/ sábado 12 de junio de 2021

Alicia enseña a hablar con las manos

Alicia se sumó al proyecto de “Emplea-M con causa” para dar tener un Culiacán para personas con discapacidad auditiva

Culiacán, Sin.- Hacer de Culiacán una sociedad incluyente para personas con discapacidad auditiva, es la meta que la joven Alicia Rosas Valenzuela, se impuso desde que decidió ser licenciada en educación especial, para primero, brindar las herramientas a niños con problemas auditivos y después, a ciudadanos “normales”, para que se comuniquen a través de la lengua de señas.

Alicia, es una mujer de 25 años que por herencia de ambos padres nació con discapacidad auditiva, pero que, por diagnóstico del especialista desde pequeña se supo que no era sorda profunda, que podía hablar y escuchar poquito. Ella es la hija mayor y el compromiso de sus papás fue que no quedara excluida del mundo exterior.

Foto: Karla Mendívil | El Sol de Sinaloa

Antes que aprender a emitir sus primeras palabras, la comunicación a través de la lengua de señas fue su principal aprendizaje para hablar con sus padres, quienes, aunque pueden gesticular palabras y escuchar por medio de un aparato auditivo, eran conscientes de que Alicia iba a ocupar un apoyo extra para su desarrollo.

Ahora ya como licenciada en educación especial, maestra de lengua de señas en la organización Emplea-M con causa y en espera de hacer el examen de la SEP para conseguir una plaza, se da unos minutos para compartir su historia, una que demuestra que con dedicación y educación se pueden romper barreras impuestas por anteriores generaciones.

También puedes leer: Niñas y niños ansían su regreso a las aulas

EDUCACIÓN ESPECIAL, LA CLAVE

“A mí me gustaría que con personas todos normal, aprendan lengua de señas, para que puedan comunicarse con personas sordas y se sienta bien, a veces que no entiende y le da vergüenza y ya no quiere repetir y quiero que con personas bien platiquen, que no sientan pena, hace falta hablar señas para ellos y para mí”, mencionó.

En el día en que se conmemora el Día Nacional de la Lengua de Señas Mexicanas (10 de junio), Alicia recordó su historia de vida, iniciando su trayecto en la escuela: el preescolar, en donde dice que todo estuvo bien.

Mientras crecía visitaba a una tía los fines de semana para hablar mejor, la dinámica era imitarla, al igual que a sus primos, abuelos y amigos. Alicia es feliz por decir que su madre le enseñó a no tener vergüenza, fue una niña traviesa y sus amigos lejos de dañarla, la corregían de buena manera para que no volviera a equivocarse.

En la primaria su formación ya fue más exigente: por la mañana iba a clases de educación especial para poder hablar, leer y escribir, en la tarde acudía a la escuela y más tarde tenía clases particulares para hacer sus tareas. Su mamá no se consideraba apta para reforzar sus conocimientos y optaron por tener otra maestra.

Foto: Karla Mendívil | El Sol de Sinaloa

En los seis años de la primaria, el ritmo fue el mismo y desde ahí empezó su curiosidad por hacer lo mismo que su maestra Paulina, quien con paciencia le demostró que era capaz de gesticular palabras y como algo normal, a la par, aprendía lengua de señas en su casa.

A sus 12 años cuando entró a la secundaria, empezó a utilizar dos aparatos auditivos para escuchar mejor a sus maestros, para este punto, sus padres preferían que una vez graduada estudiara un curso de belleza por considerar que la preparatoria iba a ser muy difícil para ella, pero Alicia se convenció en ser maestra y desde ahí se esforzó para seguir estudiando.

“Yo no quise, quería seguir estudiando, porque me recordé con la maestra Paulina que ella me enseñaba como maestra de apoyo, ella me estuvo ayudando todo el tiempo, los seis años de la primaria y ahí me llamó la atención de quisiera ser maestra como ella y apoyar a las personas con discapacidad”, aseguró.

Después de graduarse de la preparatoria, su familia se mudó a Culiacán, ahora la familia ya había crecido con dos hijos más, un hombre que también nació con problemas auditivos y una mujer que no se le detectó dificultades para escuchar y hablar. Mientras Alicia trabajaba en una guardería, sus compañeras le ayudaron a buscar una universidad y en 2018 se graduó como licenciada en Educación Especial.

“Aprendí toda mi vida, de chiquita y hasta ahorita, cuando yo entré a la universidad, a mí se me hizo muy fácil hablar en señas, cuando yo quería participar mi profe me decía que yo no, que yo ya sabía y se pasaba con mis compañeros”, comentó.

Foto: Karla Mendívil | El Sol de Sinaloa

Emplea-M con causa

Desde hace cuatro años, Alicia se sumó al proyecto de Emplea-M con causa y desde julio del 2020 se ha dedicado a dar cursos de lengua de señas a jóvenes, adultos y en especial, a una familia que reforzó sus conocimientos para comunicarse con el único hijo que tiene una discapacidad auditiva.

“Estuvo muy bonito, sentí bonito que hablara señas con ellos, por su hijo, hace poco fui a su casa, porque conozco mucho a su familia, fui a su casa y empezaron a hablar señas”, mencionó.

La pandemia no fue un impedimento y en el primer curso con más de 20 personas, las clases fueron en línea, ahí su hermana menor la apoyó como oyente para que, cada vez que ella no entendiera lo que sus alumnos dijeron, le explicara. La clase consiste en enseñar lo básico para hablar lengua de señas, como saludos, alfabeto, animales y cualquier duda que surgiera, todo bajo un modelo dinámico.

En la espera de obtener una plaza como maestra en la Sep, Alicia continúa con sus cursos de lengua de señas en Emplea-M, el siguiente va a iniciar el 14 de julio.

Foto: Karla Mendívil | El Sol de Sinaloa

Poco a poco va logrando un núcleo incluyente para personas con discapacidad auditiva en la capital sinaloense, una ciudad en la que cientos de personas viven con la enfermedad y lejos de las barreras, quieren superarse en cada uno de sus ámbitos con la misma libertad que la mayoría de los culiacanenses.

Alicia Rosas

Docente de lengua de señas

“A mí me gustaría que con personas todos normal, aprendan lengua de señas, para que puedan comunicarse con personas sordas y se sienta bien”.

PROYECTO

Emplea-M con causa se dedica a ayudar a las personas con alguna discapacidad, sobre todo en el tema del empleo.

EXPERIENCIA

A sus 25 años, Alicia es toda una especialista en comunicarse con el lenguaje de los sordos.



Lee más aquí:

Culiacán, Sin.- Hacer de Culiacán una sociedad incluyente para personas con discapacidad auditiva, es la meta que la joven Alicia Rosas Valenzuela, se impuso desde que decidió ser licenciada en educación especial, para primero, brindar las herramientas a niños con problemas auditivos y después, a ciudadanos “normales”, para que se comuniquen a través de la lengua de señas.

Alicia, es una mujer de 25 años que por herencia de ambos padres nació con discapacidad auditiva, pero que, por diagnóstico del especialista desde pequeña se supo que no era sorda profunda, que podía hablar y escuchar poquito. Ella es la hija mayor y el compromiso de sus papás fue que no quedara excluida del mundo exterior.

Foto: Karla Mendívil | El Sol de Sinaloa

Antes que aprender a emitir sus primeras palabras, la comunicación a través de la lengua de señas fue su principal aprendizaje para hablar con sus padres, quienes, aunque pueden gesticular palabras y escuchar por medio de un aparato auditivo, eran conscientes de que Alicia iba a ocupar un apoyo extra para su desarrollo.

Ahora ya como licenciada en educación especial, maestra de lengua de señas en la organización Emplea-M con causa y en espera de hacer el examen de la SEP para conseguir una plaza, se da unos minutos para compartir su historia, una que demuestra que con dedicación y educación se pueden romper barreras impuestas por anteriores generaciones.

También puedes leer: Niñas y niños ansían su regreso a las aulas

EDUCACIÓN ESPECIAL, LA CLAVE

“A mí me gustaría que con personas todos normal, aprendan lengua de señas, para que puedan comunicarse con personas sordas y se sienta bien, a veces que no entiende y le da vergüenza y ya no quiere repetir y quiero que con personas bien platiquen, que no sientan pena, hace falta hablar señas para ellos y para mí”, mencionó.

En el día en que se conmemora el Día Nacional de la Lengua de Señas Mexicanas (10 de junio), Alicia recordó su historia de vida, iniciando su trayecto en la escuela: el preescolar, en donde dice que todo estuvo bien.

Mientras crecía visitaba a una tía los fines de semana para hablar mejor, la dinámica era imitarla, al igual que a sus primos, abuelos y amigos. Alicia es feliz por decir que su madre le enseñó a no tener vergüenza, fue una niña traviesa y sus amigos lejos de dañarla, la corregían de buena manera para que no volviera a equivocarse.

En la primaria su formación ya fue más exigente: por la mañana iba a clases de educación especial para poder hablar, leer y escribir, en la tarde acudía a la escuela y más tarde tenía clases particulares para hacer sus tareas. Su mamá no se consideraba apta para reforzar sus conocimientos y optaron por tener otra maestra.

Foto: Karla Mendívil | El Sol de Sinaloa

En los seis años de la primaria, el ritmo fue el mismo y desde ahí empezó su curiosidad por hacer lo mismo que su maestra Paulina, quien con paciencia le demostró que era capaz de gesticular palabras y como algo normal, a la par, aprendía lengua de señas en su casa.

A sus 12 años cuando entró a la secundaria, empezó a utilizar dos aparatos auditivos para escuchar mejor a sus maestros, para este punto, sus padres preferían que una vez graduada estudiara un curso de belleza por considerar que la preparatoria iba a ser muy difícil para ella, pero Alicia se convenció en ser maestra y desde ahí se esforzó para seguir estudiando.

“Yo no quise, quería seguir estudiando, porque me recordé con la maestra Paulina que ella me enseñaba como maestra de apoyo, ella me estuvo ayudando todo el tiempo, los seis años de la primaria y ahí me llamó la atención de quisiera ser maestra como ella y apoyar a las personas con discapacidad”, aseguró.

Después de graduarse de la preparatoria, su familia se mudó a Culiacán, ahora la familia ya había crecido con dos hijos más, un hombre que también nació con problemas auditivos y una mujer que no se le detectó dificultades para escuchar y hablar. Mientras Alicia trabajaba en una guardería, sus compañeras le ayudaron a buscar una universidad y en 2018 se graduó como licenciada en Educación Especial.

“Aprendí toda mi vida, de chiquita y hasta ahorita, cuando yo entré a la universidad, a mí se me hizo muy fácil hablar en señas, cuando yo quería participar mi profe me decía que yo no, que yo ya sabía y se pasaba con mis compañeros”, comentó.

Foto: Karla Mendívil | El Sol de Sinaloa

Emplea-M con causa

Desde hace cuatro años, Alicia se sumó al proyecto de Emplea-M con causa y desde julio del 2020 se ha dedicado a dar cursos de lengua de señas a jóvenes, adultos y en especial, a una familia que reforzó sus conocimientos para comunicarse con el único hijo que tiene una discapacidad auditiva.

“Estuvo muy bonito, sentí bonito que hablara señas con ellos, por su hijo, hace poco fui a su casa, porque conozco mucho a su familia, fui a su casa y empezaron a hablar señas”, mencionó.

La pandemia no fue un impedimento y en el primer curso con más de 20 personas, las clases fueron en línea, ahí su hermana menor la apoyó como oyente para que, cada vez que ella no entendiera lo que sus alumnos dijeron, le explicara. La clase consiste en enseñar lo básico para hablar lengua de señas, como saludos, alfabeto, animales y cualquier duda que surgiera, todo bajo un modelo dinámico.

En la espera de obtener una plaza como maestra en la Sep, Alicia continúa con sus cursos de lengua de señas en Emplea-M, el siguiente va a iniciar el 14 de julio.

Foto: Karla Mendívil | El Sol de Sinaloa

Poco a poco va logrando un núcleo incluyente para personas con discapacidad auditiva en la capital sinaloense, una ciudad en la que cientos de personas viven con la enfermedad y lejos de las barreras, quieren superarse en cada uno de sus ámbitos con la misma libertad que la mayoría de los culiacanenses.

Alicia Rosas

Docente de lengua de señas

“A mí me gustaría que con personas todos normal, aprendan lengua de señas, para que puedan comunicarse con personas sordas y se sienta bien”.

PROYECTO

Emplea-M con causa se dedica a ayudar a las personas con alguna discapacidad, sobre todo en el tema del empleo.

EXPERIENCIA

A sus 25 años, Alicia es toda una especialista en comunicarse con el lenguaje de los sordos.



Lee más aquí:

Local

Lanzan convocatoria para elegir al fiscal general de Sinaloa

El Consejo Estatal de Seguridad Pública dio a conocer los requisitos para quienes deseen participar en el proceso de selección 

Local

Presentan iniciativa para desaparecer el Ismujeres y crear la Secretaría de la Mujer

Los coordinadores de los grupos parlamentarios que convergen en el Congreso del Estado firmaron la iniciativa para crear la nueva Secretaría

Local

Escandaloso desaseo en la cuenta pública del 2019 de Culiacán

Los legisladores no la aprobaron porque entre otras cosas, encontraron que se les dio un millón 440 mil pesos a los regidores sin estar autorizados

Justicia

Comando Tlahuica asesinó al activista Samir Flores: Fiscalía

La Fiscalía de Morelos, adjudicó al grupo criminal el homicidio cometido en febrero de 2019 en Amilcingo, Temoac

Local

45 contagios y 7 decesos por Covid-19 reporta Salud este jueves en Sinaloa

Es Ahome, con 102 casos, el municipio con más contagios en la entidad

Deportes

Infraestructura deportiva para presumir a todo México

Por fin los atletas sinaloenses verán realizado su sueño de mejores instalaciones

Deportes

Confirma Dorados su jerarquía en Liga de Expansión

Venció a domicilio al Tapatío 3-1 dentro de la jornada 13 del nuevo torneo

Policiaca

Detienen a dos venezolanos en Culiacán con tarjetas y con armas

Estas personas fueron detectadas cuando salieron a alta velocidad de un cajero en Las Quintas

Sociedad

Desaparecidas 10 mujeres en área de carretera a Laredo y municipio de Sabinas Hidalgo

Ahora Nuevo León pasó del sexto al cuarto lugar nacional en desaparecidos