/ jueves 2 de mayo de 2019

La final regia

¿Qué le pasa al Barcelona?. ¿Fue justo su triunfo?. Fueron un par de preguntas , que nos llegaron durante y después del triunfo del equipo culé ante el Liverpool, en el primero de la serie de semifinal de la Champion League. Como usted está enterado, el equipo comandado por Leonel Messi, logró llevarse el triunfo al son de 3-0 que parece definitivo, sin embargo no hay que olvidar la tragedia de la pasada versión de este torneo cuando los españoles llegaron a su propia casa con una ventaja que se antojaba imposible de perder.


Y sí, efectivamente, observamos a un raro y extrañísimo Barcelona. Dos detalles fueron los más notorios: en primer lugar, perder la posesión de la pelota. Si algo se debe destacar del Barcelona desde hace muchos años, es ese pequeño gran detalle, la posesión y el buen trato de la pelota, incluso es su mejor defensa, pero pese a ello siempre ha procurado contar con un cuadro bajo sólido y una media cancha que ataca y defiende. Esta ocasión, su rival lo agobió por momentos a tal grado que el portero de Barcelona tuvo que emplearse a fondo en dos o tres ocasiones para evitar la caída de su marco.


Segundo punto y esto nos parece propició que el rival tuviera en su poder más tiempo la pelota: la pérdida de la misma, producto de malas entregas y de no ser más enérgicos en su regateo para despojar al rival de la esférica. El Barcelona, es uno de los equipos que cuenta con el mejor porcentaje de pases positivos, el que pierde menos la pelota al momento de entregarla.


Pero, aquí viene lo bueno o la gran diferencia, solo dos palabras: Messi y Contundencia, Es así de simple y sencillo. El jugador argentino, esta vez apareció menos que en otros juegos, fue bien marcado por los jugadores del equipo rival, lo aislaron de sus conexiones por muchos minutos, pero para contenerlo era necesario hacer un partido perfecto a la defensiva y eso ante la genialidad de Messi, es prácticamente imposible.


Barcelona, hasta antes de su segundo gol, había llegado poco, pero después, especialmente tras el 3-0, se perdió de hacer dos más con un equipo rival desfondado, dispuesto a arriesgarlo todo aunque sea para anotar uno y llegar con mayores posibilidades al duelo definitivo y lo tuvo en los pies de Salah. Aquí pues la diferencia fue la contundencia y Messi, quien nos ofreció otro soberbio gol de tiro libre.


La verdad es un deleite ver esos juegos. Luego hablaremos de este tema porque, hay una gran diferencia en comparación con otros torneos y ligas de fútbol.


Para finalizar, nos despachamos más tarde el duelo entre Tigres y Monterrey. Bueno luego de ver el Barcelona- Liverpool y el del martes, la diferencia es diametral. Los equipos regiomontanos nos ofrecieron un duelo cerrado, no fue lo esperado pese al dramático final. Las defensivas impusieron su ley de una batalla en la que la media cancha fue donde mayormente se trabajó con la pelota. La verdad esperábamos más de este juego. Tenemos la impresión de que a Tigres le hizo falta un Gignac de tiempo completo y así como un Zelarayan, porque fue cuando ingresaron al campo cuando Tigres ofensivamente funcionó mejor.


Nos vemos mañana.

¿Qué le pasa al Barcelona?. ¿Fue justo su triunfo?. Fueron un par de preguntas , que nos llegaron durante y después del triunfo del equipo culé ante el Liverpool, en el primero de la serie de semifinal de la Champion League. Como usted está enterado, el equipo comandado por Leonel Messi, logró llevarse el triunfo al son de 3-0 que parece definitivo, sin embargo no hay que olvidar la tragedia de la pasada versión de este torneo cuando los españoles llegaron a su propia casa con una ventaja que se antojaba imposible de perder.


Y sí, efectivamente, observamos a un raro y extrañísimo Barcelona. Dos detalles fueron los más notorios: en primer lugar, perder la posesión de la pelota. Si algo se debe destacar del Barcelona desde hace muchos años, es ese pequeño gran detalle, la posesión y el buen trato de la pelota, incluso es su mejor defensa, pero pese a ello siempre ha procurado contar con un cuadro bajo sólido y una media cancha que ataca y defiende. Esta ocasión, su rival lo agobió por momentos a tal grado que el portero de Barcelona tuvo que emplearse a fondo en dos o tres ocasiones para evitar la caída de su marco.


Segundo punto y esto nos parece propició que el rival tuviera en su poder más tiempo la pelota: la pérdida de la misma, producto de malas entregas y de no ser más enérgicos en su regateo para despojar al rival de la esférica. El Barcelona, es uno de los equipos que cuenta con el mejor porcentaje de pases positivos, el que pierde menos la pelota al momento de entregarla.


Pero, aquí viene lo bueno o la gran diferencia, solo dos palabras: Messi y Contundencia, Es así de simple y sencillo. El jugador argentino, esta vez apareció menos que en otros juegos, fue bien marcado por los jugadores del equipo rival, lo aislaron de sus conexiones por muchos minutos, pero para contenerlo era necesario hacer un partido perfecto a la defensiva y eso ante la genialidad de Messi, es prácticamente imposible.


Barcelona, hasta antes de su segundo gol, había llegado poco, pero después, especialmente tras el 3-0, se perdió de hacer dos más con un equipo rival desfondado, dispuesto a arriesgarlo todo aunque sea para anotar uno y llegar con mayores posibilidades al duelo definitivo y lo tuvo en los pies de Salah. Aquí pues la diferencia fue la contundencia y Messi, quien nos ofreció otro soberbio gol de tiro libre.


La verdad es un deleite ver esos juegos. Luego hablaremos de este tema porque, hay una gran diferencia en comparación con otros torneos y ligas de fútbol.


Para finalizar, nos despachamos más tarde el duelo entre Tigres y Monterrey. Bueno luego de ver el Barcelona- Liverpool y el del martes, la diferencia es diametral. Los equipos regiomontanos nos ofrecieron un duelo cerrado, no fue lo esperado pese al dramático final. Las defensivas impusieron su ley de una batalla en la que la media cancha fue donde mayormente se trabajó con la pelota. La verdad esperábamos más de este juego. Tenemos la impresión de que a Tigres le hizo falta un Gignac de tiempo completo y así como un Zelarayan, porque fue cuando ingresaron al campo cuando Tigres ofensivamente funcionó mejor.


Nos vemos mañana.

martes 16 de julio de 2019

Más por negocio

martes 09 de julio de 2019

En puerta las ligas

lunes 08 de julio de 2019

Se cumplieron los pronósticos

jueves 04 de julio de 2019

Perú, la gran sorpresa

martes 02 de julio de 2019

Será otra historia

jueves 27 de junio de 2019

Torneos en la recta final

martes 25 de junio de 2019

90 Minutos

jueves 20 de junio de 2019

Con el control en la mano

viernes 14 de junio de 2019

¿Para bien o para mal?

miércoles 12 de junio de 2019

La estufa a todo lo que da

Cargar Más