/ martes 24 de marzo de 2020

La histórica suerte de la consorte  

Desde la cuarentena que guardo, lo más responsable que puedo por mí y por los demás, me acompañan en ello, mis más fieles amigo en mi vida, los libros de variados temas y estilos y la casi hermana, la mitotera, bulliciosa, deportiva y científica Tele, así como el ruidoso y ya indispensable fon, que me avisa y me permite saber de mis seres queridos su salud, bienestar y cuidados en estos aciagos días.

ASÍ hace un par de días escuché un llamado a la ciudadanía de parte de la Doctora Beatriz Gutiérrez Muller, escritora y maestra universitaria y hoy, esposa del primer mandatario de la Nación y se me vinieron a la memoria sus palabras que pronunció en un mitin político, donde expresó que no aceptaría el título de “Primera Dama pues es clasista, pues no hay mujeres, ni hombres de primera, ni de segunda. Se pronunció por feminizar la vida pública. Que la mujer no es adorno que somos de coraje, corazón, espíritu, conocimientos, iniciativa”. Palabras más, palabras menos. Me encantó saber que tendríamos, tal vez, una consorte que dignificaría el papel de la mujer desde tan importante posición nacional, de claridad y riqueza intelectual, de carácter y decisión.

Ante esto, recordé a aquella profesora e investigadora de la UNAM, Sara Sefchovich, que por el año 2000 publicó su libro “LA SUERTE DE LA CONSORTE”. Esta socióloga nos recuerda en su libro que en la historia muchas de las Primeras damas, han ido más allá de la gloriosa penumbra u oscuridad del hogar. Han realizado obras de caridad, fundado casas hogar y escuelas para mujeres que trabajan, han participado en acciones de apoyo por desastres naturales. Han combatido con programas, la mortalidad infantil, protección infantil y a la mujer embarazada. Los desayunos escolares, becas para estudiantes pobres, educación a las madres en alimentación y salud y demás acciones que dignificaran la vida y el papel de la mujer mexicana e inclusive a María Esther Zuno, la UNICEF le otorgó la medalla Pate, por su programa de alfabetización de la mujer. Desde López Mateos, estas acciones de las primeras damas, ya contaron con presupuesto federal.

NO es mi deseo, criticar, demeritar o desconocer la valía de la Sra. Beatriz, Doctora en Teoría literaria, hoy esposa del Presidente de nuestro México, pero sí es, un sentido reclamo, que nace seguramente de las diferencias de pensar, interpretar y hasta de sentir los significados y alcances de las palabras dichas y de los hechos que las acompañan, por ejemplo: Cuando decimos el Primer hombre de la nación o la Primera dama, para mí, más que clasista es de ubicación, de responsabilidad, compromiso y respuesta que esperamos por el puesto temporal que desempeñan . No estamos hablando de su estirpe, de la nobleza de su apellido, de su fortuna millonaria o de que son hombres y mujeres superiores de sangre azul, como se dice.

Y si un reclamo de mujer a mujer porque NO se atrevió a sostenerse en el apoyo a la manifestación y paro realizado convocado por las huestes feministas, a pesar de su primera intención pública de hacerlo y preferir que el movimiento fuese tachado de conservador y demás. Le reclamo que cuando visitó la Casa Cuna Coyoacán, acompañó la donación de libros con un discurso a los niños donde destacó como lo más importante que “El Presidente dijo, les desea feliz navidad y está trabajando muy duro y desde muy temprano para que todos los niños estén mejor”. Hizo política con los niños, más allá de bañarlos con su sensibilidad de mujer y madre que es lo que más necesitan en su desamparo, ESTÁ LA HISTÓRICA FIGURA PRESIDENCIAL. En el llamado para protección contra el COVID 19, nos invita a ignorar los mensajes falsos, que NO JUEGUEN CON NUESTROS MIEDOS, que el gobierno es muy responsable, serio y con información precisa. Por tanto, el Gobierno que encabeza López Obrador nos envía mensajes de rechazo a reglas de la sana distancia, de sanidad, viajes y reuniones, estampitas, el pueblo cura al pueblo. y yo y muchos estamos confusos entre el miedo que debemos rechazar o adoptar, hacer nuestras las medidas subliminales y despreocupadas que nos ha enviado el Presidente.

NO solo reclamos, también felicito a la Doctora, investigadora también poetisa, por su nombramiento como Presidenta Honoraria del Consejo Asesor de la Coordinación Nacional de la Memoria Histórica y Cultural de México y por hacer hincapié en su decisión de mejorar y acrecentar la digitalización de la historia de México en todos sus aspectos y que se inició desde hace algunos años. De hecho en 2012 se solicitó no retrasar la digitalización del legado artístico en las páginas de internet, donde el acervo nacional ya es muy grande, aunque nunca será suficiente debido a la riqueza y rapidez del devenir histórico de la humanidad. A propósito, ya hay empresas privadas en México que ofrecen digitalizar, instalar un software y crees propia historia.

Desde la cuarentena que guardo, lo más responsable que puedo por mí y por los demás, me acompañan en ello, mis más fieles amigo en mi vida, los libros de variados temas y estilos y la casi hermana, la mitotera, bulliciosa, deportiva y científica Tele, así como el ruidoso y ya indispensable fon, que me avisa y me permite saber de mis seres queridos su salud, bienestar y cuidados en estos aciagos días.

ASÍ hace un par de días escuché un llamado a la ciudadanía de parte de la Doctora Beatriz Gutiérrez Muller, escritora y maestra universitaria y hoy, esposa del primer mandatario de la Nación y se me vinieron a la memoria sus palabras que pronunció en un mitin político, donde expresó que no aceptaría el título de “Primera Dama pues es clasista, pues no hay mujeres, ni hombres de primera, ni de segunda. Se pronunció por feminizar la vida pública. Que la mujer no es adorno que somos de coraje, corazón, espíritu, conocimientos, iniciativa”. Palabras más, palabras menos. Me encantó saber que tendríamos, tal vez, una consorte que dignificaría el papel de la mujer desde tan importante posición nacional, de claridad y riqueza intelectual, de carácter y decisión.

Ante esto, recordé a aquella profesora e investigadora de la UNAM, Sara Sefchovich, que por el año 2000 publicó su libro “LA SUERTE DE LA CONSORTE”. Esta socióloga nos recuerda en su libro que en la historia muchas de las Primeras damas, han ido más allá de la gloriosa penumbra u oscuridad del hogar. Han realizado obras de caridad, fundado casas hogar y escuelas para mujeres que trabajan, han participado en acciones de apoyo por desastres naturales. Han combatido con programas, la mortalidad infantil, protección infantil y a la mujer embarazada. Los desayunos escolares, becas para estudiantes pobres, educación a las madres en alimentación y salud y demás acciones que dignificaran la vida y el papel de la mujer mexicana e inclusive a María Esther Zuno, la UNICEF le otorgó la medalla Pate, por su programa de alfabetización de la mujer. Desde López Mateos, estas acciones de las primeras damas, ya contaron con presupuesto federal.

NO es mi deseo, criticar, demeritar o desconocer la valía de la Sra. Beatriz, Doctora en Teoría literaria, hoy esposa del Presidente de nuestro México, pero sí es, un sentido reclamo, que nace seguramente de las diferencias de pensar, interpretar y hasta de sentir los significados y alcances de las palabras dichas y de los hechos que las acompañan, por ejemplo: Cuando decimos el Primer hombre de la nación o la Primera dama, para mí, más que clasista es de ubicación, de responsabilidad, compromiso y respuesta que esperamos por el puesto temporal que desempeñan . No estamos hablando de su estirpe, de la nobleza de su apellido, de su fortuna millonaria o de que son hombres y mujeres superiores de sangre azul, como se dice.

Y si un reclamo de mujer a mujer porque NO se atrevió a sostenerse en el apoyo a la manifestación y paro realizado convocado por las huestes feministas, a pesar de su primera intención pública de hacerlo y preferir que el movimiento fuese tachado de conservador y demás. Le reclamo que cuando visitó la Casa Cuna Coyoacán, acompañó la donación de libros con un discurso a los niños donde destacó como lo más importante que “El Presidente dijo, les desea feliz navidad y está trabajando muy duro y desde muy temprano para que todos los niños estén mejor”. Hizo política con los niños, más allá de bañarlos con su sensibilidad de mujer y madre que es lo que más necesitan en su desamparo, ESTÁ LA HISTÓRICA FIGURA PRESIDENCIAL. En el llamado para protección contra el COVID 19, nos invita a ignorar los mensajes falsos, que NO JUEGUEN CON NUESTROS MIEDOS, que el gobierno es muy responsable, serio y con información precisa. Por tanto, el Gobierno que encabeza López Obrador nos envía mensajes de rechazo a reglas de la sana distancia, de sanidad, viajes y reuniones, estampitas, el pueblo cura al pueblo. y yo y muchos estamos confusos entre el miedo que debemos rechazar o adoptar, hacer nuestras las medidas subliminales y despreocupadas que nos ha enviado el Presidente.

NO solo reclamos, también felicito a la Doctora, investigadora también poetisa, por su nombramiento como Presidenta Honoraria del Consejo Asesor de la Coordinación Nacional de la Memoria Histórica y Cultural de México y por hacer hincapié en su decisión de mejorar y acrecentar la digitalización de la historia de México en todos sus aspectos y que se inició desde hace algunos años. De hecho en 2012 se solicitó no retrasar la digitalización del legado artístico en las páginas de internet, donde el acervo nacional ya es muy grande, aunque nunca será suficiente debido a la riqueza y rapidez del devenir histórico de la humanidad. A propósito, ya hay empresas privadas en México que ofrecen digitalizar, instalar un software y crees propia historia.