imagotipo

Los derechos de las niñas y de los niños, y la Cultura

  • Derecho y Familia / Eduardo Ramírez Patiño

Derecho y Familia |Eduardo Ramírez Patiño

 

 

La cultura, que predomina en la familia y en los espacios de desarrollo de niñas y de niños, es de poder, de insatisfacción, de resentimientos…

 

En los tiempos de transición, en el ámbito del derecho, en que se crean instituciones, nuevos deberes, facultades y responsabilidades, la percepción es que nada ha cambiado.

Tal sucede, por ejemplo con los derechos humanos de la infancia, los que, presididos por la Convención sobre los Derechos del Niño, luego recogidos por la Constitución Política Mexicana, y reglamentados en la ley general, y en las leyes de las entidades, constituyen un marco, que de aplicarse en sus términos, se estuvieran viviendo otras circunstancias.

Además, se cuenta con las instancias que para el cumplimiento de los derechos se han creado, con todo un sistema nacional, con los correspondientes locales y municipales.

  1. DERECHOS

En el caso, se podría hacer una doble clasificación de lo que se tiene, por un lado, los derechos fundamentales, y por otro, el cambio de la concepción del cómo tratar a la niñez, como seres humanos dotados de ciudadanía.

Los derechos, que se consideran indispensables para tener una vida digna, son los de alimentacion, educación, salud y sano esparcimiento.

La cultura, que predomina en la familia y en los espacios de desarrollo de niñas y de niños, es de poder, de insatisfacción, de resentimientos, de cargas psicológicas anidadas desde la temprana edad, de seguir los prototipos de los antepasados.

  1. REALIDAD

Los recursos económicos destinados a educación y salud son cuantiosos, como obligación estatal, y en el caso de los alimentos responsabilidad primaria de la familia son acordes al trabajo que se desempeña, y los menos son los de recreación, porque todavía no se ven como prioridad constitucional.

Sin embargo, son insuficientes, más bien raquíticos, que cubren los derechos a medias, lo que provoca que la niñez sufra para alcanzar los satisfactores básicos, como luego se dice no hay dinero que alcance, entonces el Estado incumple, aún cuando la norma internacional diga que los paises harán frente a sus obligaciones de acuerdo a sus posibilidades.

Lo más grave, es lo cultural, porque vemos cómo las mamás y los papás tratan a sus hijos como menores, lo mismo sucede en las escuelas, lo que lleva a concluir, que aún con todos los derechos tendrán que pasar varias generaciones, para que se tenga un comportamiento diferente, que no dañe a las niñas y a los niños.

Esa es la realidad, pero hay que continuar con los esfuerzos para cambiar, para respetar más a nuestra niñez.

 

Mail: lic.eduardo@hotmail.com