/ martes 3 de noviembre de 2020

Acampar con glamour, la nueva moda en Ecuador

Las cabañas están en medio de la naturaleza, alejadas a 100 metros de otras y sin contacto directo con otros huéspedes

LUITO. Las pernoctaciones bajo la modalidad del glamping se han convertido en tendencia en Ecuador para aquellos que buscan un plácido lugar en medio de la naturaleza por la seguridad que ofrecen en plena pandemia frente a otros destinos que pueden estar más llenos.

Domos transparentes, burbujas al aire libre y cabañas con una vista imponente de las estrellas, es lo que ofrece esta forma de hacer turismo, cuyo nombre responde a la fusión en inglés de las palabras “glamour” y “camping”.

“Ahora prefieren estos lugares porque las habitaciones están separadas de 50 a 100 metros cada una, tienen servicio de habitación y son al aire libre”, indicó a Efe Carlos Sarango, propietario y administrador de Samay Collections, uno de los hospedajes que brinda esta experiencia en los alrededores de Quito.

TURISMO SEGURO

La pandemia de coronavirus obligó al aislamiento de la población durante varios meses para dar paso en junio a una desescalada paulatina que ha puesto en boga estos lugares, precisamente, cuando el sector turístico se desplomaba.

El castigado sector perderá hasta finales de año cerca de dos mil millones de dólares y la opción del turismo nacional se proyecta como una de sus salidas en tiempos de tormenta.

El “glamping”, que existe en otros muchos países desde hace ya años, ha asumido un rol particular en la nación andina por su profusa naturaleza, según Sarango, por lo que cada vez enfrenta un mayor predicamento.

Ubicado junto al río Wambi en Tababela, a 20 minutos de Quito, el Samay Collections tiene 10 bungalows de lujo en un entorno natural, y después del confinamiento inicial de la pandemia ahora experimenta un inusitado renacer.

“Cuando reabrimos, el alojamiento comenzó a recibir más huéspedes que antes de la pandemia de coronavirus. Antes recibíamos 600 al mes, ahora son más de 800”, dijo el propietario, que atribuye este éxito a la distancia entre cabañas, que permite al turista mantenerse completamente separado de otros huéspedes y evitar posibles contagios.

El registro se hace a través del sitio web y “los huéspedes van directo a la habitación”, acotó.

Los bungalows están hechos de cristal para permitir a los huéspedes observar el cielo nocturno y la naturaleza que los rodea sin riesgo de contagios / Foto: EFE

UN NUEVO SECTOR

La pandemia de Covid-19 llegó a Ecuador a finales de febrero y tuvo en los primeros meses un fuerte impacto de miles de contagios, principalmente en Guayaquil, situación hoy estabilizada, mientras se mantiene un incremento progresivo pero controlado de los casos.

En este contexto el “glamping”, que llegó a Ecuador hace apenas un año, ha encontrado un nicho para el crecimiento al ofrecer al cliente una experiencia sensorial que combine la acampada al aire libre con el lujo, en tanto que los mejores hoteles ven sus instalaciones vacías desde hace meses con ocupaciones promedio que no superan 10 por ciento.

El precio también lo justifica: un promedio de 150 dólares la noche en “glamping”, frente a los 400 en un hotel de lujo.

Según los portales GlampingHub y Booking.com, existen un total de 24 establecimientos que se autodefinen bajo esta modalidad de hospedaje, con instalaciones en zonas costeñas, serranas y amazónicas que apelan en la mayoría de los casos al viajero ecoturista.

El volumen de ingresos que aportan al sector se desconoce, por ser una tendencia reciente en Ecuador, pero cada vez más proliferan iniciativas que combinan naturalismo y un turismo sostenible en regiones de bajo desarrollo pero de una enorme riqueza natural.

Y si Ecuador se suma a esta tendencia mundial con un poco de retraso, la iniciativa privada avanza y va cerrando la brecha con la combinación, por ejemplo, del turismo de aventura.

Es el caso del Munay Adventure Hostel, incrustado en el parque de aventura más grande del país, el “Nayón Xtreme Valley”, en el sector San Pedro del Valle, al norte de Quito. En sus cinco hectáreas ofrece actividades extremas como canopy (tirolesa), balancearse en un “columpio extremo” e incluso cruzar el puente tibetano más prominente del país con 300 metros de altura.

Andrés Merino, su propietario y gerente, reconoce que el confinamiento les obligó a “reinventarse”, lo que ha posibilitado que su alojamiento, al filo de un gran cañón, se mantenga siempre lleno desde la reactivación. “La pandemia nos potenció porque ahora los turistas prefieren lugares al aire libre”, explica sobre su hostal en plena naturaleza en el que anteriormente a la emergencia recibía 100 personas al mes, y hoy alrededor de 500.

Comenzamos a recibir más huéspedes que antes. Antes recibíamos 600 al mes, hoy son más de 800Carlos Sarango / Hotelero

NUEVA FORMA DE VER EL MUNDO

Otro ejemplo de emprendimiento natural y glamuroso es el de Glambú, en la provincia amazónica de Zamora Chinchipe, al sur del país, que reclama ser el primer “hotel burbuja” de Ecuador.

Su fundador, Alex Ludeña, explica que esta forma de hacer turismo está pensada para dormir a la “intemperie” sin descuidar la comodidad de un hotel de lujo.

“Nosotros nos inspirarnos en las sensaciones del camping tradicional, pero adaptamos ciertas cosas que hacen la estancia más agradable”, afirmó a Efe.





Te recomendamos el podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Deezer



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

LUITO. Las pernoctaciones bajo la modalidad del glamping se han convertido en tendencia en Ecuador para aquellos que buscan un plácido lugar en medio de la naturaleza por la seguridad que ofrecen en plena pandemia frente a otros destinos que pueden estar más llenos.

Domos transparentes, burbujas al aire libre y cabañas con una vista imponente de las estrellas, es lo que ofrece esta forma de hacer turismo, cuyo nombre responde a la fusión en inglés de las palabras “glamour” y “camping”.

“Ahora prefieren estos lugares porque las habitaciones están separadas de 50 a 100 metros cada una, tienen servicio de habitación y son al aire libre”, indicó a Efe Carlos Sarango, propietario y administrador de Samay Collections, uno de los hospedajes que brinda esta experiencia en los alrededores de Quito.

TURISMO SEGURO

La pandemia de coronavirus obligó al aislamiento de la población durante varios meses para dar paso en junio a una desescalada paulatina que ha puesto en boga estos lugares, precisamente, cuando el sector turístico se desplomaba.

El castigado sector perderá hasta finales de año cerca de dos mil millones de dólares y la opción del turismo nacional se proyecta como una de sus salidas en tiempos de tormenta.

El “glamping”, que existe en otros muchos países desde hace ya años, ha asumido un rol particular en la nación andina por su profusa naturaleza, según Sarango, por lo que cada vez enfrenta un mayor predicamento.

Ubicado junto al río Wambi en Tababela, a 20 minutos de Quito, el Samay Collections tiene 10 bungalows de lujo en un entorno natural, y después del confinamiento inicial de la pandemia ahora experimenta un inusitado renacer.

“Cuando reabrimos, el alojamiento comenzó a recibir más huéspedes que antes de la pandemia de coronavirus. Antes recibíamos 600 al mes, ahora son más de 800”, dijo el propietario, que atribuye este éxito a la distancia entre cabañas, que permite al turista mantenerse completamente separado de otros huéspedes y evitar posibles contagios.

El registro se hace a través del sitio web y “los huéspedes van directo a la habitación”, acotó.

Los bungalows están hechos de cristal para permitir a los huéspedes observar el cielo nocturno y la naturaleza que los rodea sin riesgo de contagios / Foto: EFE

UN NUEVO SECTOR

La pandemia de Covid-19 llegó a Ecuador a finales de febrero y tuvo en los primeros meses un fuerte impacto de miles de contagios, principalmente en Guayaquil, situación hoy estabilizada, mientras se mantiene un incremento progresivo pero controlado de los casos.

En este contexto el “glamping”, que llegó a Ecuador hace apenas un año, ha encontrado un nicho para el crecimiento al ofrecer al cliente una experiencia sensorial que combine la acampada al aire libre con el lujo, en tanto que los mejores hoteles ven sus instalaciones vacías desde hace meses con ocupaciones promedio que no superan 10 por ciento.

El precio también lo justifica: un promedio de 150 dólares la noche en “glamping”, frente a los 400 en un hotel de lujo.

Según los portales GlampingHub y Booking.com, existen un total de 24 establecimientos que se autodefinen bajo esta modalidad de hospedaje, con instalaciones en zonas costeñas, serranas y amazónicas que apelan en la mayoría de los casos al viajero ecoturista.

El volumen de ingresos que aportan al sector se desconoce, por ser una tendencia reciente en Ecuador, pero cada vez más proliferan iniciativas que combinan naturalismo y un turismo sostenible en regiones de bajo desarrollo pero de una enorme riqueza natural.

Y si Ecuador se suma a esta tendencia mundial con un poco de retraso, la iniciativa privada avanza y va cerrando la brecha con la combinación, por ejemplo, del turismo de aventura.

Es el caso del Munay Adventure Hostel, incrustado en el parque de aventura más grande del país, el “Nayón Xtreme Valley”, en el sector San Pedro del Valle, al norte de Quito. En sus cinco hectáreas ofrece actividades extremas como canopy (tirolesa), balancearse en un “columpio extremo” e incluso cruzar el puente tibetano más prominente del país con 300 metros de altura.

Andrés Merino, su propietario y gerente, reconoce que el confinamiento les obligó a “reinventarse”, lo que ha posibilitado que su alojamiento, al filo de un gran cañón, se mantenga siempre lleno desde la reactivación. “La pandemia nos potenció porque ahora los turistas prefieren lugares al aire libre”, explica sobre su hostal en plena naturaleza en el que anteriormente a la emergencia recibía 100 personas al mes, y hoy alrededor de 500.

Comenzamos a recibir más huéspedes que antes. Antes recibíamos 600 al mes, hoy son más de 800Carlos Sarango / Hotelero

NUEVA FORMA DE VER EL MUNDO

Otro ejemplo de emprendimiento natural y glamuroso es el de Glambú, en la provincia amazónica de Zamora Chinchipe, al sur del país, que reclama ser el primer “hotel burbuja” de Ecuador.

Su fundador, Alex Ludeña, explica que esta forma de hacer turismo está pensada para dormir a la “intemperie” sin descuidar la comodidad de un hotel de lujo.

“Nosotros nos inspirarnos en las sensaciones del camping tradicional, pero adaptamos ciertas cosas que hacen la estancia más agradable”, afirmó a Efe.





Te recomendamos el podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Deezer



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Local

Más de 15 edificios del Centro Histórico de Culiacán están en abandono: INAH

En Culiacán quedan alrededor de 460 patrimonios en el centro histórico

Local

Sinaloa, por llegar a las 6 mil muertes confirmadas por Covid-19

Culiacán continúa como el único municipio en foco rojo por tener 142 casos activos

Local

Se unen activistas en favor de los animales al grito de justicia por “Rodolfo”

En Los Mochis y Culiacán salieron a las calles a protestar por el caso del perrito muerto en Ahome

Local

Arranca campaña de vacunación contra sarampión y la rubeola

La vacuna se aplicará en niñas y niños de uno a seis años de edad

Deportes

Sinaloa firme para Nacionales Conade

Tendrán un mes para definir a los seleccionados para esta última etapa del 2021

Policiaca

Encuentran cuerpo de una persona en un arroyo pluvial en Hacienda del Río

Las autoridades investigan las causas exactas de la muerte, ya que no se determinó en el lugar

Literatura

Honrarán escritores con sus letras a Dámaso Múrua

Siete de los libros más importantes del Escritor Sinaloense, serán reeditados en formato popular

Policiaca

Asesinan a tiros a dos hermanos de Tepuche durante la noche

Las víctimas iban a toda velocidad hacia Culiacán para llevar a una persona al hospital