/ viernes 15 de marzo de 2019

Tepetitán, Macuspana, Tabasco

Es la portada principal de El Sol de México. Domingo 10 de marzo. Al Centro, un cuadro con 100 rostros distintos, del presidente de todo México, Andrés Manuel López Obrador. Al centro de ese cuadro, entre los 100 rostros, se lee: 100 días, sin contrapesos:

“Es claro que Andrés Manuel López Obrador, ha gobernado desde antes de tomar posesión, como presidente de México, marcando el rumbo hacia el desmantelamiento del viejo régimen conservador. En la OEM queremos contribuir al debate plural de las ideas, con argumentos y sin denostar, por lo que damos voz a los representantes de los sectores que, en los últimos 100 días y desde la presidencia de la república, se han sentido cuestionados pese a su valía y pertinencia”.

Es Tepetitán, municipio de Macuspana, Tabasco. Una comunidad humilde, remota, del sureste del país. Localizada en la sierra. Las principales actividades, agricultura, ganadería, pesca. Apenas, unos 1500 habitantes. La vegetación, es de selva media. Se ven Cedro Rojo, Cedrela Odorata, Caoba, Ceiba. Tiene cultivos agrícolas y pastizales.

El municipio de Macuspana está en la región de la sierra. Tiene como cabecera, la ciudad del mismo nombre. Se ubica al sur del estado. La mayor parte de la superficie del municipio es plana, con pequeños lomeríos y montañas. Los cerros más distintivos son El Tortuguero, El Encajonado y El Campanario. Al sureste se encuentran La Paloma, Limón, y Manatinero. En los límites con el estado de Chiapas, el cerro Tepezintla.

Del territorio de Tabasco, más de 64% es de uso agrícola. Destacan pastizales para alimento de ganado. El clima es calientito, con abundantes lluvias en verano. Llueve casi todo el año. Decrecen ligeramente en invierno.

En su fauna acuática, con nutria, cocodrilo, tortuga, chiquiguao, lagarto y pejelagarto (con razón). En la selva, tlacuache, murciélago, jaguarundí, zorrillo, hurón, jabalí, conejo, armadillo. Animales como el manatí, mono aullador, mono araña, puerco espín, ocelote, oso hormiguero, tapir y el venado, se encuentran en peligro de extinción. En sus aguas, se aprecian, aves como pijije, ganso (ahora entiendo), patos, chachalaca y tutupana; peces como las mojarras tenguayaca, paleta, tilapia, pargo y también langostino. En cuanto a recursos naturales, el municipio cuenta con yacimientos de petróleo, 2 de ellos en Tepetitán.

Es la tierra que ve nacer, a quien hoy gobierna México. En un día viernes 13 de noviembre de 1953. Ahí crece y adquiere, su básica formación. Rumbo a los 66 años de edad, es el centro de atención. Su personalidad llama reflectores y cámaras. Y polémica. Su lucha política, muy singular desde la oposición. Hace suyo el cansancio nacional. El deseo vehemente de justicia. El anhelo de cambio. Goza la más alta aceptación. Los más pobres, lo tienen en un altar. Su discurso, trabajar verdaderamente para ellos. Para México. Lo que lo distingue, de sus prístinos antecesores.

Abre frentes. Contrarreformas. Educación. Petróleo. Fiscal. Seguridad. Corrupción, sin que aún nadie de los corruptos, enfrente proceso. Todas levantan polvo. Sus primeros 100 días, se llenan de señalamientos de divisiones. Desmantelamiento de instituciones. Intolerancia. Voluntarismo político. De un partido hegemónico, por otro. Las cámaras legislativas tan aplanadoras como lo eran en tiempos de PRI y PAN. Promoviendo ministros de la SCJN, sin diferencia alguna, con intereses iguales a los de sus antecesores. Incumplimiento y retractación de promesas. No baja el precio de la gasolina y el ejército se constitucionaliza, en la vida civil.

Sin embargo, aun así, es la esperanza. Mientras tanto la realidad cruel y brutal, hunde toda perspectiva que se basa solo en palabras: el país convertido en una inmensa fosa común. Fosas y fosas clandestinas, siguen descubriéndose, sin que gobierno o fiscalía alguna, asuma con dignidad, el patético y vergonzoso fenómeno, de este holocausto nacional.

Es una lástima, ser perseguido durante 18 años. Y que ese cambio anidado profundamente en el espíritu del perseguido, se circunscriba, solo a palabras. Cada quien decide si lucha por ese cambio. Pero no más de lo mismo, reclaman esas voces pertinentes, que molestan. Aún en los 60s, puede haber primavera. Aun viendo la destrucción a nuestro alrededor.

Es la portada principal de El Sol de México. Domingo 10 de marzo. Al Centro, un cuadro con 100 rostros distintos, del presidente de todo México, Andrés Manuel López Obrador. Al centro de ese cuadro, entre los 100 rostros, se lee: 100 días, sin contrapesos:

“Es claro que Andrés Manuel López Obrador, ha gobernado desde antes de tomar posesión, como presidente de México, marcando el rumbo hacia el desmantelamiento del viejo régimen conservador. En la OEM queremos contribuir al debate plural de las ideas, con argumentos y sin denostar, por lo que damos voz a los representantes de los sectores que, en los últimos 100 días y desde la presidencia de la república, se han sentido cuestionados pese a su valía y pertinencia”.

Es Tepetitán, municipio de Macuspana, Tabasco. Una comunidad humilde, remota, del sureste del país. Localizada en la sierra. Las principales actividades, agricultura, ganadería, pesca. Apenas, unos 1500 habitantes. La vegetación, es de selva media. Se ven Cedro Rojo, Cedrela Odorata, Caoba, Ceiba. Tiene cultivos agrícolas y pastizales.

El municipio de Macuspana está en la región de la sierra. Tiene como cabecera, la ciudad del mismo nombre. Se ubica al sur del estado. La mayor parte de la superficie del municipio es plana, con pequeños lomeríos y montañas. Los cerros más distintivos son El Tortuguero, El Encajonado y El Campanario. Al sureste se encuentran La Paloma, Limón, y Manatinero. En los límites con el estado de Chiapas, el cerro Tepezintla.

Del territorio de Tabasco, más de 64% es de uso agrícola. Destacan pastizales para alimento de ganado. El clima es calientito, con abundantes lluvias en verano. Llueve casi todo el año. Decrecen ligeramente en invierno.

En su fauna acuática, con nutria, cocodrilo, tortuga, chiquiguao, lagarto y pejelagarto (con razón). En la selva, tlacuache, murciélago, jaguarundí, zorrillo, hurón, jabalí, conejo, armadillo. Animales como el manatí, mono aullador, mono araña, puerco espín, ocelote, oso hormiguero, tapir y el venado, se encuentran en peligro de extinción. En sus aguas, se aprecian, aves como pijije, ganso (ahora entiendo), patos, chachalaca y tutupana; peces como las mojarras tenguayaca, paleta, tilapia, pargo y también langostino. En cuanto a recursos naturales, el municipio cuenta con yacimientos de petróleo, 2 de ellos en Tepetitán.

Es la tierra que ve nacer, a quien hoy gobierna México. En un día viernes 13 de noviembre de 1953. Ahí crece y adquiere, su básica formación. Rumbo a los 66 años de edad, es el centro de atención. Su personalidad llama reflectores y cámaras. Y polémica. Su lucha política, muy singular desde la oposición. Hace suyo el cansancio nacional. El deseo vehemente de justicia. El anhelo de cambio. Goza la más alta aceptación. Los más pobres, lo tienen en un altar. Su discurso, trabajar verdaderamente para ellos. Para México. Lo que lo distingue, de sus prístinos antecesores.

Abre frentes. Contrarreformas. Educación. Petróleo. Fiscal. Seguridad. Corrupción, sin que aún nadie de los corruptos, enfrente proceso. Todas levantan polvo. Sus primeros 100 días, se llenan de señalamientos de divisiones. Desmantelamiento de instituciones. Intolerancia. Voluntarismo político. De un partido hegemónico, por otro. Las cámaras legislativas tan aplanadoras como lo eran en tiempos de PRI y PAN. Promoviendo ministros de la SCJN, sin diferencia alguna, con intereses iguales a los de sus antecesores. Incumplimiento y retractación de promesas. No baja el precio de la gasolina y el ejército se constitucionaliza, en la vida civil.

Sin embargo, aun así, es la esperanza. Mientras tanto la realidad cruel y brutal, hunde toda perspectiva que se basa solo en palabras: el país convertido en una inmensa fosa común. Fosas y fosas clandestinas, siguen descubriéndose, sin que gobierno o fiscalía alguna, asuma con dignidad, el patético y vergonzoso fenómeno, de este holocausto nacional.

Es una lástima, ser perseguido durante 18 años. Y que ese cambio anidado profundamente en el espíritu del perseguido, se circunscriba, solo a palabras. Cada quien decide si lucha por ese cambio. Pero no más de lo mismo, reclaman esas voces pertinentes, que molestan. Aún en los 60s, puede haber primavera. Aun viendo la destrucción a nuestro alrededor.