imagotipo

El Gran Pez, quinceañero

  • 90 Minutos / Antonio Velázquez Zárate

Hace 15 años un 9 de agosto los Dorados de Sinaloa, bajo el mando de Juan Carlos Chávez, debutaron con empate a uno ante Mérida en cancha ajena. El arribo del Gran Pez, fue de manera totalmente inesperada. Semanas antes de que la noticia fuera oficial, llegó hasta la redacción de Sinaloa, el run run sobre una franquicia cuyos dueños eran gente de León y que estaban involucrando a empresarios de Sinaloa como socios, se trataba de Eustaquio de Nicolás.
De verdad, el corazón se nos aceleró cuando es de gobierno del estado surgió la noticia de la construcción de un estadio totalmente nuevo cuando el jefe era el licenciado Juan S. Millán. La orden fue expropiar el pequeño estadio llamado “Carlos González” y González”, cuyos dueños eran empresarios que de una u otra forma estaban ligados íntimamente al fútbol amateur. Este estadio fue beneficiado por el gobierno de Labastida Ochoa, a través del fallecido general Gilberto Rafael Limón Félix, futbolista de hueso colorado.
Las gradas, muy pequeñas, son aun parte el estadio Banorte, cuya construcción en tan solo 3 meses constituyó todo un récord a nivel nacional. Con la finalidad de darle más tiempo para su terminación, aun con algunos detalles por terminar, Dorados jugó fuera de casa. Fue una temporada de ensueño porque siendo el benjamín del circuito, lograr el ascenso ese mismo año.
Permítanos presumir de tener el honor de ser el primer periodista que vio nacer esa instalación en su primera etapa, la narrada arriba, pero mucho antes de que lo fuera, estuvimos en esa área, con Elías Mejía y Don Alejandro Sánchez. Se trataba de un terreno pegado al río, prácticamente hundido, era pues un gran hoy con un horno al centro para fabricar ladrillos.
Bajo la sombra de uno de los escasos árboles que rodeaban la parte alta, nos platicaron de sus proyectos, entre ellos traer el fútbol profesional a Culiacán y así fue. Ahí fue la guarida de los Tacuarineros de Culiacán, de la tercera división, a los pocos años de llegar a Sinaloa esta categoría del balonpie organizado.
Ese campo de fútbol, fue por muchos años, primero sin gradas y luego con las tribunas arriba señaladas, punto neurálgico del fútbol amateur. Jugaban ahí todas las ligas, desde las infantiles hasta los veteranos. En lo personal, junto con el estadio de la UAS, fue de gratos recuerdos, por tantos y tantos partidos jugados en las ligas polilla con la Universidad Autónoma de Sinaloa, con todo y eso, de saber que no tendríamos más ese espacio para practicar nuestro deporte favorito, nos fue muy grato aceptar la realidad simple y sencillamente porque fue una medida que beneficiaría a Culiacán y a la afición al fútbol.
No han faltado los sinsabores de todo tipo, pero la verdad sea dicho de paso, ha sido lo mejor que le ha sucedido al futbol de Sinaloa. Recordamos como el periodismo amarillista y oportunista, cada fin de temporada anunciaba la “muerte” del equipo, daban, una y otra vez como un hecho, que dejarían a plaza. Lo señalaban sin más fundamento alguno que la situación financiera no era de lo mejor, pero ya ve usted, el tiempo pasa y el proyecto continúa firme. La directiva encabezada por Toño Nuñez, apoyada por el grupo Caliente, mantiene el objetivo de volver a la máxima división. Como siempre, hay gente que piensa que no es así, sin embargo se trata de una empresa y como tal, tienen en la mira volver a la máxima categoría. En fin, nos sobran anécdotas sobre el nacimiento de este equipo, pero por ahí, hasta aquí le dejamos.
Así es que, felicidades quinceañero
Nos vemos mañana. También puede leernos en jorgeluistelles.com; informaradio94.3gmail.com y vivavoz.com
Antoniovelazquez13@hotmail.com