/ martes 25 de junio de 2019

Afluencia y venta no repuntan en las librerías de Mazatlán

Entre tres y diez clientes diarios se ven en los establecimientos del primer cuadro de la ciudad, que luchan contra la avalancha tecnológica y la falta de cultura de la lectura.

Mazatlán,Sin.- Las librerías de Mazatlán cada vez se ven más vacías, e incluso recurren a recursos como el remate de libros y promociones, con el fin de incentivar a las personas a adquirir un libro e incursionar en el mundo de las letras.

En el primer cuadro de la ciudad, personal de algunas de las librerías que continúan con puertas abiertas, en su mayoría revelaron que los clientes no aumentan, e incluso se podría decir que hay una disminución considerable, donde sólo se mantienen como fijos los académicos y los niños; los estudiantes sólo recurren a estos establecimientos si es por obligación o si la tecnología los rebasa.


La afluencia cada vez es menor, obviamente la erupción de la tecnología, del internet, de la fotocopia, pues ha mermado mucho en lo que es el negocio de la librería. La empresa como librería entró en una fase muy decadente. La clientela principal aquí son estudiantes, pero son obligados, incluso el turismo nos compra más Octavio Yáñez, librería Aquamar


En su mayoría, las librerías del primer cuadro señalan que los clientes diarios van de tres a diez, teniendo en promedio de 90 a 300 clientes mensuales, cifra que va a la baja, ya que anteriormente se podía ver en los establecimientos entre cinco y 25 clientes diarios.


Realmente nunca hemos tenido mucha afluencia, por la ubicación, pero a veces cuando nos ‘descubren’, puede aumentar un poco la venta. Aún así ha disminuido la afluencia, se mantiene en días, pero nunca aumenta. La literatura y los bestseller son los más buscados, los demás se van acumulando y comprobamos que poniéndolos más baratos no significa que se vayan a vender Empleado Librería Educal.


Los libros en remate se acumulan en los estantes con precios de hasta nueve pesos, con el fin de que salga el producto; la mayoría de los clientes sólo llegan a gastar un máximo de 500 a 600 pesos en libros, rara vez supera esta cantidad, aseguraron.

PEGAN LAS CADENAS

Además del aumento de la tecnología, la falta del hábito de la lectura y los libros piratas, las librerías pequeñas compiten con el auge de la venta por internet y las grandes cadenas, las cuales suelen monopolizar las ventas, debido a su buena ubicación y la posibilidad de comprar al mayoreo.

“Viene el nuevo ciclo escolar, y aunque esas eran nuestras fechas buenas, para levantarnos, es mucho más complicado competir con grandes cadenas, cada vez está más solo y eso es una realidad”, declaró un empleado.

Espera que la nueva Reforma Educativa venga a impulsar el hábito y el amor por la lectura, con el fin de que estos establecimientos sobrevivan y no se vean en la necesidad de rematar el producto.

Te puede interesar: Aumentan convenciones de cosplay en Mazatlán, comercio alternativo para emprendedores

DATOS

De 3 a 10 clientes diarios tienen las librerías del Centro de la ciudad.

De 90 a 300 clientes mensuales.

600 pesos es lo máximo que gasta un cliente en libros.

9 pesos es lo más barato que cuesta un libro en remate.


COMPETENCIA

La tecnología, la falta del hábito de la lectura y los libros piratas, afectan a las librerías pequeñas de la ciudad, que además compiten con el auge de la venta por internet y las grandes cadenas.


Lee más aquí



Mazatlán,Sin.- Las librerías de Mazatlán cada vez se ven más vacías, e incluso recurren a recursos como el remate de libros y promociones, con el fin de incentivar a las personas a adquirir un libro e incursionar en el mundo de las letras.

En el primer cuadro de la ciudad, personal de algunas de las librerías que continúan con puertas abiertas, en su mayoría revelaron que los clientes no aumentan, e incluso se podría decir que hay una disminución considerable, donde sólo se mantienen como fijos los académicos y los niños; los estudiantes sólo recurren a estos establecimientos si es por obligación o si la tecnología los rebasa.


La afluencia cada vez es menor, obviamente la erupción de la tecnología, del internet, de la fotocopia, pues ha mermado mucho en lo que es el negocio de la librería. La empresa como librería entró en una fase muy decadente. La clientela principal aquí son estudiantes, pero son obligados, incluso el turismo nos compra más Octavio Yáñez, librería Aquamar


En su mayoría, las librerías del primer cuadro señalan que los clientes diarios van de tres a diez, teniendo en promedio de 90 a 300 clientes mensuales, cifra que va a la baja, ya que anteriormente se podía ver en los establecimientos entre cinco y 25 clientes diarios.


Realmente nunca hemos tenido mucha afluencia, por la ubicación, pero a veces cuando nos ‘descubren’, puede aumentar un poco la venta. Aún así ha disminuido la afluencia, se mantiene en días, pero nunca aumenta. La literatura y los bestseller son los más buscados, los demás se van acumulando y comprobamos que poniéndolos más baratos no significa que se vayan a vender Empleado Librería Educal.


Los libros en remate se acumulan en los estantes con precios de hasta nueve pesos, con el fin de que salga el producto; la mayoría de los clientes sólo llegan a gastar un máximo de 500 a 600 pesos en libros, rara vez supera esta cantidad, aseguraron.

PEGAN LAS CADENAS

Además del aumento de la tecnología, la falta del hábito de la lectura y los libros piratas, las librerías pequeñas compiten con el auge de la venta por internet y las grandes cadenas, las cuales suelen monopolizar las ventas, debido a su buena ubicación y la posibilidad de comprar al mayoreo.

“Viene el nuevo ciclo escolar, y aunque esas eran nuestras fechas buenas, para levantarnos, es mucho más complicado competir con grandes cadenas, cada vez está más solo y eso es una realidad”, declaró un empleado.

Espera que la nueva Reforma Educativa venga a impulsar el hábito y el amor por la lectura, con el fin de que estos establecimientos sobrevivan y no se vean en la necesidad de rematar el producto.

Te puede interesar: Aumentan convenciones de cosplay en Mazatlán, comercio alternativo para emprendedores

DATOS

De 3 a 10 clientes diarios tienen las librerías del Centro de la ciudad.

De 90 a 300 clientes mensuales.

600 pesos es lo máximo que gasta un cliente en libros.

9 pesos es lo más barato que cuesta un libro en remate.


COMPETENCIA

La tecnología, la falta del hábito de la lectura y los libros piratas, afectan a las librerías pequeñas de la ciudad, que además compiten con el auge de la venta por internet y las grandes cadenas.


Lee más aquí



Local

Secretaria de Seguridad en Culiacán va contra la inseguridad sanitaria

Óscar Guinto Marmolejo señala que ahora el principal compromiso es vigilar que se cumplan las medidas de salud

Local

En nuevos casos de coronavirus, Guasave se pone a la cabeza

Se registraron en plataforma 10 decesos rezagados. 

Local

Se reforzarán comedores comunitarios

La Dirección de Atención a Colonias destacó que, por la pandemia, la alimentación se ha visto afectada

Finanzas

En crisis hoteleros de Culiacán tras cerrar sus puertas

El gremio está trabajando en coordinación con las autoridades estatales para promocionar el destino.

Ciencia

El lanzamiento de SpaceX, gran oportunidad de hacer historia

SpaceX se convirtió en 2012 en la primera empresa privada en acoplar una cápsula de carga a la EEI

Local

Apertura del Centro de Culiacán, de forma gradual y controlada: Estrada

La reapertura del Centro, no quiere decir que se tendrá acceso total: Entrada

Mundo

En España, la pobreza se dispara de manera más brutal que en 2008

La crisis impactó de lleno en una economía que ya registraba la segunda tasa de desempleo más alta de la zona euro por detrás de Grecia

Finanzas

Renault, Nissan y Mitsubishi producirán la mitad de sus vehículos hasta 2025

Esta unión "permitirá reducir los costos y los gastos de inversión hasta en un 40%" en cada vehículo que se fabrique en común, dijo esta alianza francojaponesa

Finanzas

Uno de cada seis jóvenes se encuentra sin trabajo por el Covid-19: OIT

La Organización Internacional del Trabajo señaló que los jóvenes son los más afectados por el cataclismo económico provocado por la pandemia