/ sábado 6 de febrero de 2021

Las jugadas de Quirino en Ahome y Navolato

Sin alejarse de las jugadas que maniobró el gobernador Quirino Ordaz Coppel, Marco Antonio Osuna Moreno apareció como el único precandidato de la alianza Va por Sinaloa PRI-PAN-PRD para la alcaldía de Ahome. Dejó atrás a Bernandino Antelo Esper que no representará problema, pero tendrá que cuidarse de Álvaro Ruelas Echave, que no logró quedarse con la candidatura, y que además, está dolido y es propenso a la venganza.

Fue una disputa entre ellos de tres años completos y de encarnizados episodios.

Los pronósticos, favorecieron por la decisión de arriba y los de abajo, al subsecretario de Planeación y Vinculación de Desarrollo Social. Sin embargo, recorrió un camino sinuoso y hoy carga con la responsabilidad de ganar en contra del fuego amigo y del de los enemigos a los que se enfrentará finalmente en las urnas en junio.

El segundo no llegó a la meta que se propuso, porque lo consideraron como un traidor de nivel en el priismo ahomense e incluso con una abierta identificación a los grupos de Morena.

Usó sus artilugios y alcanzó a que lo nombraran pre abanderado a diputado local con cabecera en el Distrito 03, como un premio de consolación que a juicio de muchos priistas ahomenses no debieron darle.

Y el tercero en discordia, difícilmente se levantaría con la nominación cuando su trayectoria la ornamenta la mentira, cuya conducta se agudizó más cuando asumió el Instituto Sinaloense de Infraestructura Educativa y causó que los empresarios de la construcción lo desenmascararan y se quejaran del trato que les dio, indistintamente.

Claro que tiene un estrecho séquito de constructores consentidos, entre los que tienen recomendación, compadrazgo, amiguismo o que llevan el interés del famoso diezmo por delante.

Marco Antonio Osuna Moreno, en quien recayó la inminente candidatura observa hacia el frente, serios y riesgosos retos.

En lo sucesivo, va a cuidarse de los de adentro y de los de afuera. Y atender a los militantes que son los únicos que lo pueden conducir por la ruta del triunfo.

No obstante, corre el peligro de equivocarse.

La amenaza entre Evelio Plata y Víctor Godoy.

En Navolato, el mandatario sinaloense Quirino Ordaz Coppel se apegó al juego del aparente equilibrio, porque siempre existieron dos amenazas latentes.

Las facciones políticas que encabezan Evelio Plata y Víctor Godoy, estuvieron en choque y amenazas permanentes.

Los dos sostuvieron que si a uno o a otro le otorgaban la candidatura a la alcaldía, el que no la obtuviera, resolvería sumarse al petista Eliazar Gutiérrez Ángulo que se enfila hacia la reelección.

Por esta causa, al primero lo designaron como secretario de Pesca y Acuacultura del Gobierno del Estado para apaciguarlo, dado que la estafeta quedó en la mano de Rigoberto Mejía, subordinado político de Víctor Godoy, quien aparte resultó como beneficiario a una diputación federal.

A la comadre de Evelio Plata, Rosa del Carmen Rodríguez ex abanderada derrotada en la carrera por la alcaldía en 2018, la hicieron candidata a la legislatura local, empero, entre los pocos seguidores de ellos no están de acuerdo con la repartición que se hizo.

La manzana de la discordia, es el poder municipal porque les daría margen de desplegar una maniobra política y financiera.

Algunos segmentos empezaron a comunicar al actual edil que busca repetir en el puesto, que le promoverán el voto por tierra favorablemente. Y dar la contra a los del otro segmento priista.

Ello significa que nadie está conforme y que se desencadenarán las pasiones.

Sin alejarse de las jugadas que maniobró el gobernador Quirino Ordaz Coppel, Marco Antonio Osuna Moreno apareció como el único precandidato de la alianza Va por Sinaloa PRI-PAN-PRD para la alcaldía de Ahome. Dejó atrás a Bernandino Antelo Esper que no representará problema, pero tendrá que cuidarse de Álvaro Ruelas Echave, que no logró quedarse con la candidatura, y que además, está dolido y es propenso a la venganza.

Fue una disputa entre ellos de tres años completos y de encarnizados episodios.

Los pronósticos, favorecieron por la decisión de arriba y los de abajo, al subsecretario de Planeación y Vinculación de Desarrollo Social. Sin embargo, recorrió un camino sinuoso y hoy carga con la responsabilidad de ganar en contra del fuego amigo y del de los enemigos a los que se enfrentará finalmente en las urnas en junio.

El segundo no llegó a la meta que se propuso, porque lo consideraron como un traidor de nivel en el priismo ahomense e incluso con una abierta identificación a los grupos de Morena.

Usó sus artilugios y alcanzó a que lo nombraran pre abanderado a diputado local con cabecera en el Distrito 03, como un premio de consolación que a juicio de muchos priistas ahomenses no debieron darle.

Y el tercero en discordia, difícilmente se levantaría con la nominación cuando su trayectoria la ornamenta la mentira, cuya conducta se agudizó más cuando asumió el Instituto Sinaloense de Infraestructura Educativa y causó que los empresarios de la construcción lo desenmascararan y se quejaran del trato que les dio, indistintamente.

Claro que tiene un estrecho séquito de constructores consentidos, entre los que tienen recomendación, compadrazgo, amiguismo o que llevan el interés del famoso diezmo por delante.

Marco Antonio Osuna Moreno, en quien recayó la inminente candidatura observa hacia el frente, serios y riesgosos retos.

En lo sucesivo, va a cuidarse de los de adentro y de los de afuera. Y atender a los militantes que son los únicos que lo pueden conducir por la ruta del triunfo.

No obstante, corre el peligro de equivocarse.

La amenaza entre Evelio Plata y Víctor Godoy.

En Navolato, el mandatario sinaloense Quirino Ordaz Coppel se apegó al juego del aparente equilibrio, porque siempre existieron dos amenazas latentes.

Las facciones políticas que encabezan Evelio Plata y Víctor Godoy, estuvieron en choque y amenazas permanentes.

Los dos sostuvieron que si a uno o a otro le otorgaban la candidatura a la alcaldía, el que no la obtuviera, resolvería sumarse al petista Eliazar Gutiérrez Ángulo que se enfila hacia la reelección.

Por esta causa, al primero lo designaron como secretario de Pesca y Acuacultura del Gobierno del Estado para apaciguarlo, dado que la estafeta quedó en la mano de Rigoberto Mejía, subordinado político de Víctor Godoy, quien aparte resultó como beneficiario a una diputación federal.

A la comadre de Evelio Plata, Rosa del Carmen Rodríguez ex abanderada derrotada en la carrera por la alcaldía en 2018, la hicieron candidata a la legislatura local, empero, entre los pocos seguidores de ellos no están de acuerdo con la repartición que se hizo.

La manzana de la discordia, es el poder municipal porque les daría margen de desplegar una maniobra política y financiera.

Algunos segmentos empezaron a comunicar al actual edil que busca repetir en el puesto, que le promoverán el voto por tierra favorablemente. Y dar la contra a los del otro segmento priista.

Ello significa que nadie está conforme y que se desencadenarán las pasiones.