/ viernes 10 de septiembre de 2021

La transición y el relevo generacional

Dicen que en Política no hay sorpresas ni coincidencias, hay sorprendidos, para asombro de muchxs y sin previos de rumorologías la semana pasada se anunció que el Delegado de los Programas Integrales de Bienestar, el Ing.

Jaime Montes Salas se integra al próximo gobierno estatal y asume su relevo el joven obradorista Juan de Dios Gámez, operador cencaro del gobernador electo.

El encargo, que no es menor; consiste en operar desde el censo hasta el proceso de recepción los apoyos los más de 30 programas prioritarios entre los que destacan la pensión universal para Adultos Mayores, Pensión para personas con discapacidad, Becas de Educación Benito Juárez, Jóvenes Escribiendo el Futuro, Sembrando Vida, Bien Pesca, seguro de vida para Jefas de familia etc., aunado al reciente operativo correcamimos que contabiliza cerca de 2 millones de dosis aplicadas en el Estado.

Estará además dirigiendo alrededor de 1100 servidores de la nación, los servidores públicos de mayor entrega y responsabilidad, estructura fundamental, dedicada 24/7 a materializar el estado de Bienestar en los hogares de Sinaloa.

Una estructura “sui generis”, que nace del amor al partido movimiento y al presidente en el periodo de transición, casi de manera voluntaria, que trabajan a raz de suelo y al rayo del sol, muchas veces en condiciones geográficas y socioculturales complejas, que van desde desplazamiento forzoso, operación de grupos delictivos, comunidades en situación de pobreza extrema y por un salario que debería ser por mucho mejor remunerado.

Es tal la cantidad de funciones, atribuciones y responsabilidades del Delegado de Bienestar y de los 7 delgados regionales que son observados de manera puntillosa y expuestos todxs, diariamente al escrutinio público.

Tuve la oportunidad de conversar por primera vez de manera personal con el Ing. Jaime Montes en Febrero de 2019, días después de ser nombrada Directora Estatal del único programa federal independiente de la Secretaría de Bienestar, el Programa Jóvenes Construyendo el Futuro, un modelo de empleabilidad que busca fortalacer los habitos laborales y las competencias técnicas de las y los jóvenes que no estudian ni trabajan y que ha atendido alrededor de 29 mil aprendices en éstos 3 años, siempre se dirigió de manera respetuosa y me brindó el apoyo interinstitucional requerido, mi reconocimiento por el tamaño del reto y de la confianza depositada por el presidente en su persona, no descarto verlo a lado del próximo gobernador desde la Secretaría de Agricultura por ejemplo, donde se ha desarrollado su expertiz.

Todas las coyunturas desenlazan en transiciones y re ingenierías y quienes hemos asumido la función pública durante la cuatroté estamos muy concientes de lo que implica servir por el encargo y no por el cargo y que el camino de la transformación verdadera no es exclusiva de la administración gubernamental, ni debe ser exclusiva de los políticos experimentados, ni de las cúpulas, la cuarta trasnformación es sinónimo también de oportunidades, de ciudadanización de la política y de relevo generacional.

Recaé en Juan de Dios Gámez, diputado suplente de Feliciano Castro, próximo líder de la Junta de Coordinación Política en la cámara local, no solo el infinito trabajo de coordinar a la Federación y al estado, el reto admistativo de liderar el ejercito de lealtad de los servidores de la nación y los delegados regionales, el compromiso de un actuar transparente, equilibrado, institucional y profundo, que no de pie a interpretaciones sobre prácticas monópolicas ni de vasallaje en el ejercicio de poder, donde se exprese toda la confianza que obviamente ésta depositando el presidente en el Gobernador electo y sobre todo como ejemplo del servicio público a la altura del momento histórico y de toda una generación de jóvenes politizados que están resignificando y dignificando el oficio público, en hora buena.

Dicen que en Política no hay sorpresas ni coincidencias, hay sorprendidos, para asombro de muchxs y sin previos de rumorologías la semana pasada se anunció que el Delegado de los Programas Integrales de Bienestar, el Ing.

Jaime Montes Salas se integra al próximo gobierno estatal y asume su relevo el joven obradorista Juan de Dios Gámez, operador cencaro del gobernador electo.

El encargo, que no es menor; consiste en operar desde el censo hasta el proceso de recepción los apoyos los más de 30 programas prioritarios entre los que destacan la pensión universal para Adultos Mayores, Pensión para personas con discapacidad, Becas de Educación Benito Juárez, Jóvenes Escribiendo el Futuro, Sembrando Vida, Bien Pesca, seguro de vida para Jefas de familia etc., aunado al reciente operativo correcamimos que contabiliza cerca de 2 millones de dosis aplicadas en el Estado.

Estará además dirigiendo alrededor de 1100 servidores de la nación, los servidores públicos de mayor entrega y responsabilidad, estructura fundamental, dedicada 24/7 a materializar el estado de Bienestar en los hogares de Sinaloa.

Una estructura “sui generis”, que nace del amor al partido movimiento y al presidente en el periodo de transición, casi de manera voluntaria, que trabajan a raz de suelo y al rayo del sol, muchas veces en condiciones geográficas y socioculturales complejas, que van desde desplazamiento forzoso, operación de grupos delictivos, comunidades en situación de pobreza extrema y por un salario que debería ser por mucho mejor remunerado.

Es tal la cantidad de funciones, atribuciones y responsabilidades del Delegado de Bienestar y de los 7 delgados regionales que son observados de manera puntillosa y expuestos todxs, diariamente al escrutinio público.

Tuve la oportunidad de conversar por primera vez de manera personal con el Ing. Jaime Montes en Febrero de 2019, días después de ser nombrada Directora Estatal del único programa federal independiente de la Secretaría de Bienestar, el Programa Jóvenes Construyendo el Futuro, un modelo de empleabilidad que busca fortalacer los habitos laborales y las competencias técnicas de las y los jóvenes que no estudian ni trabajan y que ha atendido alrededor de 29 mil aprendices en éstos 3 años, siempre se dirigió de manera respetuosa y me brindó el apoyo interinstitucional requerido, mi reconocimiento por el tamaño del reto y de la confianza depositada por el presidente en su persona, no descarto verlo a lado del próximo gobernador desde la Secretaría de Agricultura por ejemplo, donde se ha desarrollado su expertiz.

Todas las coyunturas desenlazan en transiciones y re ingenierías y quienes hemos asumido la función pública durante la cuatroté estamos muy concientes de lo que implica servir por el encargo y no por el cargo y que el camino de la transformación verdadera no es exclusiva de la administración gubernamental, ni debe ser exclusiva de los políticos experimentados, ni de las cúpulas, la cuarta trasnformación es sinónimo también de oportunidades, de ciudadanización de la política y de relevo generacional.

Recaé en Juan de Dios Gámez, diputado suplente de Feliciano Castro, próximo líder de la Junta de Coordinación Política en la cámara local, no solo el infinito trabajo de coordinar a la Federación y al estado, el reto admistativo de liderar el ejercito de lealtad de los servidores de la nación y los delegados regionales, el compromiso de un actuar transparente, equilibrado, institucional y profundo, que no de pie a interpretaciones sobre prácticas monópolicas ni de vasallaje en el ejercicio de poder, donde se exprese toda la confianza que obviamente ésta depositando el presidente en el Gobernador electo y sobre todo como ejemplo del servicio público a la altura del momento histórico y de toda una generación de jóvenes politizados que están resignificando y dignificando el oficio público, en hora buena.

ÚLTIMASCOLUMNAS