/ jueves 13 de febrero de 2020

En defensa de Dorados

En primer lugar, no vale la pena gastar tinta en relación al juego ante Ciudad Juárez, partido de copa cuyo marcador no fue justo pues toque Dorados tuvo varias oportunidades de gol, por lo menos cinco, mientras que Bravos, con un equipo totalmente alterno, apenas creó un par de peligros. En lo personal insisto: el torneo de copa es para nada atractivo, una carga de trabajo extra para los técnicos y un tormento económico para los equipos de ascenso. Hasta ahí lo dejaremos.

Pasaremos al tema que tanto ruido ha causado en el medio futbolero a raíz del embargo ejecutado por hacienda por viejas deudas achacadas a una empresa a cargo de Eustaquio de Nicolás, de la que por supuesto tenía conocimiento la actual administración. Llegó a nuestro correo personal una carta firmada por nuestro amigo Carlos Salazar, misma que transcribimos íntegramente, porque con y sin razón de sus afirmaciones y opinión, invitan a la reflexión sobre el tema, especialmente porque en las redes sociales se desató una serie de comentarios en su mayor parte negativos contra la actual directiva. Quien desee manifestarse, este espacio está abierto para todo tipo de opiniones, siempre y cuando sean respetuosas.

Va lo siguiente, con correcciones mínimas, que no alteran para nada las ideas de Carlos.

Ser aficionado de Dorados desde su nacimiento, asistir siempre a los juegos (solo 3 faltas en casi 17 años de juegos como local), tener un hijo en fuerzas básicas es obvio que tomas las cosas con más paciencia cuando se trata de algo negativo en el equipo, ya sea una mala racha, un descenso o hasta lo último que sucedió, el embargo en las oficinas del estadio dorado. "Defiendes mucho a Dorados" me dicen, no es así, no lo ataco que es muy diferente y trato de conocer con calma la situación del momento para poder comentar sobre el tema.

En el medio futbolístico hay personajes o instituciones que, los odias o los amas; ahí tenemos al América y su "ódiame más", Ricardo Lavolpe, el “piojo” Herrera, Hugo Sánchez, hay quienes comparten sus pensamientos y al revés, quien los critica con saña y hasta odio; mejor ejemplo nuestro presidente de la república, sus partidarios están unidos, los contras dicen que separa a los mexicanos. Asi siento que es nuestro equipo Dorados, hay quien tomamos con calma las cosas y hay quienes lo ven como cebra herida y se lanzan como hienas para acabárselo ante cualquier problema, ya sea deportivo o legal.

Realmente no comprendo el odio, el coraje para Dorados por parte de mucha gente que conozco y otros más que no se quiénes son, pero leo sus comentarios en redes sociales; una cantaleta que me tiene hasta "allá" es la de "no quieren ascender, el negocio está en el ascenso"; cómo demonios no van a querer un ascenso que hace que el valor del equipo crezca, que aumenten los proveedores, los patrocinadores, los anunciantes, el pago de televisión, etc., si aquí en Culiacán tuviéramos entradas de 12-15 mil personas cada dos semanas, podría aceptar que hay la posibilidad de que la directiva está cómoda en esta división. Por el contrario, para mí el temor de que ya no sea negocio el equipo, el promedio es 4-5 mil personas por juego de liga es de preocupar, ni con Maradona llegamos a 10 mil por juego, creo que lo más alto fue arriba de 8 mil.

es verdad que las redes sociales ayudan mucho hoy en día a difundir una noticia, el Facebook desafortunadamente da indirectamente títulos de conocimientos que hacen a la gente "experta" y medio mundo opina y muchos desconocen el tema, ah, pero dan su opinión como un verdadero experto y exigen resultados a la brevedad posible. Muchos dicen en Facebook " que se vayan los caliente ", como les conteste hace días, "haz de cuenta que Dorados es un enfermo con cáncer y Grupo Caliente es el que le paga las quimioterapias, no se puede pedir que se vayan".

A la juventud se le hace fácil decir "que lo vendan, que se vayan los Xolos", como si vender un equipo de fútbol fuera algo de todos los días y como si uno en realidad sabría que hacer; Eustaquio de Nicolás tuvo muchos años esperando un inversionista sinaloense que nunca llegó, por eso nos rescató Xolos de la posible desaparición de Dorados. Que fallan como directiva pues sí, no son perfectos, es lo que hay y ni modo; si checamos, Xolos ha pasado por varias temporadas de regular a malas, ni las directivas del América o Chivas que tienen más de cien años sus equipos son perfectas.

La prueba de que somos una ciudad villamelona se comprobó con Chivas, es claro que un directivo se va a dar cuenta que el negocio en Culiacán es la primera división, es por eso que confío en que si se busca llegar a la máxima división; si no lo quisieran estaría dirigiendo Juan Pérez sin experiencia en vez de Patiño, “profe” Cruz o Maradona; tendríamos puros jóvenes en vez de gente de experiencia como Nava, Escoto, Chepe, Chávez, Monges, etc. Recuerdo una entrevista a Eustaquio de Nicolás en la "época oscura de Dorados (2009-2011)", más o menos dijo " la gente quiere ver estrellas en el equipo y lo que veo es una tribuna casi vacía, así quien se anima a invertir".

Es un juego de toma y daca, alguien tiene que ceder y creo que debe ser el público, quieres buenos jugadores, quieres inversión, ok, vamos y llenemos el estadio, ahí es donde podemos exigir; llorar en redes sociales no tiene chiste, hay que ser como aquellos aficionados de León y sus 10 años en el ascenso, cada partido había 30 mil en la tribuna exigiendo el regreso a primera división, ahí si era negocio hablando de taquilla, pero el verdadero está en primera división. Aquí el culichi quiere un Barcelona, que gane siempre y que golee al rival. ¡Ah! ¿pero pídele que no falte al siguiente partido y pone mil pretextos “que equipo viene?”, “quien juega con ese equipo?".

Para finalizar, el nuevo escándalo del embargo de hacienda al club, de buenas a primeras todo mundo a la yugular sobre la directiva, algunos periodistas poniéndole limón a la herida diciendo que aparte se deben sueldos; "fantasma" Suárez, ex de deportes de televisa investiga y saca que la deuda es de "Estadios de Sinaloa", cuando pertenecían a Eustaquio de Nicolás; que la directiva de caliente estaba o no enterada no sabemos, a lo que voy, si hay un problema espero que lo arreglen y no queda más que confiar en que lo solucionaran, insisto el quejarse en redes sociales no ayuda en nada.

Hasta ahí la aportación de Carlos. Ahora, ¿usted qué opina?

Nos vemos mañana.

En primer lugar, no vale la pena gastar tinta en relación al juego ante Ciudad Juárez, partido de copa cuyo marcador no fue justo pues toque Dorados tuvo varias oportunidades de gol, por lo menos cinco, mientras que Bravos, con un equipo totalmente alterno, apenas creó un par de peligros. En lo personal insisto: el torneo de copa es para nada atractivo, una carga de trabajo extra para los técnicos y un tormento económico para los equipos de ascenso. Hasta ahí lo dejaremos.

Pasaremos al tema que tanto ruido ha causado en el medio futbolero a raíz del embargo ejecutado por hacienda por viejas deudas achacadas a una empresa a cargo de Eustaquio de Nicolás, de la que por supuesto tenía conocimiento la actual administración. Llegó a nuestro correo personal una carta firmada por nuestro amigo Carlos Salazar, misma que transcribimos íntegramente, porque con y sin razón de sus afirmaciones y opinión, invitan a la reflexión sobre el tema, especialmente porque en las redes sociales se desató una serie de comentarios en su mayor parte negativos contra la actual directiva. Quien desee manifestarse, este espacio está abierto para todo tipo de opiniones, siempre y cuando sean respetuosas.

Va lo siguiente, con correcciones mínimas, que no alteran para nada las ideas de Carlos.

Ser aficionado de Dorados desde su nacimiento, asistir siempre a los juegos (solo 3 faltas en casi 17 años de juegos como local), tener un hijo en fuerzas básicas es obvio que tomas las cosas con más paciencia cuando se trata de algo negativo en el equipo, ya sea una mala racha, un descenso o hasta lo último que sucedió, el embargo en las oficinas del estadio dorado. "Defiendes mucho a Dorados" me dicen, no es así, no lo ataco que es muy diferente y trato de conocer con calma la situación del momento para poder comentar sobre el tema.

En el medio futbolístico hay personajes o instituciones que, los odias o los amas; ahí tenemos al América y su "ódiame más", Ricardo Lavolpe, el “piojo” Herrera, Hugo Sánchez, hay quienes comparten sus pensamientos y al revés, quien los critica con saña y hasta odio; mejor ejemplo nuestro presidente de la república, sus partidarios están unidos, los contras dicen que separa a los mexicanos. Asi siento que es nuestro equipo Dorados, hay quien tomamos con calma las cosas y hay quienes lo ven como cebra herida y se lanzan como hienas para acabárselo ante cualquier problema, ya sea deportivo o legal.

Realmente no comprendo el odio, el coraje para Dorados por parte de mucha gente que conozco y otros más que no se quiénes son, pero leo sus comentarios en redes sociales; una cantaleta que me tiene hasta "allá" es la de "no quieren ascender, el negocio está en el ascenso"; cómo demonios no van a querer un ascenso que hace que el valor del equipo crezca, que aumenten los proveedores, los patrocinadores, los anunciantes, el pago de televisión, etc., si aquí en Culiacán tuviéramos entradas de 12-15 mil personas cada dos semanas, podría aceptar que hay la posibilidad de que la directiva está cómoda en esta división. Por el contrario, para mí el temor de que ya no sea negocio el equipo, el promedio es 4-5 mil personas por juego de liga es de preocupar, ni con Maradona llegamos a 10 mil por juego, creo que lo más alto fue arriba de 8 mil.

es verdad que las redes sociales ayudan mucho hoy en día a difundir una noticia, el Facebook desafortunadamente da indirectamente títulos de conocimientos que hacen a la gente "experta" y medio mundo opina y muchos desconocen el tema, ah, pero dan su opinión como un verdadero experto y exigen resultados a la brevedad posible. Muchos dicen en Facebook " que se vayan los caliente ", como les conteste hace días, "haz de cuenta que Dorados es un enfermo con cáncer y Grupo Caliente es el que le paga las quimioterapias, no se puede pedir que se vayan".

A la juventud se le hace fácil decir "que lo vendan, que se vayan los Xolos", como si vender un equipo de fútbol fuera algo de todos los días y como si uno en realidad sabría que hacer; Eustaquio de Nicolás tuvo muchos años esperando un inversionista sinaloense que nunca llegó, por eso nos rescató Xolos de la posible desaparición de Dorados. Que fallan como directiva pues sí, no son perfectos, es lo que hay y ni modo; si checamos, Xolos ha pasado por varias temporadas de regular a malas, ni las directivas del América o Chivas que tienen más de cien años sus equipos son perfectas.

La prueba de que somos una ciudad villamelona se comprobó con Chivas, es claro que un directivo se va a dar cuenta que el negocio en Culiacán es la primera división, es por eso que confío en que si se busca llegar a la máxima división; si no lo quisieran estaría dirigiendo Juan Pérez sin experiencia en vez de Patiño, “profe” Cruz o Maradona; tendríamos puros jóvenes en vez de gente de experiencia como Nava, Escoto, Chepe, Chávez, Monges, etc. Recuerdo una entrevista a Eustaquio de Nicolás en la "época oscura de Dorados (2009-2011)", más o menos dijo " la gente quiere ver estrellas en el equipo y lo que veo es una tribuna casi vacía, así quien se anima a invertir".

Es un juego de toma y daca, alguien tiene que ceder y creo que debe ser el público, quieres buenos jugadores, quieres inversión, ok, vamos y llenemos el estadio, ahí es donde podemos exigir; llorar en redes sociales no tiene chiste, hay que ser como aquellos aficionados de León y sus 10 años en el ascenso, cada partido había 30 mil en la tribuna exigiendo el regreso a primera división, ahí si era negocio hablando de taquilla, pero el verdadero está en primera división. Aquí el culichi quiere un Barcelona, que gane siempre y que golee al rival. ¡Ah! ¿pero pídele que no falte al siguiente partido y pone mil pretextos “que equipo viene?”, “quien juega con ese equipo?".

Para finalizar, el nuevo escándalo del embargo de hacienda al club, de buenas a primeras todo mundo a la yugular sobre la directiva, algunos periodistas poniéndole limón a la herida diciendo que aparte se deben sueldos; "fantasma" Suárez, ex de deportes de televisa investiga y saca que la deuda es de "Estadios de Sinaloa", cuando pertenecían a Eustaquio de Nicolás; que la directiva de caliente estaba o no enterada no sabemos, a lo que voy, si hay un problema espero que lo arreglen y no queda más que confiar en que lo solucionaran, insisto el quejarse en redes sociales no ayuda en nada.

Hasta ahí la aportación de Carlos. Ahora, ¿usted qué opina?

Nos vemos mañana.

miércoles 19 de febrero de 2020

*Quiere pero no puede

jueves 13 de febrero de 2020

En defensa de Dorados

miércoles 12 de febrero de 2020

Dudas y desconfianzas

jueves 06 de febrero de 2020

Dorados, SOS?

miércoles 29 de enero de 2020

Noche redonda

martes 28 de enero de 2020

Insuficiente será el Banorte

sábado 25 de enero de 2020

Será otra historia

jueves 23 de enero de 2020

Chicharito”, adiós a Europa

miércoles 22 de enero de 2020

Dorados, tapó bocas

lunes 20 de enero de 2020

Chivas, muy complicado

Cargar Más