/ miércoles 12 de junio de 2024

Geney Beltrán y Eduardo Saravia son galardonados con el Premio Nacional Gilberto Owen

El premio, que data de 1989, se ha fortalecido y da prestigio a los ganadores, así lo expresó Juan Salvador Avilés, director de ISIC

Culiacán, Sin. -En el Centro Centenario Sinaloa de las Artes se llevó a cabo la entre del Premio Nacional de Literatura Gilberto Owen 2024 al poeta Eduardo Saravia en poesía y al escritor Geney Beltrán Félix en cuento.

El evento estuvo presidido por Juan Salvador Avilés Ochoa, director general del Instituto Sinaloense de Cultura, quien expresó que este premio, que data de 1989, se ha fortalecido en los últimos años con un estímulo de 125 mil pesos en cada género, pero además se ha retomado la tradición de editar las obras ganadoras y en esta ocasión no será la excepción.

También puedes leer: Eduardo Sarabia y Geney Beltrán, son los ganadores del Premio Gilberto Owen 2024

Además, comentó que para esta edición se recibieron 44 trabajos en la categoría de Cuento y 42 en Poesía, y se refirió a cada uno de los ganadores de este que es uno de los premios más importantes del país en Literatura y que da gran prestigio a quienes lo obtienen, entre ellos a varios escritores sinaloenses.

Al recibir el galardón en narrativa por su libro Mala estrella, Geney Beltrán evocó su adolescencia en Culiacán, donde vive su familia paterna y donde, apenas adolescente de prepa, soñó con ser periodista para después definirse por ser escritor, tomando como sitio de recreo y de aprendizaje los espacios del Centro Cultural Genaro Estrada de Difocur (hoy ISIC).

“Esta noche de hoy tiene para aquel adolescente el sentido de un regreso a casa; estos lugares, el viejo Difocur, la biblioteca Owen, fueron el territorio hospitalario en que la soledad y el desasosiego de un muchacho de quince años entroncaron de modo firme sus caminos con los caminos de la belleza de la literatura y el diálogo y la esperanza del arte”, dijo.

A su vez, Eduardo Saravia expresó que escribió el libro La medida de todas las cosas, en 2006, con el título El padre oscuro, el cual aparte de darlo a leer a un amigo que le sugirió enviarlo a concurso, lo consideró demasiado personal, más una catarsis en el conflicto que vivió con su padre desde siempre, por lo que lo relegó hasta extraviarlo.

“Yo odiaba a mi padre; esa fue la razón por la que, en cuanto entré a la Fundación para las Letras Mexicanas, me cambié el apellido, de Domínguez, por Saravia”, dijo. Pero al tiempo volvió a aquel que fue su único lector, Christian Peña, y le preguntó sin aún conservaba el libro. “Me lo mandó por correo diciendo que debía revisarlo y concursarlo, porque era el menos malo de mis libros”.

Lo revisó y lo metió a concurso diez veces, y lo siguió revisando y hasta que el año pasado aquel amigo le sugirió cambiar el título: “La medida de todas las cosas me trajo hoy aquí, frente a ustedes, más por la constancia de un lector que por la audacia del autor. Cuando mi amigo leía un libro cuyo tema era el padre, siempre recordaba el mío, como si para él fuera una medida”, dijo.

Ernestina Yépiz, directora de Literatura del ISIC, al leer las actas del jurado, dijo que en Cuentos estuvo integrado por Irma Cecilia Eudave Robles, Juan Alejandro Paniagua Anguiano y Vicente Alfonso Rodríguez Aguirre, quienes otorgaron por unanimidad el premio a la obra Mala Estrella, presentada bajo el seudónimo “Lázaro Ulises”.

"Se trata de un libro que sorprende tanto por la forma como por el fondo. En cuanto a la forma, se advierte un certero manejo de la técnica y un oído muy fino para registrar las distintas hablas sinaloenses (la sierra, el valle, los múltiples ambientes de la ciudad). Algunos de los cuentos tienen finales contundentes y otros presentan finales abiertos, lo que resulta un buen recurso para balancear el libro. En cuanto al fondo, la colección de cuentos toca temas duros pero sin tremendismo".

En Poesía, el jurado lo integraron Eva Castañeda, Jorge Ortega y Claudina Domingo, que seleccionó La medida de todas las cosas, firmada con el seudónimo Medusa, el cual "destaca por la espontaneidad de su expresión, a un tiempo descarnada, que culmina en una poesía de inusitado carácter genuino que va más allá del lirismo para echar raíces en una escritura despojada que sobresale por su realismo sin atributos y su densidad de emociones encontradas (...).

"El libro explora, por lo demás, las fronteras entre lo público y lo privado, lo íntimo y lo social, tejiendo un relato poético de variadas pulsiones anímicas y psicológicas así como de puntuales implicaciones patrimoniales, que construyen una mitología doméstica a partir de un juego semántico que desarrolla las posibilidades del reflejo monstruoso".

Culiacán, Sin. -En el Centro Centenario Sinaloa de las Artes se llevó a cabo la entre del Premio Nacional de Literatura Gilberto Owen 2024 al poeta Eduardo Saravia en poesía y al escritor Geney Beltrán Félix en cuento.

El evento estuvo presidido por Juan Salvador Avilés Ochoa, director general del Instituto Sinaloense de Cultura, quien expresó que este premio, que data de 1989, se ha fortalecido en los últimos años con un estímulo de 125 mil pesos en cada género, pero además se ha retomado la tradición de editar las obras ganadoras y en esta ocasión no será la excepción.

También puedes leer: Eduardo Sarabia y Geney Beltrán, son los ganadores del Premio Gilberto Owen 2024

Además, comentó que para esta edición se recibieron 44 trabajos en la categoría de Cuento y 42 en Poesía, y se refirió a cada uno de los ganadores de este que es uno de los premios más importantes del país en Literatura y que da gran prestigio a quienes lo obtienen, entre ellos a varios escritores sinaloenses.

Al recibir el galardón en narrativa por su libro Mala estrella, Geney Beltrán evocó su adolescencia en Culiacán, donde vive su familia paterna y donde, apenas adolescente de prepa, soñó con ser periodista para después definirse por ser escritor, tomando como sitio de recreo y de aprendizaje los espacios del Centro Cultural Genaro Estrada de Difocur (hoy ISIC).

“Esta noche de hoy tiene para aquel adolescente el sentido de un regreso a casa; estos lugares, el viejo Difocur, la biblioteca Owen, fueron el territorio hospitalario en que la soledad y el desasosiego de un muchacho de quince años entroncaron de modo firme sus caminos con los caminos de la belleza de la literatura y el diálogo y la esperanza del arte”, dijo.

A su vez, Eduardo Saravia expresó que escribió el libro La medida de todas las cosas, en 2006, con el título El padre oscuro, el cual aparte de darlo a leer a un amigo que le sugirió enviarlo a concurso, lo consideró demasiado personal, más una catarsis en el conflicto que vivió con su padre desde siempre, por lo que lo relegó hasta extraviarlo.

“Yo odiaba a mi padre; esa fue la razón por la que, en cuanto entré a la Fundación para las Letras Mexicanas, me cambié el apellido, de Domínguez, por Saravia”, dijo. Pero al tiempo volvió a aquel que fue su único lector, Christian Peña, y le preguntó sin aún conservaba el libro. “Me lo mandó por correo diciendo que debía revisarlo y concursarlo, porque era el menos malo de mis libros”.

Lo revisó y lo metió a concurso diez veces, y lo siguió revisando y hasta que el año pasado aquel amigo le sugirió cambiar el título: “La medida de todas las cosas me trajo hoy aquí, frente a ustedes, más por la constancia de un lector que por la audacia del autor. Cuando mi amigo leía un libro cuyo tema era el padre, siempre recordaba el mío, como si para él fuera una medida”, dijo.

Ernestina Yépiz, directora de Literatura del ISIC, al leer las actas del jurado, dijo que en Cuentos estuvo integrado por Irma Cecilia Eudave Robles, Juan Alejandro Paniagua Anguiano y Vicente Alfonso Rodríguez Aguirre, quienes otorgaron por unanimidad el premio a la obra Mala Estrella, presentada bajo el seudónimo “Lázaro Ulises”.

"Se trata de un libro que sorprende tanto por la forma como por el fondo. En cuanto a la forma, se advierte un certero manejo de la técnica y un oído muy fino para registrar las distintas hablas sinaloenses (la sierra, el valle, los múltiples ambientes de la ciudad). Algunos de los cuentos tienen finales contundentes y otros presentan finales abiertos, lo que resulta un buen recurso para balancear el libro. En cuanto al fondo, la colección de cuentos toca temas duros pero sin tremendismo".

En Poesía, el jurado lo integraron Eva Castañeda, Jorge Ortega y Claudina Domingo, que seleccionó La medida de todas las cosas, firmada con el seudónimo Medusa, el cual "destaca por la espontaneidad de su expresión, a un tiempo descarnada, que culmina en una poesía de inusitado carácter genuino que va más allá del lirismo para echar raíces en una escritura despojada que sobresale por su realismo sin atributos y su densidad de emociones encontradas (...).

"El libro explora, por lo demás, las fronteras entre lo público y lo privado, lo íntimo y lo social, tejiendo un relato poético de variadas pulsiones anímicas y psicológicas así como de puntuales implicaciones patrimoniales, que construyen una mitología doméstica a partir de un juego semántico que desarrolla las posibilidades del reflejo monstruoso".

Gossip

Uriel Barrera estrena su nueva canción “Te miré”

Un tema inédito de desamor y al ritmo dl norteño escrito por el mismo

Local

Uso del cubrebocas no es por casos Covid-19, sino por funcionalidad: Quevedo Castro

El director del Hospital Civil de Culiacán dijo que existen áreas dentro de los hospitales que se exige el uso del cubrebocas para no contaminar

Local

Sinaloa entre los estados con menores índices de ciberacoso a nivel nacional

De acuerdo con mediciones de Inegi, en México el 20 por ciento de la población usuaria de internet vivió alguna situación de ciberacoso y Sinaloa se encuentra entre los estados con menos casos del 2023

Local

Es importante el diálogo para la reforma a la Ley Orgánica de la UAS: Feliciano Castro

El encargado del despacho de Rectoría, Robespierre Lizárraga, aún no responde la segunda invitación al diálogo del poder Legislativo

Local

Todo quedó igual, el tema de la UAS sigue en instancias judiciales: Rocha Moya

La reunión con Segob y autoridades de la UAS no resultó con mayores novedades más que cada caso deberá seguir tu tránsito en las instancias locales, es decir, con el Congreso del Estado, la Fiscalía General del Estado y el Poder Judicial