/ sábado 27 de febrero de 2021

Casas de Empeño: la salvación en los tiempos del virus

Cientos de sinaloenses acuden a estos establecimientos para dejar poder surtir recetas y hasta oxígeno

Culiacán, Sin. - ¡Mi cortadora salvó la vida de mi mujer…! dice satisfecho Gerardo, un albañil que trabaja arduamente para sacar adelante a su familia. Su vida era más o menos tranquila, tenía para sacar adelante a su familia, nunca se imaginó que tendría que visitar una casa de empeño para seguir tratando de Covid-19 a su esposa.

De acuerdo a algunas casas de empeño, lo que más se está dejando son herramientas de albañilería, carpintería, mecánica, electricidad, entre otras.

“Lo que más llega a este lugar para su empeño son taladros portátiles, cortadoras, lo único que pedimos es que esté en buen estado. De unos meses para acá, tenemos más existencia de este tipo de herramientas”, señala uno de los encargados.

Precisa que en esa casa de empeño en primer lugar llegan herramientas, luego los celulares, joyas de oro, computadoras, relojes, electrónicos, electrodomésticos, e instrumentos musicales.

Las casas de empeño, vienen siendo para la gente desesperada un oasis ante la impotencia de no tener dinero para resolver una situación, principalmente la salud.

Incrementa demanda en las casas de empeño. Foto: Carla González │ El Sol de Mazatlán

DESESPERACIÓN

Martín Lizárraga, es otro empleado de una casa de empeño quien ya tiene más de cinco años trabajando en este lugar y advierte que la desesperación, la ansiedad y la desesperanza en los rostros de los que llegan, es más conmovedora en estos meses de pandemia.

“La verdad me atraganto al ver la cara desesperada de hombres y mujeres que vienen a dejar sus utensilios de trabajo y que con ese dinero que reciben de lo que dejan en prenda, no les alcanza para surtir una receta, por ejemplo”, dice.

Gerardo, el albañil, quien acudió a recoger su cortadora de cerámica, al recibirla después de que deposita los seis mil pesos que dejó en prenda, respira aliviado y exclama: gracias a Dios.

Detalla que su mujer se le enfermó de Covid-19, gastó más de 30 mil pesos en estudios y medicamentos, pero que no tenía ninguna mejoría, al contrario, se le presentó insuficiencia pulmonar y él ya no tenía para un tanque de oxígeno.

“A mi mujer le empezó a faltar el aire, el doctor me dijo que requería oxígeno, no sabía qué hacer, ya no tenía dinero, entonces, me acordé de mis herramientas, busqué la que tenía más valor y además que no fuera tan necesaria para seguir en la chamba, porque de eso vivo. Me prestaron seis mil pesos por ella, ahora, después del apoyo de algunos amigos, de que mi mujer ya está bien y yo estoy trabajando, vine por mi cortadora”, señala.

Luego se frota la cara, tal parece que es una lágrima la que se limpia y con un largo suspiro dice: ojalá que esta pesadilla no se vuelva a repetir en mi familia.

Foto: Jesús Verdugo │ El Sol de Sinaloa

PARA SOBREVIVIR

Gerardo, señala que pensó mucho en acudir a este lugar, ya que su madre siempre le dijo que si empeñaba algo, le iba a caer la sal.

“Mi madre siempre me dijo que nunca me deshiciera de mis cosas, que si las empeñaba me iba a salar, pero pos, ante una emergencia como la que tuvimos en la familia, no hubo de otra…”, indicó.

Desde siempre empeñar alguna prenda ha sido la solución para miles de sinaloenses, quienes, de manera urgente, acuden a casas de empeño para obtener liquidez de manera inmediata y fácil para salir de algún apuro o emergencia.

Esta práctica es muy popular y muy recurrida, principalmente, durante los primeros meses del año para hacer frente a la cuesta de enero, sin embargo, a últimas fechas, estos lugares han sido muy visitados, así sea julio u octubre, la cuesta, ha sido todo el año.


Aquí la verdad la cuesta de enero empezó desde que inició el Covid-19 que no ha dado tregua a la gente que no tiene recursos Martín Lizárraga


Al acudir a este tipo de establecimientos, el usuario podría pensar que le prestarán la misma cantidad o un poco más, de lo que costó el artículo que dejará en prenda; sin embargo, puede ser que le presten mucho menos del precio que había imaginado.

“Muchos de los que llegan piensan que si dejan por ejemplo una cadena de 18 quilates, se sorprenden cuando después de revisarla, pesarla, etc, se le da cierta cantidad, se molestan, pero no toman en cuenta que la pieza se depreció”, explica.

Las casas de empeño registran una alta demanda por parte de la ciudadanía. Foto: Carla González I El Sol de Mazatlán

UNA URGENCIA

Miguel y Angela, son dos hermanos, él es carpintero y ella estudia, acudieron a este tipo de establecimiento para empeñar un taladro, una sierra eléctrica, un celular y una computadora.

“Necesitamos el dinero con urgencia para apoyar a mi mamá con sus medicamentos que están saliendo bien caros, tiene Covid-19 y no se puede aliviar, ya hemos gastado mucho y no tenemos ya de que echar mano, me quedan mis herramientas de trabajo y ya veremos después…” señala Miguel.

También Israel acudió a empeñar su bicicleta, pero él requiere con urgencia el dinero para irse a la frontera en busca de mejores horizontes para ayudar a su familia: su mamá, dos hermanas mayores y dos más pequeños.

“Nos ha ido muy mal, la familia no tiene ni para comer. Yo soy la cabeza de la familia. Nos quedamos sin trabajo, mis hermanas eran empleadas, pero por el Covid las despidieron, yo trabajaba en un súper, hubo recorte y la verdad no hemos podido encontrar trabajo, entonces, me voy a Nogales, quiero entrar a los Estados Unidos para poder trabajar y apoyar a la familia”, dice.

Te puede interesar: Repunta actividad en casas de empeño

Lorena Castro empeñó sus joyas, su comedor, un microondas y una pantalla para hacerle frente a la crisis económica derivada de la pandemia.

“Estaba bien ajustada, llegan los cobros de luz, los niños están en casa, se requiere más espacio, por eso y para obtener más dinero también empeñe el comedor, no hay de otra…uno tiene que sobrevivir”, dijo.





Lee más aquí ↓





Culiacán, Sin. - ¡Mi cortadora salvó la vida de mi mujer…! dice satisfecho Gerardo, un albañil que trabaja arduamente para sacar adelante a su familia. Su vida era más o menos tranquila, tenía para sacar adelante a su familia, nunca se imaginó que tendría que visitar una casa de empeño para seguir tratando de Covid-19 a su esposa.

De acuerdo a algunas casas de empeño, lo que más se está dejando son herramientas de albañilería, carpintería, mecánica, electricidad, entre otras.

“Lo que más llega a este lugar para su empeño son taladros portátiles, cortadoras, lo único que pedimos es que esté en buen estado. De unos meses para acá, tenemos más existencia de este tipo de herramientas”, señala uno de los encargados.

Precisa que en esa casa de empeño en primer lugar llegan herramientas, luego los celulares, joyas de oro, computadoras, relojes, electrónicos, electrodomésticos, e instrumentos musicales.

Las casas de empeño, vienen siendo para la gente desesperada un oasis ante la impotencia de no tener dinero para resolver una situación, principalmente la salud.

Incrementa demanda en las casas de empeño. Foto: Carla González │ El Sol de Mazatlán

DESESPERACIÓN

Martín Lizárraga, es otro empleado de una casa de empeño quien ya tiene más de cinco años trabajando en este lugar y advierte que la desesperación, la ansiedad y la desesperanza en los rostros de los que llegan, es más conmovedora en estos meses de pandemia.

“La verdad me atraganto al ver la cara desesperada de hombres y mujeres que vienen a dejar sus utensilios de trabajo y que con ese dinero que reciben de lo que dejan en prenda, no les alcanza para surtir una receta, por ejemplo”, dice.

Gerardo, el albañil, quien acudió a recoger su cortadora de cerámica, al recibirla después de que deposita los seis mil pesos que dejó en prenda, respira aliviado y exclama: gracias a Dios.

Detalla que su mujer se le enfermó de Covid-19, gastó más de 30 mil pesos en estudios y medicamentos, pero que no tenía ninguna mejoría, al contrario, se le presentó insuficiencia pulmonar y él ya no tenía para un tanque de oxígeno.

“A mi mujer le empezó a faltar el aire, el doctor me dijo que requería oxígeno, no sabía qué hacer, ya no tenía dinero, entonces, me acordé de mis herramientas, busqué la que tenía más valor y además que no fuera tan necesaria para seguir en la chamba, porque de eso vivo. Me prestaron seis mil pesos por ella, ahora, después del apoyo de algunos amigos, de que mi mujer ya está bien y yo estoy trabajando, vine por mi cortadora”, señala.

Luego se frota la cara, tal parece que es una lágrima la que se limpia y con un largo suspiro dice: ojalá que esta pesadilla no se vuelva a repetir en mi familia.

Foto: Jesús Verdugo │ El Sol de Sinaloa

PARA SOBREVIVIR

Gerardo, señala que pensó mucho en acudir a este lugar, ya que su madre siempre le dijo que si empeñaba algo, le iba a caer la sal.

“Mi madre siempre me dijo que nunca me deshiciera de mis cosas, que si las empeñaba me iba a salar, pero pos, ante una emergencia como la que tuvimos en la familia, no hubo de otra…”, indicó.

Desde siempre empeñar alguna prenda ha sido la solución para miles de sinaloenses, quienes, de manera urgente, acuden a casas de empeño para obtener liquidez de manera inmediata y fácil para salir de algún apuro o emergencia.

Esta práctica es muy popular y muy recurrida, principalmente, durante los primeros meses del año para hacer frente a la cuesta de enero, sin embargo, a últimas fechas, estos lugares han sido muy visitados, así sea julio u octubre, la cuesta, ha sido todo el año.


Aquí la verdad la cuesta de enero empezó desde que inició el Covid-19 que no ha dado tregua a la gente que no tiene recursos Martín Lizárraga


Al acudir a este tipo de establecimientos, el usuario podría pensar que le prestarán la misma cantidad o un poco más, de lo que costó el artículo que dejará en prenda; sin embargo, puede ser que le presten mucho menos del precio que había imaginado.

“Muchos de los que llegan piensan que si dejan por ejemplo una cadena de 18 quilates, se sorprenden cuando después de revisarla, pesarla, etc, se le da cierta cantidad, se molestan, pero no toman en cuenta que la pieza se depreció”, explica.

Las casas de empeño registran una alta demanda por parte de la ciudadanía. Foto: Carla González I El Sol de Mazatlán

UNA URGENCIA

Miguel y Angela, son dos hermanos, él es carpintero y ella estudia, acudieron a este tipo de establecimiento para empeñar un taladro, una sierra eléctrica, un celular y una computadora.

“Necesitamos el dinero con urgencia para apoyar a mi mamá con sus medicamentos que están saliendo bien caros, tiene Covid-19 y no se puede aliviar, ya hemos gastado mucho y no tenemos ya de que echar mano, me quedan mis herramientas de trabajo y ya veremos después…” señala Miguel.

También Israel acudió a empeñar su bicicleta, pero él requiere con urgencia el dinero para irse a la frontera en busca de mejores horizontes para ayudar a su familia: su mamá, dos hermanas mayores y dos más pequeños.

“Nos ha ido muy mal, la familia no tiene ni para comer. Yo soy la cabeza de la familia. Nos quedamos sin trabajo, mis hermanas eran empleadas, pero por el Covid las despidieron, yo trabajaba en un súper, hubo recorte y la verdad no hemos podido encontrar trabajo, entonces, me voy a Nogales, quiero entrar a los Estados Unidos para poder trabajar y apoyar a la familia”, dice.

Te puede interesar: Repunta actividad en casas de empeño

Lorena Castro empeñó sus joyas, su comedor, un microondas y una pantalla para hacerle frente a la crisis económica derivada de la pandemia.

“Estaba bien ajustada, llegan los cobros de luz, los niños están en casa, se requiere más espacio, por eso y para obtener más dinero también empeñe el comedor, no hay de otra…uno tiene que sobrevivir”, dijo.





Lee más aquí ↓





Local

Llega Carlos Valenzuela a Dirección de Comunicación Social del Ayuntamiento

El comunicador se desempeñará como director de Comunicación Social durante la administración de Gámez Mendívil

Local

Aseguran créditos a comerciantes afectados por remodelación de la Álvaro Obregón

Son 143 comerciantes han solicitado un apoyo económico para hacerle frente a la crisis de venta que ha derivado el cierre de la avenida Álvaro Obregón por su remodelación al norte de Culiacán

Local

Llega la quinta ola del Covid-19 al Congreso del Estado

El diputado de Morena, Jesús Ibarra Ramos, dio positivo al Covid-19, pero las sesiones continuarán de manera presencial, reforzando las medidas de prevención

Gossip

Thunder: La frescura de seguir siendo heavy

La banda inglesa de hard rock habla de su nuevo disco, el número 14 de su carrera, y de cómo han llegado hasta aquí después de tantos años juntos, haciendo lo que más les gusta

Exposiciones

Objetos inusuales de comunicación

La exposición "Comunicación curiosa" que se exhibe en el El Museo de la Comunicación de Berlín, incluye desde un coco con sellos postales hasta radios del tamaño de una cáscara de nuez

Gossip

Cuestionario Proust: Nadia

La cantante y conductora se sometió a nuestro interrogatorio... Mira lo que nos dijo

Tecnología

Cualquiera puede ser el próximo “hackeado”

A propósito del Día Mundial de las Redes Sociales, profesionales en ciberseguridad advierten que uno de cada cinco usuarios de estas plataformas será atacado en las próximas 24 horas

Realeza

Hoy la princesa Diana cumpliría 61 años, aquí sus momentos más icónicos

A casi 25 años de su fallecimiento (31 de agosto), su figura sigue siendo recordada y admirada por el mundo

Gossip

Siempre tuvo una actitud positiva: así recuerdan colegas a Fernando del Solar

Por su sonrisa y la fortaleza con la que encaró el cáncer que le arrebató la vida, permanecerá en la memoria de quienes lo conocieron