/ lunes 25 de noviembre de 2019

Tiempos Políticos

Julio Enrique Duarte Apan, apela a su derecho de réplica como aspirante a dirigir el Sindicato de Trabajadores al Servicio del Ayuntamiento de Culiacán y, en esa aclaración que le asiste ante este espacio, rompe la posibilidad de cualquier lazo que se le achaque con David Alarid Rodríguez, al compartir que la mayoría de las bases lo que desean, es que este último se vaya.

Rumbo al proceso electoral que se registrará en los primeros meses del 2020 y que empezó a automatizar los reacomodos políticos de los grupos para convencer a alrededor de cuatro mil agremiados, el pretenso que ocupó durante el periodo que aún no termina, la Secretaría de Educación, revela que se preparan para impedir la reelección de quien lleva mucho tiempo en las riendas y “no quieren más de lo mismo”.

E inmediatamente interpone que su propuesta principal se fundamenta en la transparencia y rendición de cuentas, que demandan las nuevas circunstancias sociales y sindicales. Y clarificar la sombra de la confusión que priva entre los socios sobre el manejo de los recursos financieros, que además les corresponden y no se les informa sobre cómo se administran o sobre el destino que se les dá.

El primer contrincante que abrió su rostro para las elecciones a las que se deberá convocar antes de finalizar el presente año, advierte que no hay orden en lo que refiere a la operación de las finanzas, que mínimamente lo constituye un sistema de tres cajas. Como la de ahorros, ejemplifica.

Los miembros del STASAC ignoran, porque así le conviene a la actual dirigencia, los montos generales, las utilidades por concepto de intereses y los réditos por préstamos de lo que es su propio dinero. No gozan del respeto de las reglas. La situación es tan seria, que no siquiera se sabe del paradero de los ingresos que se obtienen por la renta del salón para fiestas y de reuniones que se localiza en los terrenos sede del sindicato.

En síntesis, Julio Enrique Duarte Apan, revela que la gente ya se cansó. Tiene urgencia de un cambio, de acuerdo a lo que escucha de los militantes. De caras nuevas que sirvan para reoxigenar al organismo.

Para contar con quien realmente defienda los derechos de la clase trabajadora y no se esconda como en el caso de los jubilados en proceso, a los que el alcalde culiacanense, Jesús Estrada, les despojó desde el 10 hasta el 30 por ciento de su finiquito total.

Acabar con eso, es lo que apremia.

El batiente cierre de la Sedeso.

La Secretaría de Desarrollo Social que encabeza Ricardo Madrid, es una de las dependencias del Gobierno sinaloense, que cerrará el año a “tambor batiente”. Además de sus actividades cotidianas, la institución centra esfuerzos adicionales en la consumación de las Jornadas de Apoyo Puro Sinaloa.

En medio de este programa toral del gobernador Quirino Ordaz Coppel, la mancuerna entre su titular y el subsecretario de Planeación y Vinculación Social, Marco Antonio Osuna Moreno, sin descartar la del resto de los funcionarios que aportan sus tareas -sin dudar en algún momento-, lograron que el ritmo de aceleración de los trabajos de corte social, llegaran hacia los sectores más marginales del estado y extendieran su nivel de cobertura.

Prácticamente se desenvuelven a toda capacidad.

Los principales ejes humanos que se instalaron en las oficinas echaron por tierra la probabilidad que surgió en su entorno. De que como fueron de los últimos que arribaron a la Sedeso, la inexperiencia los acabaría o les negaría las condiciones para adaptarse al tamaño de la dimensión que muestran sus encargos.

Sin embargo, supieron cumplir en tiempo y forma.

Julio Enrique Duarte Apan, apela a su derecho de réplica como aspirante a dirigir el Sindicato de Trabajadores al Servicio del Ayuntamiento de Culiacán y, en esa aclaración que le asiste ante este espacio, rompe la posibilidad de cualquier lazo que se le achaque con David Alarid Rodríguez, al compartir que la mayoría de las bases lo que desean, es que este último se vaya.

Rumbo al proceso electoral que se registrará en los primeros meses del 2020 y que empezó a automatizar los reacomodos políticos de los grupos para convencer a alrededor de cuatro mil agremiados, el pretenso que ocupó durante el periodo que aún no termina, la Secretaría de Educación, revela que se preparan para impedir la reelección de quien lleva mucho tiempo en las riendas y “no quieren más de lo mismo”.

E inmediatamente interpone que su propuesta principal se fundamenta en la transparencia y rendición de cuentas, que demandan las nuevas circunstancias sociales y sindicales. Y clarificar la sombra de la confusión que priva entre los socios sobre el manejo de los recursos financieros, que además les corresponden y no se les informa sobre cómo se administran o sobre el destino que se les dá.

El primer contrincante que abrió su rostro para las elecciones a las que se deberá convocar antes de finalizar el presente año, advierte que no hay orden en lo que refiere a la operación de las finanzas, que mínimamente lo constituye un sistema de tres cajas. Como la de ahorros, ejemplifica.

Los miembros del STASAC ignoran, porque así le conviene a la actual dirigencia, los montos generales, las utilidades por concepto de intereses y los réditos por préstamos de lo que es su propio dinero. No gozan del respeto de las reglas. La situación es tan seria, que no siquiera se sabe del paradero de los ingresos que se obtienen por la renta del salón para fiestas y de reuniones que se localiza en los terrenos sede del sindicato.

En síntesis, Julio Enrique Duarte Apan, revela que la gente ya se cansó. Tiene urgencia de un cambio, de acuerdo a lo que escucha de los militantes. De caras nuevas que sirvan para reoxigenar al organismo.

Para contar con quien realmente defienda los derechos de la clase trabajadora y no se esconda como en el caso de los jubilados en proceso, a los que el alcalde culiacanense, Jesús Estrada, les despojó desde el 10 hasta el 30 por ciento de su finiquito total.

Acabar con eso, es lo que apremia.

El batiente cierre de la Sedeso.

La Secretaría de Desarrollo Social que encabeza Ricardo Madrid, es una de las dependencias del Gobierno sinaloense, que cerrará el año a “tambor batiente”. Además de sus actividades cotidianas, la institución centra esfuerzos adicionales en la consumación de las Jornadas de Apoyo Puro Sinaloa.

En medio de este programa toral del gobernador Quirino Ordaz Coppel, la mancuerna entre su titular y el subsecretario de Planeación y Vinculación Social, Marco Antonio Osuna Moreno, sin descartar la del resto de los funcionarios que aportan sus tareas -sin dudar en algún momento-, lograron que el ritmo de aceleración de los trabajos de corte social, llegaran hacia los sectores más marginales del estado y extendieran su nivel de cobertura.

Prácticamente se desenvuelven a toda capacidad.

Los principales ejes humanos que se instalaron en las oficinas echaron por tierra la probabilidad que surgió en su entorno. De que como fueron de los últimos que arribaron a la Sedeso, la inexperiencia los acabaría o les negaría las condiciones para adaptarse al tamaño de la dimensión que muestran sus encargos.

Sin embargo, supieron cumplir en tiempo y forma.

jueves 12 de diciembre de 2019

El peor alcalde y diputado en Sinaloa

lunes 09 de diciembre de 2019

El primer pulso entre aspirantes al STASE

jueves 05 de diciembre de 2019

El ajuar de la farsa de Castañeda Camarillo

lunes 02 de diciembre de 2019

Histórico triunfo del Suntuas en la CONTU

miércoles 27 de noviembre de 2019

Los focos rojos que prendió Esteban Moctezuma

lunes 25 de noviembre de 2019

Tiempos Políticos

martes 19 de noviembre de 2019

Tiempos Políticos

viernes 15 de noviembre de 2019

Acuerdos de Morena que podrían desmoronarse

martes 12 de noviembre de 2019

El ruido del primer choque Benitez-Rocha

Cargar Más