/ martes 1 de septiembre de 2020

Adolfo, el chofer que huyó de Tepuche

Desde la preparatoria vive en Culiacán y al ver lo que la violencia hizo a su pueblo, buscó tomar un camino distinto

Culiacán, Sin.- Adolfo tiene actitud de servicio y un gusto por la música regional, lo comenta a sus pasajeros cuando por las noches trabaja en una aplicación de transporte privado.

El joven lleva años dedicándose a la música, no recuerda cuántos ya, y aunque es un camino difícil porque tiende a no valorarse al medio artístico, él prefiere esforzarse de esta manera para luego ser parte del cuerpo de policías o la Guardia Nacional, pues no quiere terminar como su padre: asesinado a tiros.

Hace siete años su papá fue víctima de homicidio doloso, y el dolor, lo ha llevado a entender que la vida, debe ganarse sin trabajo sucio.

Como los taxistas de la vieja guardia, con facilidad logra hablar de su vida y relata que, en su pueblo, en Tepuche, no hay más que trabajar con el narco y sobrevivir a él, de manera que, el pasado acontecimiento violento por la pugna entre carteles, no le sorprendió.

Foto: Cortesía | Didi

“La verdad, oiga, yo le voy a ser sincero, en Bagrecitos no hay más en qué trabajar que no sea el narco. Así perdí a mi papá pero, él no quería perdernos a nosotros y en cuanto pudo nos sacó de allá del pueblo para estudiar en la ciudad y nos gustó, nos gustó la vida derecha, lo legal”, afirma.

Su padre fue asesinado cuando él era un adolescente y desde entonces, además de su amor por la música, ha querido ser parte de las corporaciones de seguridad del gobierno.

Yo quería enlistarme en la Guardia Nacional pero cuando supe que los iban a mandar para mi pueblo, mejor no quiseAdolfo

Este medio cuestionó la razón por la que no trabaja en lo que quiere en su pueblo, a lo que Adolfo respondió que sería exponerse "allá los malandros que me reconozcan, van a querer comprarme para estar de su lado, o la misma gente va a pensar que trabajo chueco y esa no es la idea, además, yo no pienso volver por esa situación a menos que pueda contribuir con la gente más joven para que no se convierta en parte del problema que tiene así al pueblo”.

Foto: Cortesía | SSP

Adolfo es consciente de su juventud y dice que no piensa desperdiciarla en los malos pasos, él prefiere trabajar con las notas del requinto y el acordeón, o detrás del volante cuando se convierte en conductor de Didi.

“Yo me siento mal por los muchachos, por los jóvenes de allá que se dejan impresionar por las armas y el trabajo disque fácil, cuando no hay mayor satisfacción que el esfuerzo. Yo espero pronto hacer mi examen para policía” comentó.

En el rancho, recuerda, no hay más que volverse pistolero, sembrar “mota”, o trabajar en los narcolaboratorios.

Te lo digo porque yo desgraciadamente lo viví, mi papá se dedicaba al cultivo de motaAdolfo

Para este joven, la única manera de pacificar Bagrecitos, es haciendo frente al problema, pues expresa que la realidad de los jóvenes que asesinan, es porque prefieren trabajar “chueco” que salir delante de una manera honesta.

También te puede interesar: “Como sea que esté, pero voy a encontrar a mi hijo”: Casandra

“Entiendo que da miedo y no sé cuál haya sido exactamente el motivo de último que pasó en el rancho pero, espero que las futuras generaciones puedan cambiar su forma de ver la vida y no dedicarse a lo mismo que ahora los tiene así, sin casa” enfatizó.

Foto: Cortesía │ SSP






Lee más aquí

Culiacán, Sin.- Adolfo tiene actitud de servicio y un gusto por la música regional, lo comenta a sus pasajeros cuando por las noches trabaja en una aplicación de transporte privado.

El joven lleva años dedicándose a la música, no recuerda cuántos ya, y aunque es un camino difícil porque tiende a no valorarse al medio artístico, él prefiere esforzarse de esta manera para luego ser parte del cuerpo de policías o la Guardia Nacional, pues no quiere terminar como su padre: asesinado a tiros.

Hace siete años su papá fue víctima de homicidio doloso, y el dolor, lo ha llevado a entender que la vida, debe ganarse sin trabajo sucio.

Como los taxistas de la vieja guardia, con facilidad logra hablar de su vida y relata que, en su pueblo, en Tepuche, no hay más que trabajar con el narco y sobrevivir a él, de manera que, el pasado acontecimiento violento por la pugna entre carteles, no le sorprendió.

Foto: Cortesía | Didi

“La verdad, oiga, yo le voy a ser sincero, en Bagrecitos no hay más en qué trabajar que no sea el narco. Así perdí a mi papá pero, él no quería perdernos a nosotros y en cuanto pudo nos sacó de allá del pueblo para estudiar en la ciudad y nos gustó, nos gustó la vida derecha, lo legal”, afirma.

Su padre fue asesinado cuando él era un adolescente y desde entonces, además de su amor por la música, ha querido ser parte de las corporaciones de seguridad del gobierno.

Yo quería enlistarme en la Guardia Nacional pero cuando supe que los iban a mandar para mi pueblo, mejor no quiseAdolfo

Este medio cuestionó la razón por la que no trabaja en lo que quiere en su pueblo, a lo que Adolfo respondió que sería exponerse "allá los malandros que me reconozcan, van a querer comprarme para estar de su lado, o la misma gente va a pensar que trabajo chueco y esa no es la idea, además, yo no pienso volver por esa situación a menos que pueda contribuir con la gente más joven para que no se convierta en parte del problema que tiene así al pueblo”.

Foto: Cortesía | SSP

Adolfo es consciente de su juventud y dice que no piensa desperdiciarla en los malos pasos, él prefiere trabajar con las notas del requinto y el acordeón, o detrás del volante cuando se convierte en conductor de Didi.

“Yo me siento mal por los muchachos, por los jóvenes de allá que se dejan impresionar por las armas y el trabajo disque fácil, cuando no hay mayor satisfacción que el esfuerzo. Yo espero pronto hacer mi examen para policía” comentó.

En el rancho, recuerda, no hay más que volverse pistolero, sembrar “mota”, o trabajar en los narcolaboratorios.

Te lo digo porque yo desgraciadamente lo viví, mi papá se dedicaba al cultivo de motaAdolfo

Para este joven, la única manera de pacificar Bagrecitos, es haciendo frente al problema, pues expresa que la realidad de los jóvenes que asesinan, es porque prefieren trabajar “chueco” que salir delante de una manera honesta.

También te puede interesar: “Como sea que esté, pero voy a encontrar a mi hijo”: Casandra

“Entiendo que da miedo y no sé cuál haya sido exactamente el motivo de último que pasó en el rancho pero, espero que las futuras generaciones puedan cambiar su forma de ver la vida y no dedicarse a lo mismo que ahora los tiene así, sin casa” enfatizó.

Foto: Cortesía │ SSP






Lee más aquí

Local

El tiempo, la mejor carta contra el cáncer

Teresa Patrón sobrevivió al cáncer de mama y ahora ayuda a otros a recuperarse, a través de asociación altruista de voluntariado

Local

Las batallas de la doctora Montoya

Para luchar contra el Covid-19, Idriz Montoya todo los días se encomienda a Dios: “padre, cuídame, protégeme, bendíceme”

Deportes

Skarlett  “La niña que vino del mar”

Desde los seis meses de edad, la joven nadadora ha estado familiarizada con el agua, donde ha hecho gran carrera deportiva

Local

Desplazados de la sierra, en busca de una esperanza

A pesar del fondo de 40 millones, la Sedeso no invierte en vivienda para los desplazados por la violencia en Sinaloa

Local

El tiempo, la mejor carta contra el cáncer

Teresa Patrón sobrevivió al cáncer de mama y ahora ayuda a otros a recuperarse, a través de asociación altruista de voluntariado

Local

Las batallas de la doctora Montoya

Para luchar contra el Covid-19, Idriz Montoya todo los días se encomienda a Dios: “padre, cuídame, protégeme, bendíceme”

Deportes

Skarlett  “La niña que vino del mar”

Desde los seis meses de edad, la joven nadadora ha estado familiarizada con el agua, donde ha hecho gran carrera deportiva

Local

Padres buscan conversión hasta con brujos

Muchos de los que tienen un hijo homosexual, emplean desde tratamientos psiquiátricos, psicológicos, hasta espirituales, con la finalidad de cambiar la orientación sexual e identidad

Finanzas

Presentan plan para la estación Tulum del Tren Maya

Las propuestas recibidas van de los 3.5 a los 3.7 millones de pesos por el anteproyecto