficiales y los toca por encima.

Foto: Jesús Verdugo │El Sol de Sinaloa

Dice que una vez salvó a un señor que sufrió un paro cardiaco y a los meses fue a darle las gracias, pero no termina de contarlo cuando lo deja para contar de otra ocasión donde fue a darle primeros auxilios a una niña en una farmacia.

Al fondo reposa su mochila junto a un llavero de un pequeño reno con el peto de Cruz Roja; Jacinto, lo llama. Piensa en todo lo que Jacinto ha visto junto a ella. Su mente se enfoca en la tragedia, uno, dos, tres... siete casos idénticos de pacientes pediátricos se le arremolinan en la memoria, pero elige uno de los más tristes, más que por voluntad, por cortesía.

Les avisaron de un niño herido para el rumbo de la colonia Loma de Rodriguera, al norte de la ciudad. Sandra apuró todo y en cuestión de minutos ya estaban en el lugar, lista y preparada para otro servicio de esos que tanto le ocurren.

Un camión urbano mal estacionado con las puertas abiertas y un pequeño bulto lleno de sangre y lodo detrás de las llantas; su estómago se le hace chiquito al darle rostro y ver un gesto infantil apagado y manchado.

La gente se hacía bolas para ver el espectáculo, entre susurros supo que al finalizar la ruta, el chófer del camión entregó el volante a un "garbanzo" y mientras estacionaba la unidad atropelló al pequeño niño de 7 años.

DRAMATISMO

Sandra encontró un cuerpo inmóvil y flácido, con sangre escurriendo de oídos y boca pero con pulso. Un resquicio de esperanza en ese palpitar irregular le dio fuerzas para subirlo a la ambulancia.

En ese momento llegó el padre del niño, un hombre de presencia indiferente y rostro común. Su dolor se escondía en palabras: Él se fue a la escuela, según yo, él andaba allá, decía.

Subió a la ambulancia de Sandra y en un mutis frío solo se tronaba los dedos.

Sandra realizó maniobras de auscultación, reanimación y limpieza, pero las señales de vida no daban más que un pulso casi imperceptible.

Un trayecto que pareció eterno concluyó el hospital pediátrico y ahí, ahí dejó Sandra un niño con nulas probabilidades de sobrevivir, también dejó una parte de su humanidad y dolor, no quería dejar ir a ese menor.

Sandra continuó con su guardia y con su vida. Pasaron los días y los servicios hasta que por dichos de sus compañeros se enteró de que aquel niño había muerto, ahí en el hospital, lleno de lodo y sangre.

Te puede interesar: Crónicas de Ambulancia: El alumbramiento

Todavía y después de tanto, Sandra recuerda el rostro de ese niño y como no pudo sacarlo del regazo de la muerte. Que esta vez se presentó con la forma de ese garbanzo inexperto que se fue corriendo a la vista de todos mientras la responsabilidad caía en los hombros de los que vieron ese niño retorciéndose entre llantas, lodo e indiferencia.

15 son los años que lleva Sandra de servir en la Cruz Roja, una institución que le ha dejado buenas pero también dramáticas experiencias.

HECHO

Sandra encontró un cuerpo inmóvil y flácido, con sangre escurriendo de oídos y boca pero con pulso. Un resquicio de esperanza…



Lee mas aquí:



Culiacán, Sin.- Sandra se siente cómoda con sus relatos, dice que lo que es impactante para la gente, para ella es normal. "Yo con este uniforme me siento blindada", dice mientras se toca la cruz roja de su peto.

Duda unos minutos sobre su historia cuando la relata para El Sol de Sinaloa. En 15 años de servicio pasan tantas cosas que al final todo se vuelve lo mismo, todo se hace automático. Ríe y hace memoria, escarba en servicios superficiales y los toca por encima.

Foto: Jesús Verdugo │El Sol de Sinaloa

Dice que una vez salvó a un señor que sufrió un paro cardiaco y a los meses fue a darle las gracias, pero no termina de contarlo cuando lo deja para contar de otra ocasión donde fue a darle primeros auxilios a una niña en una farmacia.

Al fondo reposa su mochila junto a un llavero de un pequeño reno con el peto de Cruz Roja; Jacinto, lo llama. Piensa en todo lo que Jacinto ha visto junto a ella. Su mente se enfoca en la tragedia, uno, dos, tres... siete casos idénticos de pacientes pediátricos se le arremolinan en la memoria, pero elige uno de los más tristes, más que por voluntad, por cortesía.

Les avisaron de un niño herido para el rumbo de la colonia Loma de Rodriguera, al norte de la ciudad. Sandra apuró todo y en cuestión de minutos ya estaban en el lugar, lista y preparada para otro servicio de esos que tanto le ocurren.

Un camión urbano mal estacionado con las puertas abiertas y un pequeño bulto lleno de sangre y lodo detrás de las llantas; su estómago se le hace chiquito al darle rostro y ver un gesto infantil apagado y manchado.

La gente se hacía bolas para ver el espectáculo, entre susurros supo que al finalizar la ruta, el chófer del camión entregó el volante a un "garbanzo" y mientras estacionaba la unidad atropelló al pequeño niño de 7 años.

DRAMATISMO

Sandra encontró un cuerpo inmóvil y flácido, con sangre escurriendo de oídos y boca pero con pulso. Un resquicio de esperanza en ese palpitar irregular le dio fuerzas para subirlo a la ambulancia.

En ese momento llegó el padre del niño, un hombre de presencia indiferente y rostro común. Su dolor se escondía en palabras: Él se fue a la escuela, según yo, él andaba allá, decía.

Subió a la ambulancia de Sandra y en un mutis frío solo se tronaba los dedos.

Sandra realizó maniobras de auscultación, reanimación y limpieza, pero las señales de vida no daban más que un pulso casi imperceptible.

Un trayecto que pareció eterno concluyó el hospital pediátrico y ahí, ahí dejó Sandra un niño con nulas probabilidades de sobrevivir, también dejó una parte de su humanidad y dolor, no quería dejar ir a ese menor.

Sandra continuó con su guardia y con su vida. Pasaron los días y los servicios hasta que por dichos de sus compañeros se enteró de que aquel niño había muerto, ahí en el hospital, lleno de lodo y sangre.

Te puede interesar: Crónicas de Ambulancia: El alumbramiento

Todavía y después de tanto, Sandra recuerda el rostro de ese niño y como no pudo sacarlo del regazo de la muerte. Que esta vez se presentó con la forma de ese garbanzo inexperto que se fue corriendo a la vista de todos mientras la responsabilidad caía en los hombros de los que vieron ese niño retorciéndose entre llantas, lodo e indiferencia.

15 son los años que lleva Sandra de servir en la Cruz Roja, una institución que le ha dejado buenas pero también dramáticas experiencias.

HECHO

Sandra encontró un cuerpo inmóvil y flácido, con sangre escurriendo de oídos y boca pero con pulso. Un resquicio de esperanza…



Lee mas aquí:



Local

En Sinaloa, transporte público será más incluyente

En una primera etapa los camiones serán para Culiacán, con una unidad por ruta, con funciones para discapacitados

Salud

Hablemos de VIH con el Colectivo Inclusión

Norali Uribe, Alana Soto y Miguel Inda, nos platicaron sobre el Colectivo Inclusión en donde ofrecen ayuda a personas con VIH

Local

Mirna, un corazón que encuentra tesoros desde el 2014

La fundadora del colectivo de El Fuerte es galardonada por su incansable trabajo de encontrar a personas desaparecidas

Local

Araceli Tirado también ‘infló’ informes de Alerta de Género con drenaje

El Grupo Interinstitucional y activistas califican a Tirado como insensible y sin perspectiva de género en su gestión

Local

En Sinaloa, transporte público será más incluyente

En una primera etapa los camiones serán para Culiacán, con una unidad por ruta, con funciones para discapacitados

Local

En el Congreso del Estado, el PRI compra a diputados morenistas

El legislador Marco Antonio Zazueta acusa que los diputados “que se vendieron” votan contra el proyecto de la 4T

Finanzas

Alemán Magnani acusa golpes bajos a Interjet

Puras suposiciones, así califica el presidente de la empresa las versiones de una eventual quiebra y rescate de la aerolínea

Sociedad

Estados ponen trabas a las aplicaciones de movilidad

Debido a las legislaciones estatales, muchas apps trabajan en la ilegalidad y con ello, los choferes se arriesgan a ser sancionados o agredidos

Finanzas

Proyectan que tren eléctrico una a Cancún con ruta maya

La vía elevada que se planea conectaría la zona hotelera con el aeropuerto del principal destino turístico del país, donde una estación del Tren Maya atenderá a diario a 113 mil usuarios