/ sábado 4 de abril de 2020

Una buena defensiva construye campeonatos; por ahí voló Tomateros al 12

Opiniones que resaltan los cronistas Guindas Pablo Grajales y Juan Ángel Ávila

Culiacán, Sin.- Como en todo deporte, sea este de práctica individual como colectivo, uno de los puntos finos para la búsqueda de buenos resultados, sin lugar a dudas, lo es la defensiva.

Es uno de los puntos esenciales en los que se apoyó Tomateros de Culiacán para ir construyendo lo que enero de 2020 se constituyó el título 12 en la Liga Mexicana del Pacífico.

Algunos de los grandes conocedores del beisbol, insisten que es el pitcheo sumado a la defensiva, lo que lleva a la victoria.

Foto: Cortesía │Club Tomateros de Culiacán

En el largo camino por el 12, la defensiva Guinda fue un factor fundamental y basta con recordar que cuatro jugadores de casa, dos de cuadro (Joey Meneses y Ramiro Peña), así como par de jardineros (Rico Noel y Sebastián Elizalde), ganaron guante de oro en la temporada de coronación.

Además, en la postemporada, Tomateros de Culiacán finalizaron segundos en promedio de fildeo en conjunto, con .986 y sólo fueron superados por una novena que participó en siete duelos, en este caso, Charros de Jalisco.

Los expertos de TV y Radio de los Guindas ponen en contexto la importancia del fildeo, para una campaña ganadora.

PABLO GRAJALES: CRONISTA DE TOMATEROS

Tomateros, como equipo, no estuvo entre los mejores en porcentaje de fildeo colectivo, pero es una de las muchas estadísticas que pueden resultar ambiguas en el beisbol.

Cometen más errores quienes intentan sacar outs; existe el fildeador que prefiere retener la pelota que lanzarla a su propio riesgo y no es el caso de Culiacán. Demostrado está que no se le debe correr de más a los jardineros Rico Noel y Sebastián Elizalde, quienes no solamente fueron los mejores en average con el guante, sino sublíderes en asistencias. Y que los techaran batazos rivales se vio pocas veces, dando enorme rango de cobertura a los vastos jardines del estadio Tomateros.

Cuando Joey Meneses empezó a fildear rolas en tercera durante las prácticas, demostró tener fino guante y brazo tanto fuerte como certero. Trasladémoslo a la posición que habitualmente cubre y tenemos un literal Guante de Oro. Ramiro Peña es un short stop natural obligado a jugar segunda pero con la seguridad de un ligamayorista. José Chávez tiene el alcance de pocos y en la receptoría está por demás decir que Alí Solís es el mejor catcher pidiendo juego a sus lanzadores.

Además, es un excelente bloqueador -el cuerpo de pitcheo confía en lanzar a la tierra- y tiene gran brazo, mientras su suplente, Alexis Wilson, presumió el mejor promedio de outs por intento de robo con 70 por ciento de efectividad. Quizá los cuadrangulares y ponches oportunos sean los más recordados, pero creo que un jugador inteligente y capaz a la defensiva produce jugadas mucho más electrizantes.


JUAN ÁNGEL ÁVILA: ANALISTA DE TOMATEROS

“Largo y sinuoso camino” es una de las más populares canciones del cuarteto de Liverpool. Beatles dejó una huella imborrable en la memoria de muchas personas en el planeta.

Esa frase la he encapsulado en mi mente desde el jueves 30 de enero cuando Tomateros de Culiacan levantó el trofeo de campeón de la temporada.

Fue un camino complicado pero la luz salió al final del túnel y de la mano y la confianza que da Benjamin Gil, los

Guindas lograron la corona 12 en su historia.

Transmitir juegos de Tomateros en ese parque de Culiacán es una de las mayores experiencias en mi vida. He tenido la fortuna de haberlo hecho en 48 parques distintos en ligas mayores, diferentes atmósferas, públicos, pero puedo afirmar que el aficionado de Culiacán es fiel y es entregado al club. Confirmo que es distinto a otros lugares pues tiene un sentido de pertenencia hacia sus Tomateros.

El sentimiento es recíproco entre equipo y afición. Unos con su pasión y entrega a los colores y la organización buscando siempre la excelencia, poniendo en el terreno de juego el mejor producto posible. Club plagado de estrellas.

Y cuando hablamos de estrellas no solamente hacemos referencia a las estadísticas individuales de pitcheo y bateo, sino también a la defensiva. Muchas ocasiones este rubro lo dejamos de lado olvidando que poder defender bien te lleva a la otra orilla.

El de Culiacán es un parque enorme. Cuatro guantes de oro consiguieron los guindas en 2019-20 y dos de ellos fueron para jardineros que cubren muchísimo terreno: Rico Noel y Sebastián Elizalde, son garantía y tranquilidad para el alto mando de Tomateros.

Además, la parte derecha del cuadro con Joey Meneses que obtuvo su primer guante de oro y Ramiro Peña él segunda base que tenía rato buscándolo, le dieron mucha solidez al cuadro interior.

Te puede interesar: Sostiene Conalep la olimpiada deportiva

Culiacán en rol regular tuvo 61 errores en 66 juegos con la mayoría de ellos ocurridos en primera la vuelta. Poco a poco fueron “apretando tuercas” hasta bajar a solo 10 errores en 19 juegos de postemporada, tres ante Mexicali, cuatro frente a Los Mochis y tres en la serie final de siete batallas ante Venados.

Una muestra clara de que la defensa parece ser menospreciada pero resulta clave en la consecución de un campeonato, tal y como pasó con estos Tomateros tan queridos por su público y que tras un camino “empedrado” y apoyados por guantes que brillaron sobre el terreno lograron levantar el trofeo.




Lee mas aquí:





Culiacán, Sin.- Como en todo deporte, sea este de práctica individual como colectivo, uno de los puntos finos para la búsqueda de buenos resultados, sin lugar a dudas, lo es la defensiva.

Es uno de los puntos esenciales en los que se apoyó Tomateros de Culiacán para ir construyendo lo que enero de 2020 se constituyó el título 12 en la Liga Mexicana del Pacífico.

Algunos de los grandes conocedores del beisbol, insisten que es el pitcheo sumado a la defensiva, lo que lleva a la victoria.

Foto: Cortesía │Club Tomateros de Culiacán

En el largo camino por el 12, la defensiva Guinda fue un factor fundamental y basta con recordar que cuatro jugadores de casa, dos de cuadro (Joey Meneses y Ramiro Peña), así como par de jardineros (Rico Noel y Sebastián Elizalde), ganaron guante de oro en la temporada de coronación.

Además, en la postemporada, Tomateros de Culiacán finalizaron segundos en promedio de fildeo en conjunto, con .986 y sólo fueron superados por una novena que participó en siete duelos, en este caso, Charros de Jalisco.

Los expertos de TV y Radio de los Guindas ponen en contexto la importancia del fildeo, para una campaña ganadora.

PABLO GRAJALES: CRONISTA DE TOMATEROS

Tomateros, como equipo, no estuvo entre los mejores en porcentaje de fildeo colectivo, pero es una de las muchas estadísticas que pueden resultar ambiguas en el beisbol.

Cometen más errores quienes intentan sacar outs; existe el fildeador que prefiere retener la pelota que lanzarla a su propio riesgo y no es el caso de Culiacán. Demostrado está que no se le debe correr de más a los jardineros Rico Noel y Sebastián Elizalde, quienes no solamente fueron los mejores en average con el guante, sino sublíderes en asistencias. Y que los techaran batazos rivales se vio pocas veces, dando enorme rango de cobertura a los vastos jardines del estadio Tomateros.

Cuando Joey Meneses empezó a fildear rolas en tercera durante las prácticas, demostró tener fino guante y brazo tanto fuerte como certero. Trasladémoslo a la posición que habitualmente cubre y tenemos un literal Guante de Oro. Ramiro Peña es un short stop natural obligado a jugar segunda pero con la seguridad de un ligamayorista. José Chávez tiene el alcance de pocos y en la receptoría está por demás decir que Alí Solís es el mejor catcher pidiendo juego a sus lanzadores.

Además, es un excelente bloqueador -el cuerpo de pitcheo confía en lanzar a la tierra- y tiene gran brazo, mientras su suplente, Alexis Wilson, presumió el mejor promedio de outs por intento de robo con 70 por ciento de efectividad. Quizá los cuadrangulares y ponches oportunos sean los más recordados, pero creo que un jugador inteligente y capaz a la defensiva produce jugadas mucho más electrizantes.


JUAN ÁNGEL ÁVILA: ANALISTA DE TOMATEROS

“Largo y sinuoso camino” es una de las más populares canciones del cuarteto de Liverpool. Beatles dejó una huella imborrable en la memoria de muchas personas en el planeta.

Esa frase la he encapsulado en mi mente desde el jueves 30 de enero cuando Tomateros de Culiacan levantó el trofeo de campeón de la temporada.

Fue un camino complicado pero la luz salió al final del túnel y de la mano y la confianza que da Benjamin Gil, los

Guindas lograron la corona 12 en su historia.

Transmitir juegos de Tomateros en ese parque de Culiacán es una de las mayores experiencias en mi vida. He tenido la fortuna de haberlo hecho en 48 parques distintos en ligas mayores, diferentes atmósferas, públicos, pero puedo afirmar que el aficionado de Culiacán es fiel y es entregado al club. Confirmo que es distinto a otros lugares pues tiene un sentido de pertenencia hacia sus Tomateros.

El sentimiento es recíproco entre equipo y afición. Unos con su pasión y entrega a los colores y la organización buscando siempre la excelencia, poniendo en el terreno de juego el mejor producto posible. Club plagado de estrellas.

Y cuando hablamos de estrellas no solamente hacemos referencia a las estadísticas individuales de pitcheo y bateo, sino también a la defensiva. Muchas ocasiones este rubro lo dejamos de lado olvidando que poder defender bien te lleva a la otra orilla.

El de Culiacán es un parque enorme. Cuatro guantes de oro consiguieron los guindas en 2019-20 y dos de ellos fueron para jardineros que cubren muchísimo terreno: Rico Noel y Sebastián Elizalde, son garantía y tranquilidad para el alto mando de Tomateros.

Además, la parte derecha del cuadro con Joey Meneses que obtuvo su primer guante de oro y Ramiro Peña él segunda base que tenía rato buscándolo, le dieron mucha solidez al cuadro interior.

Te puede interesar: Sostiene Conalep la olimpiada deportiva

Culiacán en rol regular tuvo 61 errores en 66 juegos con la mayoría de ellos ocurridos en primera la vuelta. Poco a poco fueron “apretando tuercas” hasta bajar a solo 10 errores en 19 juegos de postemporada, tres ante Mexicali, cuatro frente a Los Mochis y tres en la serie final de siete batallas ante Venados.

Una muestra clara de que la defensa parece ser menospreciada pero resulta clave en la consecución de un campeonato, tal y como pasó con estos Tomateros tan queridos por su público y que tras un camino “empedrado” y apoyados por guantes que brillaron sobre el terreno lograron levantar el trofeo.




Lee mas aquí:





Local

Las quince batallas de Aída Valenzuela

La mujer relata cómo ha sobrevivido a la embestida de un brutal padecimiento; sigo viva y con mucho corazón, dice

Local

Posible ciclón tropical "Rick" se sigue acercando a las costas de México

Se espera que para el lunes 25 la tormenta tropical entre a las costas de Colima y Jalisco, para Sinaloa se espera el día Martes

Local

Registra buena asistencia jornada de vacunación contra Covid-19 a rezagados

La mayoría de los vacunados habían estado enfermos de Covid-19, motivo por el cual no habían podido recibir la inmunidad

Local

Las quince batallas de Aída Valenzuela

La mujer relata cómo ha sobrevivido a la embestida de un brutal padecimiento; sigo viva y con mucho corazón, dice

Local

Beto Caimán inunda Chiricahueto de caimanes

Este año, el apasionado de los reptiles,  liberó 170 crías en este complejo lagunar ubicado al sur de Culiacán

Deportes

Electrizante triunfo de Tomateros de Culiacán

Efrén Navarro lo define en 11 entradas y derrotan  7-6 a Algodoneros de Guasave

Gossip

Charly García: 70 años del genio argentino

La capital argentina dedicó prácticamente todo el mes a celebrarlo por sus 70 años

Gossip

Masterchef Celebrity: la Bebeshita cambia el menú de su taquería

La Bebeshita está próxima a reabrir su taquería, y promete nuevos platillos inspirados en los retos de MasterChef

Cultura

La escritora María Dueñas recorre los escenarios de su novela Sira

La escritora española, que publicó a principios de año Sira, no sabe si habrá una tercera novela ambientada en Marruecos