/ jueves 20 de junio de 2019

Gula: De sesos y lengua | Un nuevo comer

Comer estando conscientes de ello. Un ritual personalísimo o colectivo, en que no estemos apresurados sino protegidos del caos...

“Y ese tesoro es la llave para vivir en paz, con verdad, tomar fuerzas para seguir plantándonos con vigor y defender lo nuestro sobre el planeta tierra”.

Habrá que poner los puntos sobre las íes y aseverar que cocinar en este momento histórico, sea esto para una, quinientas o mil personas, deberá constituir un acto más cercano al ritual que a la mera alimentación, más de cara a la ética que a la estética, más propio de la vida que hayamos soñado que de lo que los corporativos han querido que pensemos de ella.

Comer estando conscientes de ello. Un ritual personalísimo o colectivo, en que no estemos apresurados sino protegidos del caos en que nos sumerge el frenesí productivo. No de pie, incómodos, engullendo los alimentos sin disfrutarlos. Así el ritual, no sólo alimentaremos nuestro cuerpo sino también nuestro adentro, avivaremos el sentirnos en paz con nosotros mismos y los nuestros, fortificaremos nuestras defensas contra lo que no queremos que sea normalizado en nuestras vidas. A saber: que sólo vivimos para trabajar y descansar para volver a hacerlo, y no para sentirnos vivos, seres de sensaciones y necesitados de placeres profundos y hasta efímeros.

Cercano este comer a la ética porque sabemos que llevar alimentos a nuestra mesa es el final de un proceso cada vez más complejo; porque sabemos que cientos de manos, cientos de elementos tuvieron que conjugarse para que eso fuera posible y, congruente con el humanismo más radical, merece ser valorado, agradecido (al Dios que queramos, pero también a nosotros y a tantos humanos desconocidos), y sobre todo, nunca desperdiciado. Nunca tirado a la basura en este mundo en donde la mitad de su población tiene muy poco o casi nada que comer.

Atendido así un nuevo comer por todos, sin importar nuestra capacidad adquisitiva, nuestra clase social, nuestro nivel educativo, sabremos que para lograr una sensación de placidez y belleza por medio de la comida, rozar por decirlo de alguna manera eso que llamamos felicidad, se requiere algo que comer y, en el mejor de los casos, alguien con quien hacerlo. Que eso basta y no un gran emplatado, eso y no un alto artificio, para crear, entre todos los hombres de todos los países, un relato conjunto. Y ese tesoro es la llave para vivir en paz, tomar fuerzas para seguir plantándonos con vigor y defender lo nuestro sobre el planeta tierra.

“Y ese tesoro es la llave para vivir en paz, con verdad, tomar fuerzas para seguir plantándonos con vigor y defender lo nuestro sobre el planeta tierra”.

Habrá que poner los puntos sobre las íes y aseverar que cocinar en este momento histórico, sea esto para una, quinientas o mil personas, deberá constituir un acto más cercano al ritual que a la mera alimentación, más de cara a la ética que a la estética, más propio de la vida que hayamos soñado que de lo que los corporativos han querido que pensemos de ella.

Comer estando conscientes de ello. Un ritual personalísimo o colectivo, en que no estemos apresurados sino protegidos del caos en que nos sumerge el frenesí productivo. No de pie, incómodos, engullendo los alimentos sin disfrutarlos. Así el ritual, no sólo alimentaremos nuestro cuerpo sino también nuestro adentro, avivaremos el sentirnos en paz con nosotros mismos y los nuestros, fortificaremos nuestras defensas contra lo que no queremos que sea normalizado en nuestras vidas. A saber: que sólo vivimos para trabajar y descansar para volver a hacerlo, y no para sentirnos vivos, seres de sensaciones y necesitados de placeres profundos y hasta efímeros.

Cercano este comer a la ética porque sabemos que llevar alimentos a nuestra mesa es el final de un proceso cada vez más complejo; porque sabemos que cientos de manos, cientos de elementos tuvieron que conjugarse para que eso fuera posible y, congruente con el humanismo más radical, merece ser valorado, agradecido (al Dios que queramos, pero también a nosotros y a tantos humanos desconocidos), y sobre todo, nunca desperdiciado. Nunca tirado a la basura en este mundo en donde la mitad de su población tiene muy poco o casi nada que comer.

Atendido así un nuevo comer por todos, sin importar nuestra capacidad adquisitiva, nuestra clase social, nuestro nivel educativo, sabremos que para lograr una sensación de placidez y belleza por medio de la comida, rozar por decirlo de alguna manera eso que llamamos felicidad, se requiere algo que comer y, en el mejor de los casos, alguien con quien hacerlo. Que eso basta y no un gran emplatado, eso y no un alto artificio, para crear, entre todos los hombres de todos los países, un relato conjunto. Y ese tesoro es la llave para vivir en paz, tomar fuerzas para seguir plantándonos con vigor y defender lo nuestro sobre el planeta tierra.

Local

Tenía una urgencia y paró el tráfico en pleno centro de Culiacán

Un hombre se hace viral por bajar de su carro en el centro de Culiacán hacer sus necesidades fisiológicas

Local

Mañana nombrarán al Colegio Electoral para elección del Suntuas Administrativos

Será mediante la Asamblea General Ordinaria que se hará la elección

Local

Busca Rocha Moya crear en Sinaloa una cultura de protección civil

El gobernador encabeza en Mazatlán la Reunión Nacional de Protección Civil Temporada de Lluvias y Ciclones Tropicales 2022

Gossip

Polémica rodea al primer día en Cannes

Una película inaugural poco satisfactoria, acusaciones de plagio y cambios en la cúpula del certamen, la marca

Gossip

Cuestionario Proust: Antonio Sánchez

El mexicano comenzó a tocar la batería a los cinco años y durante su adolescencia se desempeñó en las escenas del rock, el jazz y la música latina de su país.

Gossip

Los Tigres del Norte retoman shows en vivo

Presentan su nuevo álbum La reunión deluxe y se alistan para ofrecer tres conciertos en el AN

Mundo

Crece interés por píldoras abortivas en EU

La doctora Rebecca Gomperts, quien ha dedicado años a la lucha de las  mujeres por el acceso al aborto alrededor del mundo, asegura que en ese país ha aumentado el interés por este tipo de procedimientos

Gossip

Realizan homenaje póstumo a Gregorio Rocha

La UNAM proyectará en el Centro Cultural Universitario y el Museo del Chopo Los rollos perdidos de Pancho Villa, la película más conocida del realizador fallecido en un accidente carretero

Gossip

Se unen los hermanos De la Parra en un disco

El cantante Mane de la Parra produjo un disco junto con la directora Alondra de la Parra, que presenta los clásicos mexicanos interpretados con sinfónica