/ martes 25 de agosto de 2020

Telemedicina, estrategia en tiempos de Covid-19

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) realizó en el mes de mayo una encuesta a los países miembros sobre los servicios que otorgan en la prevención y tratamiento de las enfermedades no transmisibles (ENT) en el contexto de la pandemia, con la finalidad de evaluar su impacto en el cumplimiento de dichos servicios.

Los resultados muestran cuáles han sido afectados. Por ejemplo, en el manejo de la hipertensión se reporta una interrupción parcial del servicio en el 43% de los países; en las emergencias cardiovasculares, el 18% lo ha interrumpido en parte, y en cuanto al problema de la diabetes y sus complicaciones, solo el 46% le otorga atención. En lo que respecta a los servicios relacionados con el tratamiento para el cáncer, hay una interrupción parcial en el 25% de los países; y en los servicios de cuidados paliativos y rehabilitación, se ha interrumpido en el 7% y el 21%, respectivamente.

Según el informe de la OPS, los principales factores que determinaron estas modificaciones en el tratamiento de las ENT son la cancelación de los servicios de atención electiva en el 58% de los países, la reasignación de personal clínico por el Covid-19 en el 50% y el 50% porque los pacientes no acudieron a sus citas médicas.

Debido a esta situación, el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), declaró que “Es fundamental que los países encuentren formas innovadoras de garantizar que los servicios esenciales contra las ENT continúen”.

Una de estas formas innovadoras aplicada en el 61% de los países para afrontar esta pandemia ha sido la telemedicina, la cual ha sido definida por la OMS como “La prestación de servicios de salud, donde la distancia es un factor crítico por parte de cualquier profesional de la salud, usando las nuevas tecnologías de la información y comunicación para el intercambio válido de información en el diagnóstico, el tratamiento y la prevención de enfermedades o lesiones, investigación, evaluación, y educación continua de los proveedores de salud, todo con el interés de mejorar la salud de los individuos y sus comunidades”.

México ha sido un país que históricamente ha enfrentado problemas de marginación en el ámbito de la salud. Recibir atención médica no es un asunto fácil para muchos ciudadanos, ya que los servicios especializados se concentran en las capitales, lo que dificulta su accesibilidad por el costo y tiempo que les cuesta llegar hasta ellos.

Con base en lo anterior, desde 2004 se creó el Centro Nacional de Excelencia Tecnológica en Salud (CENETEC), cuyas atribuciones son, según el artículo 41 del Reglamento Interior de la Secretaría de Salud, “establecer y difundir los lineamientos nacionales de infraestructura tecnológica, políticas y procesos para incorporar y desarrollar los servicios de telesalud dentro del Sistema de Salud, con el fin de favorecer la integración de redes y coadyuvar a la equidad, accesibilidad y calidad en los servicios de atención mpedica.

Según la actualización del CENETEC de 2018, en todos los estados de la república existen Unidades Médicas con Telesalud. Los estados con mayores unidades son Ciudad de México, Chihuahua, Nuevo León y San Luis Potosí.

Como se sabe, en nuestro país, en pleno siglo XXI, persisten la escasez de recursos humanos en el sector de salud, de infraestructura adecuada y de medicamentos, y hay aún una barrera demográfica y cultural que impide que todo mexicano tenga acceso a la atención médica oportuna y de calidad, como lo mandata el artículo 4° de la Constitución. Ejemplo de ello es la actual crisis sanitaria, donde hay insuficiencia de espacios en los hospitales públicos y privados para la atención de pacientes positivos del SARS-CoV- 2, pero también en el descuido de los pacientes con ENT.

A pesar que el gobierno ha establecido medidas de atención a los pacientes con problemas crónico-degenerativos y embarazadas, ha dado incapacidad por maternidad, recetas resurtibles, orientación médica telefónica, y ha anunciado la elaboración de un plan de continuidad de operación de la atención clínica, todo esto parece insuficiente, pues vemos día con día como aumenta el reclamo de la sociedad por recibir atención médica de calidad y los medicamentos para el control de sus padecimientos.

En esta situación de crisis, la telemedicina es una alternativa innovadora, pues se ha demostrado que la incorporación de las TIC al ámbito de la salud facilita el acceso a muchas personas, tiene altos niveles de eficacia y eficiencia, aporta un servicio de calidad, da seguridad y tiene un impacto positivo en la economía.

El Partido Sinaloense ha proporcionado durante ocho años servicios de salud; sin embargo, ante la nueva normalidad nos hemos adaptado a las nuevas tecnologías y creamos el programa “Médico en línea”, donde estamos por llegar a los 10,000 servicios entre videoconsultas, asesoría telefónica y vía mensaje con la participación de 49 profesionales de la salud. Es un programa del PAS completamente gratuito, y que ha tenido como finalidad lograr un acercamiento de los pacientes, desde el hogar, con los médicos, generando seguridad y salud para los sinaloenses.

Culiacán Sinaloa, a 25 de agosto del 2020.

Cuiden a su familia, y si pueden, quédense en casa.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) realizó en el mes de mayo una encuesta a los países miembros sobre los servicios que otorgan en la prevención y tratamiento de las enfermedades no transmisibles (ENT) en el contexto de la pandemia, con la finalidad de evaluar su impacto en el cumplimiento de dichos servicios.

Los resultados muestran cuáles han sido afectados. Por ejemplo, en el manejo de la hipertensión se reporta una interrupción parcial del servicio en el 43% de los países; en las emergencias cardiovasculares, el 18% lo ha interrumpido en parte, y en cuanto al problema de la diabetes y sus complicaciones, solo el 46% le otorga atención. En lo que respecta a los servicios relacionados con el tratamiento para el cáncer, hay una interrupción parcial en el 25% de los países; y en los servicios de cuidados paliativos y rehabilitación, se ha interrumpido en el 7% y el 21%, respectivamente.

Según el informe de la OPS, los principales factores que determinaron estas modificaciones en el tratamiento de las ENT son la cancelación de los servicios de atención electiva en el 58% de los países, la reasignación de personal clínico por el Covid-19 en el 50% y el 50% porque los pacientes no acudieron a sus citas médicas.

Debido a esta situación, el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), declaró que “Es fundamental que los países encuentren formas innovadoras de garantizar que los servicios esenciales contra las ENT continúen”.

Una de estas formas innovadoras aplicada en el 61% de los países para afrontar esta pandemia ha sido la telemedicina, la cual ha sido definida por la OMS como “La prestación de servicios de salud, donde la distancia es un factor crítico por parte de cualquier profesional de la salud, usando las nuevas tecnologías de la información y comunicación para el intercambio válido de información en el diagnóstico, el tratamiento y la prevención de enfermedades o lesiones, investigación, evaluación, y educación continua de los proveedores de salud, todo con el interés de mejorar la salud de los individuos y sus comunidades”.

México ha sido un país que históricamente ha enfrentado problemas de marginación en el ámbito de la salud. Recibir atención médica no es un asunto fácil para muchos ciudadanos, ya que los servicios especializados se concentran en las capitales, lo que dificulta su accesibilidad por el costo y tiempo que les cuesta llegar hasta ellos.

Con base en lo anterior, desde 2004 se creó el Centro Nacional de Excelencia Tecnológica en Salud (CENETEC), cuyas atribuciones son, según el artículo 41 del Reglamento Interior de la Secretaría de Salud, “establecer y difundir los lineamientos nacionales de infraestructura tecnológica, políticas y procesos para incorporar y desarrollar los servicios de telesalud dentro del Sistema de Salud, con el fin de favorecer la integración de redes y coadyuvar a la equidad, accesibilidad y calidad en los servicios de atención mpedica.

Según la actualización del CENETEC de 2018, en todos los estados de la república existen Unidades Médicas con Telesalud. Los estados con mayores unidades son Ciudad de México, Chihuahua, Nuevo León y San Luis Potosí.

Como se sabe, en nuestro país, en pleno siglo XXI, persisten la escasez de recursos humanos en el sector de salud, de infraestructura adecuada y de medicamentos, y hay aún una barrera demográfica y cultural que impide que todo mexicano tenga acceso a la atención médica oportuna y de calidad, como lo mandata el artículo 4° de la Constitución. Ejemplo de ello es la actual crisis sanitaria, donde hay insuficiencia de espacios en los hospitales públicos y privados para la atención de pacientes positivos del SARS-CoV- 2, pero también en el descuido de los pacientes con ENT.

A pesar que el gobierno ha establecido medidas de atención a los pacientes con problemas crónico-degenerativos y embarazadas, ha dado incapacidad por maternidad, recetas resurtibles, orientación médica telefónica, y ha anunciado la elaboración de un plan de continuidad de operación de la atención clínica, todo esto parece insuficiente, pues vemos día con día como aumenta el reclamo de la sociedad por recibir atención médica de calidad y los medicamentos para el control de sus padecimientos.

En esta situación de crisis, la telemedicina es una alternativa innovadora, pues se ha demostrado que la incorporación de las TIC al ámbito de la salud facilita el acceso a muchas personas, tiene altos niveles de eficacia y eficiencia, aporta un servicio de calidad, da seguridad y tiene un impacto positivo en la economía.

El Partido Sinaloense ha proporcionado durante ocho años servicios de salud; sin embargo, ante la nueva normalidad nos hemos adaptado a las nuevas tecnologías y creamos el programa “Médico en línea”, donde estamos por llegar a los 10,000 servicios entre videoconsultas, asesoría telefónica y vía mensaje con la participación de 49 profesionales de la salud. Es un programa del PAS completamente gratuito, y que ha tenido como finalidad lograr un acercamiento de los pacientes, desde el hogar, con los médicos, generando seguridad y salud para los sinaloenses.

Culiacán Sinaloa, a 25 de agosto del 2020.

Cuiden a su familia, y si pueden, quédense en casa.