/ sábado 18 de julio de 2020

Crisis económica: Lo que el Covid-19 se llevó

Son alrededor de 300 negocios del primer cuadro de la ciudad los que han bajado las cortinas a raíz de la crisis económica que arrastra el coronavirus

Culiacán, Sin. El centro comercial de Culiacán que tiene décadas de historia como un punto para encontrar todo tipo de productos, está sufriendo un cambio radical durante la pandemia por Covid-19, esa que ninguno imaginaba iba a llegar e iba a provocar la extinción de las fuentes de trabajo de un sector tan productivo de la capital sinaloense.

En las calles del primer cuadro de la ciudad, las pocas personas que se arman de valor para salir de su casa por diversas situaciones y aun con un poco de miedo a contagiarse, se han encontrado que en diversas calles los anuncios de “Se renta” están a la orden del día.

No importa la calle que los transeúntes vayan pasando, en prácticamente todas las cuadras hay por lo menos dos o tres carteles que anuncian la disponibilidad de un local que por años tuvo un giro de negocio y que por la grave crisis económica que existe, los dueños ya no tuvieron la solvencia económica para mantener los costos operativos del establecimiento.

Foto: Jesús Verdugo │El Sol de Sinaloa

En los locales que no se ve el anuncio, el cual ya es relacionado con la “muerte del comercio del centro de Culiacán”, por la cantidad de cortinas que se han bajado de manera definitiva, hay algunas personas que están sacando la mercancía para vender al 100 por ciento en línea, mientras que, en otros, el comerciante y sus colaboradores aguantan por mantenerse durante la pandemia.

No se tiene una fecha exacta de hasta cuando el coronavirus será controlado por la medicina y mientras, miles de personas se han quedado sin trabajo por la falta de flujo de dinero en las empresas, orillando a los propietarios a cerrar, disminuir el sueldo de sus empleados o dejarlos sin seguro social.

EMPLEADOS PERDIDOS

De acuerdo al Instituto Mexicano del Seguro Social (Imss), en Sinaloa, al mes de junio se redujeron 11 mil 244 empleos formales, en relación al mismo periodo del 2019. Con una tasa anual de crecimiento del menos 2.1 por ciento, mientras que a nivel nacional fue del menos 4.3 por ciento.

En el mismo reporte, se indicó que en junio bajó el número de empleos formales en menos 15 mil 208 respecto a mayo. En este rubro, se precisó que se perdieron 14 mil 326 trabajos eventuales de campo; mil 201 permanentes y se tuvo un incremento de 319 en los empleos eventuales urbanos.

La crisis que viven los empresarios no es un tema ajeno a la sociedad, ya que la mayoría de los trabajadores se han visto impactados de alguna manera. En el caso del primer cuadro de la ciudad, de acuerdo al dirigente de la unión de locatarios del centro de Culiacán, Miguel Ángel Millán, hay alrededor de 300 agremiados que tuvieron que entregar las llaves de su local.

Foto: Jesús Verdugo | El Sol de Sinaloa

Con el cierre de un gran porcentaje de los negocios del primer cuadro de la ciudad por ser catalogados por salud federal como “no esenciales”, provocó que los empresarios buscaran todo tipo de alternativa para recibir un poco de ganancias con la venta en línea, a la par de que solicitaban préstamos bancarios para poder solventar los costos operativos.

Desde marzo y hasta el primero de julio, los comercios estuvieron con las cortinas abajo y luego de volver el comerciante con solo uno, dos o ningún colaborador, el reto que se toparon fue el horario restrictivo que las autoridades impusieron de lunes a viernes de 10:00 a 17:00 horas, con calles cerradas a los vehículos y, por ende, el cambio de paradas del transporte público.

CIERRE DE BOUTIQUE

Con las crisis que parecían no desaparecer, el comerciante de más de 20 años de trayectoria, Carlos Pérez López, quien por nueve años tuvo su negocio “CyB boutique”, en la calle Ángel Flores entre Carrasco y Rubí, se vio orillado a rematar la mercancía que le quedaba para principios de julio, para poder tener un poco de ganancia y cerrar de manera definitiva.

Yo regreso y los gastos son los mismos, pero ya la venta ya no hay, vendí muy poco, entonces tenía que seguir poniendo de mi bolsa para seguir operando el negocio. Carlos


En un inicio, el comerciante aceptó de buena forma el cierre temporal del negocio por no ser esencial y al pensar que iba a ser por 15 días como habían dicho las autoridades en ese entonces, consideró que sí “la iban a hacer”, al no representar tantas pérdidas y al tener la capacidad para seguir pagando a sus dos empleadas.

Foto: Jesús Verdugo | El Sol de Sinaloa

Sin embargo, las dos semanas, se convirtieron en otras dos, en dos y hasta casi cinco meses, con la obligación de cumplir con el salario, seguro social, pago de renta (en donde recibió un descuento del 30 por ciento) y tratar de vender su mercancía a través de plataformas con la ayuda de su hijo. Lo que provocó que se quedara sin capital financiero y haya solicitado préstamos.

Dijo que nos fuimos con toda la actitud de volver en esos 15 días, el problema fue que no volvimos en 15 días y ya después fue otro mes y ya otro mes y ya después otro mes y ese fue el problema, porque nos dijeron sigan pagando la nómina, no despidan a sus empleados, sigan pagando la cuota de seguro social.

El comerciante, reconoció que de haber sabido cual sería la situación real en el tema económico para las empresas, sin operar por varias semanas en su local, habría sacado su mercancía desde el inicio, regresado el local al dueño y liquidar a sus dos empleadas, a quienes al final se tuvo que llegar a un acuerdo con el cierre.

Para Carlos Pérez esta experiencia representa “miedo, desconcierto, porque tú tienes 20 años trabajando y ves como fluye el mercado y compras y vendes y de repente todo se viene abajo y hay que cerrar los negocios y realmente no tenemos un cheque cada 15 días o un mes que alguien nos dé y no hay apoyos tampoco de gobierno”.

Ahora con un solo local en operación, el cual es administrado por su esposa con la venta de ropa para mujer en la calle Carrasco, el temor de quedarse sin ingresos no deja dormir al comerciante, quien no descarta la opción de salir a buscar trabajo hasta que se controle la situación y pueda regresar al centro en un nuevo local.

Foto: Jesús Verdugo | El Sol de Sinaloa

Preciso que ahorita lo que yo quisiera es tener una certidumbre, porque no sé qué voy a hacer, porque yo quiero buscar otro local y quiero acomodarme en otro lugar, pero como el ayuntamiento mueve, no abre, entonces, si yo me voy o rento en dos cuadras y a la siguiente semana ayuntamiento no abre o mueve los camiones, es una incertidumbre grande para el comerciante.


También lee: Sigue la entrega del Apoyo Alimentario Emergente para Artesanos sinaloenses


ANÉCDOTA

Otra de las anécdotas que están quedando en la historia del centro, es el del comerciante Marco Flores de “Iki fashion”, negocio que estuvo operando por alrededor de 17 años en la calle Rubí, entre Hidalgo y Ángel Flores. En donde, por las bajas las ventas de la zona, el negocio tuvo que ser trasladado al sector de Villa Universidad, al quedar más cerca de su hogar.

Es triste que en tres o cuatro meses haya tenido que cerrar después de casi 17 años y es triste porque se pudo haber evitado esto, porque se pudo haber administrado de otra manera el asunto de la pandemia”.

Marco

En la nostalgia de regresar al local que ahora tiene las cortinas abajo, recordó que en los meses que tuvo que cerrar no dejó de pagar a sus empleadas, pero ahora con el salario mínimo y que, al mover su negocio, mantuvo la misma plantilla laboral, en la espera de abrir en esta semana con la mercancía que ya cuenta.

Comento que no tiene mucho, pero con eso tengo que abrir, porque no puedo pedir más prestamos con mis proveedores, porque primero les tengo que pagar a mis proveedores, les tengo que pagar a los de la tarjeta, a mis familiares, es una cadenita, es difícil, la situación es difícil.

Foto: Jesús Verdugo | El Sol de Sinaloa

Historias como estas se guardan en cada uno de los locales del primer cuadro de la ciudad, en donde los comerciantes, que en su mayoría tienen años trabajando en la zona, alzan la voz para no ahogarse y hacer la mayor publicidad posible para que las personas consuman sus productos.



Lee más aquí:



Culiacán, Sin. El centro comercial de Culiacán que tiene décadas de historia como un punto para encontrar todo tipo de productos, está sufriendo un cambio radical durante la pandemia por Covid-19, esa que ninguno imaginaba iba a llegar e iba a provocar la extinción de las fuentes de trabajo de un sector tan productivo de la capital sinaloense.

En las calles del primer cuadro de la ciudad, las pocas personas que se arman de valor para salir de su casa por diversas situaciones y aun con un poco de miedo a contagiarse, se han encontrado que en diversas calles los anuncios de “Se renta” están a la orden del día.

No importa la calle que los transeúntes vayan pasando, en prácticamente todas las cuadras hay por lo menos dos o tres carteles que anuncian la disponibilidad de un local que por años tuvo un giro de negocio y que por la grave crisis económica que existe, los dueños ya no tuvieron la solvencia económica para mantener los costos operativos del establecimiento.

Foto: Jesús Verdugo │El Sol de Sinaloa

En los locales que no se ve el anuncio, el cual ya es relacionado con la “muerte del comercio del centro de Culiacán”, por la cantidad de cortinas que se han bajado de manera definitiva, hay algunas personas que están sacando la mercancía para vender al 100 por ciento en línea, mientras que, en otros, el comerciante y sus colaboradores aguantan por mantenerse durante la pandemia.

No se tiene una fecha exacta de hasta cuando el coronavirus será controlado por la medicina y mientras, miles de personas se han quedado sin trabajo por la falta de flujo de dinero en las empresas, orillando a los propietarios a cerrar, disminuir el sueldo de sus empleados o dejarlos sin seguro social.

EMPLEADOS PERDIDOS

De acuerdo al Instituto Mexicano del Seguro Social (Imss), en Sinaloa, al mes de junio se redujeron 11 mil 244 empleos formales, en relación al mismo periodo del 2019. Con una tasa anual de crecimiento del menos 2.1 por ciento, mientras que a nivel nacional fue del menos 4.3 por ciento.

En el mismo reporte, se indicó que en junio bajó el número de empleos formales en menos 15 mil 208 respecto a mayo. En este rubro, se precisó que se perdieron 14 mil 326 trabajos eventuales de campo; mil 201 permanentes y se tuvo un incremento de 319 en los empleos eventuales urbanos.

La crisis que viven los empresarios no es un tema ajeno a la sociedad, ya que la mayoría de los trabajadores se han visto impactados de alguna manera. En el caso del primer cuadro de la ciudad, de acuerdo al dirigente de la unión de locatarios del centro de Culiacán, Miguel Ángel Millán, hay alrededor de 300 agremiados que tuvieron que entregar las llaves de su local.

Foto: Jesús Verdugo | El Sol de Sinaloa

Con el cierre de un gran porcentaje de los negocios del primer cuadro de la ciudad por ser catalogados por salud federal como “no esenciales”, provocó que los empresarios buscaran todo tipo de alternativa para recibir un poco de ganancias con la venta en línea, a la par de que solicitaban préstamos bancarios para poder solventar los costos operativos.

Desde marzo y hasta el primero de julio, los comercios estuvieron con las cortinas abajo y luego de volver el comerciante con solo uno, dos o ningún colaborador, el reto que se toparon fue el horario restrictivo que las autoridades impusieron de lunes a viernes de 10:00 a 17:00 horas, con calles cerradas a los vehículos y, por ende, el cambio de paradas del transporte público.

CIERRE DE BOUTIQUE

Con las crisis que parecían no desaparecer, el comerciante de más de 20 años de trayectoria, Carlos Pérez López, quien por nueve años tuvo su negocio “CyB boutique”, en la calle Ángel Flores entre Carrasco y Rubí, se vio orillado a rematar la mercancía que le quedaba para principios de julio, para poder tener un poco de ganancia y cerrar de manera definitiva.

Yo regreso y los gastos son los mismos, pero ya la venta ya no hay, vendí muy poco, entonces tenía que seguir poniendo de mi bolsa para seguir operando el negocio. Carlos


En un inicio, el comerciante aceptó de buena forma el cierre temporal del negocio por no ser esencial y al pensar que iba a ser por 15 días como habían dicho las autoridades en ese entonces, consideró que sí “la iban a hacer”, al no representar tantas pérdidas y al tener la capacidad para seguir pagando a sus dos empleadas.

Foto: Jesús Verdugo | El Sol de Sinaloa

Sin embargo, las dos semanas, se convirtieron en otras dos, en dos y hasta casi cinco meses, con la obligación de cumplir con el salario, seguro social, pago de renta (en donde recibió un descuento del 30 por ciento) y tratar de vender su mercancía a través de plataformas con la ayuda de su hijo. Lo que provocó que se quedara sin capital financiero y haya solicitado préstamos.

Dijo que nos fuimos con toda la actitud de volver en esos 15 días, el problema fue que no volvimos en 15 días y ya después fue otro mes y ya otro mes y ya después otro mes y ese fue el problema, porque nos dijeron sigan pagando la nómina, no despidan a sus empleados, sigan pagando la cuota de seguro social.

El comerciante, reconoció que de haber sabido cual sería la situación real en el tema económico para las empresas, sin operar por varias semanas en su local, habría sacado su mercancía desde el inicio, regresado el local al dueño y liquidar a sus dos empleadas, a quienes al final se tuvo que llegar a un acuerdo con el cierre.

Para Carlos Pérez esta experiencia representa “miedo, desconcierto, porque tú tienes 20 años trabajando y ves como fluye el mercado y compras y vendes y de repente todo se viene abajo y hay que cerrar los negocios y realmente no tenemos un cheque cada 15 días o un mes que alguien nos dé y no hay apoyos tampoco de gobierno”.

Ahora con un solo local en operación, el cual es administrado por su esposa con la venta de ropa para mujer en la calle Carrasco, el temor de quedarse sin ingresos no deja dormir al comerciante, quien no descarta la opción de salir a buscar trabajo hasta que se controle la situación y pueda regresar al centro en un nuevo local.

Foto: Jesús Verdugo | El Sol de Sinaloa

Preciso que ahorita lo que yo quisiera es tener una certidumbre, porque no sé qué voy a hacer, porque yo quiero buscar otro local y quiero acomodarme en otro lugar, pero como el ayuntamiento mueve, no abre, entonces, si yo me voy o rento en dos cuadras y a la siguiente semana ayuntamiento no abre o mueve los camiones, es una incertidumbre grande para el comerciante.


También lee: Sigue la entrega del Apoyo Alimentario Emergente para Artesanos sinaloenses


ANÉCDOTA

Otra de las anécdotas que están quedando en la historia del centro, es el del comerciante Marco Flores de “Iki fashion”, negocio que estuvo operando por alrededor de 17 años en la calle Rubí, entre Hidalgo y Ángel Flores. En donde, por las bajas las ventas de la zona, el negocio tuvo que ser trasladado al sector de Villa Universidad, al quedar más cerca de su hogar.

Es triste que en tres o cuatro meses haya tenido que cerrar después de casi 17 años y es triste porque se pudo haber evitado esto, porque se pudo haber administrado de otra manera el asunto de la pandemia”.

Marco

En la nostalgia de regresar al local que ahora tiene las cortinas abajo, recordó que en los meses que tuvo que cerrar no dejó de pagar a sus empleadas, pero ahora con el salario mínimo y que, al mover su negocio, mantuvo la misma plantilla laboral, en la espera de abrir en esta semana con la mercancía que ya cuenta.

Comento que no tiene mucho, pero con eso tengo que abrir, porque no puedo pedir más prestamos con mis proveedores, porque primero les tengo que pagar a mis proveedores, les tengo que pagar a los de la tarjeta, a mis familiares, es una cadenita, es difícil, la situación es difícil.

Foto: Jesús Verdugo | El Sol de Sinaloa

Historias como estas se guardan en cada uno de los locales del primer cuadro de la ciudad, en donde los comerciantes, que en su mayoría tienen años trabajando en la zona, alzan la voz para no ahogarse y hacer la mayor publicidad posible para que las personas consuman sus productos.



Lee más aquí:



Local

Busca salud aumentar los puntos de vacunación para menores de 5 a 11 años

El secretario de Salud indicó que podrían ser el polideportivo de la UAS y el Hospital Pediátrico las nuevas sedes de inmunización contra el covid-19

Local

Medicamentos oncológicos dentro de los lotes caducados en la Secretaría de Salud

El secretario de Salud informó que asciende a 5 millones de pesos en medicamento oncológicos perdidos, esto de los 30 millones de pesos en fármacos caducados

Local

Buscará acercamiento Iniciativa ciudadana con los legisladores de Sinaloa

Tras la aprobación del aborto, exigen que pare la mutilación a la ética y a lo moral, ya que aseguran que estas decisiones van en contra de la familia

Sociedad

Entre llantos y campanadas, sepultan a sacerdotes jesuitas asesinados en Cerocahui

Con el repicar de las campanas del templo que los vio predicar por años, los sacerdotes fueron despedidos por decenas de personas en la sierra de Chihuahua

Sociedad

César Duarte fue intervenido quirúrgicamente y se encuentra en observación médica: Fiscal

El pasado sábado 25 de junio el exfuncionario presentó varios dolores, por lo que las autoridades penitenciarias ordenaron una revisión médica

Celebridades

Roban tráiler de Julión Álvarez en el libramiento al norte de Querétaro

El cantante aún no se ha pronunciado sobre lo ocurrido pero se sabe que ya interpuso la denuncia ante las autoridades

Salud

Crece producción, tráfico y consumo de drogas en el mundo: UNODC

El crecimiento se refleja sobre todo en la cannabis tras su legalización en diversas partes del mundo, lo que provocó un alza en su consumo

Deportes

Algodoneros de Guasave firma a talento local

Jorge Monroy y Sebastián López, dos lanzadores de velocidad

Sociedad

Maru Campos acude a misa en honor a sacerdotes jesuitas en Cerocahui

La gobernadora de Chihuahua acudió a la parroquia Misión de San Francisco Javier para presenciar la última celebración religiosa en la que se despedirán a los sacerdotes jesuitas