/ jueves 25 de febrero de 2021

En puerta el preolímpico


Iniciaré esta entrega, con lo que finalice la anterior: el sábado, para ser más preciso, tendrán mis lectores, un reportaje exclusivo, no solo relacionado con el fútbol, sino con hechos históricos de otros deportes. Todo, luego de exhaustiva investigación con la colaboración de amigos mutuos que me aportaron interesantes apuntes, así es que, si acaso hay aplausos, deberán ser dirigidos a todos ellos, algunos ya desaparecidos. Labor de equipo pues.

Muy pendientes.

Y Ahora al comentario del día: está en puerta el torneo preolímpico de la zona de CONCACAF, que, pospuesto por la pandemia, tiene como nueva fecha del 18 al 30 del próximo mes y será en la llama Perla Tapatía, la ciudad de Guadalajara, capital de Jalisco. Habrá un boleto en disputa para los Juegos Olímpicos a celebrarse en la ciudad de Tokio, Japón.

Que conste, solo el campeón en este evento tendrá un sitio entre los 16 que estarán en Tokio. El equipo nacional, dirigido por Jaime Lozano, tendrá la ventaja de jugar en casa, solo eso, porque en cuestión de las edades, el Comité Olímpico, respetará las mismas del año anterior, de tal manera que el tricolor, la verdad tendrá un trabuco, solo en caso de que los que finalmente queden entre los 23 convocados, tengan el permiso de sus equipos, lo señalamos especialmente por aquellos que forman parte de clubes europeos, porque hasta donde tenemos entendido no hay obligatoriedad alguna para cederlos a las selecciones.

Sí la selección logra salir adelante rumbo a la cita olímpica, el equipo crecería exponencialmente con los tres refuerzos a los que tendrá derecho fuera de la edad reglamentaria, situación que, en la olimpiada de Londres, jugó a su favor para obtener la medalla de oro, en lo que ha sido la máxima conquista del fútbol mexicano en toda su historia.

Hasta estos momentos, no se ha dado luz verde para que el preolímpico se efectué en presencia de público y de ser así cual sería el tope de aficionados que tendrían acceso, eso le daría una envión más al equipo nacional, más allá de jugar en el Akron, sede de las Chivas Rayadas del Guadalajara.

Lo que de verdad no nos explicamos es la exagerada convocatoria de Lozano, nada menos que tiene en la lista a 50 jugadores y la lista definitiva debe de proporcionarla el próximo 11 de marzo. Tal vez no salga sobrando tener a muchos, pero en la realidad es que por lo menos unos 20 saben perfectamente que no tendrán cabida ni en la pre lista. Por ahí aparecen nada menos que 5 jugadores de Sinaloa: entre ellos los dos culichis de mismo nombre y apellidos, Jesús Ricardo Angulo Uriarte y Jesús Alberto Angulo Uriarte, el primero de Chivas, aportación neta de Dorados y el segundo del Atlas. Por eso mismo es necesario escribir el segundo nombre de ambos, porque esa es la diferencia. Otros son: Alán Medina, Gilberto Zepúlveda y Carlos Alberto Higuera, salvo este último, los otros cuatro tiene altas probabilidades de ser incluidos en la lista final.

Nos vemos mañana

Antoniovelazquez13@hotmail.com


Iniciaré esta entrega, con lo que finalice la anterior: el sábado, para ser más preciso, tendrán mis lectores, un reportaje exclusivo, no solo relacionado con el fútbol, sino con hechos históricos de otros deportes. Todo, luego de exhaustiva investigación con la colaboración de amigos mutuos que me aportaron interesantes apuntes, así es que, si acaso hay aplausos, deberán ser dirigidos a todos ellos, algunos ya desaparecidos. Labor de equipo pues.

Muy pendientes.

Y Ahora al comentario del día: está en puerta el torneo preolímpico de la zona de CONCACAF, que, pospuesto por la pandemia, tiene como nueva fecha del 18 al 30 del próximo mes y será en la llama Perla Tapatía, la ciudad de Guadalajara, capital de Jalisco. Habrá un boleto en disputa para los Juegos Olímpicos a celebrarse en la ciudad de Tokio, Japón.

Que conste, solo el campeón en este evento tendrá un sitio entre los 16 que estarán en Tokio. El equipo nacional, dirigido por Jaime Lozano, tendrá la ventaja de jugar en casa, solo eso, porque en cuestión de las edades, el Comité Olímpico, respetará las mismas del año anterior, de tal manera que el tricolor, la verdad tendrá un trabuco, solo en caso de que los que finalmente queden entre los 23 convocados, tengan el permiso de sus equipos, lo señalamos especialmente por aquellos que forman parte de clubes europeos, porque hasta donde tenemos entendido no hay obligatoriedad alguna para cederlos a las selecciones.

Sí la selección logra salir adelante rumbo a la cita olímpica, el equipo crecería exponencialmente con los tres refuerzos a los que tendrá derecho fuera de la edad reglamentaria, situación que, en la olimpiada de Londres, jugó a su favor para obtener la medalla de oro, en lo que ha sido la máxima conquista del fútbol mexicano en toda su historia.

Hasta estos momentos, no se ha dado luz verde para que el preolímpico se efectué en presencia de público y de ser así cual sería el tope de aficionados que tendrían acceso, eso le daría una envión más al equipo nacional, más allá de jugar en el Akron, sede de las Chivas Rayadas del Guadalajara.

Lo que de verdad no nos explicamos es la exagerada convocatoria de Lozano, nada menos que tiene en la lista a 50 jugadores y la lista definitiva debe de proporcionarla el próximo 11 de marzo. Tal vez no salga sobrando tener a muchos, pero en la realidad es que por lo menos unos 20 saben perfectamente que no tendrán cabida ni en la pre lista. Por ahí aparecen nada menos que 5 jugadores de Sinaloa: entre ellos los dos culichis de mismo nombre y apellidos, Jesús Ricardo Angulo Uriarte y Jesús Alberto Angulo Uriarte, el primero de Chivas, aportación neta de Dorados y el segundo del Atlas. Por eso mismo es necesario escribir el segundo nombre de ambos, porque esa es la diferencia. Otros son: Alán Medina, Gilberto Zepúlveda y Carlos Alberto Higuera, salvo este último, los otros cuatro tiene altas probabilidades de ser incluidos en la lista final.

Nos vemos mañana

Antoniovelazquez13@hotmail.com