/ martes 8 de octubre de 2019

Otra más López Obrados y la masonería

En el pasado Grito de la Independencia, el Sr. presidente incorporó a la lista de los Próceres de la Independencia, entre otros valores convocantes, el de la Fraternidad Universal. Los comentarios en distintos medios y en el café entre amigos sobre este punto, han sido diversos.

Esto, trajo a mi memoria al Ing. Matías Ayala, mi maestro de matemáticas en primer año de secundaria, en la entonces Universidad de Sinaloa y mi compañero de caminatas desde el viejo edificio rosalino hasta despedirnos al llegar su casa, por la Av. Obregón, Col. Gabriel Leyva. Él se acomodaba su sombrerito e iniciaba su interesante charla. Uno de sus temas favoritos era la religión y entre ellas, la misteriosa Masonería. Lo escuchaba silenciosa e interesada pero ignorante.

Sin embargo, este tema ha sido siempre interesante. Que con cuántos puntos adornan su firma, que el grado que ostentan los integrantes de la Masonería, que a quien adoran, etc. Bien, hoy podemos compartir que la Fraternidad Universal fue fundada en 1948 por el francés Raynaud y que se considera una organización esotérica, es decir, oculta a los sentidos y a la ciencia.

Hay libros muy interesantes sobre el tema, algunos detractores otros apologistas como el de Albert Pike: “Morales y ritos de la masonería...” El de María Eugenia Vázquez: “Mitos y realidades de la Masonería”.

Esta doctrina, a partir de sus principios, ha desarrollados el concepto de la Democracia que debe convertirse de gobierno real a gobierno puro o inmaculado, donde la gente, la humanidad puede equivocarse pero el pueblo bueno y sabio, jamás.

De acuerdo con los investigadores del tema en México ha habido presidentes masones: Benito Juárez, Francisco I. Madero, Lázaro Cárdenas, Adolfo López Mateos, Miguel Alemán, etc. Hoy en México Eduardo Retiz Licona, Presidente de la Honorable Gran Logia del valle de México es aspirante a presidir el Partido del Trabajo. Muñoz Ledo, hoy ex presidente de la Cámara de Diputados, ha sido señalado como masón y que habiendo recibido la Banda presidencial de manos de Peña Nieto y al entregarla a López Obrador calificó al nuevo Presidente como un iluminado, como personaje místico, un verdadero laico de Dios y pidió que el población lo cuide.

Estos detalles, han llevado a los analistas y comentarios de café, a considerar que nuestro Presidente López obrador, pertenece a la Logia masónica a la que se es aceptado con un estricto proceso de selección, donde se ostentan grados jerárquicos que van desde aprendiz hasta caballeros del sol. Tienen libertad de religión o credo pero es declarado adversarios de la Iglesia católica. Las mujeres solo son aceptadas en su corriente más liberal.

Loa Masones no veneran al Jesucristo de la Biblia, sino al Jesús humano en el bautismo y que dejó la cruz en la que sufrió y murió solamente en apariencia. Consideran que los defectos deben eliminarse a través del trabajo interior. De ahí la necesidad de fomentar los valores.

Hoy por hoy, de manos de los evangelistas, recibiremos la llamada Cartilla Moral, en escuelas y en nuestros hogares de acuerdo a lo mandatado por nuestro Presidente. Soy libre pensadora, convencida de que religión o credo es decisión personal.

Lo que profese López Obrador, masón o no, es su libre albedrio, y ahora, soberana decisión ejercida desde Palacio. Lo que importa es que gobierne hoy en todos los aspectos nacionales, con datos fidedignos, con ideas, conocimiento, proyectos y programas y evaluaciones claras, precisas, sin alimentar divisiones ni odios. Enfocándose en el hoy y el mañana. Eliminando el pasado por superarlo, al mejorarlo con un futuro promisorio y real. Bueno, ésos son mis datos….

En el pasado Grito de la Independencia, el Sr. presidente incorporó a la lista de los Próceres de la Independencia, entre otros valores convocantes, el de la Fraternidad Universal. Los comentarios en distintos medios y en el café entre amigos sobre este punto, han sido diversos.

Esto, trajo a mi memoria al Ing. Matías Ayala, mi maestro de matemáticas en primer año de secundaria, en la entonces Universidad de Sinaloa y mi compañero de caminatas desde el viejo edificio rosalino hasta despedirnos al llegar su casa, por la Av. Obregón, Col. Gabriel Leyva. Él se acomodaba su sombrerito e iniciaba su interesante charla. Uno de sus temas favoritos era la religión y entre ellas, la misteriosa Masonería. Lo escuchaba silenciosa e interesada pero ignorante.

Sin embargo, este tema ha sido siempre interesante. Que con cuántos puntos adornan su firma, que el grado que ostentan los integrantes de la Masonería, que a quien adoran, etc. Bien, hoy podemos compartir que la Fraternidad Universal fue fundada en 1948 por el francés Raynaud y que se considera una organización esotérica, es decir, oculta a los sentidos y a la ciencia.

Hay libros muy interesantes sobre el tema, algunos detractores otros apologistas como el de Albert Pike: “Morales y ritos de la masonería...” El de María Eugenia Vázquez: “Mitos y realidades de la Masonería”.

Esta doctrina, a partir de sus principios, ha desarrollados el concepto de la Democracia que debe convertirse de gobierno real a gobierno puro o inmaculado, donde la gente, la humanidad puede equivocarse pero el pueblo bueno y sabio, jamás.

De acuerdo con los investigadores del tema en México ha habido presidentes masones: Benito Juárez, Francisco I. Madero, Lázaro Cárdenas, Adolfo López Mateos, Miguel Alemán, etc. Hoy en México Eduardo Retiz Licona, Presidente de la Honorable Gran Logia del valle de México es aspirante a presidir el Partido del Trabajo. Muñoz Ledo, hoy ex presidente de la Cámara de Diputados, ha sido señalado como masón y que habiendo recibido la Banda presidencial de manos de Peña Nieto y al entregarla a López Obrador calificó al nuevo Presidente como un iluminado, como personaje místico, un verdadero laico de Dios y pidió que el población lo cuide.

Estos detalles, han llevado a los analistas y comentarios de café, a considerar que nuestro Presidente López obrador, pertenece a la Logia masónica a la que se es aceptado con un estricto proceso de selección, donde se ostentan grados jerárquicos que van desde aprendiz hasta caballeros del sol. Tienen libertad de religión o credo pero es declarado adversarios de la Iglesia católica. Las mujeres solo son aceptadas en su corriente más liberal.

Loa Masones no veneran al Jesucristo de la Biblia, sino al Jesús humano en el bautismo y que dejó la cruz en la que sufrió y murió solamente en apariencia. Consideran que los defectos deben eliminarse a través del trabajo interior. De ahí la necesidad de fomentar los valores.

Hoy por hoy, de manos de los evangelistas, recibiremos la llamada Cartilla Moral, en escuelas y en nuestros hogares de acuerdo a lo mandatado por nuestro Presidente. Soy libre pensadora, convencida de que religión o credo es decisión personal.

Lo que profese López Obrador, masón o no, es su libre albedrio, y ahora, soberana decisión ejercida desde Palacio. Lo que importa es que gobierne hoy en todos los aspectos nacionales, con datos fidedignos, con ideas, conocimiento, proyectos y programas y evaluaciones claras, precisas, sin alimentar divisiones ni odios. Enfocándose en el hoy y el mañana. Eliminando el pasado por superarlo, al mejorarlo con un futuro promisorio y real. Bueno, ésos son mis datos….