/ jueves 11 de febrero de 2021

El Suntuas no dejará que lo tengan en la mira

A pesar de que el país entero al igual que el mundo se convulsiona entre la fuerza de los vientos de la pandemia que arrastra entre sus saldos, enfermedad, crisis financiera, social y luto, el reciente informe de labores del Sindicato Único Nacional de Trabajadores de la Universidad Autónoma de Sinaloa, Sección Académicos reveló que conservan un poderoso enemigo que no los saca del círculo que redondea la mira.

Y automáticamente no les quita el dedo del gatillo.

El contenido del discurso que en su tercera comparecencia en línea ante la clase trabajadora como secretario general del gremio, José Carlos Aceves Tamayo el pasado cinco de febrero, dejó entrever que no hay lugar a dudas.

Tienen que cuidarse de lo peligroso de la contingencia por Covid-19 y de la amenaza del Gobierno Federal que intenta arrasar con las universidades públicas, en la que la UAS no es la excepción ni por suerte, ni los gremios que se alzan por criticar las medidas y que luego pasan a ser perseguidos desde la cúpula del poder mexicano.

En ese suceso informativo, en el que el dirigente expuso los ejes estratégicos en los que se basa el funcionamiento central del organismo, no pudo evitar enumerar que desde el 2020, ante el acecho gubernamental, la base trabajadora erigió la defensa sindical.

En ésta, se desplegaron largas jornadas regionales de difusión sobre las graves amenazas que se ciernen sobre ellos y sobre la Casa de Estudios. Se realizaron 62 reuniones del mismo tipo en escuelas y facultades por todo el estado, se elaboraron y expidieron comunicados sobre la lucha y la postura que se debía asumir.

Y de manera especial, se hizo un llamado de alerta para no permitir que se cancelaran los derechos a la educación y los gremiales, que se multiplicaron en las redes sociales.

El directivo, recordó que salieron a las calles a manifestarse y mostrar que no se pondrán de rodillas, en lo que demandaron que no se le recortaran como sistemáticamente se hace al presupuesto para la academia, la investigación y la cultura.

¿Por qué fue reiterativo en este punto el líder sindical?

Porque tiene en sus manos datos que fundamentan que todavía se maquina desde la casa de la autoridad federal, la pretensión de asestar un golpe a las instituciones de esta clase y a los sindicatos.

Sin embargo, al comparecer virtualmente, el Suntuas-Académicos eslabonó una cadena sólida al unirse a su suceso figuras de respaldo de alta autoridad política, docente y moral.

Desde el secretario general de la Confederación Nacional de Trabajadores Universitarios, José Enrique Levet Gorozpe, hasta la lideresa de la Asociación Sindical de Personal Académico y Administrativo de la Universidad de Guanajuato, Claudia Lizbeth Reyes Montufar.

O de sus homólogos de sindicatos de Sinaloa, Guadalajara, Baja California Sur, del Estado de México, de Zacatecas, de Chihuahua, de Nayarit y de otras entidades, que se sumaron a los pronunciamientos de defensa.

Aurelia y Eliazar, los únicos seguros.

Los alcaldes de Guasave y Navolato, Aurelia Leal y Eliazar Gutiérrez, se afianzan como los únicos con posibilidades de reelegirse. De antemano recibieron el Visto Bueno de la dirigencia mexicana de Morena y seguramente las encuestas los ratificarán en su momento.

Del resto y particularmente del de Culiacán, Jesús Estrada Ferreiro no tienen algo seguro.

A pesar de que el país entero al igual que el mundo se convulsiona entre la fuerza de los vientos de la pandemia que arrastra entre sus saldos, enfermedad, crisis financiera, social y luto, el reciente informe de labores del Sindicato Único Nacional de Trabajadores de la Universidad Autónoma de Sinaloa, Sección Académicos reveló que conservan un poderoso enemigo que no los saca del círculo que redondea la mira.

Y automáticamente no les quita el dedo del gatillo.

El contenido del discurso que en su tercera comparecencia en línea ante la clase trabajadora como secretario general del gremio, José Carlos Aceves Tamayo el pasado cinco de febrero, dejó entrever que no hay lugar a dudas.

Tienen que cuidarse de lo peligroso de la contingencia por Covid-19 y de la amenaza del Gobierno Federal que intenta arrasar con las universidades públicas, en la que la UAS no es la excepción ni por suerte, ni los gremios que se alzan por criticar las medidas y que luego pasan a ser perseguidos desde la cúpula del poder mexicano.

En ese suceso informativo, en el que el dirigente expuso los ejes estratégicos en los que se basa el funcionamiento central del organismo, no pudo evitar enumerar que desde el 2020, ante el acecho gubernamental, la base trabajadora erigió la defensa sindical.

En ésta, se desplegaron largas jornadas regionales de difusión sobre las graves amenazas que se ciernen sobre ellos y sobre la Casa de Estudios. Se realizaron 62 reuniones del mismo tipo en escuelas y facultades por todo el estado, se elaboraron y expidieron comunicados sobre la lucha y la postura que se debía asumir.

Y de manera especial, se hizo un llamado de alerta para no permitir que se cancelaran los derechos a la educación y los gremiales, que se multiplicaron en las redes sociales.

El directivo, recordó que salieron a las calles a manifestarse y mostrar que no se pondrán de rodillas, en lo que demandaron que no se le recortaran como sistemáticamente se hace al presupuesto para la academia, la investigación y la cultura.

¿Por qué fue reiterativo en este punto el líder sindical?

Porque tiene en sus manos datos que fundamentan que todavía se maquina desde la casa de la autoridad federal, la pretensión de asestar un golpe a las instituciones de esta clase y a los sindicatos.

Sin embargo, al comparecer virtualmente, el Suntuas-Académicos eslabonó una cadena sólida al unirse a su suceso figuras de respaldo de alta autoridad política, docente y moral.

Desde el secretario general de la Confederación Nacional de Trabajadores Universitarios, José Enrique Levet Gorozpe, hasta la lideresa de la Asociación Sindical de Personal Académico y Administrativo de la Universidad de Guanajuato, Claudia Lizbeth Reyes Montufar.

O de sus homólogos de sindicatos de Sinaloa, Guadalajara, Baja California Sur, del Estado de México, de Zacatecas, de Chihuahua, de Nayarit y de otras entidades, que se sumaron a los pronunciamientos de defensa.

Aurelia y Eliazar, los únicos seguros.

Los alcaldes de Guasave y Navolato, Aurelia Leal y Eliazar Gutiérrez, se afianzan como los únicos con posibilidades de reelegirse. De antemano recibieron el Visto Bueno de la dirigencia mexicana de Morena y seguramente las encuestas los ratificarán en su momento.

Del resto y particularmente del de Culiacán, Jesús Estrada Ferreiro no tienen algo seguro.